Escarmientos para el cuerdo: 121

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 121 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CARBALLO:

               Zampóse el mar en dos sorbos
               la nave y lo que traía,
               que nunca gasta otros huevos;
               quinientos vivos quedamos
               que infierno o tierra tomamos
               para hallar peligros nuevos.
               De quinientos, ciento y treinta
               quedamos que tigre y hambre
               los demás, aunque en fiambre,
               con ellos hicieron cuenta.
               No quedó perro ni gato
               que no supiese a conejos;
               cueros de cofre, pellejos,
               hasta suelas de zapato
               nos comimos; y el remate
               de esta peregrinación
               fue entregar la munición,
               ropa y armas por rescate
               de comida a la grajuna
               república de esta gente.
               Con nosotros insolente
               jugó después la Fortuna,
               de modo que nos desnudan
               antípodas alemanes
               hasta que en los cordobanes
               nos dejan, y aun de esto dudan;
               porque con varas tostadas
               nos agarrochan, sin ser
               toros, y juran hacer
               convites y borrachadas
               con nosotros, de manera,
               que si yo no me escapara,
               tripas negras caminara
               hasta la puerta trasera.
               Pues traes gente y arcabuces,
               defiende a Manuel de Sosa,
               tu nieto, y su triste esposa
               de estos grifos avestruces.


<<<
>>>