Física Libro I

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El arte poético Capítulo I

1 Objeto y método de la Física[editar]

184a Puesto que en toda investigación so­bre cosas que tienen principios[1], causas o elementos, el saber y la ciencia resultan del conocimiento de éstos —ya que sólo creemos conocer una cosa cuando conocemos sus primeras causas y sus primeros[2] principios, e incluso sus elementos—, es evidente 15 que también en la ciencia de la naturaleza tenemos que in­tentar determinar en primer lugar cuanto se refiere a los principios[3].

La vía natural consiste en ir desde lo que es más cognos­cible y más claro para nosotros hacia lo que es más claro y más cognoscible por naturaleza[4]; porque lo cognoscible con respecto a nosotros no es lo mismo que lo cognoscible en sentido absoluto. Por eso tenemos que proceder de esta ma­nera: desde lo que es menos claro por naturaleza, pero más 20 claro para nosotros, a lo que es más claro y cognoscible por naturaleza.

Las cosas que inicialmente nos son claras y evidentes son más bien confusas; sólo después, cuando las analiza­mos, llegan a sernos conocidos sus elementos y sus princi­pios. Por ello tenemos que proceder desde las cosas en su conjunto[5] a sus constituyentes particulares; porque un todo es más cognoscible para la sensación, y la cosa en su 25 conjunto es de alguna manera un todo, ya que la cosa en su conjunto comprende una multiplicidad de partes. 184b Esto mismo ocurre en cierto modo con los nombres res­pecto de su definición, pues un nombre significa un todo sin distinción de partes, como por ejemplo «círculo», mien­tras que su definición lo analiza en sus partes constitutivas. También los niños comienzan llamando «padre» a todos los hombres, y «madre» a todas las mujeres; sólo después dis­tinguen quién es cada cual.

2 Número de los principios. El ser no es uno como suponen Parménides y Meliso[editar]

15 Tiene que haber necesariamente o un principio o muchos. Si sólo hay uno, ten­drá que ser inmóvil, como dicen Parmé­nides y Meliso, o estar en movimiento, como afirman los físicos[6], algunos de los cuales dicen que el primer principio es Aire[7], otros que Agua[8]. Pero si hay mu­chos, tendrán que ser o finitos o infinitos. Si son finitos y más de uno, entonces serán dos[9] o tres o cuatro[10] o 20 cualquier otro número. Y si son infinitos, entonces o pertenece­rán a un único género, diferenciándose sólo en la figura, como afirma Demócrito [11], o serán diferentes o incluso con­trarios[12] en especie.

Los que buscan cuántos entes hay realmente proceden de la misma manera[13], pues pretenden saber si lo que cons­tituye primariamente a los entes es uno o múltiple, y en el caso de que sean múltiples, si son finitos o infinitos. Por lo tanto, éstos también investigan si los principios o los 25 elementos son uno o muchos.

Ahora bien, examinar si el Ser es uno e inmóvil no es tarea propia de la Física[14], pues así como el geómetra no 185a tiene argumentos contra quien niegue los principios de la geometría —tendría que remitirse a otra ciencia o una ciencia común a todas—, lo mismo le sucede también a quien estudia los principios. Porque si sólo hay un ente, y es uno de la manera mencionada, entonces ya no hay un prin­cipio[15], puesto que todo principio es tal si es principio de uno o de muchos entes. Examinar si el Ser es uno en ese 5 sentido es, pues, como discutir cualquiera de las otras tesis que se presentan sólo por discutir, tales como la de Heráclito [16]o la de que el Ser es un único hombre, o es como refu­tar una argumentación erística, tal como la de Meliso o la de Parménides[17] (pues ambos parten de premisas falsas y sus 10 conclusiones no se siguen; la de Meliso es más bien tosca y no presenta problemas, pero si se deja pasar un absurdo se llega a otros, y en eso no hay ninguna dificultad).

Por nuestra parte damos por supuesto que las cosas que son por naturaleza, o todas o algunas, están en movimiento; esto es claro por inducción[18]. No estamos obligados a 15 refutar toda doctrina adversa, sino sólo cuantas concluyen fal­samente de los principios de una demostración; en caso contrario, no. Así, por ejemplo, es propio del geómetra refu­tar la cuadratura del círculo por medio de los segmentos [19], pero refutarla por el método de Antifonte[20] no es tarea propia de un geómetra. Pero como ellos plantean importantes problemas de orden físico, aunque su estudio no verse sobre la naturaleza, quizás sea conveniente decir algo al respecto, ya que este examen tiene interés para la filosofía.

20 El punto de partida más apropiado será ver qué es lo que quieren decir cuando afirman que todas las cosas son una unidad, puesto que «ser» se dice en mucho sentidos. ¿Acaso que todas son sustancias o cantidades o cualidades? ¿Acaso que son una única sustancia, como por ejemplo «un» hom­bre, o «un» caballo o «un» alma, o que son una única 25 cualidad, como por ejemplo «blanco» o «caliente» o alguna otra similar[21]? Todas estas alternativas son muy diferentes y no es posible afirmarlas a la vez. Porque si el Todo fuese un todo de sustancia y también de cantidad y de cualidad[22], estén o no separadas entre sí, habría muchos entes. Y si to­das las cosas fuesen cualidades o cantidades, haya sustancia o no la haya, entonces sería absurdo, si hay que llamar 30 absurdo a lo imposible. Porque ninguna de éstas puede existir separadamente, excepto la sustancia, ya que todas ellas se dicen de la sustancia como su sujeto.

