Diferencia entre revisiones de «Conferencia en el Ateneo de Lima (ortografía RAE)»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
m
Reemplazo etiqueta html obsoleta
m (Reemplazo etiqueta html obsoleta)
 
 
<center>{{c|'''*'''</center>}}
 
A Catalina siguió José Selgas y Carrasco. Después de publicar dos colecciones de versos, la ''Primavera'' y el ''Estío'', Selgas descuidó la poesía y se lanzó denodadamente a la prosa.
Nunca va en línea recta hacia el asunto, sino trazando curvas o ángulos, y retorciéndose y ovillándose; de modo que cuando nos le figuramos muy lejos de nosotros, se divierte en hacer cabriolas a nuestras espaldas. Como personaje de comedia mágica, se oculta en las nubes, y de repente asoma por un escotillón. Selgas, en fin, sube a la cuerda floja, da saltos mortales, realiza prodigios y agilidad, hasta que pierde el equilibrio, suelta la vara y cae sobre los espectadores.
 
<center>{{c|'''*'''</center>}}
 
Tales son en bosquejo Catalina y Selgas, prosadores sin legítima originalidad, pues se derivan de los gacetilleros parisienses. Viértanse al francés los artículos de Catalina y Selgas (si Selgas puede traducirse), publíquense las versiones en cualquier diario del Sena, y pasarán confundidas entre las mil y mil producciones de los innumerables escritores franceses.
 
<center>{{c|'''*'''</center>}}
 
Los que interpretan magistralmente a los alemanes imprimen el cuño español en el oro del Rhin; pero los que traducen al Heine de las traducciones francesas, los que imitan o calcan a Bécquer ¿se penetran del espíritu germánico? Caminan a tientas, imitan y calcan por imitar y calcar; no merecen el calificativo de germanistas o germanizantes, sino de teutomaníacos. Sustituyen mal con mal: cambian el intimismo lacrimoso, degeneración de Espronceda y Zorrilla, con el individualismo nebuloso, degeneración de Schiller y Heine.
80 938

ediciones

Menú de navegación