Evangelio de Judas

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Cuando Jesús vino al mundo material hizo milagros y muchas maravillas por la salvación de la humanidad en la que algunos caminaban hacia la plenitud y otros hacia la deficiencia. Y en medio de todo esto doce discípulos fueron elegidos.

El empezó a hablarles de los misterios del Pleroma (plenitud) y lo que ocurriría en el final de los tiempos.

A menudo El no se les mostraba sino como un niño.

Un día que El estaba con sus discípulos en Judea dónde solían reunirse para practicar (sentarse a) ejercicios espirituales, cuando El se acercó a sus discípulos y los vio reunidos practicando (sentados para) una oración de acción de gracias por el pan, se puso a reir.

Sus discípulos le dijeron:

- Maestro, ¿por qué te ríes de la oración de acción de gracias? Hemos hecho lo correcto.El respondió y les dijo:

- No me río de vosotros sino de que estais haciendo esto no por impulso de la voluntad sino porque quereis quedar bien con (elogiar a) vuestro Dios.

Ellos dijeron:

- Maestro, tú eres [también] el hijo de nuestro Dios.

Jeshua les dijo:

- ¿Acaso me conoces? En verdad te digo que nadie de tu generación me conoce.

Cuando sus discípulos escucharon esto comenzaron a irritarse y enfadarse y a blasfemar contra El en su interior.

Cuando Jeshua observó su falta de [comprensión les dijo]:

- ¿Por qué esta agitación os ha llevado a la ira? Vuestro Dios que está dentro de vosotros y [...] os ha provocado la ira en vuestra psiquis. Vamos a ver quién de vosotros es [poseedor de fuerza] sobrehumana y es capaz de manifestar al humano perfecto y permanecer delante de mi rostro.

Todos ellos dijeron:

- Nosotros tenemos la fuerza.

Pero sus espíritus no pudieron estar delante de El, excepto Judas Iscariote quién sí podía estar delante de El pero no mirarlo a los ojos por lo que volvió la cara.

Judas le dijo:

- Sé quien eres y de dónde vienes. Tú eres del Reino inmortal de Barbelo pero no soy digno de pronunciar el nombre de Aquel que te ha enviado.

Sabiendo que Judas estaba expresando algo que conocía por experiencia directa, Jeshua le dijo:

- Apártate de los otros y te hablaré de los misterios del Reino ya que puedes comprenderlo y te espera una gran aflicción. Pero alguien tendrá que sustituirte para que de nuevo los doce representen la Plenitud de Dios.

Judas le dijo:

- ¿Cuándo me hablarás de estas cosas y cuando será el día en que amanecerá para esta generación?

Pero cuando él dijo esto, Jeshua le dejó.

A la mañana siguiente después de este suceso Jeshua vino a sus discípulos de nuevo.

Ellos le dijeron:

- Maestro, ¿a dónde has ido y qué has hecho desde que nos dejaste?

Jeshua les dijo:

- Fui a ver a otra grande y perfecta generación.

Sus discípulos le dijeron:

- Señor, ¿qué es esa generación que es superior y más perfecta que nosotros? ¿Acaso no está aquí en este reino?

Cuando Jeshua escuchó esto, se echó a reir y les dijo:

- ¿Por qué creeis que sois una generación fuerte y perfecta? [Le sigue un párrafo dañado que requiere un estudio más minucioso. Su traducción se intentará en una próxima revisión].

Cuando los discípulos escucharon esto se perturbaron interiormente y fueron incapaces de decir una palabra.

Otro día Jeshua se levantó (de dormir) con ellos y le dijeron:

- Maestro, te hemos visto en [sueños] y pensamos que ha sido una verdadera [visión...] noche [...]

[Jeshua dijo:]

- ¿Por qué teneis [<dudas> cuando] vais por lo oculto?

Ellos [dijeron:

- Hemos visto] un gran [templo con un gran] altar [y] doce hombres que, creemos, eran los sacerdotes, y un nombre, y mucha gente estában esperando ante el altar [hasta] que los sacerdotes [... y recibir] las ofrendas empero se quedaron esperando.

[Jeshua dijo:]

- ¿Cómo eran [los sacerdotes]?