Meliso afirma que el ser es infinito. El ser sería enton­ces una cantidad, porque lo infinito es infinito en canti­dad[23], pues ninguna sustancia puede ser infinita, ni tampoco 185b una cualidad ni una afección, salvo que lo sean accidental­mente[24], esto es, si cada una fuese al mismo tiempo una cantidad. Porque para definir el infinito tenemos que hacer uso de la cantidad, no de la sustancia ni de la cualidad. Lue­go, si el ser es sustancia y cantidad, es dos y no uno. Pero si 5 sólo es sustancia, entonces no será infinito ni tendrá magni­tud alguna, porque tener una magnitud sería tener una can­tidad.

Además, puesto que el «uno» mismo, como el ser, se dice en muchos sentidos[25], hay que examinar en qué sentido dicen que el Todo es uno. Porque se dice de algo que es uno si es continuo o si es indivisible o si la definición de su esencia es una y la misma, como la bebida espirituosa y el vino.

Si el Todo es uno por ser continuo, entonces el Uno es 10 múltiple, pues lo continuo es infinitamente divisible[26].

(Hay, por cierto, una dificultad sobre la parte y el to­do[27], aunque quizás no sea relevante para esta discusión, sino sobre la parte y el todo tomados en sí mismos, a saber: si la parte y el todo son una misma cosa o son varias, y de qué manera son una o varias, y si son varias, de qué manera son varias. La misma dificultad se plantea en el caso de que las partes no sean continuas. Y también, si cada parte es una 15 con el todo por ser indivisible, cabe preguntarse si cada parte será una con cada otra.)

Pero si el Todo es uno en cuanto que es indivisible, nin­guna cosa tendrá cantidad ni cualidad, ni el ser será infinito, como quiere Meliso, ni tampoco finito, como afirma Parménides; porque aunque el límite es indivisible, lo limitado no lo es.

Y si todos los entes son uno por tener la misma 20 definición, como un vestido o una túnica, entonces se vuelve a la doctrina de Heráclito[28], pues en tal caso ser bueno será lo mismo que ser malo, ser bueno lo mismo que ser no-bueno, y por tanto serán lo mismo bueno y no-bueno, hombre y caballo, y ya no se podrá afirmar que todas las cosas son una unidad, sino que no son nada; lo que es de una cierta 25 cualidad será lo mismo que lo que es de una cierta cantidad.

Los antiguos más próximos a nosotros se sentían pertur­bados ante la posibilidad de que una misma cosa resultase a la vez una y múltiple. Por eso algunos, como Licofrón[29], suprimieron el «es»; otros modificaron la forma de las ex­presiones, diciendo, por ejemplo, «hombre blanqueado» en lugar de «el hombre es blanco», «camina» en lugar de «está 30 caminando», a fin de evitar que lo uno se hiciera múltiple si se le añadía el «es», como si «uno» y «ser» sólo tuviesen un único significado. Pero los entes son muchos, o por defini­ción (por ejemplo, «ser músico» es distinto de «ser blanco», aunque ambos sean un mismo hombre; de esta manera lo uno puede ser múltiple), o por división (como el todo y sus partes). Ante esto se quedaban perplejos, pues tenían que 186a admitir que lo uno era múltiple, como si no fuera posible que una misma cosa sea una y múltiple sin oposición, pues lo que es uno puede ser uno en potencia o uno en acto.

3 Refutación de la tesis «el Ser es uno»[editar]

5 Si procedemos de esta manera, parece imposible que todos los entes sean uno, y los argumentos utilizados para probarlo no son difíciles de refutar. Porque tanto Parménides como Meliso hacen razona­mientos erísticos (ya que parten de premisas falsas y sus conclusiones no se siguen; el de Meliso es más bien tosco y no presenta problemas, pero si se deja pasar un absurdo se llega a otros sin dificultad).

10 Es manifiesto que Meliso comete una falacia, pues pien­sa que si «todo lo que ha llegado a ser tuvo un comienzo», entonces «lo que no ha llegado a ser no lo tiene»[30]. Y tam­bién es absurdo suponer que todo tiene un comienzo, no del tiempo, sino de la cosa, y que tiene que haber un comienzo no sólo de una generación absoluta, sino también de la 15 generación de una cualidad, como si no pudiese haber cambios instantáneos[31].

Además, ¿por qué el Todo, si es uno, tiene que ser in­móvil? Si una parte del Todo que es una, como esta parte de agua, puede moverse en sí misma[32], ¿por qué no ha de po­der hacerlo el Todo? ¿Y por qué no puede haber alteración? Por otra parte, el Ser no puede ser uno en cuanto a la forma, sino sólo en cuanto a la materia —de esta unidad hablan 20 algunos físicos, pero no de la otra—; pues un hombre y un caballo son distintos en cuanto a la forma, y también lo son los contrarios entre sí.

A Parménides se le pueden hacer las mismas objecio­nes[33], aunque hay también otras que se le pueden aplicar con más propiedad. Se le refuta mostrando que sus premisas son falsas y sus conclusiones no se siguen. Sus premisas son 25 falsas porque supone que «ser» sólo se dice en sentido abso­luto, siendo que tiene muchos sentidos. Y sus conclusiones no se siguen, porque si sólo hubiese cosas blancas, y si «blanco» sólo tuviese un significado, lo que es blanco sería sin embargo múltiple y no uno. Lo que es blanco no sería uno ni por continuidad ni por definición. Porque el ser de lo blanco es distinto del ser de aquello que lo recibe, aunque 30 lo blanco no exista separadamente, fuera de lo que es blan­co; pues lo blanco y aquello a lo que pertenece no se distin­guen por estar separados sino por su ser[34]. Esto es lo que Parménides no vio.

