Escarmientos para el cuerdo (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Escarmientos para el cuerdo.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 125
Escarmientos para el cuerdo


Escarmientos para el cuerdo Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• GARCÍA de Sá, viejo
• Don JUAN de Mascareñas
• MANUEL de Sosa
• Doña MARÍA de Silva
• SAFIDÍN, Rey indio


• BUNGA, negra
• DIAGUITO, niño
• CARBALLO, lacayo
• BARBOSA
• Doña LEONOR de Sá


• Doña ISABEL
• ROSAMBUCA, Reina india
• CURGURU, negro
• QUINGO, negro


• MARINEROS
• Dos CRIADOS
• NEGROS
• SOLDADOS


 


>>>

Escena I
Pág. 002 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


Música de todos géneros y entran por un palenque con los instrumentos de un bautismo en fuentes de plata, gentiles hombres bizarros en cuerpo; detrás de todos don JUAN, que lleva sobre una fuente un turbante y en él una corona, y en el remate una cruz.

Luego vestido a lo turquesco, de blanco, el rey SAFIDÍN, descubierta la cabeza; a su lado GARCÍA de Sá, viejo, gobernador, bizarro, en cuerpo a lo antiguo.

Por otro palenque SOLDADOS bizarros, uno de ellos con la banda de las Quinas de Portugal; y arcabuces, trompetas y cajas.

Detrás, arrastrando una pica, MANUEL de Sosa, muy bizarro, y delante de él DIAGUITO con arcabuz pequeño, espada y daga. Arriba, en un balcón despejado y grande, la reina ROSAMBUCA a lo indio, coronada, y a su lado doña LEONOR, muy bizarra, y doña MARÍA, de hombre, muy galán.

Va a besar la mano MANUEL, a GARCÍA, y tiénele


<<<
>>>

Pág. 003 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               A los triunfos portugueses,
               cuyas belicosas quinas,
               armas ya, primero estrellas,
               tiembla el Asia, Europa envidia,
               después que logró la iglesia
               las católicas vigilias
               de Enrique, glorioso infante,
               que ocasiona las primicias
               de este dilatado imperio
               y en diez lustros vio su silla,
               Portugal, triunfante en Goa,
               freno absoluto de la India;
               a sus triunfos, pues, eternos,
               añada Vueseñoría,
               gobernador generoso
               de tanto emporio y provincias,
               el que la fama le ofrece
               con la victoria más digna
               de perpetuarse en bronces
               que conservó el tiempo escritas.
               Quiso el gran Nuño de Acuña
               dar fin dichoso a sus días
               y gobierno, que en diez años
               honraron tantas conquistas,
               con la inexpugnable fuerza
               de Dío, que vio cumplida,
               a pesar de resistencias,
               ya idólatras, ya moriscas.


<<<
>>>

Pág. 004 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Diola cuatrocientas brazas
               de ruedo, con perspectiva
               y figura triangular,
               y en sus ángulos fabrica
               tres célebres baluartes,
               sin otro, que predomina
               en medio la plaza de armas;
               y al cabo la fortifica
               de fosos, muros, torreones,
               portas, puentes levadizas,
               armas, bastimento y cuanto
               mostró el arte a la milicia.
               Llamóla Santo Tomé,
               apóstol que santifica
               con su sangre a Meliapor
               y a Oriente con sus relíquias.
               Presidióla con mil hombres;
               y dándome su alcaidía
               premió en mí, cuando no hazañas,
               lealtad que la califica.


<<<
>>>

Pág. 005 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               El Soldán de Cambayá,
               que a la libertad antigua
               de su imperio vio poner
               tal yugo en su tierra misma,
               e impaciente de que extraños
               le registren las salidas
               y entradas que al Indo mar
               nuestro fuerte le limitan,
               por tres años de gobierno
               que estuve en aquella isla
               procuró mi destrucción,
               ya en fe de paces fingidas,
               disimulando asechanzas,
               ya en peligrosas caricias,
               convidándome a sus fiestas
               y frecuentando visitas,
               ya, en fin, viendo mi cuidado
               con descubierta malicia,
               asaltándome de noche
               varias veces; mas perdida
               la esperanza de vencerme,
               habiendo llegado un día
               a Dío el gobernador
               don Nuño con dos cuadrillas
               de naves de guerra, apresta
               el bárbaro la infinita
               multitud de sus vasallos
               --en secreto apercibida--.


<<<
>>>

Pág. 006 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               De paz al puerto se acerca
               y con él concierta vistas
               que don Nuño rehusó
               diciéndole que venía
               indispuesto; dióle fe
               el Soldán, y con festivas
               demostraciones, creyendo
               hacer en él presa rica
               y enviarle en una jaula
               de hierro al Gran Turco, avisa
               al capitán general
               que sus gentes aperciba.
               Despachó luego un presente
               de diversas salvajinas,
               como corzos y venados
               al enfermo, y se convida
               a entrar a verle a su nave;
               mas antes de darle, quitan
               a la caza pies y manos,
               señal ordinaria en la India,
               cuando tal regalo se hace,
               de que ya es gente cautiva
               sin pies ni manos aquella
               a quien tal presente envían.
               Disimuló su soberbia,
               y admitiendo su visita
               le hicieron bélica salva
               bombardas y chirimías.


<<<
>>>

Pág. 007 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Llegó en seis fustas el moro;
               pero apenas subió arriba
               por la escala al galeón
               cuando manda que le embistan
               trescientos juncos y paraos
               --naves son de la milicia
               indiana--con que en un punto
               el mar, que de tanta quilla
               se vió oprimido, espumando
               cólera, montes enrisca
               tan altos, que pudo en ellos
               volverse la luna ninfa.
               Seis mil flecheros disparan
               a un tiempo jaras y grita
               tanta, que sordos y ciegos
               temió el oído y la vista;
               pero haciéndose a la mar
               los nuestros, las naves viran,
               y, parteando preñeces
               de bronce, las olas limpian
               con las esconas de fuego,
               cuyas pelotas derriban
               mil cabezas para chazas
               de la fama que eternizan.
               Tembló la armada blasfema,
               huyendo las que fulminan
               nubes de metales roncos
               los Falaris de sus vidas,
               y el bárbaro que intentaba,
               mientras sus flechas granizan,
               prender al gobernador,
               viendo la mortal ruina
               de sus indios, temeroso
               se arroja al agua, y encima
               de sus olas con los brazos
               lisonjas al mar dedica.


<<<
>>>

Pág. 008 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Blanco de nuestros mosquetes,
               llegó con tantas heridas,
               que para escribir victorias
               su sangre al mar prestó tinta.
               Tomó puerto ya sin alma
               el cuerpo infiel, y a la orilla,
               en mausoleos de arena,
               no echó menos los de Libia.
               Saltamos en tierra todos,
               y barriendo la marina
               de la infinidad cobarde,
               la venganza hizo tal riza
               que, temerosas las almas
               de la estrecha compañía
               de sus cuerpos, diez mil moros
               a la muerte hicieron rica.
               Asaltamos la ciudad,
               que de nuestro fuerte dista
               dos leguas, y entrando en ella,
               ni la inocente puericia,
               ni la decrépita plata,
               ni el sexo hermoso que priva
               de las armas el furor
               y vence a la cortesía,
               admitió sus privilegios;
               porque igualmente la ira
               portuguesa añadió a Troya,
               si no lástimas, cenizas.


<<<
>>>

Pág. 009 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Satisfizo su hambre el fuego,
               como su sed la codícia,
               con los robados despojos,
               y después que por tres días
               unos lloran y otros cantan,
               el gran Nuño fortifica
               la plaza; añade soldados
               a la fortaleza e isla;
               encarga a Antonio Silveira,
               persona tan noble y digna,
               de su gobierno, que puede
               serlo de esta monarquía.
               Cumplidos ya mis tres años,
               llevarme en su compañía
               quisiera el gobernador;
               pero la amistad antigua
               del nuevo alcaide Silveira
               pudo tanto, que me obliga
               a militar a su sombra,
               y la inclinación y estima
               que a Dios y su fortaleza
               tengo, pues fue hechura mía,
               y yo su primer caudillo,
               me compele a que le asista.
               Murió el gran Nuño, si muere
               quien, a pesar de la envidia,
               en archivos de la fama
               al tiempo se inmortaliza,
               y entró el gran don Juan de Castro,
               tercer virrey de la India,
               que cargado de victorias
               en flor la muerte marchita.


<<<
>>>

Pág. 010 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Muerto, pues, el Soldán viejo,
               Baduz de la fuerte dicha,
               y siendo su sucesor
               un sobrino--que no estiman
               los hijos para herederos
               en estas anchas provincias,
               sino a los hijos de hermanas,
               pues de este modo averiguan
               ser su sangre y aborrecen
               sospechosas bastardías
               por las dudas de los padres,
               que en la mujer no peligran--
               deseando la venganza
               del tío, en secreto envía
               embajadores a Grecia
               que al Turco favor le pidan
               con que destierren del Asia
               las portuguesas reliquias,
               y sujetando el Oriente
               usurpe su monarquía.
               Es el bravo Solimán
               el que agora tiraniza
               el otomano gobierno;
               aquél que tembló en Hungría
               de la fortuna de Carlos,
               y afrentoso se retira
               de las águilas del César,
               luz de Austria y sol de Castilla.


<<<
>>>

Pág. 011 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Éste, pues, considerando
               que si codicioso esquilma
               las orientales riquezas,
               sus drogas y especierías,
               señor del globo terrestre
               será fácil su conquista
               y del un trópico al otro
               no habrá nación que no oprima,
               arroja al Bermejo mar
               por las riberas egipcias
               sesenta y cuatro galeras
               y en ellas turcos alista.
               Trece mil rumes--así
               a los turcos apellidan
               en estas partes, creyendo
               que de Roma se originan--
               genízaros los seis mil
               y esotra gente escogida,
               ejercitada en Europa,
               los más de su guardia misma;
               nómbrales por general
               el Bajá de Egipto, digna
               persona para tal cargo
               por la experiencia y noticia
               en las cosas militares;
               pero de tan peregrina
               crasitud y corpulencia,
               que dicen que le caía
               sobre los pechos la carne
               de la barba, y que las tripas
               con una faja al pescuezo
               atadas, le daba grita
               nuestra gente, y le llamaba
               ganapán de su barriga.


<<<
>>>

Pág. 012 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Éste, pues, aunque tan grueso,
               inmóvil en una silla,
               lo que en las fuerzas
               le falta equivale
               en lo que arbitra;
               desembarcó en Cambayá
               y recibióle en su orilla,
               con aplausos y lisonjas,
               el Soldán y su familia;
               y deseosos los dos
               de dejar la tierra limpia
               de lusitanos estorbos,
               marcharon al otro día,
               llevando en entrambos campos,
               sin chusma y gente baldía,
               cuarenta y siete mil hombres,
               los treinta de flechería,
               los demás ejercitados
               en el mosquete, la pica,
               y los demás que en Europa
               honra nuestra disciplina.
               Llegados por tierra y mar
               tercios y naves nos sitian,
               y luego al asalto tocan,
               porque no nos aperciban
               la prevención y el sosiego;
               pero al instante que arriman
               escalas a la muralla,
               las coronan por encima
               portugueses que, animosos,
               trescientos turcos derriban
               a la ruciada primera
               de nuestra mosquetería.


<<<
>>>

Pág. 013 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Éramos sólo quinientos,
               cincuenta mil la enemiga
               multitud; contad ahora
               a qué tantos nos cabría.
               Matáronnos seis no más,
               y cobardes se retiran
               a las tiendas de Cogá,
               general de la provincia.
               Hubo entonces portugueses
               a quien el valor anima
               de suerte, que abren las puertas
               y la retaguardia pican
               hasta coger treinta de ellos,
               que con música festiva
               colgaron de las almenas,
               para mayor ignominia,
               con sus arcos a los cuellos,
               cimitarras en las cintas,
               turbantes en las cabezas,
               vestidos de telas ricas.
               Blasfemaba el bajá grueso,
               que nuestro valor admira;
               pero lo que sintió más
               es ver que el mar solemniza
               nuestra victoria de modo
               que, aplaudiendo nuestra dicha,
               montes de vidrio levanta
               por que en los cascos embistan.


<<<
>>>

Pág. 014 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Chocaron unos con otros
               de suerte que, sumergidas
               seis galeras, las demás,
               destrozadas, se retiran
               al puerto de Madrefaba,
               cinco leguas más arriba
               de Dío, donde ancorando,
               cansancio y temor alivian.
               Atrincheróse en el cerco
               el campo; y la artillería,
               a caballero plantada,
               comenzó la batería;
               y porque nuestros reparos
               menos al esfuerzo sirvan,
               una máquina echó al agua,
               que puso al principio grima.
               Era un galeón cargado
               de pez, pólvora y resina,
               de salitre y alquitrán,
               que al fuerte del mar arriman,
               para que, dándole fuego,
               mientras le vuelven ceniza
               las llamas, les den entrada,
               y el humo que desatina
               estorbe nuestra defensa.


<<<
>>>

Pág. 015 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               La traza era peregrina,
               a no ser tan grande el peso,
               que aguardaron aguas vivas
               para poderle arrimar;
               pero osó la valentía
               de Francisco de Gobea,
               capitán de infantería,
               hacer una hazaña hasta hoy
               sin ejemplar e inaudita,
               española, temeraria,
               portuguesa, ejecutiva.
               Aguardó a la media noche,
               y arrojándose en camisa
               al agua con una mecha
               dentro un cañón encendida,
               y una bomba de alquitrán,
               al galeón se avecina,
               y en un instante le pega
               la contagiosa malicia,
               con que los tres elementos,
               aire, tierra y fuego, lidian
               sobre el cuarto de tal forma,
               que reventando en astillas,
               luminarias de esta hazaña
               fue que al turco atemoriza.


<<<
>>>

Pág. 016 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Quedó el bárbaro asombrado;
               y ciego, al cuarto de prima,
               el castillo de Rumeo
               asalta, y a escala vista
               le entró, perdiendo los nuestros
               en su defensa las vidas,
               sin quererse dar jamás,
               y entre ellos la valentía
               de su capitán Pacheco,
               cuya muerte en bronce escrita,
               siendo herencia de la fama,
               a un tiempo alegra y lastima.
               Diez asaltos generales
               nos dieron en veinte días,
               sin dejarnos sosegar
               uno solo; pero diga
               si ardides y estratagemas,
               tiros, flechas, fosos, minas,
               hallaron la vigilancia
               de nuevo valor vestida.
               Treinta hombres quedamos
               solos de quinientos, mas suplía
               el ánimo cantidades,
               hasta que al fin nos animan
               veinte fustas de socorro
               que don Juan de Castro envía
               con armas y bastimentos,
               y de noche dieron vista
               a nuestro fuerte, trayendo
               con presencia ostentativa
               cada uno cuatro faroles.


