Diferencia entre revisiones de «Acta de la Revolución Argentina»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
sin resumen de edición
Sin resumen de edición
Sin resumen de edición
|colspan=2 align=center style="background:LightGray;color:Black;border-bottom:2px solid light grey;font-size:90%"| Sanc. 28 de junio de 1966; "B.O", 8 de julio de 1966
|}
En la ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 28 días del mes de junio del año 1966, reunidos el comandante en jefe del Ejército, teniente general D. Pascual A. Pistarini, el comandante de Operaciones Navales, almirante D. Benigno I. Varela, y el comandante en jefede la Fuerza Aérea, brigadier mayor D. Teodoro Álvarez, proceden a realizarun último y exhaustivo análisis de la situación general del país, como así también de las múltiples causas que han provocado la dramática y peligrosa emergencia que vive la República. Ese examen pone de manifiesto que la pésima conducción de los negocios públicos por el actual gobierno, como culminación de muchos otros errores de los que le precedieron en las últimas décadas, de fallas estructurales y de la aplicación de sistemas y técnicas inadecuados a las realidades contemporáneas, han provocado la ruptura de la unidad espiritual del pueblo argentino, el desaliento y el escepticismo generalizados, la apatía y la pérdida del sentir nacional, el crónico deterioro de la vida económico-financiera, la quiebra del principio de autoridad y una ausencia de orden y disciplina que se traducen en hondas perturbaciones sociales y en un notorio desconocimiento del derecho y de la justicia. Todo ello ha creado condiciones propicias para una sutil y agresiva penetración marxista en todos los campos de la vida nacional, y suscitado un clima que es favorable a los desbordes estremistasextremistas y que pone a la Nación en peligro de caer ante el avance del peligro colectivista.
 
Esta trágica trágica realidad lleva ineludiblemente a la conclusión de que las fuerzas armadas, en cunplimiento de su misión de salvaguardar los mas altos intereses de la Nación, deben optar, de inmediato, las medidas conducentes a terminar con este estado de cosas y encauzar definitivamente al país hacia la obtención de sus grandes objetivos nacionales.
Usuario anónimo

Menú de navegación