Escarmientos para el cuerdo: 113

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 113 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Vuelve a salir MANUEL
con DIAGUITO en los
brazos y doña LEONOR
con el otro niño en los suyos,
y pónele MANUEL en el suelo
MANUEL:

               Esto es lo más escondido
               de este bosque dilatado,
               los cafres se han retirado;
               que aquí me esperéis os pido.
               Buscaré los compañeros
               que, aunque sin armas están,
               troncos de aquí cortarán
               con que suplan los aceros.
               Ningunos bárbaros queden,
               quememos su población,
               haga la desesperación
               lo que las fuerzas no pueden.
               La militar disciplina
               vencerá su multitud.

LEONOR:

               Desarmados no hay virtud,
               contra ellos, si no es divina.
               ¡Ay Manuel, qué deslumbrado
               anduviste!


<<<
>>>