Fábulas en verso:09

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar



Blanca, rubia, lindísima, salada,
risueña, bien hablada
y en mil habilidades eminente
para su corta edad, tal era Rosa;
mas ¡ay! Enteramente
sus raras prendas olvidar hacía
una falta notable que tenía.
Rosita, la discreta, la donosa,
dio en la maña fatal de ser curiosa.
En acechar pasaba todo el día:
todito, mal o bien, lo averiguaba,
y en seguida a parientes y lejanos
todo con adiciones lo contaba:
curiosidad y chisme son hermanos.
Y si alguno lo duda, gente seria
le enseñará, tratando la materia
con grande copia de razones altas,
que rarísima vez existe sola
una de aquellas faltas.
Atisbar y contar, allá en el juicio
de muchos y doctísimos varones,
son como en el reptil cabeza y cola:
son dos partes de un cuerpo, dos acciones
unidas con recíproco ejercicio:
dos formas de pecar que tiene un vicio.
-Basta de digresión, que va larguita.
Sigamos con la historia de Rosita.
Era bien infeliz: a cada paso
llenaban a su madre las orejas
de avisos y de quejas
diferentes personas
dignas de hacer de su dictamen caso;
y Rosa castigada,
sin tregua ni descanso padecía
dolorosos ayunos y encerronas,
y siempre se veía
de toda suerte de placer privada,
raramente vestida y mal peinada.
Doña Tomasa, su mamá, se dijo:
Veré, con un ardid, si la corrijo.
No se trate ya más de penitencia.
Tomó la diligencia,
y marchóse a vivir en un cortijo.
Como por incidencia,
vino allí de la corte
el médico ordinario de la casa.
Encerróse con él doña Tomasa,
y atando por adentro el picaporte
por no tener la cerradura llave,
fingieron ventilar negocio grave.
Rosita, con aquellos aparatos,
ya se supone que se puso alerta:
quitóse los zapatos,
y alzados los talones,
pasito a paso fue como un pilluelo,
y atisbó por debajo de la puerta.
Echada la curiosa por el suelo,
besando los ladrillos,
oyó decir a su mamá: Razones,
indulgencia, rigor, todo se aplica;
pero nada me vale con la chica.
Hay otros defectillos
que se pueden sufrir; pero éste, creo
que si no es el más feo,
es el que excita más la antipatía:
nadie quiere vivir con una espía.
-Vamos, señora, vamos
(contestaba el doctor), compadezcamos
a tales infelices,
pues nace el ser curioso
de un órgano facial defectuoso.
-¡Calle! ¿Qué órgano es ése? -Las narices.
Persona con nariz de poco peso
tiene que ser curiosa con exceso.
La curación del mal está en la mano.
¿Es un sujeto de nariz liviano?
Bueno: inmediatamente
se le hace un añadido suficiente
de cualquiera metal, y agur, amigo:
en menos que lo digo,
la persona más terca, la más zafia,
se olvida de espionaje y chismografía.
-¿Está seguro usted? -Y tan seguro
que más no puede ser: la señorita
corre ya por mi cuenta. ¡Pobrecita!
Usted la castigaba; yo la curo...
Y sacará una moda muy bonita,
que a costa de un pequeño sacrificio,
les hará mucho bien a varias gentes.
-Y ¿cuál es esa moda, Don Patricio?
-La de llevar en la nariz pendientes.
Voy a Madrid: me labrará un platero
dos arillitos de oro con esmero,
y haré que les agregue por colgantes
un par de cascabeles elegantes,
cuidando que les ponga la bolita
del peso que la niña necesita.
Romper en la nariz los agujeros
es obra de poquísimos instantes:
durante los primeros
duele, pero poquito, casi nada.
Es mortificación por conveniencia;
y Rosa, como niña bien criada,
recibirá la aguja con paciencia.
En estando aviada
con sus bonitos cascabeles de oro,
le juro a usted por Avicena el moro
que no ha de haber por la muchacha riña.
-Corriente: cascabeles a la niña.
Rosita sin estruendo,
pero con miedo atroz, se fue corriendo.
-Es verdad (exclamó), verdad y mucha,
que siempre oye su daño quien escucha.
¡Vaya que los doctores son crueles!
¡A mí querer abrirme
a hierro la nariz! ¡Yo cascabeles!
Las pinchaduras dolerán de firme;
y luego, para alivio de trabajos,
¿qué papel haré yo con dos colgajos
que nadie gastará? ¿Quién se acomoda
con tan extraña, tan horrible moda?
¿Qué moda? Si eso iguala
a un letrero que diga: Yo soy mala.
Y si voy a Madrid... ¡Virgen del Carmen!
Conmoverá la población entera
el alboroto que armen
los cascabeles de Rosita Vera.
Por no estrenar el afrentoso dije,
pesado a la nariz, molesto al labio,
me corrijo. -En efecto, se corrige,
y tan completamente,
que al regresar el naricista sabio
trayendo el salutífero presente,
le dijo la mamá, de gozo llena:
Estamos por acá de enhorabuena.
La nariz de Rosita, no sé cómo,
era de pluma, y se volvió de plomo.
Ya no atisba jamás ni picotea,
y está, gracias a Dios, desconocida.
Por eso convendrá que suspendamos
la operación aquella consabida;
pero si hay recaída,
y otra vez repitiere sus deslices,
entonces le plantamos
cascabelitos de oro en las narices.

Cascabeles, cencerros, esquilones
de buque bien capaz y brocal ancho
llevar a la garganta debería
la turba de curiosos embrollones,
traperos de perdidas expresiones,
que lo revuelven todo con su gancho.
Con el ruido el soplón se anunciaría;
y al llegar a un corrillo, alguien diría:
Quédese aquí la plática pendiente,
porque el buen perillán que nos acecha,
lo parla todo, y al contarlo, miente.
Oye lo que le llega buenamente,
y añade lo demás de su cosecha.



Fábulas en verso castellano de Juan Eugenio Hartzenbusch

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII
XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI
XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII
LIII - LIV - LV - LVI - LVII - LVIII - LIX - LX - LXI - LXII