España monumental e histórica

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

España monumental e histórica
de Fidel Fita



<< Regresar a: Real Academia de la Historia


Los cinco tomos de esmerada impresión que ha publicado en Barcelona D. Daniel Cortezo con el título de España; sus monumentos y artes; su naturaleza é historia, y que ha remitido el Ilustrísimo señor Director general de Instrucción pública á nuestro Instituto para los efectos del Real decreto de 12 de Marzo de 1875 y Real Orden de 23 de Junio de 1876, son parte de una serie, que consta ya por lo menos de 14 volúmenes, y no necesitan de mayor elogio que la justa nombradía de sus autores competentísimos para llenar el objeto amplio y patriótico de toda la obra, que estimo original, de relevante mérito y de utilidad evidente.

En 1884 salió á luz el tomo, que trata de los monumentos y artes, naturaleza é historia de los provincias de Salamanca, Ávila y Segovia, ilustrado profusamente con clichés de Laurent, grabados de Meisenbach, heliografías de Bruckmann, cromos de Xumetra y dibujos á pluma de Brugada y Pascó. Los cromos representan la fisonomía y el traje típico del pueblo salmantino y segoviano; los clichés ó fotografías reproducen monumentos tan notables como la fachada principal de la catedral y la casa de Monterrey en Salamanca, la vista general de la catedral de Ávila, el claustro del Parral y la puerta de la iglesia de Santa Cruz en el valle del Eresma que forman digno contraste al empinado alcázar de Segovia. Los grabados, tomados de fotografías, exhiben las vistas generales de la Universidad de Salamanca y de la ciudad de Ávila, la del alcázar de Segovia antes de su incendio, las del famoso acueducto y de la Sinagoga mayor (Corpus Christi), de la misma ciudad, y otros edificios de inapreciable valor histórico; á cuya vista el lector, sin necesidad de viaje dispendioso, puede al momento formar idea cabal de lo que el autor con ameno estilo y exacta narración le va refiriendo. El Sr. Quadrado se distingue en todas sus obras por la solidez de la doctrina, la severidad crítica y la escrupulosidad de la investigación, sin permitirse jamás pedir prestados á la fantasía colores y acciones que sabe encontrar en la realidad sencilla y desnuda, mucho más gratos y animados. Relativamente á estas tres provincias cuya historia condensa, no hubiera estado de sobra que el distinguido escritor tuviera más presentes los últimos adelantos de la Epigrafía romana; y asimismo lo que se ha estudiado recientemente acerca del génesis y de la evolución de la herejía priscilianista79, cuyo foco fué Ávila; pero este es un lunar que en manera alguna afecta á la firme y bella armazón de la obra, ni le quita su muy relevante mérito. Del año 1881 son dos tomos, consagrados, el primero por D. Vicente de la Fuente, individuo de número de esta Real Academia, á Madrid y su provincia, y el segundo, por D. Francisco Pi y Margall, á las de Granada, Jaen, Málaga, y Almería. El estilo espléndido del señor Pí y el entusiasmo que sabe transmitir á sus lectores ante el cuadro de la belleza oriental, todavía palpitante orillas del Darro y del Genil, y en las montañas y riberas del privilegiado suelo donde la España Tarraconense y la Bética parecieron un día fundir su riqueza y su galanura, prestan á este volumen un encanto indefinible y de subido precio literario; al paso que el Sr. La Fuente, discreto siempre y mesurado, restituyendo á Madrid, lo que de derecho le corresponde, eliminando falsedades y leyendas inventadas y creídas por quienes se pagaban menos del oro de la verdad que del oropel de una gloria vana, y en suma poseyendo á maravilla el difícil arte de la selección y sobriedad literarias, presenta un conjunto de hechos y de monumentos culminantes, cuyo variado desarrollo no turba los ojos del lector y se levanta armonioso y lleno de majestad como el palacio de nuestros reyes.

Del año 1886 son los dos tomos restantes que se han ofrecido al examen de esta Academia, y que en nada desmerecen de los tres sobredichos. Guadalajara y Cuenca deben por el primer tomo de este año al Sr. Quadrado no menor agradecimiento que el que le han debido Ávila, Segovia y Salamanca. Al Sr. D. Pedro Madrazo, secretario perpetuo de esta Real Academia, pertenece como autor el otro volumen, que es el primero de la sección de las provincias de Navarra y Logroño. La introducción, de CXIX páginas, discurre por la historia de Navarra, estudiada en sus fuentes y por sus obras de arte, con tanta claridad, discreción y acierto, que bastaría ella sola para dar á todo el libro el carácter de original y de un mérito tan relevante como lo es el enseñar, no falseando nunca y deleitando siempre, los altos y severísimos procedimientos de la cauta Crítica.


Omne tulit punctum, qui miscuit utile dulci,
Lectorem delectando pariterque monendo.


Y lo que sienta el Sr. Madrazo como fundamento, parecido á la planta de grandioso y bien concertado edificio, lo lleva luego á remate después de la introducción en varios capítulos, que tienen por objeto la historia natural, la etnografía, la lengua, la religión, la literatura y la música, la historia propiamente dicha, la tradición y el arte del país navarro. Con absoluta imparcialidad y conociendo todo cuanto se ha escrito hasta el presente sobre la reñida cuestión del Iberismo y del vascuence, que tiene su propio asiento en el corazón de la Vasconia, ó Navarra, se hace cargo el Sr. Madrazo de las encontradas opiniones; y recogiendo lo seguro y dejando para mayores evoluciones de la ciencia por resolver lo todavía incierto, ofrece un dechado ejemplar de moderación, que es de creer no carecerá en adelante de numerosos imitadores y que contribuirá al enlace y organización de muchos talentos, esterilizados ahora por sistemáticas preocupaciones ó atrasadas ideas de un mal entendido patriotismo. Otro mérito, y no menos relevante, del estudio del Sr. Madrazo es el minucioso examen de los manuscritos que esclarecen la íntima y peculiar organización de la sociedad navarra en todas sus esferas y elementos; ni es menester añadir que en todo cuanto se ocupa satisface enteramente al plan de la obra y se allana hermosamente á la instrucción popular y erudita, amena y sólida, de sus lectores.

Por todo lo cual el que suscribe es de parecer que la obra titulada España y sus monumentos, de la que son breve muestra los tomos presentados por el Sr. Cortezo, merece la patrocine el Gobierno de S. M., tomando de ella el mayor número de ejemplares que le fuere posible.

La Academia, como siempre, resolverá lo más acertado.


Madrid 14 de Enero de 1887.


FIDEL FITA.