Escarmientos para el cuerdo: 124

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 124 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARINERO:

               Satisfechas tus venganzas,
               ya puede el dolor paterno
               las exequias funerales
               fiar a los sentimientos.
               Aquí si pueden los ojos
               sufrir del Scita fiero
               espectáculo tan triste,
               está el teatro funesto
Descubre a doña LEONOR, ya difunta,
a DIAGUITO ensangrentado
               en que la ciega Fortuna
               tragedia eterniza el tiempo
               para escarmiento de amantes,
               y éste es el acto postrero.

GARCÍA:

               Cerrad las puertas, dolor,
               al alma; ahóguese dentro
               de sí misma, no la alivien
               llantos ni suspiros tiernos.
               ¡Ay, Leonor! Nunca tomaran
               tan a su cargo los cielos
               agravios de un padre airado,
               venganzas de un triste viejo.
               No hay vida que tanto sufra;
               muramos ya y acabemos
               de una vez desdichas tantas.


<<<
>>>