<<<
>>>

Pág. 017 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Oyeron sus culebrinas
               los turcos, y sospechando
               tener a toda la India
               sobre sí, pegando fuego
               a su alojamiento, guían
               a embarcar, tan temerosos,
               que el bagaje, artillería
               y cuatrocientos heridos
               dejó, por que no le sigan.
               Veinte mil le degollamos
               en dos meses, cuyas vidas
               nos costaron cuatrocientas,
               a cincuenta bien vendidas.
               Recogimos los despojos;
               y con fiestas y alegrías
               en procesión venerable
               dimos las gracias debidas
               a Dios y a su madre intacta.
               No cuento, por infinitas,
               hazañas particulares.
               Los extraños las escriban.
               Sólo digo que hubo esfuerzo
               --el ánimo desatina--
               de portugués que, faltando
               la munición, se derriba
               los dientes con el cañón
               --es loca la valentía--
               matando a turco por diente.
               Estime vueseñoría
               esta célebre victoria,
               y valerosa prosiga
               las hazañas portuguesas
               porque el Asia se nos rinda.


<<<
>>>

Pág. 018 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               Estando vuestro valor
               en Dío, Manuel de Sosa,
               la victoria era forzosa,
               por más difícil mejor.
               Safidín, rey de Tanor,
               --provincia es de Malabar--
               se ha venido a bautizar;
               que mientras reino conquisto
               en paz, también sabe Cristo
               coronas a su ley dar.
               Él y la reina han honrado
               nuestra corte, y yo, padrino
               de Safidín, determino
               festejar tan gran soldado.
               A buen tiempo habéis llegado;
               ponga luminarias Goa,
               y de la mejor canoa
               hasta el mayor galeón,
               con festiva ostentación
               adornen de popa a proa.

MANUEL:

               Déme a besar vuestra alteza
               la mano.


<<<
>>>

Pág. 019 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


SAFIDÍN:

               Las vuestras dan
               asombros a Solimán
               y a Cambayá fortaleza.
               Cristiano soy, la llaneza
               de Portugal es la mía;
               alistad desde este día,
               sin reverenciar mi estado,
               Manuel de Sosa, un soldado,
               hermano de don García.
               El nombre dejo primero
               con la ley. Ya soy nuevo hombre;
               en las obras y en el nombre
               imitar vuestro rey quiero.
               Déme don Juan el Tercero
               con el suyo su valor;
               don Juan soy, gobernador;
               que este blasón inmortal
               como ilustra a Portugal
               ha de ilustrará Tanor.
               Cuando en el agua divina
               mi esposa vuelva a nacer,
               el nombre le ha de poner
               vuestra reina Catalina.
               A Dios la cerviz inclina,
               y a pesar del Alcorán,
               pues ley y nombre nos dan
               vuestros reyes, ¿qué más fama,
               si Catalina se llama
               y el Rey Safidín don Juan?


<<<
>>>

Pág. 020 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               Gracia, señor, significa;
               gracias al cielo se den,
               pues en vos los nuestros ven
               la gracia que os vivifica;
               en cuerpo real alma rica
               de virtudes; envidiar
               os pueden A un tiempo y dar
               parabienes mi contento:
               reinar sin Dios es tormento,
               servirá Dios es reinar.

JUAN:

               Dadnos, capitán de Dío,
               los brazos, si merecemos
               los que vuestros triunfos vemos
               gozarlos.

MANUEL:

               ¡Oh don Juan mío!
               El alma que alegre os fío
               con ellos es bien que os dé.

JUAN:

               ¡Grande valor!

MANUEL:

               Corto fue,
               y mis hazañas pequeñas
               sin don Juan de Mascareñas,
               columna de nuestra fe.
               Mucho traigo que contaros.

DIAGUITO:

               Si mi pequeñez merece
               esa mano que ennoblece
               a cuantos llegan a hablaros,
               haga mis principios claros
               y honre vuestra señoría
               con ella la boca mía.


<<<
>>>

Pág. 021 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               ¿Quién sois vos, rapaz hermoso,
               tan portugués en lo airoso,
               tan hombre en la bizarría?

DIAGUITO:

               Poca cosa en lo chiquito,
               si grande en lo portugués;
               hidalgo me dicen que es
               mi padre, y yo soy Diaguito.

GARCÍA:

               Manuel ¿es vuestro?

MANUEL:

               Un delito
               amoroso en Portugal
               me le dejó por señal
               y pena de mi ignorancia.

GARCÍA:

               Qué, ¿hijo es vuestro?

MANUEL:

               Es de ganancia.

GARCÍA:

               Ganancia fué de caudal.

DIAGUITO:

               Nadie diga que es mi padre;
               que a mí nadie me engendró
               en el mundo mientras yo
               no sepa quién es mi madre.
               Esa ganancia le cuadre
               al que es torpe mercader,
               y ninguno ose poner
               en mí, con viles empleos,
               que por o corpo de deos
               que os bofes lle he de comer.

CARBALLO:

               Tomaos con el rapacito.

SAFIDÍN:

               ¿Vióse donaire más bello?


<<<
>>>

Pág. 022 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               Es portugués. Basta sello;
               no haya más, señor Diaguito.

LEONOR:

               Gusto me ha dado infinito.

MARÍA:

               Subid al balcón, amores.

GARCÍA:

               Las damas arrojan flores,
               hagámoslas cortesía.

MANUEL:

               Plegue al cielo, Leonor mía,
               que no paren en rigores.
Éntranse con música, como vinieron,
y quedan CARBALLO y BARBOSA

BARBOSA:

               Pues, Carballo, ¿cómo ha ido
               allá con tanto rebato?

CARBALLO:

               Como tres con un zapato.
               Poetas habemos sido.

BARBOSA:

               ¿Cómo?

CARBALLO:

               Hicimos maravillas.
               Entre los tiros diversos
               hay unos llamados versos
               que arrojaban redondillas.
               Otros de mayor estima
               que, porque si disparaban,
               a ocho los arrimaban,
               se llaman octava rima.
               Poetizaba un culebrón
               al turco de un parapeto
               que se llamaba soneto,
               mas dad al diablo su son;
               porque derribaba a bulto,
               echando su consonante,
               cuanto topaba delante.


<<<
>>>

Pág. 023 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


BARBOSA:

               Ese tal debe ser culto.

CARBALLO:

               Otro de una cota armado
               con dos quintales de bola
               de catorce pies.

BARBOSA:

               ¿Y cola?
               Soneto fue estrambotado.

CARBALLO:

               Pues ¿qué ciertos falconcillos
               que enramados escupían
               balas y piedras?

BARBOSA:

               Serían
               romances con estribillos.

CARBALLO:

               De esto hubo abundantemente,
               y más que si disparaban
               todos ellos se preciaban
               de poetas de repente,
               asombrándose de vellos
               en llegándose a entender.

BARBOSA:

               Sátiras debían de ser
               pues que todos huyen de ellos.
               Ahora bien, señor Carballo,
               si no tiene alojamiento,
               el mío estará contento
               de servirle y de hospedallo.

CARBALLO:

               Beixo o as maos.

BARBOSA:

               La amistad premia
               con lo que tiene, y acá,
               si en versos de bronce da
               toda Goa es academia.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 024 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


Sale doña MARÍA en hábito de hombre

MARÍA:

               ¡Ah fidalgo!

CARBALLO:

               Ése es mi nombre.

MARÍA:

               Una palabra entretanto
               que entran.

CARBALLO:

               ¡Jesu, corpo santo!
               ¿qué he visto? ¿Quién eres, hombre?

MARÍA:

               ¡Ah, Carballo! ¿quien podía
               ser, sino una desdichada
               sin honor y ya olvidada?

CARBALLO:

               Señora doña María,
               ¿en la India vos? ¿Vos en Goa,
               y en traje tan indecente?

MARÍA:

               Mujer amante, y ausente
               aborreciendo a Lisboa,
               donde promesas y engaños
               acaudalaron enojos,
               pagando en llanto los ojos
               olvido de tantos años;
               cuando llegué a aventurar
               lo menos, si ya perdí
               lo más, ¿qué mucho que aquí
               me halléis?

CARBALLO:

               ¿Que el inmenso mar
               y sus peligros se atreva
               a pasar una mujer?


<<<
>>>

Pág. 025 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               ¿Qué mar como el bien querer?
               ¿Qué golfos como hacer prueba
               en un hombre que olvidado
               de obligaciones de amor,
               cuando profesa valor,
               su valor ha amancillado?
               Salí por ver si hallaría
               el que llama la confianza
               cabo de Buena Esperanza,
               mas no le tiene la mía.
               Y no me anegó la suma
               de tanto golfo y rigor;
               que no anega el mar a amor
               porque es nieto de su espuma.
               Hombre con obligaciones
               tan precisas de remedio,
               con un hijo de por medio,
               que suelen ser eslabones
               que encadena voluntades,
               y en él, el que trujo ha sido
               Leteo para su olvido,
               no para mis soledades.


<<<
>>>

Pág. 026 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               Sin escribirme en tres años
               siquiera una letra sola,
               registrando yo cada ola
               y engañando desengaños
               que apaciguaban deseos;
               y por la ribera abajo
               pidiendo cartas al Tajo,
               creyendo que eran correos
               las crecientes que a mis puertas
               ondas daban sucesivas,
               para todos aguas vivas
               y para mi sola muertas.
               Cansóse ya la paciencia;
               nombre me dio de su esposa
               mil veces Manuel de Sosa;
               tomó como tal licencia
               que aposesionaron ruegos.
               Partióse y llevó consigo
               de un año un solo testigo
               de mis disparates ciegos.
               Debiéronse de anegar
               entre inmensidad de espumas,
               palabras; que éstas y plumas
               lleva el viento; ¿qué hará el mar?


<<<
>>>

Pág. 027 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


CARBALLO:

               La guerra y tiempo divierte
               el ocio de esos cuidados;
               no es amor para soldados
               y la ausencia es otra muerte.
               Mucho os quiso mi señor,
               y viendo vuestra belleza
               realzada con la fineza
               de tanta lealtad y amor
               le obligará, cosa es clara,
               y si olvidarse es delito,
               hará las paces Diaguito,
               que es los ojos de su cara.

MARÍA:

               ¡Hijo de mi corazón!
               Sus deseos solamente
               causa ha sido suficiente
               a mi peregrinación.
               ¿Quién duda que de su madre
               olvidado, el capitán,
               aquí sus gustos tendrán
               empleo que más les cuadre?


<<<
>>>

Pág. 028 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


CARBALLO:

               No sé, aunque tientan a pares
               las indianas hermosuras,
               que pruebe sus aventuras
               con las damas malabares;
               que en la India, porque se note,
               las caras que soplan brasas,
               unas son ciruelas pasas
               y otras son de chamelote.
               Las daifas más estimadas,
               y que aquí se solemnizan,
               si no negras, mulatizan
               y son ninfas nogueradas.
               Ninguna el rostro se adoba,
               no se perfuma ninguna,
               las más huelen a grajuna
               y todas son de caoba.
               ¿Qué voluntad amarilla
               las ha de amar, si es discreta,
               habiendo dama con teta
               que la llega a la rodilla?
               El gusto de mi señor
               es de noble portugués;
               llegad a hablarle después
               que deje al gobernador;
               que puesto que en su palacio
               se aposenta, tiempo habrá
               que amante os satisfará.
               Ellos vienen; más despacio
               podréis estimar, señora,
               finezas de vuestra fe;
               que si de repente os ve
               le alborotaréis ahora.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 029 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


Salen el gobernador GARCÍA de Sá
y MANUEL de Sosa
GARCÍA:

               Cuando pasé ahora un año
               por Cambayá, y la aseguré del daño
               que Dío recelaba
               con el bárbaro cerco que esperaba,
               mi gobierno acabado
               en Caúl, fui de vos tan regalado,
               que mi Leonor no sabe
               sufrir conversación que no os alabe.
               Dice que lo que estuvo
               con vos en Dío, a nuestra patria tuvo
               de tal suerte olvidada,
               que, en vuestra compañía agasajada,
               ni echó menos a Goa
               ni supo si en el mundo había Lisboa.
               Ahora, pues, quisiera,
               capitán, hospedaros de manera,
               ya que os tiene en palacio,
               que descansando en él por espacio
               largo saliera de este empeño,
               que según le encarece no es pequeño.
               Su fiador he salido,
               y así, mientras gobierno la India, os pido
               que en nuestra compañia
               cumpláis con mi deseo y su porfía.


<<<
>>>

Pág. 030 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Términos portugueses
               son pródigos en ella; por dos meses
               que merecí hospedaros
               en Dío y con deseos regalaros,
               que con obras ya vía
               que era imposible a vuesa señoría
               en una fortaleza
               tan pobre agasajar tanta nobleza,
               por término tan breve
               no es bien confiese deudas que no debe.

GARCÍA:

               Es muy agradecida,
               Leonor, y estáos, Manuel, reconocida;
               mas no tratando de esto,
               sabed, Manuel de Sosa, que he dispuesto
               darla seguro estado;
               yo estoy de canas y de vejez cargado;
               Leonor es mi heredera
               y única sucesora; en fin, quisiera
               que la honrara un esposo
               fidalgo en sangre, en obras generoso.
               Para esto había elegido
               a don Juan Mascareñas, conocido
               por su valor y hazañas,
               no sólo en su nación, en las extrañas;
               mas repúgnalo tanto
               que ofende su obediencia con su llanto.
               Dice que mientras vivo
               culpará mi crueldad si la cautivo,
               pues en mí la dio el cielo
               amparo, esposo y padre. Este desvelo
               me causa pesadumbre,
               y el dársela también, porque es la lumbre
               y objeto de mis ojos
               y llegárame a ellos darla enojos;
               vos podéis persuadirla,
               pues os tiene respeto, y reducirla
               a lo que yo no puedo.


<<<
>>>

Pág. 031 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               (¡Ay cielos rigurosos!) (-Aparte-)

GARCÍA:

               Ved que quedo
               en vos, Manuel, confiado.
               Don Juan es vuestro amigo, gran soldado,
               su edad en primavera,
               su sangre ilustre y que heredar espera
               un mayorazgo rico;
               galán, y en condición os certifico
               que un ángel me parece;
               decid que goce el bien que Dios la ofrece.

MANUEL:

               Si en mis ruegos estriba
               el daros gusto a vos, mi persuasiva,
               señor, puesto que tosca,
               procurará que humilde reconozca
               lo mucho que en serviros
               interesa.

GARCÍA:

               Venid a divertiros
               a la marina un rato
               conmigo, si gustáis, que ya su ornato
               la noche mercadera,
               ausente el sol su opuesto, saca afuera
               y apercibid mañana
               razones concluyentes, que si allana
               Leonor su resistencia
               y por vos califica su obediencia,
               deberáos don García,
               una alegre vejez.


<<<
>>>

Pág. 032 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               (¡Ay Leonor mía; (-Aparte-)
               siendo ya vos mi esposa
               igualmente constante como hermosa
               qué desacierto ha sido
               hacer casamentero al que es marido!)
Vanse.
Salen doña LEONOR
dando un papel a doña MARÍA

LEONOR:

               Mira que de ti me fío,
               Acuña.

MARÍA:

               Daré el papel
               puntüal, secreto y fiel;
               pues siendo vos dueño mío
               y debiéndoos lo que os debo
               desde que os entré a servir,
               mi contento es asistir
               a vuestro gusto.

LEONOR:

               Me atrevo
               en fe de esa confianza
               a extrañas cosas por ti.

MARÍA:

               No fuera no hacerlo así
               tanta con vos mi privanza.

LEONOR:

               Mi padre no hay que avisar,
               si eres discreto.

