Escarmientos para el cuerdo: 114

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 114 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Ya eso es hecho:
               el salir de tanto estrecho
               es lo que me da cuidado.
               Si de noche acometemos
               su rústica población,
               del fuego y la confusión
               huyendo, restauraremos
               las armas; voy a buscar
               nuestra gente; luego vengo.
Vase

LEONOR:

               Ya de la vida no tengo
               qué defender ni esperar.
               ¡Ay hijo, en qué mala estrella
               naciste!

DIAGUITO:

               Señora mía:
               si llora, el niño que cría
               vendrá a morirse por ella.
               Calle, que yo espero en Dios
               que nos ha de socorrer.
Salen GURGURU y otro NEGRO

CURGURU:

               Sola está aquí una mujer;
               desnudémosla los dos,
               gocemos de sus despojos,
               y huyamos la sierra adentro.
               ¡Un tigre sale al encuentro!


<<<
>>>