Ellos [dijeron:

- ...] dos semanas. [Unos] sacrificaban a sus propios hijos, otros a sus esposas, elogiándose humildemente unos a otros. Algunos dormían con hombres, otros se implicaban en la [¿matanza?], otros cometían una multitud de asesinatos y crímenes. Y los hombres que estaban [delante] del altar invocaban tu [nombre] y todas las acciones de su deficiencia concluían con sacrificios [...].

Después de que dijeron esto El se mantuvo quieto y se preocuparon.

Jeshua les dijo:

- ¿Por qué estais preocupados?. En verdad os digo que todos los sacerdotes que están delante del altar invocan mi nombre. Otra vez os digo que mi nombre ha sido escrito en este [<altar>] de las generaciones de las esencias (centellas) a su paso por las generaciones humanas. [Y ellos] han plantado árboles que no dan fruto, en mi nombre, de forma vergonzosa.

Jeshua les dijo:

- Aquellos que habeis visto recibir las ofrendas del altar sois vosotros. Ese es el Dios al que servís y vosotros sois los doce hombres que habeis visto. Aquellos que como ganado habeis visto llevados al sacrificio son las muchas personas que son corrompidas delante del altar. [Después otro] oficiará y hará uso de mi nombre de esta manera y generaciones de devotos le serán fieles. Después de él otro fornicador oficiará allí, y otro asesino de niños oficiará, y otro de los que duermen con hombres, y otro de los que se abstienen, y el resto serán de las personas corruptas, no sujetas a leyes y caidas en el error y de esos que dicen "nosotros somos como ángeles". Ellos son los que traen todo a su final. Por esto, de las generaciones humanas ha sido dicho: "Mira, Dios ha recibido su sacrificio de las manos de sus sacerdotes", esto es, un ministerio del error. Pero es el Señor, el Señor del Universo el que ordena: "En los últimos días ellos serán avergonzados"

Jeshua les dijo:

- Detened los sacrificios que estais haciendo sobre el altar ya que ellos están sobre vuestra esencia (centella) y vuestra alma (ángel) llevándolos a su terminación. [Sigue un párrafo muy deteriorado al que finalmente le faltan 15 lineas]

Jeshua les dijo:

- Dejad de luchar por mi. Cada uno de vosotros tiene su propia esencia (centella o estrella) y cada uno... [faltan 17 lineas y después un párrafo de 5 lineas bastante deteriorado que se revisará en la siguiente edición]

[El resto de la hoja y otra más no se han traducido hasta que un estudio más minucioso nos permita ofrecer una versión satisfactoria del texto]

Judas dijo:

- Maestro, igual que has escuchado a todos ahora escúchame a mi. También he visto una verdadera visión.

Cuando Jeshua escuchó esto se echó a reir y le dijo:

- Tú, treceno espíritu, ¿por qué intentas hacérmelo difícil? Pero habla y lo soportaré.

Judas le dijo:

- En la visión me vi a mi mismo y a los doce discípulos apedreándome y acosándome. Y también vine al lugar donde [...] después de ti. Vi un [templo ...] que mis ojos no podía abarcar. Mucha gente lo rodeaba y ese templo tenía una azotea verde. Y en el medio del templo había [un altar... FALTAN DOS LINEAS] diciendo: "Maestro, llévame dentro para salir de entre esas personas".

Jeshua, respondiéndole, le dijo:

- Judas, tu esencia (centella o estrella) se había extraviado.

Y continuó (Jeshua):

- Ninguna persona nacida mortal es digna de entrar en el templo que has visto. Ese lugar está reservado sólo para los perfectos. Ni el sol ni la luna ni el tiempo rigen allí. Pero los perfectos habitarán allí por siempre, en el Reino Eterno, como ángeles perfectos. Mira, yo te explicaré a ti los Misterios del Reino y te enseñaré acerca del error de las esencias (centellas o estrellas) y [...] enviarlo [...] sobre los doce Eones.

Judas dijo:

- Maestro, ¿podría ser porque mi simiente está controlada según las reglas?

Jeshua le respondió diciéndole:

- Ven, que yo [AQUÍ FALTAN DOS LINEAS] por eso sufrirás mucho cuando veas el Reino y todas sus generaciones.

Cuando él escuchó esto, Judas, le dijo:

- ¿Qué hay de bueno en que yo haya recibido esto? Por ti me apartarán de esta generación.

