Gotas de ajenjo (Julio Flórez):011

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


XI[editar]





Cuando a la media noche me despierta

el medroso aullido

de mi perro que, acaso mal dormido

en el umbral de mi puerta,

de los trasnochadores el rüido

oye en la calle lóbrega y desierta,

o el alerta

del gallo

que en las hondas tinieblas sumergido

cela, ampara y vigila su serrallo,

me incorporo en el lecho,

me incorporo y medito

en el daño espantoso que me has hecho.

En el mal infinito

que me causó tu amor... ¡amor maldito

que arrancar no he logrado de mi pecho!


Y abro los ojos en la sombra entonces,

mientras que a mis oídos

llegan melancólicos tañidos

de los lejanos bronces.


Y evoco, soñoliento,

los recuerdos queridos

que llenaron de luz mi pensamiento:

recuerdos, ¡ay!, de las difuntas horas

en que bebí el fulgor de tus pupilas

negras, pero brillantes como auroras.


  • * *



¿Por qué os fuisteis tan presto, horas tranquilas,

Muertas encantadoras?




Gotas de ajenjo de Julio Flórez

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII -
IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI -
XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV -
XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII -
XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL -
XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII -
XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI -
LVII - LVIII - LIX - LX - LXI - LXII - LXIII - LXIV -
LXV - LXVI - LXVII - LXVIII - LXIX - LXX - LXXI - LXXII -
LXXIII - LXXIV - LXXV - LXXVI - LXXVII - LXXVIII - LXXIX - LXXX -
LXXXI - LXXXII - LXXXIII - LXXXIV - LXXXV - LXXXVI - LXXXVII - LXXXVIII -
LXXXIX - XC - XCI - XCII - XCIII - XCIV - XCV - XCVI -
XCVII - XCVIII - XCIX - C - CI - CII - CIII - CIV -
CV - CVI - CVII - CVIII - CIX - CX - CXI - CXII -
CXIII - CXIV - CXV - CXVI - CXVII - CXVIII - CXIX - CXX -
CXXI - CXXII - CXXIII - CXXIV - CXXV - CXXVI - CXXVII - CXXVIII -
CXXIX - CXXX - CXXXI - CXXXII - CXXXIII - CXXXIV - CXXXV -