Fábulas en verso:35

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar



Llevaba por las calles un jumento
varios tiestos en flor, y el grato aroma
que embalsamaba el viento,
alrededor juntaba del pollino
cuantas narices de goloso olfato
hallaba en el camino.
Viendo que se le sigue, va y lo toma
por él el mentecato,
y exclama interiormente:
No hay duda que hay aquí muy buena gente,
y es conmigo finísima en sus modos.
Todos me obsequian, me acompañan todos.
La estación de las flores poco dura.
Sucede que otro día
le cargan a mi burro de basura;
y huyendo entonces el fatal encuentro,
se vuelve cada cual o se desvía,
y en hallando un portal, se mete dentro.
Y el animal decía:
No se me puede honrar más a las claras:
todos, para que marche sin tropiezo,
se apartan de mi lado veinte varas.


Así vive feliz un arrapiezo
de los que dicen diferiencia y buya,
porque tiene la suerte
de que nada interpreta en contra suya,
y todo en su provecho lo convierte.



Fábulas en verso castellano de Juan Eugenio Hartzenbusch

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII
XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI
XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII
LIII - LIV - LV - LVI - LVII - LVIII - LIX - LX - LXI - LXII