MARÍA:

               Ni es justo;
               ¿Llévoles cosas de gusto?

LEONOR:

               No son sino de pesar.
               Encárgole cierta cosa
               difícil y de importancia.


<<<
>>>

Pág. 033 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               Perdónese mi ignorancia;
               creí que Manuel de Sosa
               era vuestro pretendiente
               dichoso y correspondido
               con asomos de marido.

LEONOR:

               ¡Jesús! Es tan diferente
               de esto lo que le encomiendo,
               que antes ha de disuadir
               a mi padre e impedir
               pretensiones.

MARÍA:

               Ya lo entiendo;
               no hay que declararos más;
               cumpliré mi comisión
               como tengo obligación.

LEONOR:

               En el jardín me hallarás.

Vase


<<<
>>>

Pág. 034 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               Billete doña Leonor
               para mi Manuel de Sosa,
               de su padre recelosa
               con tal secreto y temor.
               Sospechas si no es amor,
               ¿qué puede ser?
               ¡Qué presto empiezo a temer!
               Mas es del amor efeto,
               ¿papel secreto
               sin verle yo y soy mujer?
               Celos míos, eso no;
               que para desestimaros
               con indicios menos claros
               sospecho mis males yo;
               amor por oficio os dió
               andar inquietos
               y acechar siempre indiscretos
               lo que no alcanzáis a ver;
               donde hay mujer
               y celos nunca hay secretos.
               ¿Yo, amante menospreciada;
               doña Leonor cuidadosa;
               papel a Manuel de Sosa;
               mi amor y fama olvidada,
               y qué no ha de saber nada
               don García?
               No, celosa pena mía,
               más mal hay del que parece;
               esto merece
               mujer que en mujer se fía.

Rómpele.


<<<
>>>

Pág. 035 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

 Lee


               "Permisiones de mi amor
               han dado causa a un delito
               que, por no ser para escrito,
               la pluma enfrena el temor.
               Vuestra vida con mi honor
               corren riesgo, don Manuel.
               La honra es siempre cruel
               que sus agravios conoce,
               diréos viéndome a las doce
               lo que no osó este papel."

               ¡Ay, ofendida esperanza!,
               ya de vos no hay que hacer cuenta;
               ten tierra, celos, tormenta?
               ¿En el mar, amor, bonanza?
               Peligros de esta mudanza
               ya los temieron mis daños.
               ¿Al cabo de tantos años
               me anegan agravios, cielos?
               Sí, que no son donde hay celos,
               Santelmo los desengaños.
               ¿Qué dudo, si por escrito
               confiesa doña Leonor
               permisiones de su amor
               que condena por delito?
               Remedios que solicito
               mis desengaños los borren,
               riesgo le escribe que corren
               su honor y vida--¡ay de mí!--
               mi amor los corre, eso sí,
               pues dichas no le socorren.


<<<
>>>

Pág. 036 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MARÍA:

               ¿Qué riesgos pueden correr
               sin terceros sus amores?
               Mas amor que esconde flores
               mal puede el fruto esconder.
               Ceben de echarse de ver
               hurtos de su amor liviano;
               y de su padre, no en vano
               temerá la justa pena;
               mas pues sembró en tierra ajena
               que lo pague el hortelano.
               Palabra me dió de esposo
               y un hijo que en su resguardo
               no le ha de afrentar bastardo;
               don García es generoso;
               ya, secretos, es forzoso
               que os saque el peligro afuera;
               a hablarle voy aunque muera;
               que si se han dado los dos
               las manos, para con Dios,
               de palabras la primera.
Vase.
Salen don GARCÍA y don JUAN

GARCÍA:

               Iréis, don Juan, con una escuadra mía
               de galeras, armadas para guarda
               del rey recién cristiano, cuando el día
               salude el alba con su luz gallarda;
               labraréis en Tanor la factoría
               que Safidín ofrece, y si se tarda,
               y su gente en negarla está resuelta,
               cargaréis la pimienta y daréis vuelta.


<<<
>>>

Pág. 037 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


JUAN:

               ............................. [-osa]
               ...............................[ -ida]
               ...............................[ -osa]
               ...............................[ -ida].
               Si promete premiar, Leonor hermosa,
               por ti--¡oh, señor!--la fe con que es querida,
               corto trabajo a largo premio mides.
               Los doce añade con que se honra Alcides.
               Iré a Tanor, y como se me encarga,
               persuadiré a su rey cuando le lleve,
               al tributo, al presidio y a la carga
               de especia y drogas que cumplirnos debe
               la dilación que amor juzgará larga;
               ya portugués Jacob, tendrá por breve
               mi esperanza, aumentando en sufrimientos,
               a mis servicios más merecimientos.

GARCÍA:

               Id, pues, don Juan amigo, a apercibiros,
               que quiere Safidín salir mañana
               antes que el sol.

JUAN:

               ¡Oh golfo de zafiros!
               Dad prisa al alba de jazmín y grana;
               no hay vientos que esperar donde hay suspiros;
               no hay mares que temer cuando se allana
               a quererme Leonor; de Alción los días
               serán al mar las esperanzas mías.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 038 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


Sale doña ISABEL a una puerta
con un niño en los brazos
ISABEL:

               Si está avisado, él será.

GARCÍA:

               ¿Qué es esto, a tal hora abierta,
               cielos, del jardín la puerta?

ISABEL:

               Fidalgo, llegaos acá.

GARCÍA:

               Disimular es mejor.

ISABEL:

               ¿Sois Manuel de Sosa?

GARCÍA:

               Sí.

ISABEL:

               ¡Qué presto le conocí!
               ¿Dónde está el gobernador?

GARCÍA:

               Rondando las portas.

ISABEL:

               Bien;
               lo mismo Acuña me dijo.
               Poned en cobro este hijo
               de que os doy el parabién;
               que es tan parecido a vos
               que en él se verá su padre;
               riesgo ha corrido su madre,
               mas ya está mejor. Adiós.

Cierra y vase


<<<
>>>

Pág. 039 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               ¿Sueño? ¿Estoy despierto o loco?
               Durmiendo debo de estar;
               mas, temor, si esto es soñar,
               ¿qué puede ser lo que toco?
               A quimeras me provoco
               que desmienten mi sentido.
               ¿Manuel de Sosa hoy venido
               y con hijo que nace hoy?
               No, cielos, durmiendo estoy.
               Pero despierto y dormido
               a un tiempo no puede ser...
               ¡Qué de sospechas colijo!
               "Poned en cobro este hijo."
               ¡Y hoy venido, ausente ayer!
               Donde es forzoso el creer
               excusado es el dudar,
               peligroso el sospechar,
               afrentoso el permitir,
               pusilánime el sufrir
               y cuerdo el averiguar.
               Nueve meses ha que en Dío
               su alcaide nos hospedó;
               ¿si la posada pagó
               a mi costa el honor mío?
               Cuanto más de Leonor fío
               menos hay que hacer caudal
               de la que es más principal,
               y más cordura el temer;
               que es el vicio en la mujer
               defecto trascendental.


<<<
>>>

Pág. 040 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               Mas no ofendamos su estima
               hasta aquí sólo iniciada;
               en Dío entró acompañada
               de doña Isabel, su prima.
               Menos la bala lastima
               que está del cañón más lejos;
               procuren sanar consejos
               lo que culpas informaron;
               que no en balde se estimaron
               en más los médicos viejos.
               Mas nunca doña Isabel
               me alabó tan oficiosa
               y necia a Manuel de Sosa
               como Leonor siempre en él.
               Si noble, sólo Manuel
               con la nobleza se alzó;
               si discreto, él se llevó
               la cátedra de los sabios...
               ¿Siempre Manuel en los labios
               y no en el alma? Eso no.
               ¿De qué sirve en mi porfía
               hacer discursos a obscuras,
               si todas mis conjeturas
               paran en deshonra mía?
               Mi sangre a Leonor envía,
               mi sangre, que no se infama;
               de mi sangre, Isabel, rama,
               corre también por mi cuenta;
               pues si cualquiera me afrenta,
               ¿qué está dudando mi fama?


<<<
>>>

Pág. 041 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               ¡Oh, quién en tal confusión
               sin riesgo de la prudencia,
               imitara la sentencia
               que hizo sabio a Salomón!
               Supiera en la partición
               del infante pleiteado
               por dos madres, mi cuidado,
               aunque dos partes le hiciera,
               quién era la verdadera
               y quédase yo vengado.
               Pero yo sé que no osara
               dar la sentencia que dió,
               Salomón, si como yo
               su infamia participara.
               Callemos, que si a la cara
               se asoma la enfermedad,
               ella dirá la verdad
               y yo vengaré mi mengua,
               pues la discreción sin lengua
               veneró la antigüedad.


<<<
>>>

Pág. 042 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


Salen MANUEL de Sosa y CARBALLO
CARBALLO:

               En paje se ha transformado;
               mira, al tiempo que has venido.

MANUEL:

               ¡Qué para poco que ha sido
               el mar, pues no la ha anegado!
               En todo soy desdichado.

CARBALLO:

               Si con dos has de casarte,
               lo mejor será ausentarte.

GARCÍA:

               (Éste es.) (-Aparte-)

MANUEL:

               ¡Ay, Leonor hermosa!

GARCÍA:

               Capitán Manuel de Sosa,
               una palabra aquí aparte.

MANUEL:

               ¿Quién sois?

GARCÍA:

               Estaráos mejor
               no saberlo.

MANUEL:

               ¿Otro cuidado?

GARCÍA:

               Esto para vos me han dado;
               guardáos del gobernador.
Vase

MANUEL:

               ¡Ay, cielos!

CARBALLO:

               ¿Hirióte?

MANUEL:

               ¡Ay, Leonor!
               Hijo es éste. ¿Hay más azares?

CARBALLO:

               ¿Qué tienes?


<<<
>>>

Pág. 043 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Nada. ¿Pesares,
               tantos juntos? No me sigas.
               Vete.

CARBALLO:

               Voime.

MANUEL:

               No lo digas.

CARBALLO:

               (¡Mujeres e hijos a pares!) (-Aparte-)

Vanse, cada uno por su puerta
 
FIN DEL PRIMER ACTO


<<<
>>>

Escena II
Pág. 044 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen doña MARÍA, de hombre,
y MANUEL de Sosa
MANUEL:

               Son con tanto fundamento
               tus quejas, doña María;
               tan justo tu sentimiento,
               tan grande la culpa mía,
               tanto mi arrepentimiento,
               que el silencio sólo puede
               responderte, pues en él,
               porque más confuso quede
               de mi descuido cruel,
               la pena el agravio excede.
               ¡Seis años de amor perdidos,
               tus méritos ofendidos,
               tus favores mal pagados,
               sin premio tantos cuidados
               y yo con tantos olvidos!
               Si disculpas les buscara,
               mayor mi delito hiciera,
               más tu enojo provocara
               y mayores causas diera
               A que el mundo me afrentara.
               ¿De qué servirá alegar
               olvidos de tanto amor
               con la ausencia y con el mar,
               si hago mi culpa mayor,
               pudiéndome despertar
               un hijo en cuyo retrato
               contemplando cada rato
               su hermoso original veía?
               ¡Ay, cara doña María,
               dame muerte por ingrato!


<<<
>>>

Pág. 045 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               No digas más, que en quien ama,
               Manuel, disculpa menor
               basta a despertar su llama,
               agravios perdona Amor,
               que por eso dios se llama.
               Siendo hombre tú, no me espanto
               que ausente no correspondas,
               a tus deudas y a mi llanto.
               Tantos mares cuyas ondas
               sepultaron bajel tanto,
               ¿qué mucho que puedan más
               que yo? Disculpado estás,
               que ya de la ley salieras
               de amante ausente si fueras
               más firme que los demás.
               Yo perdono lo pasado
               como enmiendes lo presente.

MANUEL:

               No hay más amor bien logrado
               que el que en belleza prudente
               hace fácil su cuidado.
               ¡Qué discreta es tu hermosura,
               generosa en perdonar
               agravios de mi locura!


<<<
>>>

Pág. 046 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               No hay ciencia para tornar
               atrás el tiempo, ni hay cura
               que remedie lo pasado
               sino sólo el escarmiento.
               Manuel, ya estás perdonado;
               culpas venideras siento;
               sospechas me dan cuidado.
               Hermosa es doña Leonor,
               su padre gobernador,
               hombre tú, yo tu mujer;
               la riqueza y el poder
               se oponen contra mi honor.
               En el papel que te escribe
               delitos de amor confiesa,
               y a peligros te apercibe;
               la venganza portuguesa
               no en cera, en diamante vive;
               cosa que no es para escrita
               y que riesgos amenaza,
               mal su opinión acredita,
               si del secreto hace plaza,
               que amor mostrar solicita.
               No es mujer doña Leonor
               que hiciera ofensa a su honor,
               menos que estando segura
               de la fe con que procura
               burlar bellezas amor.


<<<
>>>

Pág. 047 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Si ésta que cumplas espera
               y en ser tu esposa se funda,
               cristiano eres, considera
               lo qué será la segunda
               viva la mujer primera;
               que tengo a Dios de mi parte
               y un hijo hermoso en que estriba
               mi acción para condenarte;
               que es Diego, cédula viva
               de que no podrás librarte.
               Y si pagando mi amor
               dejas a doña Leonor,
               ¿qué remedio han de tener
               deshonras de una mujer,
               iras de un gobernador?


<<<
>>>

Pág. 048 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               No he de negarte verdades
               que entre tantas confusiones
               acusan mis libertades.
               Despeñáronme ocasiones,
               cegáronme mocedades;
               distancias de tu hermosura
               peligros atropellaron,
               que a plaza sacar procura
               mi suerte. ¿Cuándo acertaron
               el amor y la locura?
               En Dío fue huésped mío
               el gobernador, y en Dío,
               con haber, mi bien, tan poco
               de Dío a Dios, mi amor loco
               al tirano señorío
               de la belleza rendido,
               sin resistencia al valor,
               sin prevención al sentido,
               la conciencia sin temor
               y la mernoria en olvido,
               al inviolable respeto
               con que el huésped se asegura,
               me atreví; fié al secreto
               delitos que mi locura
               saca en público. En efeto,
               persuasiones amorosas,
               frecuencias siempre dañosas,
               promesas, seguridades,
               y entre ellas, conformidades
               de estrellas ya rigorosas,
               en dos meses alcanzaron
               conyugales permisiones
               que palabras engañaron,
               que dispusieron traiciones
               y derechos profanaron.


<<<
>>>

Pág. 049 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Partiéronse, y yo ignorante
               llegué ayer, porque hoy castigos
               padezca mi fe inconstante,
               con dos hijos por testigos
               y dos esposas delante.
               Pero, en fin, doña María,
               escoja la suerte mía
               de dos daños el menor,
               viviendo tú, no es Leonor
               mi esposa, ni mi osadía
               es bien que al cielo se atreva.
               Si te das a conocer
               harás en mi muerte prueba
               del rigor de una mujer
               deshonrada con tal nueva.
               Sólo un medio se me ofrece
               con que este daño excusemos.
               Si difícil te parece
               muera yo y acabaremos
               la pena que me enloquece.