En efecto, forzosamente Parménides está suponiendo no sólo que «es» tiene un único significado, sea cual sea aque­llo a que se atribuya, sino también que significa «lo que propiamente es», y <«es uno»> «lo que propiamente es uno»[35]. <Pero entonces «ser» ya no será un atributo>, por­que un atributo es aquello que se predica de un sujeto; por 35 lo tanto, si «ser» fuese un atributo, aquello a lo que se atri­buya no será, ya que sería algo distinto de lo que es; luego 186b algo que no es. Por lo tanto, «lo que propiamente es» no podrá predicarse de algo, pues no sería ente aquello de que se predique, a menos que se admita que «es» tiene más de un significado, de tal manera que cada cosa sea un cierto ser. Pero se ha supuesto que «es» sólo tiene un significado.

Pero, por otra parte, si «lo que propiamente es» no es 5 atributo de algo, sino que se le atribuye alguna otra cosa, ¿por qué «lo que propiamente es» ha de significar el «es» más bien que el «no es»? Porque en el supuesto de que «lo que propiamente es» no sólo «es» sino que también es «blanco», lo que es blanco no sería «lo que propiamente es» (ya que el ser no puede pertenecerle, porque lo que no es «aquello que propiamente es», no es); luego lo blanco no es, y no se trata de que no sea en un sentido particular, sino que 10 no es en absoluto. Luego «lo que propiamente es» no es, porque si se dice con verdad que es blanco, esto significa decir que no es. Por consiguiente, también «blanco» tendrá que significar «lo que propiamente es»; pero entonces «es» tendría más de un significado.

Además, si el ser es «lo que propiamente es», entonces no tendrá magnitud[36], porque en tal caso el ser de cada una de sus partes sería distinto.

Por otra parte, que «lo que propiamente es» es divisible 15 en otros que «propiamente son», es también evidente desde el punto de vista de la definición. Por ejemplo, si «hombre» fuese «lo que propiamente es», también «animal» y «bípe­do» tendrían que ser «lo que propiamente es». Porque, si no lo fueran, serían entonces atributos del hombre o de algún otro sujeto[37]. Pero ambas alternativas son imposibles.

Se entiende por atributo: o bien lo que puede pertenecer o no pertenecer < a un sujeto>, o bien aquello en cuya 20 definición está presente <el sujeto> del cual es un atributo o bien aquello a lo que pertenece la definición del sujeto del cual es un atributo. Por ejemplo, «estar sentado» es un atri­buto separable, pero «chato» no puede definirse sin la de­finición de «nariz», de la cual decimos que pertenece como un atributo. Además, la definición del todo no está presente en la definición de cada una de las partes o elementos de lo que se define; por ejemplo, la definición de «hombre» no 25 está incluida en la de «bípedo», ni la de «hombre blanco» en la de «blanco». Si esto es así, y si «bípedo» es el atributo de «hombre», entonces o bien «bípedo» tendrá que ser sepa­rable de «hombre», de tal manera que podría haber hombres que no fuesen bípedos, o bien la definición de «hombre» tendrá que estar presente en la definición de «bípedo»; pero 30 esto es imposible, porque «bípedo» está contenido en la definición de «hombre».

Y si «bípedo» y «animal» fuesen atributos de otra cosa y si ni uno ni otro fuesen «lo que propiamente es», enton­ces «hombre» sería también un atributo de otra cosa. Pero «lo que propiamente es» no puede ser atributo de nada, y aquello de lo cual se predican ambos y cada uno en particu­lar («bípedo» y «animal») tiene que ser también aquello de lo cual se predica el compuesto («animal bípedo»). 35 ¿Tendremos que decir, entonces, que el Todo está compuesto de indivisibles?

Algunos nos han transmitido ambos argumentos: a) el 187a que afirma que todas las cosas son una, porque «ser» sólo significa una cosa, con lo cual supone que el no ser es[38], y b) el argumento de la dicotomía[39], que supone magnitudes indivisibles. Pero evidentemente no es verdad que, si «ser» sólo significa una cosa y no es posible al mismo tiempo la 5 contradicción, entonces el no-ser no es. Porque nada impide que haya, no el no-ser absoluto, sino un cierto no-ser. Por otra parte, es absurdo decir que Todo es uno porque no pue­de haber nada fuera del Ser mismo[40]. Pues ¿qué se ha de entender por el Ser mismo sino «lo que propiamente es»? Pero si esto es así, nada impide que las cosas sean múltiples.

Es evidente, entonces, que el ser no puede ser uno en 10 ese sentido.

4 Crítica de los físicos[editar]

En cuanto a los físicos[41], éstos hablan de dos maneras. Algunos establecen que el Uno es el cuerpo subyacente —bien uno[42] de los tres elementos o bien otro más denso que el fuego pero más ligero que el aire—[43], del que se generan todas las demás cosas, 15 que se hacen múltiples por rarefacción y condensación[44]. Ahora lo faro y lo denso son contrarios y, tomados en gene­ral, son el exceso y el defecto, como lo son lo Grande y lo Pequeño de los que habla Platón[45], salvo que él hace de és­tos la materia y del Uno la forma, mientras que ellos hacen del Uno la materia subyacente y de los contrarios las dife­rencias o formas.

Otros afirman que los contrarios están contenidos en el 20 Uno y emergen de él por separación, como Anaximandro y también cuantos dicen que los entes son uno y múltiples, como Empédocles y Anaxágoras, pues para éstos las cosas emergen de la Mezcla por separación. Aunque los dos últi­mos difieren entre sí: para el primero hay cambios cícli-25 cos[46], para el segundo cambios únicos[47]; para el segundo hay infinitas de partículas semejantes[48] y sus contrarias, mientras que el primero sólo admite los llamados «ele­mentos»[49].