Jeshua, respondiéndole, le dijo:

- Tú serás el decimotercero, y serás maldecido por las otras generaciones, pero gobernarás sobre ellos en los últimos días. Y maldecirán tu ascenso a la perfección.

Jeshua dijo:

- [Ven], te enseñaré [misterios] que ninguna persona ha visto jamás. Existe un Gran Reino sin límites cuya extensión no ha sido vista por generación alguna de ángeles [en el cual] está el Gran Invisible, que ningún ojo de ángel ha visto jamás, que ningún pensamiento del corazón ha podido aprehender y que jamás ha sido nombrado por nombre alguno. Una nube luminosa apareció allí y El dijo: "Hagamos a un ángel para que sea mi asistente". Y un gran ángel, la claridad divina del No-Generado emergió de la nube. Por su causa otros cuatro ángeles emergieron de otra nube para ser asistentes del angélico No-Generado. El No-Generado dijo: "Hagamos a [...] para que sea [...]. Y El [creó] la primera luminaria para servirle. El dijo: "Hagamos ángeles para que le sirvan" y un sinnúmero de ángeles fueron creados. El dijo: "Hagamos un luminoso Eon", y se creó. El creó la segunda luminaria para reinar sobre él junto con innumerables ángeles para servirle. Así es cómo El creó el resto de los Eones luminosos. El hizo que unos reinaran sobre otros y creó innumerables ángeles para asistirles.

Adamas estaba en la primera nube luminosa de modo que ningún ángel lo había visto en medio de todos esos llamados "Dios". El [...] que [...] la imagen [...] y tras la semejanza de ángel. El hizo aparecer a la incorruptible generación de Seth [...] los doce [...] los veinticuatro [...]. El hizo aparecer setenta y dos luminarias en la generación incorruptible, de acuerdo con la voluntad del Espíritu. Las setenta y dos luminarias hicieron ellas mismas aparecer trescientas sesenta luminarias en la generación incorruptible, de acuerdo con la voluntad del Espíritu, ya que su número debía ser cinco para cada una.

Los doce Eones de las doce luminarias constituyen su Padre, con seis cielos para cada Eon. Así que hay setenta y dos cielos para las setenta y dos luminarias y para cada uno (de los cielos) cinco firmamentos que hacen un total de trescientos sesenta [firmamentos...]. Se les dio autoridad y un sinnúmero de cohortes de ángeles para gloria y [...] de todos los Eones y cielos y sus firmamentos.

La multitud de esos inmortales es llamada el Cosmos, esto es, "perdición", por el Padre y las setenta y dos luminarias que están con el No-Generado y sus setenta y dos Eones. En él (el Cosmos) apareció el primer humano dotado de poderes incorruptibles y el Eon que apareció con su generación, el Eon en el cual está la nube del Conocimiento y el Angel, llamado "El". [...] Eon [...] tras lo cual [...] dijo: "Hagamos doce ángeles para que gobiernen sobre el Caos y el [Mundo Inferior]. Y de la nube apareció un ángel cuyo rostro resplandecía con fuego y cuya apariencia era como de sangre. Su nombre fue Nebro, que significa "rebelde". Otros lo llaman Yaldabaoth. Otro ángel llamado Saklas, emergió de la nube. Así Nebro creó seis ángeles, y lo mismo hizo Saklas, para asistirles. Y esto dio como resultado doce ángeles en los cielos y cada uno recibió una parte de los cielos.

Los doce Arcontes (gobernadores) hablaron con los doce ángeles: [LINEA DETERIORADA DE DIFÍCIL TRADUCCIÓN]

El primero es [S]eth, que es llamado Cristo.

El [segundo] es Harmathoth, que es llamado [...].

El [tercero] es Galila.

El cuarto es Yobel.

El quinto es Adonaios.

Estos son los cinco que gobiernan sobre el Mundo Inferior, especialmente sobre el Caos.

Entonces Saklas dijo a sus ángeles: "Hagamos un humano tras la semejanza y tras la imagen".

Y ellos confeccionaron a Adam y a su esposa Eva, la cual es llamada, en la nube, Zoe. Por este nombre conocen todas las generaciones al hombre y cada una de ellas llama a la mujer por esos nombres. Ahora bien, Saklas no ord[enó...] exceptuando [...] las gener[aciones...] esto [...]. Y el [gobernador (arconte)] dijo a Adam: "Tú y tus hijos vivireis mucho tiempo".