MARÍA:

               Como perderte no sea,
               propón peligros, y vea
               el mundo en mi amor constante
               sufrimientos de diamante
               que admire, aunque no los crea.


<<<
>>>

Pág. 050 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Dentro de una hora, don Juan
               se ha de partir a Tanor,
               de una armada capitán,
               cuya amistad y valor
               aliento a mis penas dan.
               De su nobleza fiado,
               haciéndole compañía,
               saliéramos de cuidado;
               pero daré, esposa mía,
               sospechas, de ayer llegado,
               si hoy me ausento y me despido,
               regalado y persuadido
               de don García,que ignora
               agravios de honor, y ahora
               que le asista me ha pedido.
               Doña Leonor, si la dejo,
               contará desesperada
               lo que ha ocultado el consejo
               e impedirá mi jornada
               con mi vida airado el viejo.
               Vete con don Juan, amores,
               sin que descubras quién eres,
               que en pasando estos rigores,
               cuando algún tiempo me esperes
               podrás con gustos mayores
               premios debidos gozar
               de mi amor, y yo mostrar,
               si mudable te ofendí,
               que sé volver sobre mí
               como te supe olvidar.


<<<
>>>

Pág. 051 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¿Pues qué inconveniente tiene
               que yo me quede contigo?

MANUEL:

               Muchos, si a saberse viene
               mi insulto, cuyo castigo
               será mortal; no conviene
               que tú participes de él.
               Don García es riguroso,
               la vejez es siempre cruel,
               si sabe que soy tu esposo
               y a su noble sangre infiel,
               alcanzaráte el rigor
               de su enojo. Al darme el hijo,
               triste fruto de mi amor,
               un hombre oculto me dijo,
               "Guárdaos del gobernador."
               Quien me avisa que me guarde
               de él, amores, ya hace alarde
               de que su agravio recela;
               siempre es vieja la cautela
               como el delito cobarde.
               Muera yo si ya está dada
               la sentencia contra mí,
               y no muerte duplicada
               con la tuya: quede en ti
               la imagen bella amparada
               de un hijo en quien resucito;
               luz hermosa que adoramos.
               Mi bien, ¿no será delito
               riguroso, si dejamos
               los dos huérfano a Diaguito?
               Claro está; mejor podré
               ausentarme cuando esté
               libre de ti, del rigor
               que temo. Vete a Tanor,
               que al punto te seguiré.


<<<
>>>

Pág. 052 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Ay, Manuel, que estoy dudosa
               de que quieres engañarme!
               En Goa Leonor hermosa;
               tú mudable y yo ausentarme
               cuando se llama tu esposa
               con un hijo? Si el postrero
               estiman los padres más,
               de tu olvido sólo espero
               que ingrato añadir querrás
               segundo agravio al primero.

MANUEL:

               Plegue a Dios, prenda querida,
               si llorases ofendida
               mi lealtad y fe constante
               que vengativo levante
               peligros contra mi vida
               cuanto esta máquina encierra.
               Si navegase, la guerra
               del mar llevándome a pique
               naufragios no notifique
               inauditos; si en la tierra,
               entre caribes adustos,
               abrasados arenales,
               tigres del monte robustos,
               rayos de nubes mortales,
               rigores del cielo justos,
               todos juntos homicidas,
               verdugos de mis enojos,
               en las prendas más queridas
               ceben su furia a mis ojos,
               porque me quiten más vidas.


<<<
>>>

Pág. 053 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Basta, mi bien, que me pones
               pasmo con las maldiciones
               que trueque en dichas el cielo.
               Amoroso es mi recelo,
               grandes tus obligaciones.
               Haz de mí lo que gustares,
               que amante en todo te sigo;
               mas consuela mis pesares
               con permitir que conmigo
               lleve a Diaguito.

MANUEL:

               Que ampares
               gusto yo en su compañía
               soledades de mi amor
               que peligran en la mía
               si intenta el gobernador
               mi muerte. Hermosa María,
               a don Juan vamos a hablar.

MARÍA:

               En fin, ¿me vuelvo a ausentar
               de ti?

MANUEL:

               Seguiréte luego.
               A despedirme de Diego
               voy.

MARÍA:

               ¡Qué de ello he de llorar!

MANUEL:

               ¿Y cuál, sin él y sin ti
               he de quedar? En los dos
               toda el alma dividí.

MARÍA:

               Bien mío, líbrete Dios
               de este peligro.

MANUEL:

               ¡Ay de mí!

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 054 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen GARCÍA de Sá,
CARBALLO y dos CRIADOS
GARCÍA:

               Cerrad con llave las puertas
               de todas aquestas salas.

CARBALLO:

               (¿Cerrar las puertas? ¡Qué malas (-Aparte-)
               nuevas!)

GARCÍA:

               No dejéis abiertas
               las ventanas.

CARBALLO:

               (¿Eso más?) (-Aparte-)

GARCÍA:

               A los dos nos dejad solos.

CARBALLO:

               (Mal se ponen estos bolos; (-Aparte-)
               Carballo, en peligro estás.)

GARCÍA:

               En viniendo quien os dije
               traedle también aquí.
Vanse los dos CRIADOS

CARBALLO:

               (Verdugo será, ¡ay de mí!) (-Aparte-)

GARCÍA:

               Sosiégate ¿qué te aflige?

CARBALLO:

               ¿Yo afligirme? Los culpados
               se aflijan.

GARCÍA:

               Temblando estás.

CARBALLO:

               Algunos gatos verás
               que maúllan encerrados.
               Tengo condición gatuna;
               abran, porque yo, señor,
               cerrado soy maullador
               y alíviame el ver la luna.


<<<
>>>

Pág. 055 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               Sosiégate.

CARBALLO:

               Ya sosiego.

GARCÍA:

               ¿Eres bien nacido?

CARBALLO:

               Sí;
               dicen que cuando nací
               mama y taita dije luego,
               y que a las voces primeras
               desocupé la posada
               de una madre agallegada
               anchísima de caderas.

GARCÍA:

               ¿Gallego eres?

CARBALLO:

               De a caballo;
               porque un rocín, aunque en pelo,
               me jubilaba del suelo.

GARCÍA:

               ¿Cómo te llamas?

CARBALLO:

               Carballo,
               porque no sé en qué fayancas
               mi madre, ausente el marido,
               jugando pidió el partido
               --Son las gallegas muy francas--
               y un lencero algo molesto
               que el matrimonio terció
               perdiendo se levantó
               y yo me quedé por resto.
               Volvió el propietario a casa,
               y como ausente de un año
               vio que el devantal de paño
               se ahovaba, dijo, "¿Esto pasa?
               Mujer, ¿cómo habéis podido,
               en doce meses de ausencia
               sufrir tanta corpulencia?
               "Porque hogaño no ha llovido,"
               respondió, y según lo prueba,
               el pronóstico del cura,
               no ha de parirse criatura
               hogaño mientras no llueva."
               Él, viendo que averiguallo
               era ofender a su honor,
               dijo, "Escarballo es peor."
               Por eso el hijo es Carballo.


<<<
>>>

Pág. 056 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               Si sois gallego no dudo
               publiquéis cualquier secreto
               en viéndoos en aprieto.

CARBALLO:

               Ninguno allá nace mudo.

GARCÍA:

               Pues escuchad advertido
               aquellos golpes que dan
               allí fuera.

CARBALLO:

               Oigo que están
               desahuciándome el oído.
               Sudando estoy por mil cabos.
               ¿Majan granzas ganapanes?
               ¿Por dicha en casa hay batanes?
               ¿Muelen maíz? ¿Plantan nabos?

GARCÍA:

               Más riguroso es su oficio;
               allí os tienen de enterrar,
               si rehusáis el confesar,
               hasta el día del juicio.


<<<
>>>

Pág. 057 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CARBALLO:

               No le ha de haber para mí.
               Pues diga ¿qué me faltara
               si yo juicio esperara?
               Moriré como nací;
               porque en lo que toca al seso
               tengo el celebro algo angosto.
               ¿Confesar? Sí; por agosto
               y cuaresma me confieso,
               que son cristianos respetos;
               y cuando no lo mandara
               la iglesia, me confesara
               sólo por decir secretos.
               Mas yo ¿por qué he de pagar,
               pecador de mí, señor,
               si mi sá doña Leonor
               tan bien supo aprovechar
               cosechas de su hermosura,
               que lo que en Dío tomó
               con renta en Goa pagó
               colmado en una criatura?
               Si yo no fui la comadre,
               si yo no hice el cohombro,
               ¿es bien que me le eche al hombro?
               ¿Que muera yo sin ser padre?
               ¿Que me azadonen en vida?
               ¿Que me maten sin testar?
               ¿Y que haya yo de pasar
               dolores de la parida?


<<<
>>>

Pág. 058 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               No digas más; basta, sobra;
               éntrate, villano, allí.

CARBALLO:

               ¡Plegue a Dios si te ofendí
               por palabra, ni por obra...!

GARCÍA:

               Entra, infame,

CARBALLO:

               Aunque me entierren,
               los santos están mirando
               mi testamento. "Item: mando
               que en Cacabelos me entierren,
               y no como a los caballos,
               sin clérigos y en corral,
               al cuero colateral,
               entierro de los Carballos."

Vase


<<<
>>>

Pág. 059 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               Sentenciad la información,
               honra, de vuestros agravios;
               si a hijos matan padres sabios,
               ponedla en ejecución.
               En grado de apelación.
               es superior tribunal
               la clemencia natural;
               declarad si la admitís.
               ¡Ay, honra! ¿Que no, decís?
               Pero sois de Portugal.
               Huésped que el honor profana
               de quien en su casa vive,
               que infama a los que recibe
               sin ley divina ni humana;
               hija noble que liviana
               hace su afrenta mortal,
               ¿no es bien que con muerte igual
               hallen el castigo en mí?
               ¿Qué decís, venganza? Sí;
               pero sois de Portugal.
               ¿Qué proponéis vos, Amor,
               porque lo segundo elija?
               ¿Que soy padre y que es mi hija
               única doña Leonor?
               ¿Que ha de acabarme el dolor
               de este irreparable mal?
               ¿Que no hay juez tan pedernal
               que a sí se mate? Está bien;
               no me espanto, que también
               sois amor de Portugal.


<<<
>>>

Pág. 060 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               Diga la prudencia ahora.
               Si doy muerte a quien me infama,
               ¿no queda viva la fama
               de afrentas publicadora?
               Si se casan, ¿no mejora
               mi discurso de consejo?
               Si está manchado el espejo,
               ¿no es más cordura limpiarle
               que perderle por quebrarle?
               Si a mi nieto infame dejo,
               ¿a mí mismo no me infamo?
               ¿Así no le legitimo?
               Triste en él, ¿no me lastimo
               si bastardo vil le llamo?
               Dudoso aborrezco y amo;
               perdono a un tiempo y castigo;
               soy padre y soy enemigo;
               soy el juez y soy el reo.
               Rehuso lo que deseo
               y huyo lo mismo que sigo.
               Venganza, sólo sois vos
               ley del mundo sin prudencia;
               ley de Dios sois vos, clemencia,
               y yo el juez entre las dos.
               Seguir al mundo y no a Dios
               es necia temeridad;
               rigor, filos embotad
               y adquirid con mi mudanza,
               no la honra en la venganza,
               sino la honra en la piedad.


<<<
>>>

Pág. 061 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Sale MANUEL de Sosa
y échase a sus pies
MANUEL:

               Señor, mi mudo silencio
               trae en mi temor escrito
               procesos en mi delito.
               Contra mí mismo sentencio.
               Como juez te reverencio
               y como padre los labios
               humildes, pero no sabios,
               te piden en culpa tanta.

GARCÍA:

               Levanta, Manuel, levanta,
               no despiertes mis agravios.
               Mejor sabes defender
               castillos que inclinaciones.
               Vences bárbaras naciones
               y no te sabes vencer.
               Triunfa de ti una mujer,
               ¿y haces de triunfos alarde?
               Ya llega el consejo tarde,
               tu misma culpa te afrente.
               Para los demás valiente,
               ¿para ti mismo cobarde?
               Espérame aquí encerrado,
               no salga la fama fuera;
               aquí mi deshonra muera,
               yo piadoso y tú casado.
               Diversamente hospedado
               serás de mi cortesía
               que yo de ti el triste día
               que me fue la suerte escasa:
               yo, sin honor en tu casa;
               tú, sucesor en la mía.

Vase


<<<
>>>

Pág. 062 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Cerca conclusión incierta
               del puerto le hallo más lejos,
               donde ni sondan consejos
               ni ve el discurso la puerta.
               No es en el golfo tan cierta
               la muerte como a la vista
               de tierra, si el cielo alista
               vientos que entre obscuridades
               a escollos llevan crueldades
               en nave que los embista.
               Muerte merecida aguardo
               si mi mal no determino,
               en mil se parte un camino
               y en cualquiera me acobardo.
               De dos a un hijo bastardo
               mi elección ha de ofender;
               de dos dejo una mujer
               deshonrada, y en las dos
               a un padre ofendo o a Dios.
               Elección: ¿qué hemos de hacer?
               Si elijo a doña María
               y a doña Leonor ofendo,
               el sepulcro están abriendo
               que encubra la ofensa mía;
               dicho me han que don García
               pretende--¡terrible aprieto!--
               que en mí, en Leonor y en su nieto
               un castigo corresponda,
               una tierra nos esconda
               y nos encubra un secreto.


<<<
>>>

Pág. 063 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Poco importara en mi vida
               satisfacer su rigor;
               pero en la de mi Leonor
               inocente y persuadida,
               a mis engaños rendida,
               en mis palabras fiada
               y en un hijo retratada,
               y que borre un daño igual
               la copia y original,
               no, Amor; no, Fortuna airada.
               Perdone mi hermosa ausente;
               hijo natural es Diego;
               no es bien que en la elección ciego
               bastardo a su hermano afrente;
               si su madre olvidos siente,
               sabia, peligros consulte,
               monasterios en que oculte
               la pena que la acongoja
               tiene Portugal; escoja
               uno que agravios sepulte.


<<<
>>>

Pág. 064 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Sale CARBALLO
CARBALLO:

               ¿Somos cristianos o moros?
               Cuerpo de Dios con la puerta.

MANUEL:

               ¿Qué es esto?

CARBALLO:

               La puerta abierta,
               yo en encierro, y no de toros.

MANUEL:

               ¿Carballo?

CARBALLO:

               ¿Qué carballeas
               cuando lo que no comí
               me cuentan?

MANUEL:

               ¿Qué haces aquí?

CARBALLO:

               Cera hilada; tú te empleas
               en gustos, y a mí, inocente,
               un azadón me da prisa,
               y sin responsos ni misa
               vivo habrá cuerpo presente.
               ¿Han de enterrarte a ti y todo?

MANUEL:

               ¡Pluguiera, Carballo, a Dios!

CARBALLO:

               Caminaremos los dos
               mejor; que ahora no hay lodo
               al otro mundo a la sombra,
               sin riesgo de calenturas,
               en hilando sepulturas
               --sólo el pensarlo me asombra--
               por ventas cuando las haya,
               en carnes y a la ligera,
               tú en tu muerte caballera
               y yo en mi muerte lacaya.
               Comiendo, en vez de perdices,
               sapos avaros y feos,
               culebras, y por fideos
               gusanicos y lombrices.
               Mas las puertas abren ya;
               trocara yo esta ocasión
               en moneda de vellón:
               nuestro verdugo será.


