Fragmentos de una comedia

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Almanaque del espiritismo (1873)
Fragmentos de una comedia
 de E. Couillaut.

Nota: Se ha conservado la ortografía original.

FRAGMENTOS DE UNA COMEDIA.

—.._._.

Luis. .

Yo me hugo este eilogismo:
—¿No pintan ciego ú le fe?
—I‘ues el que duda, ¿quo v6?
—¿Qu6 vé ol que niegnjb- Lo mismo-
Pues deduzco en conclusion,
cuando á este punto se llega,
que saco, cl que afirma ó niega,
lo quo el negro en el semen.-

Adela.

Sin embargo, la experiencia
nos demuestra code diu
que llama el mundo manía
a lo que suele ser ciencia,
y hacen la demostracion
do esta verdad, segun creo ,
de una parte, Galileo.
y de otra parte {colon .
El mundo » inmóvil creia
al globo: on mortal delirio.
puso al sábio en el mnrurío;
y, ¡uy! el globo se movie. ‘
Locura, uvíso, intuieion,
presentimiento profundo ,
¿que dió vida al Nuevo-Mundo
que vió un sus sueños Colon?
¿comprendió el valgo tampoco
aquello verda! precisa?
No; con mengunde. sonrisa
apellídó nl genio 1000.-
Mns á pesm del reproche
con que ol vulgo contestó,
su mundo al cabo brotó
de las sombras de la noche.
¿Quién puede, en su cegueded ,
lleno de soberbia ó ira,
decir;—dal coso es mentira,
tal otm cose es verdad?»-
Los que usíjuzgnn, prevea,
y tú un ejemplo me ofreces,
que son como aquellos jueces
de Colon y Galileo.

Luis....-......

ADELA.

En misterio bien profundo
vivió hasta hi poco el vapor,
y hoy es claim, el ocñor,
el gran agente del mundo.
Tambien la electricidad
hoy casi borra la ausencia,
y no lui mucho que la ciencia
ignoraba esta verdad.-
¿Qn6, el siglo anterior, diria
anto tales testimonios?-
—-c/Inoeim'0n de lo: demonios/o
«¡Cam de la bruja-¡ah

Quo esta mon singular
se daba por muy conforme,
cuando era. un delito enorme
al delito depenar.
Hoy pensar ea ejercer
una facultad suprema:
¿Quién uni el que por sistema
diga ya:-—c¡No puede aer?»-
¿Qnidn os el sabio profundo
quo en oério decir podi-i:
—ch 96 , yo conozco ya
todos laa leyes del mundo?»-
Pues si esto, i mi parecer,
no es fiicil que nadie diga;
¿por qué estrañas que persiga
lo que no acierto á entender?

Antonio Hurtado.


El Wals de Vezano.
Acto 2o-Escena 2a.