Diferencia entre revisiones de «Crimen y castigo: Cuarta Parte: Capítulo II»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
sin resumen de edición
‑¡Este hombre se ha empeñado en que le rompan la cabeza! ‑exclamó Rasumikhine, levantándose de un salto y disponiéndose a castigar al insolente.
 
‑¡Es usted un hombre vil y malvado! ‑lijo‑dijo Dunia.
 
‑¡Quieto! ‑exclamó Raskolnikof reteniendo a Rasumikhine.
Usuario anónimo

Menú de navegación