<<<
>>>

Pág. 065 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen el gobernador,
don GARCÍA de Sá y
doña LEONOR
GARCÍA:

               La vergüenza es provechosa
               antes de hacerse el pecado;
               tarde te has avergonzado.
               Llega, y da a Manuel de Sosa
               la mano.

LEONOR:

               De aquesa suerte
               moriré, aunque desdichada,
               contenta a un tiempo y honrada.

CARBALLO:

               ¿Bodas hay, y luego muerte?
               Pues cásenme a mí también,
               no me entierren virginal.

GARCÍA:

               Daros quiero bien por mal,
               aunque indignos de este bien.
               A don Juan de Mascareñas
               escogía mi elección.
               Ir contra la inclinación
               ocasiona no pequeñas
               dificultades después;
               que el matrimonio desdoran
               y necios los padres lloran
               llevados de su interés.
               Mi jurisdicción no llega
               al alma, que el señorío
               tiene en él libre albedrío.
               Mientras que don Juan navega
               honestad atrevimientos
               dándoos las manos los dos,
               y hallen los padres en vos,
               Leonor, sabios escarmientos.


<<<
>>>

Pág. 066 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               Hoy habéis de desposaros
               y hoy también salir de Goa;
               un galeón a Lisboa
               despacho donde embarcaros
               podréis. Lo más de mi hacienda
               va en él, cuya estimación
               llega a cerca de un millón;
               dote es vuestro, no me ofenda
               presencia que me ha quitado
               el honor así adquirido,
               hasta que encierre el olvido
               enojos que me habéis dado
               y llegue mi sucesor.
               Cumpla así este medio sabio,
               desterrándoos, con mi agravio;
               desposándoos, con mi amor.

CARBALLO:

               Eso si despido al cura
               y pago en seco la cera;
               señores; ¿habrá quién quiera
               comprarme la sepultura?

MANUEL:

               La justicia y la clemencia
               en ti eternizan memorias;
               perpetúe el tiempo historias;
               dé estatuas a tu prudencia,
               y tú a nosotros los pies.

GARCÍA:

               Más vale que os deis las manos.

MANUEL:

               ¡Jesús! Tropecé; inhumanos
               pronósticos; si al través
               dais con mi dicha, ¿qué intento?
               Desnudóseme la espada.


<<<
>>>

Pág. 067 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               ¡Manuel!, ¿qué es eso?

MANUEL:

               No es nada.
               Turbación de mi contento.
               ¡Ay cielos, dadme, Leonor,
               ese cristal!

LEONOR:

               Ya os rendí
               con ella el alma. ¡Ay de mí!
               ¿Qué es esto? Mirad señor,
               que os debéis de haber herido;
               la mano me ensangrentaste
               cuando a dármela llegaste.

MANUEL:

               ¡Ay, cielo, por mi ofendido!
               ¡Ay esposa despreciada!
               Ya empiezan presagios tristes
               a vengaros.

GARCÍA:

               ¿Os heristes?

MANUEL:

               Un dedo al volver la espada.

LEONOR:

               Ataos en él este lienzo.

MANUEL:

               Esto es señal, mi Leonor,
               que mezcla sangres amor,
               y en la que a daros comienzo
               veréis cuán unos los dos,
               al yugo de amor atados,
               la unidad de los casados
               logramos, que dijo Dios.

GARCÍA:

               No hay que mirar agüeros
               ni miedos supersticiosos;
               el cielo os haga dichosos;
               poco tiempo hay, disponeros
               para el viaje es razón;
               ved lo que hay que apercibir,
               que esta noche ha de salir
               de la barra el galeón.
               Venid, que no es bien me venza
               de llanto que afrentas da.


<<<
>>>

Pág. 068 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               ¡Ay Dios! ¿qué fin tendrá
               boda que en sangre comienza?

CARBALLO:

               ¿Vivo y sano y enterrar?
               ¡Oh trágicos azadones!

MANUEL:

               María mis maldiciones
               ya me empiezan a alcanzar.
Vanse.
Salen doña MARÍA, de mujer,
don JUAN y DIAGUITO

JUAN:

               Aguardaréle en Tanor,
               aunque dilate esperanzas
               que martirizan tardanzas.
               Ha de ser doña Leonor
               mi esposa, y es cada día
               siglo eterno mi deseo.
               Manuel de Sosa hizo empleo,
               hermosa doña María,
               digno en vos de su nobleza.
               Encubrióme vuestro ser,
               mas no se puede esconder
               disfrazada la belleza.
               Más decente es ese traje,
               hálleos en él quien os ama;
               respétoos como a su dama,
               si primero cono a paje
               de mi Leonor os tenía
               voluntad.


<<<
>>>

Pág. 069 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Ya me prometo
               dichas de feliz efeto
               en la noble compañía
               de amigo tan generoso.
               Quiéreos mucho Manuel.

JUAN:

               Paga mi fe; pero de él
               vengo no poco quejoso,
               pues no se fió de mí
               ni quien érades me dijo.
               Tal esposa y con tal hijo;
               yo tan su amigo, ¿y así
               encubrirme sus amores?

MARÍA:

               La brevedad del viaje;
               el andar yo en ese traje
               y el riesgo de sus temores
               disculpa le pueden dar.

JUAN:

               ¿Qué riesgo pudo temer
               esposo de tal mujer
               en Goa para ocultar
               seguridades de amor;
               y encubriéndolas así
               querer que esperéis aquí?

MARÍA:

               Hay quien le fía el honor
               en Goa, en fe de promesas
               imposibles de cumplir,
               que rotas han de surtir
               en venganzas portuguesas.
               Tiene padre poderoso;
               y en belleza, sangre y fama
               es igual a vuestra dama.
               Ved, con esto, si es forzoso
               excusar tan ciertos daños.


<<<
>>>

Pág. 070 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


DIAGUITO:

               ¿Dama y padre y que a Leonor
               se iguala y fía su honor?
               No hay voluntad sin engaños.
               Logre la vuestra y con bien
               le traiga a Tanor el cielo.

JUAN:

               Señor Diaguito, recelo
               que, según os halláis bien,
               con vuestra ya conocida
               madre, os habéis de olvidar
               de vuestro padre y dejar
               de llorar por él.

MARÍA:

               Mi vida,
               ¿á quién queréis de los dos
               más?

DIAGUITO:

               Bueno es todo. A mi padre
               como a cabeza; a mi madre
               como alma suya.

MARÍA:

               Y que en vos
               logra toda su ventura.
               Mucho os quiere Safidín.

JUAN:

               La reina, su esposa, en fin,
               es vuestra dama.

DIAGUITO:

               Es figura.

MARÍA:

               ¿No os regala?

DIAGUITO:

               Sí; mas besa
               demasiado señora,
               y tiene el olor de mora.
               ¡Si ella fuese portuguesa,
               aún, vaya!


<<<
>>>

Pág. 071 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               ¿Vaya? Temprano;
               de tal árbol fruto tal;
               no os negará Portugal
               por lo tierno y cortesano.
Ruido de tiros
               ¡Salva en la playa! ¿Qué es esto?
Sale CARBALLO

MARÍA:

               ¿Naves nuevas?

CARBALLO:

               Linda tierra;
               valle fértil, fresca sierra.

JUAN:

               ¿Carballo?

CARBALLO:

               ¿Señor?

JUAN:

               ¿Tan presto
               vos aquí?

CARBALLO:

               Y con mi señor.

MARÍA:

               ¿Qué dices?

CARBALLO:

               La verdad pura:
               altarimar cingladura,
               tomando puerto en Tanor,
               viento en popa y mar bonanza
               sesenta embocamos leguas.

MARÍA:

               Pesares, ya os daré treguas.
               Amor, ya os daré esperanza.


<<<
>>>

Pág. 072 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CARBALLO:

               ¿Qué renunciación es ésa
               de traje, señora mía?
               ¿De Acuña en doña María?
               ¿De soldado en portuguesa?

MARÍA:

               Volver a mi natural,
               pues en mis dichas he vuelto.

CARBALLO:

               Mi señor viene resuelto
               de vivir en Portugal.
               Capitán de un galeón
               el gobernador le ha hecho;
               que no le ha visto, sospecho,
               tan grande nuestra nación.
               Desembarcará mañana
               con un presente que envía
               a Safidín don García
               y a la reina, si es cristiana;
               que hoy ya es tarde, y así salgo
               a daros cuenta a los dos
               de esta venida, y a vos,
               señora, a deciros algo
               que os regocije al oído.

MARÍA:

               Señal que albricias esperas.


<<<
>>>

Pág. 073 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Al oído
CARBALLO:

               ¿Viste todas las quimeras
               que los dos habéis temido
               en Goa, la muerte al ojo
               al creer que don García
               el nieto parto sabía
               y que fulminara enojo?
               Pues, no sólo no lo sabe,
               pero juzgando a favor
               que el capitán, mi señor,
               lleve a Portugal su nave,
               el cargo le ha dado de ella,
               y está esperando a don Juan
               para que esposo y galán
               de la Leonor, doncella
               al uso, alegre su padre,
               y aunque parió de esta traza
               correrá como otras plaza
               la tal, de virgen y madre.

MARÍA:

               Todo lo dispone el cielo,
               a mis suspiros clemente.
               Mas doña Leonor, ¿qué siente
               de eso?

CARBALLO:

               Darála consuelo
               el ver que secreto queda
               su atrevimiento amoroso,
               y que remudando esposo
               sirve a su padre y le hereda.


<<<
>>>

Pág. 074 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Buenas nuevas te dé Dios;
               toma esta cadena.

CARBALLO:

               Buenas
               son nuevas que dan cadenas.
A todos
               Mientras que no os veis los dos,
               que será en amaneciendo,
               llevémosle allá a Diaguito
               en vez de papel escrito,
               pues en él está leyendo
               el amor que le tenéis.

MARÍA:

               Mañana ¿no le verá?

CARBALLO:

               Triste con su ausencia está.
               Si este regalo le hacéis
               daréisle la mejor cena
               que se puede imaginar.

DIAGUITO:

               Madre, llévenme a embarcar
               con mi padre.

MARÍA:

               En hora buena.

JUAN:

               Yo le voy a prevenir
               refrescos, e iré con él
               a cenar.

CARBALLO:

               Amigo fiel,
               en fin.

JUAN:

               Débole servir.

MARÍA:

               Diego: ¿en efecto, queréis
               dejarme por vuestro padre?

DIAGUITO:

               Mañana vendremos, madre,
               a verla los dos.


<<<
>>>

Pág. 075 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¿No veis
               cuán mal dormiré sin vos?

DIAGUITO:

               Madre, a fe que llore.

MARÍA:

               Andad,
               y estos abrazos le dad
               de mi parte.

CARBALLO:

               Adiós.

DIAGUITO:

               Adiós.
Vanse don JUAN, CARBALLO y DIAGUITO

MARÍA:

               Ésta es la primer ventura,
               cielos, que mi amor os debe.
               Ya que es sola, no sea breve,
               pues no lo es la que no dura.
               ¡Oh mar, tu golfo asegura,
               siquiera en fe de mostrar
               cuánto va de amor a mar,
               color de cielos y celos;
               deja éstos, sé de los cielos
               retrato en no te mudar!
Salen don JUAN y CRIADOS

JUAN:

               Una falúa prevén
               que me lleve al galeón,
               y en ella el refresco pon
               que te apercibo.


<<<
>>>

Pág. 076 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CRIADO 1:

               Está bien.

JUAN:

               Cúbrela de banderolas
               que el aire alegren inquietas;
               chirimías y trompetas
               hagan aplauso a sus olas.
               ¿Queréis que vamos los dos
               a verle esta noche?

MARÍA:

               Sí.

CRIADO 2:

               Esta carta es para ti,
               y ésta también para vos.
               Al embarcarse, el criado
               que ahora en tierra saltó
               que os las diese me rogó.

JUAN:

               ¿Cartas? ¿Cúyas?

MARÍA:

               ¡Ay cuidado!
               Ésta es de Manuel de Sosa.

JUAN:

               Su letra es ésta y su firma.

MARÍA:

               Nuevos recelos confirma
               mi desdicha rigurosa.
               Quien a la lengua del agua,
               pudiéndome ver, me escribe,
               nuevas penas apercibe,
               nuevas desventuras fragua.

JUAN:

               Aguardar quien las traía
               a embarcarse para darlas,
               y en tierra disimularlas
               viniendo a vernos, no fía
               mucho su dueño de mí.

MARÍA:

               Toda soy desasosiego.
               ¿Cartas y llevarme a Diego?
               Leed, don Juan, ¡ay de mi!


<<<
>>>

Pág. 077 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Lee
JUAN:

               "En Dio logró el secreto,
               don Juan, una coyuntura
               que dió en Goa a la hermosura
               fruto, de su causa efeto;
               don García tiene un nieto
               con que remoza sus años,
               esposa yo, amor engaños,
               Leonor gusto, vos prudencia;
               cura el tiempo, olvido ausencia,
               y acuerdo los desengaños."
 
               ¡Oh aleve! ¡Oh Leonor ingrata!
               ¡Oh falso gobernador!
               ¡Oh celos, que es lo peor,
               pues vuestro infierno me mata!
               No quede nave en el puerto
               que amarras no haga pedazos,
               remos que a fuerza de brazos
               no sigan a quien me ha muerto.
               Velas que lleven venganza,
               pues mas que los vientos corren;
               balas, que esperanza borren
               de quien me quita esperanza.
               Quejas que cielos obliguen,
               flechas que tiranos pasen,
               y celos que los abrasen,
               penas que ingratos castiguen.

Vase


<<<
>>>

Pág. 078 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Mudos son mis sentimientos;
               que las ansias que aliviarse
               pueden, cielos, con quejarse
               no son ansias, no tormentos.
               Quítenme los instrumentos
               con que el dolor se mitiga;
               no suspire, no prosiga
               lágrimas que salgan fuera,
               quien porque en sí misma muera,
               en sí misma se castiga.
               Alma que su pena apoca
               en el cuerpo que la hospeda,
               sin darse muerte se queda
               o viviendo no está loca.
               Ciérrela el pesar la boca;
               halle la salida escasa,
               en los ojos ponga tasa
               la pena, el llanto ya tarde,
               y abrásese por cobarde
               quien no osa salir de casa.
               Veneno es este papel
               como el traidor que le escribe.
               Quien con tantas penas vive
               podrá ser vivo con él,
               a su fe y palabra infiel
               e ingrato a Dios. ¿Qué esperáis,
               alma, que no le miráis?
               Si os es el vivir molesto,
               vedle, mas con presupuesto
               que muerte me deis y os vais.


<<<
>>>

Pág. 079 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

Lee
               "Aprietos de don García,
               inocencias de Leonor
               y un sepulcro que el rigor
               para tres cuerpos abría,
               prenda mía, ya no mía,
               a mi pesar injuriada,
               mi fe castigan quebrada,
               mas para cortas venturas
               fundó el cielo en las clausuras
               presidios de gente honrada."
 
