Escarmientos para el cuerdo: 122

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 122 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               ¡Válgame el cielo! Llamad
               mis soldados, que si viven,
               librándolos, aperciben
               mi venganza en mi piedad.
               Mueran los dos a mis manos
               y no entre bárbaros negros.
Sale un MARINERO

MARINERO:

               Diérate la bienvenida
               si llegaras a otro tiempo;
               pero pésames te doy
               del más trágico suceso
               que conservaron anales,
               que desdichas escribieron.
               Ya, noble gobernador,
               maldiciones cumplió el cielo,
               vengó agravios, oyó lloros,
               y dio al prudente escarmientos.
               Desnudaron sin piedad
               estos bárbaros hambrientos
               la hermosa doña Leonor,
               sin bastar llantos ni ruegos.
               Vio el sol la primera vez
               los alabastros honestos
               que le ocultaron retiros
               del recato y del respeto.


<<<
>>>