Judas dijo a Jeshua:

- ¿[Cuánto] es el tiempo que los humanos han de vivir?

Jeshua dijo:

- ¿Por qué te maravillas de esto, de que Adam y su generación hayan vivido su período de vida en el lugar en el que recibieron su reino con la longevidad que les correspondía?

Judas dijo a Jeshua:

- ¿El espíritu humano muere?

Jeshua dijo:

- Esto es porque Dios ordenó a Miguel dotar de espíritu a las gentes como un préstamo, para que puedan servir. Pero el Gran Uno ordenó a Gabriel conceder espíritu a la Gran Generación que no tiene gobernadores (arcontes) sobre ellos, o sea, espíritu y alma. Por tanto, el [resto] de las almas [FALTA UNA LINEA].

[...] luz [FALTAN CASI DOS LINEAS] alrededor [...] permite [...] espíritu [que está] dentro de ti morar en esta carne entre la generación de ángeles. Pero Dios hizo que el Conocimiento fuese dado a Adam y a los que estaban con él de modo que el reino del Caos y el Mundo Inferior lucharán para llegar a no tener gobernador sobre ellos.

Judas dijo a Jeshua:

- Entonces ¿qué pueden hacer estas generaciones?

Jeshua dijo:

- En verdad te digo, para todos ellos la esencia (centella, estrella) contiene materia para completarse (hacerse completa, realizarse o auto-realizarse). Cuando Saklas termine el período de tiempo que tiene asignado su esencia (centella o estrella) primera aparecerá con las generaciones y ellos podrán terminar lo que dijeron que podían hacer. Luego ellos fornicarán en mi nombre y asesinarán a sus hijos y ellos [...] y [FALTAN CERCA DE SEIS LINEAS] mi nombre, y él [...] su esencia (centella o estrella) sobre el [trec]eavo Eon.

Después de esto Jeshua [se echó a reir].

[Judas dijo]:

- Maestro, [¿por qué te ries de nosotros?]

Jeshua le respondió diciéndole:

- No me rio [de vosotros] sino del error de esas esencias (centellas o estrellas) porque esas seis esencias (centellas o estrellas) rondan con sus cinco combatientes (firmamentos) y todas ellas serán destruidas junto a sus criaturas.

Judas dijo a Jeshua:

- ¿Qué deben hacer los que han sido bautizados en tu nombre?

Jeshua dijo:

- En verdad te digo, este bautismo [...] mi nombre [FALTAN CASI NUEVE LINEAS] a mi. En verdad te digo, Judas, [que aquellos que] ofrecen sacrificios a Saklas [...] Dios [TRES LINEAS DESTRUIDAS] todo lo que es malvado. Pero tú serás sobre todos ellos porque tú sacrificarás al hombre que me sirve de vestido.

Ya tu cuerno ha sido levantado. Tu cólera ha sido encendida. Tu esencia ha mostrado su brillo. Y tu corazón ha [...].

En verdad [te digo] tu último [...] ha sido [FALTAN DOS LINEAS Y MEDIA] aflicción [FALTAN DOS LINEAS] el gobernador, hasta que él sea destruido. Y entonces la imagen de la Gran Generación de Adam será exaltada por encima del cielo, de la tierra y de los ángeles. Esa generación que proviene de los reinos eternos existe. Mira, te lo he dicho todo. Levanta tus ojos y mira a la nube y a la luz dentro de ella y las escaleras que la rodean. La esencia (centella, estrella) que marca el camino (que va delante) es tu esencia (centella, estrella).

Judas elevó sus ojos y vió la nube luminosa y entró en ella. Aquellos que permanecían sobre la tierra escucharon una voz saliendo de la nube, que decía: [EL TEXTO ESTÁ DESTRUIDO]

[...] sus altos sacerdotes murmuraban porque El había ido a la habitación de invitados para su oración. Pero algunos escribas vigilaban con cuidado con la finalidad de arrestarlo durante la oración, por temor de la gente que lo veía como un profeta.

Ellos se acercaron a Judas y le dijeron:

- ¿Qué haces aquí? Tú eres un discípulo de Jeshua.

Judas les respondió lo que ellos deseaban. Y él recibió algunas monedas que le arrojaron.[1]