               No lo serán para mí
               pues que sin honra me dejas,
               ni el cielo, a mis llantos sordo,
               pondrá en olvido su ofensa.
               Ya está la adúltera nave,
               menospreciando firmezas,
               favoreciendo mudanzas
               que imita al traidor que lleva,
               sin recelo que les calme
               el viento, hinchadas las velas
               las ayudan mis suspiros,
               que dan por la popa en ellas;
               para atormentarme más,
               las voces infames llegan
               de los ministros villanos
               a mis confusas orejas.


<<<
>>>

Pág. 080 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Dentro
VOZ:

               ¡Iza, que el viento se alarga!
Dentro DIAGUITO

DIAGUITO:

               ¡Madre, señora! Sin ella,
               ¿dónde me lleva mi padre?

MARÍA:

               ¡Ay, cielo! ¡Ay, ansias! ¡Ay, penasl
               ¡Dejadme arrojar al agua,
               mi bien, mis ojos1 ¿Qué intentan
               los que sin vos lastimosa
               mis desdichas acrecientan?
               ¿Que el rigor no me permita
               este consuelo siquiera?
               Diego mío, espejo hermoso,
               ¿que aun no gusta que me vea
               en vos vuestro padre ingrato?
               Mas si en vos se representa,
               en vos veré ingratitudes,
               amores, querida prenda.

DIAGUITO:

               Madrecita de mis ojos
               yo me echara al mar tras ella
               si estos hombres me dejaran.


<<<
>>>

Pág. 081 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Cielos santosl ¿No hay tormentas,
               no hay calmas, no hay huracanes,
               que ingratos al puerto vuelvan?
               ¿Todo ha de ser mar bonanza?
               ¿Todo viento en popa? Vengan
               borrascas que el leño embistan,
               piratas que le acometan,
               rayos que le despedacen,
               rémoras que le detengan,
               ballenas que le trastornen,
               bajíos que le hagan piezas.
               ¡Diego mío!
Muy lejos

DIAGUITO:

               Adiós, adiós.


<<<
>>>

Pág. 082 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Plegue al cielo que no tengas,
               cruel, próspero viaje!
               El mar, enriscando sierras,
               tus pilotos desatine;
               desmenuce tus entenas,
               tus velas al agua arroje,
               tus jarcias todas revuelva,
               no te quede mástil sano,
               no te deje tabla entera;
               diluvios sobre ti caigan
               porque zozobres en ellos;
               en su piélago agonices,
               y si llegares a tierra,
               estériles playas llore;
               encuentres Libias desiertas,
               caribes tu esposa agravien,
               indios roben tus riquezas,
               la sed mate a tus amigos,
               de hambre tus ministros mueran.
               Las prendas que más estimes,
               ésas en pedazos veas
               pasto de hambrientos leones,
               de tigres mortales presas.
               No sepan de ti las gentes,
               ni otra sepultura tengas
               que las silvestres entrañas
               de las más bárbaras fieras.
               Mas, ¡ay, cruel!, tus maldiciones mesmas
               éstas, no te alcancen, que me llevas
               la prenda más querida;
               por ella ampare Dios tu ingrata vida.
 
FIN DEL SEGUNDO ACTO


<<<
>>>

Escena III
Pág. 083 de 125
La dama del olivar Acto III Tirso de Molina


Salen doña MARÍA,
don GARCÍA y don JUAN
GARCÍA:

               No aumentan, doña María,
               mis ansias vuestros enojos,
               que en vos salen por los ojos
               parando en el alma mía.
               No sabía
               que desposados los dos
               --¡ay, honra! ¡ay, Dios!--
               cuando su fama ofendiera,
               se atreviera
               al cielo, a mi honor y a vos.
               ¿Qué importa que para el mundo
               sea legítima esposa,
               Leonor, de Manuel de Sosa?
               Preso en tálamo segundo
               en Dios fundo
               el derecho verdadero,
               y así infiero
               que es adúltero Manuel
               para con él,
               casado con vos primero.


<<<
>>>

Pág. 084 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               De un golpe sólo ha quitado
               seis honras, siete ofendido,
               a Dios el yugo rompido
               que al hombre una esposa ha dado;
               a mí engañado,
               ignorante de este error,
               y a Leonor,
               que ser única creía,
               y en un día
               pierde esposo, ser y honor.
               A vos, pues, os menosprecia,
               dejándoos con tal crueldad;
               a don Juan, cuya amistad
               rompe, que un bárbaro precia.
               Leonor, necia,
               llorará bastardo un hijo;
               que colijo
               de quien hidalgo se llama,
               y a su fama
               ofende... ¿ni qué me aflijo?
               Si yo el consejo siguiera
               de mi venganza, ocultara
               mi agravio y los enterrara
               juntos, puesto que muriera.
               ¿Y á qué espera
               padre que en su honor estriba,
               si se priva
               de restaurar desaciertos?


<<<
>>>

Pág. 085 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               A estar muertos
               no llorara infamia viva.
               Era la honra mi espejo;
               sienta el alma su destrozo;
               su aumento procuré mozo,
               su pérdida lloro viejo.
               Vil consejo
               de piedad. Esto merece
               el que obedece
               a su amor, porque enterrado
               el pecado
               ni deshonra ni padece.
               ¡Qué bien guardará secretos
               un sepulcro vengativo!
               Ya mi agravio sucesivo
               pasará de hijos a nietos;
               ya respetos
               de honor el remedio es tardo,
               ya no aguardo
               sino descendencia infame
               cuando llame
               mi nieto el mundo un bastardo.


<<<
>>>

Pág. 086 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Los sentimientos son vanos,
               perdóneme vueseñoría,
               cuando la venganza envía
               sangre animosa a las manos.
               Mientras vive el ofensor
               no desmaye el ofendido;
               doña Leonor no ha perdido
               un ápice de su honor.
               Si la deslealtad supiera
               del capitán, cosa es clara
               que la mano le negara,
               que la suya no admitiera.
               No le juzgaba casado;
               su engaño creyó apacible,
               y la ignorancia invencible
               excusa todo pecado.
               Faltando el consentimiento
               no hay culpa en la voluntad;
               no consintió su beldad
               sin conyugal sacramento
               que amor le aposesionase;
               y así no me espanto yo
               que quien a ti engañó
               a una mujer engañase.
               Es crédula la belleza;
               ¿qué mucho que en tal porfía
               se fiase de quien fía
               el rey una fortaleza?
               Manuel de Sosa, ése sí,
               que su lealtad atropella
               contra el cielo y Leonor bella,
               contra tu honra y contra mí.


<<<
>>>

Pág. 087 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Pero por eso el honor
               halló amparo en la venganza,
               menoscabo en la tardanza
               y padrino en el valor.
               Yo iré tras él, pues me toca
               tanta parte de este mal,
               no sólo hasta Portugal,
               cuando falte alguna roca
               que alevosos despedace,
               por todo cuanto al sol mira
               desde el sepulcro en que expira
               hasta la cuna en que nace.
               Yo le traeré a tu presencia,
               porque en ella amigo falso,
               el teatro de un cadahalso
               represente la sentencia
               capital, que ya le intimo;
               y satisfecho tu honor
               la mano a doña Leonor
               daré, que no desestimo
               yo inocencias engañadas
               de amorosas persuasiones.
               Tú que en las ocupaciones
               de aqueste gobierno atadas
               tienes las manos y pies
               estorbando el ausentarte,
               permite, señor, vengarte
               la ira de un portugués
               que tu honor va a restaurar,
               y, aunque aborrecido, adora.
               Tiende velas, desancora,
               alza amarras, vira al mar.

Vase


<<<
>>>

Pág. 088 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               ¡Plegue a Dios que los alcances
               y que venciendo imposibles,
               surques golfos apacibles
               victorioso de sus trances!
               ¡Plegue a Dios que a mi presencia
               don Juan generoso, tornes
               con ellos, para que adornes
               armas que a tu descendencia
               dejes, y escriban historias
               la fama de tu valor;
               que el restaurar un honor
               más vale que mil victorias!
Vase

MARÍA:

               ¡Plegue a Dios que favorables
               vientos, don Juan noble, lleves,
               porque faciliten leves
               sus piélagos formidables!
               ¡Plegue a Dios que halles concordes
               olas de la mar sagrada,
               y que a la primer jornada
               la nave adúltera abordes!
               Mas si un ingrato ha de ser
               de tu venganza despojos
               nunca--¡plegue a Dios!--tus ojos
               sus gavias merezcan ver.
               Diversa derrota sigas
               vientos tengas por la proa,
               nunca llegues a Lisboa,
               nunca tu intento consigas.
               Dificultades inmensas
               se opongan a tu furor,
               porque más puede un amor
               si es firme, que mil ofensas.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 089 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Aparécese una nave en lo alto,
y en ella doña LEONOR,
MANUEL de Sosa, CARBALLO y otros;
zunchazos
LEONOR:

               ¡Favor, cielos piadosos!
               ¡Ay, mi Manuel, que vientos tan furiosos!

MANUEL:

               Calmó, Leonor, el Leste,
               persíguenos Sudueste con Nordeste;
               el mar al cielo llega.

CARBALLO:

               Maldiga Dios el alma que navega.

LEONOR:

               ¡Favor, cielo divino!

CARBALLO:

               ¡Agua de Satanás, tórnate vino!
               Servirá de sufragio
               en lugar de tormenta tu naufragio.

MANUEL:

               Por junio en estos mares
               estos dos vientos siempre dan pesares.

CARBALLO:

               No vaya yo al infierno
               por agua, ni en paraje donde invierno
               es por junio y por mayo.
               Muerte aguada, ¿qué quieres de un lacayo,
               que en puras ocasiones
               trocaba tus espumas en jamones?

MANUEL:

               Distamos, Leonor mía,
               de la línea abrasada al medio día
               cerca de treinta grados;
               por invierno y con vientos encontrados
               irémonos a pique;
               volvamos a Sofala o Mozambique
               e invernemos en ella.


<<<
>>>

Pág. 090 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


TODOS:

               Vira la proa.

CARBALLO:

               ¿Qué maldita estrella
               me sacó de Galicia?

TODOS:

               ¡Jesús sea con nosotros!

CARBALLO:

               Por justicia
               entre rayos airados,
               ya cocidos nos llevan, y ya asados,
               si peñascos, jigote
               no hicieren de nosotros o almodrote.
               Gallego Ribadavia,
               ¿dónde estás?

TODOS:

               ¡Jesús!

MANUEL:

               Arbol y gavia
               arrancó el mortal viento,
               aligera el navío.

CARBALLO:

               ¿Ha tal tormento?

MANUEL:

               Echa al agua esas cajas
               de drogas y pimienta.

CARBALLO:

               Con ventajas
               juega el mar si está airado,
               ¿que hará después, señor, salpimentado?
               Otras cosas le aplica
               que la pimienta abrasa, enoja y pica.
               Échale dos poetas
               de estos que silba el vulgo y son maletas
               de Apolo; de estos bromas
               que hacen andar los versos por maromas.
               Échale treinta suegras
               y en ellas cebarán sus olas negras.
               Échale diez madrastras,
               verás, si por sus sales las arrastras,
               cuán presto se sosiega.


<<<
>>>

Pág. 091 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARINERO 1:

               El agua hasta las obras muertas llega
               sin que a fuerza de brazos
               sangrarla puedan bombas ni zunchazos.
               La tierra está cercana,
               varar en ella importa, aunque inhumana.

MANUEL:

               El cabo es formidable,
               que de Buena Esperanza hizo agradable
               el nombre lisonjero,
               si cabo Tormentoso fue primero;
               mortal su llano y sierra.

TODOS:

               ¡Que nos vamos a pique!

MANUEL:

               Vara en tierra;
               echa el batel. Señora,
               la vida importa, no la hacienda ahora.
               Venid.
Vanse

CARBALLO:

               ¿Luego me dejas
               a que me torne congrio? Oigan mis quejas;
               sordos son, mas no mudos;
               romadizado el cielo da estornudos;
               no hay hijo para padre,
               flemas vomita el mar sin mal de madre.
               Cada cual tabla escoge
               en que la vida como resto arroje;
               buscad una, Carballo,
               si sabéis por la mar ir a caballo;
               harta tu sed ahora
               con un millón que tu profundo dora,
               sórbelo, mar traviesa,
               que en esto eres de casta ginovesa.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 092 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen DIAGUITO, doña LEONOR, con un
niño en los brazos y MANUEL DE SOSA
MANUEL:

               Pues quedamos con las vidas
               démosle gracias a Dios;
               ¡Señor, perdonadme vos
               tantas culpas cometidas!
               Basten ya tantos trabajos;
               halle amparo en vos mi fe;
               perdí mi hacienda y hallé
               los venturosos atajos,
               para vos, de la pobreza.
               Si la limosna os obliga,
               permitid, Señor, que diga,
               no soberbio, que es bajeza,
               sino alegando servicios
               para que os doláis de mí,
               que a necesitado di
               remedio; que beneficios
               atajaron desconciertos
               de pobres que sustenté,
               las huérfanas que casé,
               sacrificios que hice a muertos,
               religiosos amparados,
               hospitales socorridos
               y cautivos redimidos;
               cuarenta y seis mil cruzados
               en vuestros libros de caja
               hallaréis, piadoso Dios,
               en partidas, donde vos,
               si premios de tal ventaja
               ofrecéis, piadoso y largo,
               a quien el sediento envía
               sólo un vaso de agua fría,
               podréis librar mi descargo
               y asentar mi finiquito.
               Si por pagado no os dais;
               si airado, Señor estáis,
               yo solo que hice el delito
               el castigo experimente
               que mi soberbia enfrenó;
               yo pequé, páguelo yo;
               no, mi Dios, tanto inocente.


<<<
>>>

Pág. 093 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Ea, mi bien, tu valor
               prueba la suerte importuna.
               No venciendo a la Fortuna
               no te llames vencedor.
               Sorbió nuestra hacienda el mar,
               ¿qué importa, si vida tienes?
               No hay que hacer caso de bienes
               que son bienes al quitar.
               Cleantes los arrojó
               voluntario y no forzado.
               Lo que hizo un gentil de grado,
               ¿por qué he de sentirlo yo?
               Si, como dices, me quieres,
               tu caudal logras en mí.

MANUEL:

               ¿Tú me consuelas así,
               mi bien, sol de las mujeres?
               ¿Tú, que frágil necesitas
               el consuelo? No te nombres
               mujer, pues vences los hombres
               y tu valor acreditas.
               En los trabajos diamante,
               ni temerosa, ni opresa,
               eres en fin portuguesa,
               no hay peligro que te espante.
               Diego, ¿cómo venís vos?


<<<
>>>

Pág. 094 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


DIAGUITO:

               Mojadillo, pero sano.
               Señora, déle a mi hermano
               de mamar.

LEONOR:

               Entre los dos,
               Diego, mi amor repartido
               un mismo lugar tenéis;
               vos, porque lo merecéis,
               y él porque yo lo he parido.
Salen cuatro MARINEROS

MARINERO 1:

               Del mal el menos.

MANUEL:

               ¡Hermanos!

MARINERO 2:

               Ciento diez hombres se quedan
               por la costa donde puedan
               servir a los inhumanos
               monstruos del mar de sustento;
               los cuarenta de ellos son
               portugueses.

LEONOR:

               ¡Compasión
               extraña!