Anaxágoras, al parecer, consideró que eran infinitos, porque aceptaba como verdadera la doctrina común entre los físicos de que nada llega a ser de lo que no es. Por eso ellos dicen: «todas las cosas estaban juntas», considerando algunos el llegar a ser como una alteración y otros como 30 una combinación o una separación[50]. Además, la generación recíproca de los contrarios les llevó a suponer que tenían que haber existido ya uno en otro. Porque si todo lo que lle­ga a ser tiene que venir o de lo que es o de lo que no es, y es imposible el llegar a ser de lo que no es (sobre estas doctri­nas todos los físicos están de acuerdo), pensaron entonces 35 que lo primero se seguía necesariamente, a saber, que las cosas llegan a ser de cosas ya existentes, aunque por la pe­queñez de sus masas no nos sean perceptibles. Por eso de- 187b cían que toda cosa está mezclada en toda cosa, porque veían que todo proviene de todo; las cosas parecen diferentes y se les da distintos nombres según sea aquello que predomine numéricamente entre los infinitos constituyentes de la mezcla. Para ellos, nada es enteramente blanco o negro o 5 dulce o carne o hueso, sino que la naturaleza de una cosa sería lo que parece poseer preponderantemente.

Ahora bien, si el infinito en cuanto infinito es incog­noscible, entonces el infinito según el número y según la magnitud es una cantidad incognoscible; y el infinito según la forma es una cualidad incognoscible. Y si los principios fueron infinitos según el número y según la forma, sería imposible conocer lo que está compuesto de ellos; porque 10 creemos conocer un compuesto sólo cuando sabemos cuáles y cuántos son sus componentes[51].

Además, si las partes de una cosa pudiesen ser de cual­quier tamaño en grandeza o pequeñez (y entiendo por 15 «par­tes» los componentes en que puede ser dividido el todo), entonces necesariamente la cosa total podrá ser de cualquier tamaño. Pero si es imposible que un animal o una planta sean de cualquier tamaño en grandeza o en pequeñez, es evidente que tampoco cualquiera de sus partes podrá serlo, pues si no fuera así, el todo también lo sería. La carne, los huesos y otras cosas similares son partes del animal, como los frutos son partes de las plantas. Es evidente, entonces, 20 que la carne o el hueso o alguna otra cosa no pueden ser de cualquier tamaño, ni con respecto a lo más grande ni a lo más pequeño[52].

Además, en el supuesto de que todas estas cosas estén ya presentes una en otras y no haya generación, sino sepa­ración tras una mutua presencia, y que reciban sus nombres según la parte que exceda a las otras partes, y que cualquier cosa pudiera llegar a ser de cualquier otra (por ejemplo, el 25 agua por separación de la carne o la carne del agua), enton­ces, puesto que todo cuerpo finito se agota por la sustrac­ción reiterada de una magnitud finita[53], es evidente que toda cosa no puede estar presente en toda cosa. Porque si la carne fuese extraída del agua y de nuevo emergiese más carne por separación en el agua residual, aunque la parte fuese cada 30 vez más pequeña no llegará jamás a ser tan pequeña que no tenga ninguna magnitud. Por consiguiente, si el proceso de separación llegase a detenerse, toda cosa no estará en toda cosa (pues no habría ya carne en el agua residual). Pero si no se detuviese y la extracción de carne pudiese continuar indefinidamente, habría entonces un número infinito de partes iguales finitas en una magnitud finita; pero esto es imposible[54].

Además, si todo cuerpo al que se le quite algo tiene que 35 hacerse necesariamente más pequeño, y si la carne no puede aumentar o disminuir en cantidad más allá de cierto límite, es evidente que a ningún cuerpo se le puede separar la can­tidad mínima de carne, porque entonces sería más pequeño 188a que el mínimo de carne[55].

Finalmente, en cada una de estas infinitas partículas corpóreas estaría ya presente una cantidad infinita de carne, sangre y cerebro, no separada entre sí, aunque no por eso menos real. Pero esto es absurdo.

5 Que jamás tendrá lugar una completa separación, es verdad, aunque Anaxágoras lo dice sin saber por qué: por­que las afecciones son inseparables. Por lo tanto, si los colo­res y los estados están mezclados, en el caso de que fuera separados tendríamos, por ejemplo, un «blanco» y un «sano» que no serían más que blanco y sano, sin ser atributo de ningún sujeto. Así pues, es absurda e imposible esta In­teligencia de Anaxágoras, pues pretende separar lo que no 10 es posible separar[56], tanto respecto de la cantidad como de la cualidad: respecto de cantidad, porque no hay una magni­tud mínima; respecto de la cualidad, porque las afecciones son inseparables.

Tampoco tiene razón Anaxágoras al concebir la genera­ción de los cuerpos desde partículas homeómeras. Porque en cierto sentido el barro se puede dividir en trozos de 15 barro, pero en otro sentido no. Ni el agua y aire son y se en­gendran mutuamente de la misma manera en que los ladri­llos vienen de la casa o la casa de los ladrillos. Sería mejor concebir un número más reducido y finito de principios, como hace Empédocles.

== 5 Los contrarios como principios ==57] 20 Todos ponen los contrarios como principios, tanto aquellos que afirman que el Todo es uno e inmóvil (pues Parménides pone como principios el calor y el frío[58], y los llama fuego y tierra), como los que hablan de lo raro y lo denso. También Demócrito habla de lo lleno y lo vacío[59], entendiéndolos, respectivamente, como el ser y el no-ser, y habla asimismo de diferencias de posición, figura y orden, los cuales serían los géneros de los contrarios: así, de la posición, lo alto y lo bajo, lo interior y lo posterior; de 25 la figura, la angular y lo no angular, lo recto y lo circular.

Así pues, es manifiesto que de una u otra manera todos consideran los contrarios como principios. Y con razón, pues es necesario que los principios no provengan unos de otros, ni de otras cosas, sino que de ellos provengan todas las cosas. Ahora los primeros contrarios poseen estos atribu­tos: no provienen de otras cosas, porque son primeros, ni tampoco unos de otros, porque son contrarios. Pero tenemos 30 que examinar la razón por la cual esto es así.

