Diferencia entre revisiones de «Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/116»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
m
→‎No corregido: Número de página a la cabecera - Faltan otras correcciones
m (→‎No corregido: Número de página a la cabecera - Faltan otras correcciones)
Estado de la páginaEstado de la página
-
Corregido
+
No corregido
Cabecera (noinclude):Cabecera (noinclude):
Línea 1: Línea 1:
  +
{{c|105}}
Cuerpo de la página (para ser transcluido):Cuerpo de la página (para ser transcluido):
Línea 1: Línea 1:
105
 
 
 
y que los enviaba para que fuesen conmigo, y que me
 
y que los enviaba para que fuesen conmigo, y que me
 
rogaba que le perdonase por qué no salia su persona á me ver y recibir, que la causa era el estar mal dispuesto; pero que ya su ciudad estaba cerca, y que pues yo todavía determinaba ir á ella, que allá nos veriamos, y conoceria della voluntad que al servicio de vuestra alteza tenia; pero que todavía me rogaba que si fuese posible, no fuese allá, porque padeceria mucho trabajo y necesidad, y que él tenia mucha vergüenza de no me poder allá proveer como él deseaba, y en esto ahincaron y porfiaron mucho aquellos señores, y tanto, que no les quedaba sino decir que me defenderian el camino si todavía profiase ir. Yo les satisfice y aplaqué con las mejores palabras que pude, haciéndoles entender que de mi ida no les podia venir daño, sino mucho provecho. E así se despidieron, despues de les haber dado algunas cosas de las que yo traía. E yo me partíluego tras á ellos, muy acompañadp de muchas personas, que parecian de mucha cuenta, como despues pareció serlo. E todavía seguia el camino por la costa de aquella gran laguna, é á una legua del aposento donde partí, ví dentro en ella, casi dos tiros de ballesta, una ciudad peqeña que podria ser hasta de mil ó dos mil vecinos, toda armada sobre el agua, sin haber para ella ninguna entrada y muy torreada, segun lo que de fuera parecia (1).
 
rogaba que le perdonase por qué no salia su persona á me ver y recibir, que la causa era el estar mal dispuesto; pero que ya su ciudad estaba cerca, y que pues yo todavía determinaba ir á ella, que allá nos veriamos, y conoceria della voluntad que al servicio de vuestra alteza tenia; pero que todavía me rogaba que si fuese posible, no fuese allá, porque padeceria mucho trabajo y necesidad, y que él tenia mucha vergüenza de no me poder allá proveer como él deseaba, y en esto ahincaron y porfiaron mucho aquellos señores, y tanto, que no les quedaba sino decir que me defenderian el camino si todavía profiase ir. Yo les satisfice y aplaqué con las mejores palabras que pude, haciéndoles entender que de mi ida no les podia venir daño, sino mucho provecho. E así se despidieron, despues de les haber dado algunas cosas de las que yo traía. E yo me partíluego tras á ellos, muy acompañadp de muchas personas, que parecian de mucha cuenta, como despues pareció serlo. E todavía seguia el camino por la costa de aquella gran laguna, é á una legua del aposento donde partí, ví dentro en ella, casi dos tiros de ballesta, una ciudad peqeña que podria ser hasta de mil ó dos mil vecinos, toda armada sobre el agua, sin haber para ella ninguna entrada y muy torreada, segun lo que de fuera parecia (1).
80 938

ediciones

Menú de navegación