MARINERO 2:

               Pero el aliento
               de ver la muerte a los ojos
               a quinientos animó.

MARINERO 3:

               De la nave se sacó
               alguna ropa y despojos,
               cien mosquetes, cien espadas
               y cosa de treinta picas.


<<<
>>>

Pág. 095 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Éstas son presas más ricas
               que las joyas más preciadas.

MARINERO 3:

               Pero está la munición
               hecha un agua.

LEONOR:

               Enjugaráse
               cuando esta tormenta pase.

MARINERO 3:

               Lo demás y el galeón
               sorbióselo el mar ingrato.

LEONOR:

               Jugó Fortuna, ganónos;
               alzóse, en fin, y dejónos
               eso poco de barato;
               agradezcámoselo,
               que en el juego es ordinario
               perder, y el tiempo es voltario,
               volverá lo que llevó.

MARINERO 4:

               ¿Hay tal ánimo?

LEONOR:

               ¿Qué tierra
               es ésta?

MARINERO 1:

               Si hemos de dar
               fe a cartas de marear,
               de cafres es esta tierra;
               los bárbaros más crueles
               de la Etiopía africana.

LEONOR:

               Todo el esfuerzo lo allana;
               armas hay que abrasan pieles.

MANUEL:

               ¿Cuánto habrá de aquí a Zafala?

MARINERO 1:

               Si hubiera en qué navegar
               doscientas leguas por mar;
               pero por costa tan mala
               su camino pone espanto.


<<<
>>>

Pág. 096 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Todo ha de vencerlo el brío

MARINERO 1:

               Cien leguas de aquí está el río...

MANUEL:

               Bien.

MARINERO 1:

               ...del Espíritu Santo;
               y será posible hallar
               portugueses que por él
               con esta gente cruel
               marfil suelen rescatar
               por herramienta y espejos.

MANUEL:

               Pues, amigos, imposibles
               vencen pechos invencibles;
               no está el socorro tan lejos
               que en ese río esperamos
               que buscarle no podemos.
               Portugués valor tenemos,
               quinientos hombres quedamos.

MARINERO 2:

               Sí, mas ¿qué hemos de comer?

LEONOR:

               Árboles hay por los riscos,
               y por la costa mariscos;
               hombres sois, mas yo mujer
               que he de llevar la vanguarda;
               Manuel, dadme ese bastón.

MARINERO 1:

               Si nos pone corazón
               tan hermoso ángel de guarda,
               ¿quién ha de haber que peligre?

MANUEL:

               Pues alto; a marchar, soldados.


<<<
>>>

Pág. 097 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARINERO 2:

               Vamos todos apiñados;
               que hay tanto león y tigre,
               que en desmandándose alguno
               bien pueden doblar por él.

LEONOR:

               ¡Ánimo, pues, mi Manuel!
               No se descuide ninguno.

MANUEL:

               Dejad, mi bien, que primero,
               de las tablas que ha arrojado
               el mar, con todos airado,
               os hagan, aunque grosero,
               algún sillón en que os lleven.

LEONOR:

               Correréme si eso mandas;
               a imágenes lleven andas,
               damas sus regalos prueben,
               que yo he de ir a pie y delante.

MANUEL:

               Dame esos brazos, valor
               de Portugal.

LEONOR:

               Soy Leonor
               León al nombre semejante.

MANUEL:

               Traigan los negros de carga
               lo que nos perdonó el mar.

LEONOR:

               Señores, alto, a marchar,
               porque es la jornada larga.
               Cuando falte de comer
               cuentos y donaires tengo;
               veréis cómo os entretengo
               el hambre.

MARINERO 2:

               ¡No hay tal mujer!
               Por animarnos se ríe.

MARINERO 1:

               Siempre hemos de ir playa a playa.

MANUEL:

               Dios en nuestro amparo vaya;
               el ángel santo nos guíe.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 098 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen BUNGA y QUINGO, negros
BUNGA:

               ¿Fuéronse los blancos?

QUINGO:

               Sí.

BUNGA:

               Míralo bien.

QUINGO:

               Ya se han ido;
               desde aquel bosque escondido,
               hecho un escuadrón los vi,
               que marchaban ordenados
               por la costa.

BUNGA:

               Fuego en ellos;
               que tanto miedo he de vellos
               con rayos desatinados,
               que ardiendo echan los bodoques
               y alcanzan de a legua y más.

QUINGO:

               De ellos se quedan atrás
               tal vez, Bunga, en que provoques
               el apetito.

BUNGA:

               Bien sabe
               la carne blanca, es muy tierna;
               antaño comí una pierna
               porque se perdió una nave
               cerca de aquí, y de la gente
               que casi ahogada salió,
               medio blanco me tocó.

QUINGO:

               Viene mucha del poniente
               por el marfil que rescatan
               aquí cerca, hacia aquel río
               del rey de Bongo.


<<<
>>>

Pág. 099 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Sale CARBALLO
CARBALLO:

               ¡Dios mío,
               favor!

BUNGA:

               ¡Ay!

CARBALLO:

               Que me maltratan
               aguas que nunca probé.

QUINGO:

               ¿Qué es eso?

BUNGA:

               Un blanco arrojó
               el mar.

QUINGO:

               ¿Tiene rayo?

BUNGA:

               No.

QUINGO:

               Pues si no, le pasaré
               con esta vara tostada,
               y tendremos que cenar.

BUNGA:

               ¡Oh, qué hartazgo me he de dar!

CARBALLO:

               ¡Ay, tras cada bocanada
               echo las tripas!

QUINGO:

               ¿Le paso?

BUNGA:

               Bien pasado el pobre está.
               Cojámosle vivo.

CARBALLO:

               Ya
               no hay, Carballo, que hacer caso
               de vos, ya estáis enjuagado;
               estómago que ha sufrido
               tanta agua, de él me despido;
               no quiero vivir aguado.

BUNGA:

               Agárrate, pues te alegras
               con tales presas.


<<<
>>>

Pág. 100 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


QUINGO:

               Aquí.
Cógenle

CARBALLO:

               ¡Jesús, que vienen por mí
               dos pájaros de uñas negras!
               ¡Cata la cruz!

BUNGA:

               Tenle bien.

CARBALLO:

               ¡San Blas, San Arquitriclino,
               que volviste el agua en vino;
               San Pero González!

QUINGO:

               Ten.

BUNGA:

               ¡Ay, cielos, qué linda cara
               tiene el blanco!

CARBALLO:

               ¡San Domingo,
               San Miércoles!

BUNGA:

               Oye, Quingo,
               flaco está, si él engordara
               sabroso bocado fuera.

QUINGO:

               ¿Pues hay más que le cebemos
               dos meses?

BUNGA:

               Así lo haremos;
               agasájale, no muera
               de temor, porque seguro
               que no le hemos de matar
               más fácil podrá engordar.

QUINGO:

               Bien has dicho.

BUNGA:

               ¡Guro, guro!

QUINGO:

               Cugazú, morcí, morcí.

CARBALLO:

               No os entiendo, no os entiendo;
               ¿qué diablos me estáis diciendo?


<<<
>>>

Pág. 101 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


BUNGA:

               Jigo...

CARBALLO:

               ¿Jigote de mí?
               ¡Ay, cielos, guisarme quieren!

QUINGO:

               Morcí..............[ -én]
               .....

CARBALLO:

               Y morcillas también
               si en vino no me cocieren.

BUNGA:

               Asarú, jigo, quizú.

CARBALLO:

               ¿Asado y jigote yo?
               ¡mal haya quien me parió!

QUINGO:

               Pastilay, Bunga mi zú.

CARBALLO:

               ¿Que hay pastel en mí y buñuelos,
               dicen?

BUNGA:

               No quiere entender.
               Dile que yo soy mujer,
               que pierda el temor. ¡Ay, cielos!
               que en él me estoy abrasando.
               Dile que no morirá.

QUINGO:

               Pastilay.

CARBALLO:

               Pastel habrá
               y empanadas.

BUNGA:

               ¡Qué temblando!

QUINGO:

               Albongonzú.

CARBALLO:

               Albondiguillas
               me quieren hacer también.

BUNGA:

               Pastilay.

CARBALLO:

               ¡No huelo bien,
               pues dice ésta que hay pastillas!


<<<
>>>

Pág. 102 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


BUNGA:

               Quingo, en mi tambo estará
               mejor si hemos de cebarle,
               que yo sabré regalarle
               y así se asegurará.
               ¿No te parece?

QUINGO:

               Pues yo
               tengo más gusto que el tuyo.

BUNGA:

               ¡Ay, amor, si éste es mi cuyo
               en buen punto acá salió.
               Bunga, yo, carní verí.

CARBALLO:

               Ya me hacen carnero verde.

BUNGA:

               Parece que el temor pierde.

CARBALLO:

               Regalos me hace, ¡ay de mí!
               Contemporizar, Carballo,
               por no morir.

BUNGA:

               Bongo, bongo.

CARBALLO:

               Será fin de Monicongo,
               no te entiendo.

BUNGA:

               Bongo.

CARBALLO:

               Andallo.
Abrázale
               Abrazóme.

BUNGA:

               Si con él
               me caso, no hay más placeres.
               Bongo.

CARBALLO:

               ¿Qué diablos me quieres,
               tarima de San Miguel?

BUNGA:

               Yo le hartaré de marfil.
               Cocí, cocí.

CARBALLO:

               Ya entender.
               Dice que me han de cocer,
               ya yo llevo perejil.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 103 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen doña LEONOR,
MANUEL, DIAGUITO y
los cuatro MARINEROS
MANUEL:

               El deseado río descubierto,
               no hallamos, Leonor mía, embarcaciones;
               el hambre cuatrocientos nos ha muerto,
               pasto fatal de tigres y leones;
               infructífero y sólo este desierto,
               salada el agua y tantas maldiciones
               como me alcanzan, niegan la salida
               la muerte al alma y al dolor la vida.
               Un vaso de agua cuesta cien escudos;
               premio mortal de aquél que va por ella;
               pues apenas se parte, que desnudos
               de ropas y crueldad le dan por ella
               muerte los cafres bárbaros y mudos.
               Acabóse el sustento, esposa bella;
               un pellejo de cabra mis soldados
               comieron hoy, y costóme cien cruzados.
               El reyecillo vil de aquesta gente
               nos ofrece en sus fuerzas hospedaje,
               entretanto que el cielo, más clemente,
               nos trae amigos que nos den pasaje;
               pero hallo en ello más inconveniente
               que en todo lo demás de este viaje,
               porque las armas en rehenes pide,
               o si no se las damos nos despide.


<<<
>>>

Pág. 104 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Dice que sus vasallos, asombrados
               de nuestros arcabuces, no aseguran
               sus vidas de nosotros si hospedados,
               su pobre habitación darnos procuran,
               entre riscos incultos retirados,
               firmes en este tema todos juran
               que si nos desarmamos amigables,
               nos darán de sus frutos miserables.
               Obligarles por fuerza es imposible
               si miráis de estos montes la aspereza;
               rendir las armas, condición terrible,
               pues no hay seguridad en su fiereza;
               morir de sed y hambre es cosa horrible,
               mas será indubitable la certeza
               de nuestro lastimero fin, de modo
               que todo es peligroso, mortal todo.
               Pero de tantos males y trabajos
               el menor, si os parece, es bien que escoja;
               simples son; con caricias y agasajos
               se amansa un tigre y su rigor se afloja;
               al remedio busquemos los atajos,
               alivie la prudencia a la congoja;
               mi voto, amigos, es que les rindamos
               las armas que nos piden, y vivamos.


<<<
>>>

Pág. 105 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARINERO 1:

               Yo, a lo menos, morir armado quiero.

MARINERO 2:

               Yo de idólatras bárbaros no fío.

MARINERO 3:

               El plomo es mi defensa y el acero.

DIAGUITO:

               Mataránnos sin armas, padre mío.

MARINERO 4:

               Quien las da no es fidalgo caballero.

LEONOR:

               No os engañe, mi bien, tal desvarío.
               Sin armas y entre bárbaros tiranos,
               ¿no es querer eso atarnos pies y manos?


<<<
>>>

Pág. 106 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen los negros
[BUNGA, QUINGO y CURGURU],
y CARBALLO
CARBALLO:

               "Mensajeros sois, amigos,
               no merecéis culpa, no."
               Acá el rey negro me envía,
               --negra Pascua le de Dios--
               sentenciado por lo menos
               entre estos alanos dos,
               corchetes del Limbo entrambos
               y obligados del carbón,
               vengo, si no concedéis
               con su gusto a un asador
               de palo, que no de hierro,
               a título de lechón.
               Pesaránme por arreldes,
               que así lo notificó
               por señas un carnicero
               que allá se llama Sisón.
               Dice, pues; va de embajada;
               que por hacernos favor,
               en fe de ser tan amigo
               de los de nuestra nación,
               que aquí suelen rescatar,
               os ofrece desde hoy
               una vecindad de hollín
               en un reino de Plutón.


<<<
>>>

Pág. 107 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CARBALLO:

               Comeréis lindos regalos,
               cocos, plátanos y arroz,
               jigote, mondongo humano
               y una pierna en salpicón.
               Gozaréis ninfas del Limbo
               cual su madre las parió,
               que se afeiten con zumaque
               y es su solimán mejor.
               Por lo grajo, son grajea,
               y por las narices son
               dos valones sevillanos,
               muy ancho cada valón;
               mas haos de costar todo esto
               las armas y munición,
               que la confitura nuestra
               no les hace buena pro.
               Sin azúcar temen balas
               y confites de cañón,
               que no quieren, ayunando,
               que les demos colación.
               Todas las armas, en fin,
               el rey cordobán pidió,
               si queréis vivir con ellos,
               y no dándolas, alón.
               Éste sabe nuestra lengua
               bien que mal, porque trató
               en rescates portugueses
               y él os lo dirá mejor.


<<<
>>>

Pág. 108 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CURGURU:

               No tenemo má que habrá
               di como lo Embasalor
               lo que le mandamo el reye
               tomamos resilución.
               Si arma damo, le hospedamo,
               turo como el culazón,
               si no damo despedimo.
               Mira qué queremo vos.

MANUEL:

               Esto esfuerza, compañeros;
               resolvámonos, Leonor.
               Su sencillez nos convida;
               muerte es toda dilación.
               ¿De qué nos han de servir
               armas contra tan feroz
               enemigo como el hambre?
               Dios nos dará embarcación,
               presto ya el invierno pasa,
               no ha de ser todo rigor;
               presto vendrán portugueses
               al rescate; lo mejor
               que el hombre tiene es la vida;
               seguid todos mi opinión,
               no muráis desesperados;
               ninguno diga de no.

MARINERO 1:

               Yo, a lo menos, si las diere,
               forzado será.

MARINERO 2:

               Pues yo,
               puesto que deseo servirte,
               dudo de hacer tal error.

LEONOR:

               ¿Las armas les quieres dar?
               Pues, mi Manuel, muerta voy;
               no esperes piedad en fieras
               sin discurso ni razón.


<<<
>>>

Pág. 109 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


DIAGUITO:

               Padre, mire lo que hace.

MANUEL:

               Matadme, pues, ya que sois,
               vuestros homicidas mismos
               y tan desdichado yo.
               Acabemos de una vez
               con tanta persecución;
               cumpla en mí el cielo presagios,
               satisfaga su rigor.