En primer lugar, hay que admitir que no hay ninguna cosa que por su propia naturaleza pueda actuar de cualquier manera sobre cualquier otra al azar o experimentar cual­quier efecto de cualquier cosa al azar, que cualquier cosa no puede llegar a ser de cualquier cosa[60], salvo que se le 35 considere por accidente[61]. Pues, ¿cómo lo blanco podría generar­se del músico, salvo que «músico» sea un accidente de lo no-blanco o del negro? Lo blanco se genera de lo no-blanco, pero no de un no-blanco cualquiera, sino del negro o de 188b algún color intermedio[62]; y el músico se genera del no-músico, pero no de cualquier no-músico, sino de un a-músico o de algo intermedio, si lo hay. Tampoco una cosa, cuando se destruye, lo hace primariamente en otra cualquie­ra al azar; así, lo blanco no se destruye en el músico (salvo 5 que sea por accidente), sino en lo no-blanco, y no en un no-blanco cualquiera al azar, sino en el negro o en algún otro color intermedio, como también el músico se destruye en el no-músico, no en cualquier no-músico al azar, sino en un a-músico o en algo intermedio.

Lo mismo sucede en todos los demás casos, ya que apli­camos el mismo razonamiento a las cosas que no son ­10 simples sino compuestas, pero como no tenemos un nombre para las disposiciones opuestas no lo advertimos. Porque todo lo que es armónico tiene que llegar a ser de lo no-armónico, y lo no-armónico de lo armónico; y lo armónico ha de destruirse en lo no-armónico, que no es una 15 disposición cualquiera al azar, sino la opuesta a lo armónico. Y no hay diferencia si se habla de armonía o de orden y de com­posición, pues evidentemente el razonamiento es el mismo. También una casa, una estatua o cualquier otra cosa llegan a ser de la misma manera; pues una casa llega a ser de cosas que están en cierta separación más bien que en una conjun­ción, y una estatua o cualquier cosa que haya sido configurada llega a ser de lo no configurado; y lo que resulta es en 20 un caso orden y en otro composición.

Si esto es verdad, todo lo que llega a ser proviene de su contrario o de algo intermedio y todo lo que se destruye se destruye en su contrario o en algo intermedio. Los interme­dios provienen también de los contrarios, como por ejemplo los colores, que provienen del blanco y del negro. Por 25 consiguiente, todas las cosas que llegan a ser por naturaleza o son contrarias o provienen de contrarios.

Hasta aquí la mayor parte de nuestros predecesores de una u otra forma nos han acompañado, como dijimos antes; pues todos, como constreñidos por la verdad misma, han dicho que los elementos, y lo que ellos llaman «principios», son contrarios, aunque no han dado ninguna razón. Pero se 30 diferencian entre sí al tomar unos, como anteriores unos contrarios, y otros, como posteriores; unos lo que es más cognoscible según el pensamiento, otros lo que es más cog­noscible según la sensación: pues algunos ponen lo caliente y lo frío como causas de la generación, otros lo húmedo y lo seco, otros lo impar y lo par, otros incluso el Amor y el 35 Odio, diferenciándose entre sí de la manera que hemos indi­cado. Por consiguiente, sus principios son en un sentido los mismos y en otro son diferentes; diferentes según el parecer de la mayoría de ellos, los mismos en tanto que son 189a análogos; pues los toman de la misma tabla de los contrarios[63], siendo unos de mayor extensión y otros de menor. Así ha­blan de los principales de igual y de diferente manera, unos peor y otros mejor[64], y, como dijimos antes, algunos los 5 entienden como más cognoscibles según la razón y otros como más cognoscibles según la sensación; pues lo univer­sal es más conocido por la razón y lo particular por la sen­sación, ya que la razón es de lo universal y la sensación de lo particular; por ejemplo, lo Grande y lo Pequeño[65] son principios contrarios según la razón, lo Raro y lo Denso[66] lo son según la sensación.

10 Es, pues, evidente que los principios tienen que ser con­trarios.

6 Número de los primeros principios[editar]

Queda ahora por decir si los princi­pios son dos o tres o más.

No es posible que haya un único principio, puesto que los contrarios no son una misma cosa. Tampoco pueden ser infinitos, porque en tal caso el ser sería incognoscible, y porque en cada uno de los géneros[67] sólo hay una contrarie­dad y la sustancia es un género único, y también porque es posible partir de un número finito, y de un número finito, 15 como hace Empédocles, es mejor que de un número infinito (pues Empédocles piensa que desde sus principios finitos puede dar razón de todo lo que Anaxágoras explica con sus principios infinitos). Además, algunos contrarios son ante­riores a otros, y algunos proceden de otros, como lo dulce y lo amargo, lo blanco y lo negro, mientras que los principios tienen que permanecer siempre. Resulta claro, entonces, que 20 los principios no pueden ser ni uno ni infinitos.

Pero si son finitos, hay alguna razón para no suponer que sean sólo dos. Porque es difícil ver cómo la densidad podría actuar por su propia naturaleza sobre la rareza, o la rareza sobre la densidad. Lo mismo se puede decir de cual­quier otra pareja de contrarios, ya que ni el Amor se une al Odio y produce algo de éste, ni el Odio produce algo del 25 Amor, sino que ambos actúan sobre una tercera cosa. Algu­nos, en cambio, suponen más principios y de ellos hacen surgir la naturaleza de las cosas.

Además, si no suponemos bajo los contrarios una natu­raleza distinta, puede plantearse todavía otra dificultad, puesto que no vemos que los contrarios sean la sustancia de ninguna cosa; pero un principio no puede ser predicado de 30 ningún sujeto, ya que si lo fuera sería el principio de un principio; porque el sujeto es un principio, y según parece es anterior a lo que se predica de él.

