Escarmientos para el cuerdo: 123

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 123 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARINERO:

               Pero no los gozó mucho;
               porque fueron los cabellos
               vicevestidos hermosos
               que soles nieves cubrieron.
               Y lo que ellos no alcanzaron,
               relicario sirvió el suelo,
               viva abriendo su sepulcro
               a la otra mitad del cuerpo.
               Con su compostura casta,
               la del monarca primero
               curioso alargó la toga
               hasta los pies; más espejo
               de las matronas, Leonor,
               viva se entierra, escondiendo
               si avarienta, recatada,
               de su belleza secretos,
               reservados solamente
               a amorosos himeneos.
               Hallóla Manuel de Sosa
               de esta suerte, ya entre hambrientos
               tigres, malogrado un hijo,
               y con el otro a los pechos.
               Traspasóse de dolor,
               atajando el desconsuelo,
               para atormentarle más,
               llanto y suspiros sin seso.
               Se entró por entre esas selvas,
               donde entre riscos soberbios,
               o intentará precipicios,
               o fieras le habrán deshecho.


<<<
>>>