CURGURU:

               No tenemo que temé ya.

MANUEL:

               Hijos, si no por mi amor,
               por el vuestro, que es perdernos
               esa desesperación.

MARINERO 1:

               Alto; si en tal tema das,
               que nos maten.

MARINERO 2:

               Por Dios,
               que es sentenciarnos a muerte.
               Mas vaya.

MARINERO 3:

               Arcabuz, sin vos
               no hago cuenta de la vida.

MARINERO 4:

               Ya yo sin armas estoy
               y despedido del mundo.

LEONOR:

               El discurso te faltó,
               Manuel mío, al mejor tiempo.

MANUEL:

               Dios, mi bien, lo hará mejor;
               llevad las armas, tomadlas,
               y al rey decid que hizo hoy
               él solo más que han podido
               en Asia tanta nación,
               que nos dé salvoconducto.


<<<
>>>

Pág. 110 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CARBALLO:

               Escapéme del tajón
               de muerte, de albondiguillas,
               de la sartén y asador.

CURGURU:

               Aguardámono un poquito
               que habramo con reye voy.
               Arma damo para ya;
               ya no tenemo temó.
Vanse con las armas
Salen todos los NEGROS

LEONOR:

               Mal hemos hecho, Manuel.

MANUEL:

               De dos daños el menor
               es éste: así pasaremos,
               mi bien, hasta otra ocasión.
Van saliendo los NEGROS arriba

NEGRO 1:

               Mueran los blancos sin armas.

NEGRO 2:

               Pasadlos de dos en dos
               con las varas y las flechas.
               ¡Ea, cafres, vuestros son
               sus despojos!

NEGRO 3:

               ¡Mueran!

NEGRO 4:

               ¡Mueran!

MANUEL:

               ¡Ay, cielos! ¿Esta traición
               consentís?


<<<
>>>

Pág. 111 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               Quien dió las armas
               ....................... [ -ó]
               esto y más merece.

MARINERO 2:

               Miren
               si era buena mi opinión.

MANUEL:

               ¿Todo, cielos, desventura?
               ¿Todo, Fortuna, rigor?
               ¿Todo, desdicha, pesares?
               ¿Todo, en fin, persecución?
               Ea, arroje el cielo rayos,
               rompa limites veloz
               el mar, ábrase la tierra,
               cúmplase mi maldición.

MARINERO 1:

               Huír que brotan los riscos
               negros y flechas.

CARBALLO:

               Temor
               todo soy; pies, apostemos
               cuál corre más de los dos.

MANUEL:

               Retiraos con esa gente,
               dulce esposa. Vivid vos;
               que quedaré entretanto
               por blanco de su furor.
               Mientras en mí lo quebrantan,
               escapaos, que muerto yo,
               tendrán fin tantas desdichas.


<<<
>>>

Pág. 112 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Bajan los NEGROS
CURGURU:

               A ellos, a ellos.

MANUEL:

               Traidor;
               moriré, pero vengado,
               que aún respira el corazón.
               Desesperado me animo,
               brazos tengo, Manuel soy.
Vánse todos

CARBALLO:

               Entre tanto que se ceban
               en los primeros, si sois
               para seguirme, corred,
               llevaréisme por guión.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 113 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Vuelve a salir MANUEL
con DIAGUITO en los
brazos y doña LEONOR
con el otro niño en los suyos,
y pónele MANUEL en el suelo
MANUEL:

               Esto es lo más escondido
               de este bosque dilatado,
               los cafres se han retirado;
               que aquí me esperéis os pido.
               Buscaré los compañeros
               que, aunque sin armas están,
               troncos de aquí cortarán
               con que suplan los aceros.
               Ningunos bárbaros queden,
               quememos su población,
               haga la desesperación
               lo que las fuerzas no pueden.
               La militar disciplina
               vencerá su multitud.

LEONOR:

               Desarmados no hay virtud,
               contra ellos, si no es divina.
               ¡Ay Manuel, qué deslumbrado
               anduviste!


<<<
>>>

Pág. 114 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Ya eso es hecho:
               el salir de tanto estrecho
               es lo que me da cuidado.
               Si de noche acometemos
               su rústica población,
               del fuego y la confusión
               huyendo, restauraremos
               las armas; voy a buscar
               nuestra gente; luego vengo.
Vase

LEONOR:

               Ya de la vida no tengo
               qué defender ni esperar.
               ¡Ay hijo, en qué mala estrella
               naciste!

DIAGUITO:

               Señora mía:
               si llora, el niño que cría
               vendrá a morirse por ella.
               Calle, que yo espero en Dios
               que nos ha de socorrer.
Salen GURGURU y otro NEGRO

CURGURU:

               Sola está aquí una mujer;
               desnudémosla los dos,
               gocemos de sus despojos,
               y huyamos la sierra adentro.
               ¡Un tigre sale al encuentro!


<<<
>>>

Pág. 115 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Sale un tigre y ase a DIAGUITO
DIAGUITO:

               ¡Padre mío de mis ojos,
               que me lleva a hacer pedazos!
Ase un NEGRO a LEONOR

CURGURU:

               Tráela.

LEONOR:

               ¡Cielo rigoroso,
               ¿qué es esto? ¡Manuel, esposo!
Éntranse con ella

CURGURU:

               No la sueltes de los brazos.

LEONOR:

               ¡Manuel de Sosa, favor!
DIAGUITO en lo alto

DIAGUITO:

               ¡Socorro, padre, que muero!


<<<
>>>

Pág. 116 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Sale MANUEL de Sosa
MANUEL:

               ¿Qué es esto? ¡Ay cielos! ¿Qué espero?

LEONOR:

               ¡Dulce esposo!

MANUEL:

               ¡Mi Leonor!
LEONOR en lo alto

LEONOR:

               Cuando no puedas mi vida,
               ven a defender mi fama.

DIAGUITO:

               ¡Señor padre!

MANUEL:

               ¿Quién me llama?

DIAGUITO:

               Cuando mi muerte no impida,
               écheme su bendición,
               que yo rogaré por él
               a Dios.

MANUEL:

               ¡Ay suerte cruel!
               ¡Ay trágica confusión!
               ¡Ay cielos! ¡Ay hado impío!
               ¡Hay más males, más enojos!

LEONOR:

               ¡Manuel!

MANUEL:

               ¡Leonor de mis ojos!

DIAGUITO:

               ¡Señor padre!

MANUEL:

               ¡Diego mío!

LEONOR:

               ¡Favor!

DIAGUITO:

               ¡Socorro!


<<<
>>>

Pág. 117 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Divida
               el alma esta adversidad;
               defienda cada mitad
               a la mitad de su vida.
               Bárbaros allí amenazan
               el honor de quien adoro;
               allí tigres el tesoro
               de mi vida despedazan.
               ¿Adónde iré? ¿qué he de hacer?
               Mientras Leonor se defiende
               librar a mi hijo pretende
               mi amor, mas no ha de poder,
               morir con él es mejor.

LEONOR:

               Dueño ingrato, ¿así me dejas?

MANUEL:

               Justas son aquellas quejas:
               socorramos a Leonor.

DIAGUITO:

               Padre mío, ¿así me olvida?

MANUEL:

               Alma, allí el socorro os cuadre.

DIAGUITO:

               ¡Padre!

LEONOR:

              ¡Esposo!

MANUEL:

               Esposo y padre;
               aquí la honra, allí la vida,
               y uno yo; los daños dos,
               los peligros divididos
               y para matarme unidos;
               ¿y no hay remedio, mi Dios?
               Pues no ha de haber desconcierto
               que a desesperar me obligue.
               ¿Todo el mundo me persigue?
               Pues persiga. Ya habrá muerto
               a Diego el sangriento bruto;
               matemos, valor, muriendo,
               a mi esposa defendiendo,
               al cielo obligando a luto,
               al mar que tarde se amanse,
               la tierra que nos sepulte,
               al monte a que nos oculte,
               la crueldad a que descanse.
               Porque si por tantos modos,
               hombres, cielos, mar y tierra,
               todos nos hicieron guerra
               nos tengan lástima todos.


<<<
>>>

Pág. 118 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen GARCÍA, don JUAN
y doña MARÍA
GARCÍA:

               ¡Extraordinaria tormenta!

MARÍA:

               Viniendo embarcada yo,
               ¿qué mucho? Jamás me díó
               quietud la suerte violenta.

GARCÍA:

               ¿Qué barra es ésta?

JUAN:

               Éste el río
               es del Espíritu Santo.

GARCÍA:

               Descansaremos en tanto
               que sosiega el mar su brío.
               Entró por gobernador
               de la India Jorge Cabral,
               por el rey de Portugal
               nombrado, y tráeme mi honor
               a remediar desatinos
               si tienen, habiendo en medio
               tanto imposible, remedio.

JUAN:

               El cielo abrirá caminos
               por medio de la venganza
               que aseguren tu sosiego.


<<<
>>>

Pág. 119 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               Si a Lisboa vivo llego,
               en mi rey tengo esperanza
               que, premiando mis servicios,
               castigue al torpe Manuel
               de Sosa.

JUAN:

               Hallarás en él
               severidad para vicios
               y amparo para virtudes,
               y en mí un fiel ejecutor
               porque restaures tu honor
               y en gozo tu pena mudes.

GARCÍA:

               ¿Qué gente habita en la tierra?

JUAN:

               Negros torpes y bozales
               que entre fieros animales
               son vecinos de esa sierra.
               Dióles el cielo abundancia
               de marfil, que portugueses,
               en fe de sus intereses,
               cargan con harta ganancia,
               y estos bárbaros lo dan
               por vidrios y niñerías
               de poco precio.

GARCÍA:

               ¿Qué días
               nos pueden faltar, don Juan,
               para entrar con salvamento
               en Lisboa?

JUAN:

               Si doblamos
               este cabo donde estamos
               y nos favorece el viento,
               en dos meses.


<<<
>>>

Pág. 120 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               Quiera Dios
               que apacible el mar hallemos,
               y que fin alegre demos
               a nuestras penas los dos.
Sale CARBALLO como asustado

CARBALLO:

               ¿Portugueses? ¡Dicha mía!
               Carballo a la vida dad
               ensancha, si esto es verdad.

GARCÍA:

               ¿Carballo?

CARBALLO:

               Gran don García
               ya tienen fin a tus pies
               mis desdichas; ya perdí
               el temor.

GARCÍA:

               ¿Qué haces aquí?

CARBALLO:

               Ya te lo diré después.
               Ven a socorrer agora
               tus hijos, que si están vivos,
               entre esos cuervos cautivos,
               los comerán dentro un hora.

GARCÍA:

               ¿Qué dices?

MARÍA:

               ¡Ay, honra mía,
               ya el cielo os allana estorbos!


<<<
>>>

Pág. 121 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CARBALLO:

               Zampóse el mar en dos sorbos
               la nave y lo que traía,
               que nunca gasta otros huevos;
               quinientos vivos quedamos
               que infierno o tierra tomamos
               para hallar peligros nuevos.
               De quinientos, ciento y treinta
               quedamos que tigre y hambre
               los demás, aunque en fiambre,
               con ellos hicieron cuenta.
               No quedó perro ni gato
               que no supiese a conejos;
               cueros de cofre, pellejos,
               hasta suelas de zapato
               nos comimos; y el remate
               de esta peregrinación
               fue entregar la munición,
               ropa y armas por rescate
               de comida a la grajuna
               república de esta gente.
               Con nosotros insolente
               jugó después la Fortuna,
               de modo que nos desnudan
               antípodas alemanes
               hasta que en los cordobanes
               nos dejan, y aun de esto dudan;
               porque con varas tostadas
               nos agarrochan, sin ser
               toros, y juran hacer
               convites y borrachadas
               con nosotros, de manera,
               que si yo no me escapara,
               tripas negras caminara
               hasta la puerta trasera.
               Pues traes gente y arcabuces,
               defiende a Manuel de Sosa,
               tu nieto, y su triste esposa
               de estos grifos avestruces.


<<<
>>>

Pág. 122 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               ¡Válgame el cielo! Llamad
               mis soldados, que si viven,
               librándolos, aperciben
               mi venganza en mi piedad.
               Mueran los dos a mis manos
               y no entre bárbaros negros.
Sale un MARINERO

MARINERO:

               Diérate la bienvenida
               si llegaras a otro tiempo;
               pero pésames te doy
               del más trágico suceso
               que conservaron anales,
               que desdichas escribieron.
               Ya, noble gobernador,
               maldiciones cumplió el cielo,
               vengó agravios, oyó lloros,
               y dio al prudente escarmientos.
               Desnudaron sin piedad
               estos bárbaros hambrientos
               la hermosa doña Leonor,
               sin bastar llantos ni ruegos.
               Vio el sol la primera vez
               los alabastros honestos
               que le ocultaron retiros
               del recato y del respeto.


<<<
>>>

Pág. 123 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARINERO:

               Pero no los gozó mucho;
               porque fueron los cabellos
               vicevestidos hermosos
               que soles nieves cubrieron.
               Y lo que ellos no alcanzaron,
               relicario sirvió el suelo,
               viva abriendo su sepulcro
               a la otra mitad del cuerpo.
               Con su compostura casta,
               la del monarca primero
               curioso alargó la toga
               hasta los pies; más espejo
               de las matronas, Leonor,
               viva se entierra, escondiendo
               si avarienta, recatada,
               de su belleza secretos,
               reservados solamente
               a amorosos himeneos.
               Hallóla Manuel de Sosa
               de esta suerte, ya entre hambrientos
               tigres, malogrado un hijo,
               y con el otro a los pechos.
               Traspasóse de dolor,
               atajando el desconsuelo,
               para atormentarle más,
               llanto y suspiros sin seso.
               Se entró por entre esas selvas,
               donde entre riscos soberbios,
               o intentará precipicios,
               o fieras le habrán deshecho.


<<<
>>>

Pág. 124 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARINERO:

               Satisfechas tus venganzas,
               ya puede el dolor paterno
               las exequias funerales
               fiar a los sentimientos.
               Aquí si pueden los ojos
               sufrir del Scita fiero
               espectáculo tan triste,
               está el teatro funesto
Descubre a doña LEONOR, ya difunta,
a DIAGUITO ensangrentado
               en que la ciega Fortuna
               tragedia eterniza el tiempo
               para escarmiento de amantes,
               y éste es el acto postrero.

GARCÍA:

               Cerrad las puertas, dolor,
               al alma; ahóguese dentro
               de sí misma, no la alivien
               llantos ni suspiros tiernos.
               ¡Ay, Leonor! Nunca tomaran
               tan a su cargo los cielos
               agravios de un padre airado,
               venganzas de un triste viejo.
               No hay vida que tanto sufra;
               muramos ya y acabemos
               de una vez desdichas tantas.


<<<
>>>

Pág. 125 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Ay, Manuel! ¡Ay, caro Diego!
               ¡Ay, mal logros de mi amor!

JUAN:

               Mármol soy, absorto quedo,
               estatua en la admiración
               de puro sentir no siento.
               A espectáculo tan triste
               eche Timantes el velo
               y sirva en la compasión
               de escarmientos para el cuerdo.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<

Escarmientos para el cuerdo: 126