Además, decimos que no hay sustancia que sea contraria a una sustancia[68]. ¿Cómo, entonces, una sustancia podría estar constituida por no-sustancias? O bien, ¿cómo una no-sustancia podría ser anterior a una sustancia?[69]. 35 Por eso, si se admiten como verdaderos el anterior[70] y el 189b último argumento[71], es necesario, si se quiere preservar a ambos, suponer un tercer principio, como afirman los que dicen que el Todo es una única naturaleza, tal como el agua[72] o el fuego[73] o algo parecido entre ambos[74]. Y parece que es más bien algo intermedio, porque el fuego, la tierra, 5 el aire y el agua están ya entretejidos de contrarios. De ahí que no carezcan de razón los que ponen como substrato al­go distinto de éstos, especialmente los que ponen el aire, porque el aire presenta menos diferencias sensibles que los otros principios; y después del aire, el agua. Todos, sin em­bargo, consideran esa Unidad como configurada por con­trarios, tales como la densidad y la rareza, el más y el me­ι ο nos; estos contrarios, tomados en general, son claramente el exceso y el defecto, como ya hemos dicho antes[75]. Y al pa­recer es antigua esta doctrina: que el Uno, el Exceso y el Defecto son los principios de las cosas, aunque todos no la entienden de la misma manera, ya que los antiguos[76] consi­deraban que los dos contrarios eran activos y el Uno pasivo, mientras que algunos más recientes[77] sostienen más bien lo 15 opuesto, que el Uno es activo y los dos contrarios pasivos.

Así, a la luz de estas consideraciones y otras similares parece razonable afirmar, como hemos dicho antes, que los elementos son tres, y no más de tres. Porque como principio pasivo basta con uno solo; si fueran cuatro habría dos con­trariedades, y tendríamos que suponer otra naturaleza 20 intermedia fuera de cada una. Y si fueran dos y pudieran en­gendrar cosas entre sí, una de las contrariedades sería superflua[78]. Pero, además, es imposible que haya varias contrariedades primeras[79]; porque la sustancia es un género único del ser, de manera que los principios sólo serían dis­tintos entre sí por el antes y el después, pero no por el 25 género (pues en un género singular nunca hay más de una con­trariedad, y todas las otras contrariedades parecen reducirse a una sola[80]).

Es evidente, entonces, que no puede haber un solo ele­mento, ni tampoco más de dos o tres. Pero, como hemos dicho, es muy difícil decidir si son dos o tres.

7 Análisis de la generación[editar]

30 En cuanto a nosotros, hablemos aho­ra, en primer lugar, de la generación[81] en general, pues es conforme a la naturaleza hablar primero de lo que es común y examinar después lo que es particular. Cuando decimos que una cosa llega a ser de otra, o que algo llega a ser de algo distinto, podemos referirnos bien a lo que es simple o bien a lo que es compuesto. Quiero decir lo siguiente: un hombre puede llegar a ser músico[82], y tam­bién lo que es no-músico puede llegar a ser músico, o el hombre no-músico puede llegar a ser un hombre músico. 190a Llamo simple al término inicial del llegar a ser, a saber «hombre» y «no-músico», y simple también lo que ha lle­gado a ser, «músico»; pero cuando decimos «el hombre no-músico llega a ser un hombre músico», tanto aquel que llega ser como lo que ha llegado a ser son compuestos.

5 Ahora bien, en uno de estos casos no decimos sólo: «esto llega a ser», sino también: «esto llega a ser de esto», por ejemplo, «el músico llega a ser del no-músico». Pero no hablamos de la misma manera en todos los casos, ya que no decimos: «el músico ha llegado a ser del hombre», sino: «el hombre ha llegado a ser músico».

Por otra parte, cuando decimos que algo simple llega a ser, en un caso permanece lo que llega a ser y en otro no 10 permanece; en efecto, el hombre permanece y es un hombre cuando llega a ser músico, mientras que lo no-músico y lo a-músico no permanecen, ni como simples ni como com­puestos.

Después de estas distinciones se puede comprender que, en todos los casos de llegar a ser, si se los considera como hemos dicho, tiene que haber siempre algo subyacente en lo 15 que llega a ser, y para esto, aunque es uno en número, no es uno en forma[83] (y por «forma» entiendo lo mismo que por «concepto»). Porque no es lo mismo el ser del hombre que el ser de lo no-músico, ya que el uno permanece, mientras que el otro no permanece: lo que no es un opuesto, perma­nece (pues el hombre permanece); pero lo no-músico y lo 20 a-músico no permanece, ni tampoco el compuesto de ambos, esto es el hombre a-músico.

Decimos «algo llega a ser de algo», y no «algo llega a ser algo», principalmente de las cosas que no permanecen; así decimos «el músico llega a ser del a-músico», y no «el músico llega a ser del hombre». Aunque también de las co­sas que permanecen hablamos en ocasiones de la misma

25 manera, pues decimos que del bronce llega a ser una esta­tua, y no que el bronce llega a ser una estatua. En cuanto a los opuestos que no permanecen, se dicen de ambas mane­ras: decimos «esto llega a ser de esto» y también «esto llega a ser esto»; así, «del a-músico llega a ser el músico» y tam­bién «el a-músico llega a ser músico». Y hablamos de la misma manera en el caso del compuesto, pues decimos: «de 30 un hombre a-músico llega a ser un músico», y también «un hombre a-músico llega a ser un hombre músico».

«Llegar a ser» (gígnesthaí) se dice en muchos senti­dos[84]: en algunos casos no se habla simplemente de llegar a ser, sino de llegar a ser algo particular, pero sólo de las sus­tancias se dice que llegan a ser en sentido absoluto. Cuando no se trata de sustancias, es evidente que tiene que haber un sujeto de lo que llega a ser, pues en el llegar a ser de una 35 cantidad o una cualidad o una relación o un donde hay siempre un sujeto[85] de ese llegar a ser, ya que sólo la sustancia no se predica de ningún otro sujeto, mientras que todo lo demás se predica de la sustancia. Pero que también 190b las sustancias, y todos los demás entes simples, llegan a ser de un sustrato, resulta evidente si se lo examina con aten­ción. Porque siempre hay algo subyacente de lo que procede lo que llega a ser; por ejemplo, los animales y las plantas proceden de la semilla[86].

5 Las cosas que simplemente llegan a ser lo hacen en al­gunos casos por transfiguración, como la estatua del bronce; en otros por adición, como las cosas que aumentan; en otros por sustracción, como el Hermes de la piedra; en otros por composición, como la casa; en otros por alteración, como las cosas que cambian con respecto a su materia. Es eviden­te que todas las cosas que llegan a ser de esta manera 10 proceden de un substrato.

Resulta claro entonces de cuanto se ha dicho que todo lo que llega a ser es siempre compuesto, y que no sólo hay algo que llega a ser, sino algo que llega a ser «esto», y lo último en dos sentidos: o es el substrato o es lo opuesto. Entiendo por «opuesto», por ejemplo, el a-músico, y por «sujeto» el hombre; llamo también «opuesto» a la carencia 15 de figura o de forma o de orden, mientras que llamo «su­jeto» al bronce o a la piedra o al oro.

Por lo tanto, si de las cosas que son por naturaleza hay causas y principios de los que primariamente son y han lle­gado a ser, y esto no por accidente, sino cada una lo que se dice que es según su sustancia, entonces es evidente que todo llega a ser desde un substrato y una forma. Porque «hombre músico» está compuesto, en cierto sentido, de «hombre» y de «músico», ya que se lo puede analizar en los conceptos de ambos. Es claro, entonces, que lo que llega a ser proviene de éstos.

El substrato es uno en número, pero dos en cuanto a la 25 forma[87] (pues lo numerable es el hombre o el oro o, en ge­neral, la materia, ya que es sobre todo la cosa individual, y no es por accidente como lo generado llega a ser de ello; en cambio, la privación y la contrariedad son sólo accidenta­les). Pero la forma es una, como el orden o la música o cualquier otra determinación similar.

Por eso, en un sentido hay que decir que los principios 30 son dos, y en otro que son tres. En un sentido son los con­trarios, como en el caso del músico y el a-músico, o del ca­lor y el frío, o de lo armónico y lo inarmónico; pero en otro sentido no lo son, ya que es imposible que los contrarios se afecten entre sí. Pero esta dificultad puede resolverse tam­bién porque hay otro término, el substrato, que no es un 35 contrario. Por consiguiente, en cierto sentido los principios no son más numerosos que los opuestos, sino que, por así decirlo, son dos en número; pero, en otro sentido, como en 191a cada uno de ellos hay un ser distinto, no son ya dos, sino tres; porque «ser hombre» es distinto del «ser a-músico», y «ser informe» es distinto de «ser bronce».

Hemos dicho, pues, cuántos son los principios del llegar a ser de las cosas naturales y en qué sentido son tantos, y queda claro que tiene que haber un substrato para los 5 contrarios y que los contrarios son dos. Pero, en otro sentido, esto no es necesario, pues es suficiente con uno de los con­trarios para efectuar el cambio por su ausencia o presencia.

En cuanto a la naturaleza subyacente[88], es cognoscible por analogía. Porque así como el bronce es con respecto a la estatua, o la madera con respecto a la cama, o la materia y lo informe antes de adquirir forma con respecto a cualquier 10 cosa que tenga forma, así es también la naturaleza subya­cente con respecto a una sustancia o a una cosa individual o a un ente. Es, pues, un principio, aunque no es uno ni es ente a la manera en que lo es una cosa individual; otro prin­cipio es aquello del cual hay definición, y otro también su contrario, la privación.

Hemos dicho en lo que precede en qué sentido los 15 principios son dos y en qué sentido son más. Primero dijimos que sólo los contrarios son principios, y después que es ne­cesario un substrato y que los principios son tres. Con esto se ha aclarado cuál es la diferencia entre los contrarios, có­mo los principios se relacionan entre sí, y qué es el substra­to. Sin embargo, todavía no está claro cuál de los dos es la sustancia, si la forma o el substrato[89]. Pero que los 20 principios son tres, en qué sentido son tres y en qué relación están entre sí, está claro.

Hemos examinado, entonces, cuántos son los principios y qué son.

8 Solución de las dificultades de los antiguos[editar]

25 Que sólo de esta manera se pueden resolver las dificultades de los antiguos, lo vamos a mostrar ahora.

Los que primero filosofaron, al inda­gar sobre la verdad y la naturaleza de las cosas se extraviaron, como empujados hacia un camino equivocado por inexperiencia[90], y dijeron que ninguna cosa puede generarse o destruirse, puesto que lo generado tendría que llegar a ser o del ser o del no-ser, pero ambas 30 alternativas son imposibles; porque de lo que es no puede llegar a ser, puesto que ya es, y de lo que no es nada puede llegar a ser, puesto que tendría que haber algo subyacente. Y así, extremando las consecuencias inmediatas, llegaron a afir­mar que no existe la multiplicidad, sino sólo el Ser mismo. Tal fue la opinión que adoptaron por las razones expuestas.

Nosotros, por el contrario, decimos que «llegar a ser de 35 lo que es o de lo que no es» o «lo que no es o lo que es ejer­ce o experimenta alguna acción, o llega a ser algo 91b particular» en nada se diferencia del médico que ejerce o experi­menta alguna acción, o de algo que llega a ser por obra del médico. Porque, así como estas expresiones tienen un doble sentido, es claro que cuando se dice «de lo que es» o «lo que es ejerce o experimenta alguna acción» también tienen doble sentido. Así, un médico construye una casa, no en cuanto médico, sino en tanto que constructor, y llega a ser canoso no en cuanto médico, sino en tanto que tenía pelo 5 negro; pero en cuanto médico cura o pierde la capacidad de curar. Y puesto que hablamos con toda propiedad cuando decimos que el médico ejerce o experimenta algo, o que por obra del médico algo llega a ser, sólo si en tanto que médico actúa o experimenta o llega a ser algo, es claro que decir «algo llega a ser de lo que no es» significa «de lo que no es en tanto que no es»[91]. Pero ellos al no hacer estas 10 distinciones se extraviaron, y de este error pasaron a otro mayor: pensaron que ninguna cosa llega a ser o es de otras, y su­primieron así toda generación. También nosotros afirmamos que en sentido absoluto nada llega a ser de lo que no es, pero que de algún modo hay un llegar a ser de lo que no es, a saber, por accidente; pues una cosa llega a ser de la 15 privación, que es de suyo un no-ser, no de un constitutivo suyo. Pero esto produce estupor y parece imposible que algo llegue a ser así, de lo que no es.

Y de la misma manera afirmamos que nada llega a ser de lo que es, y que lo que es no llega a ser, salvo por acci­dente. Así esto también puede suceder: que el animal llegue a ser del animal, y un animal particular de un animal 20 particular, como por ejemplo un perro <de un perro o un caballo>[92] de un caballo. Porque el perro llegaría a ser no sólo de un animal particular, sino también del animal, aunque no en tanto que animal, pues esto ya le pertenecía. Pero si algo llegase a ser un animal y no sentido accidental, no sería en­tonces de un animal, y si fuese un ente, no sería del ente, ni 25 tampoco del no ente; porque ya hemos dicho que «de lo que no es» significa «de lo que no es en tanto que no es». Con esto no negamos que «toda cosa es o no es».

Esta es, pues, una manera de resolver la dificultad. Pero hay otra, ya que podemos hablar de una misma cosa con respecto a su potencialidad y con respecto a su actualidad; esto se ha determinado con más precisión en otro lugar[93].

30 Así, según se ha dicho, se resuelven las dificultades que les forzaron a hacer las supresiones de que hemos hablado; pues fue por ellas por las que los antiguos se apartaron del camino de la generación, la destrucción y el cambio en ge­neral. Les habría bastado con mirar esta naturaleza[94] para que se disipase toda su ignorancia.

== 9 Materia y privación. Crítica de Platón ==[95] Hay otros que la han percibido, aun­que de una manera insuficiente. Porque, en primer lugar, admiten en general[96] que algo sólo puede llegar a ser de lo que no es, y que en esto Parménides tenía razón. 192a Y, en segundo lugar, piensan que si <esta naturaleza> es numéricamente una, es una sólo en potencia[97], lo cual es algo enteramente diferente.

Nosotros afirmamos que la materia es distinta de la pri­vación, y que una de ellas, la materia, es un no-ser por acci­dente, mientras que la privación es de suyo no ser, y 5 también que la materia es de alguna manera casi una sustancia, mientras que la privación no lo es en absoluto. Ellos, en cambio, afirman que lo Grande y lo Pequeño son por igual no ser, tomados conjuntamente o cada uno por separado. Su tríada[98] es, entonces, enteramente distinta de la nuestra.

10 Ciertamente han llegado a ver la necesidad de que haya una naturaleza subyacente, pero la conciben como una; pues aunque alguno haga de ella una diada y la llame lo Grande y lo Pequeño, la entienden como una sola y misma cosa, ya que no se han percatado de la otra naturaleza.

Una de ellas permanece, siendo junto con la forma una concausa de las cosas que llegan a ser, como si fuese una madre[99]. La otra parte de la contrariedad puede parecer a 15 menudo como enteramente inexistente para los que sólo piensan en su carácter negativo. Porque, admitiendo con ellos que hay algo divino, bueno y deseable, afirmamos que hay por una parte algo que es su contrario y por otra algo que naturalmente tiende a ello y lo desea de acuerdo con su propia naturaleza. Pero para ellos se seguiría que el 20 contrario desearía su propia destrucción. Sin embargo, la forma no puede desearse a sí misma, pues nada le falta, ni tampoco puede desearla el contrario, pues los contrarios son mutua­mente destructivos; lo que la desea es la materia, como la hembra desea al macho [100] y lo feo a lo bello, salvo que no sea feo por sí sino por accidente, ni hembra por sí sino por accidente.

En cierto sentido la materia se destruye y se genera, en 25 otro no. Porque, considerada como aquello «en lo que»[101], en sí misma se destruye (pues lo que se destruye, la priva­ción, está en ella); pero considerada como potencia, en sí misma no se destruye, sino que necesariamente es indes­tructible e ingenerable. Porque si llegase a ser, tendría que haber primero algo subyacente de lo cual, como su constitu­yente, llegase a ser; pero justamente ésa es la naturaleza de 30 la materia, pues llamo «materia» al sustrato primero en cada cosa, aquel constitutivo interno y no accidental de lo cual algo llega a ser[102]; por lo tanto tendría que ser antes de lle­gar a ser. Y si se destruyese, llegaría finalmente a eso, de tal manera que se habría destruido antes de que fuera destruida.

En cuanto al principio según la forma, si es uno o 35 muchos, y qué es o qué son, es tarea propia de la filosofía pri­mera[103] determinarlo con precisión, por lo que se deja para esa ocasión. En cuanto a las formas naturales que pueden 192b destruirse hablaremos de ellas más adelante.

Queda, pues, establecido que hay principios, qué son y cuántos son. Continuemos ahora nuestra exposición desde otro punto de partida.