Gotas de ajenjo (Julio Flórez):084

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


LXXXIV[editar]




Cuentan que un rey, soberbio y corrompido,

cerca del mar, con su conciencia a solas,

sobre la playa se quedó dormido;

y agregan que aquel mar lanzó un rugido

y sepultó al infame entre sus olas.


Hoy bien hacéis, ¡oh, déspotas del mundo!,

en estar con los ojos siempre abiertos...

porque el pueblo es un mar, y un mar profundo,

que piensa, que castiga y que, iracundo,

os puede devorar. ¡Vivid despiertos!




Gotas de ajenjo de Julio Flórez

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII -
IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI -
XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV -
XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII -
XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL -
XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII -
XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI -
LVII - LVIII - LIX - LX - LXI - LXII - LXIII - LXIV -
LXV - LXVI - LXVII - LXVIII - LXIX - LXX - LXXI - LXXII -
LXXIII - LXXIV - LXXV - LXXVI - LXXVII - LXXVIII - LXXIX - LXXX -
LXXXI - LXXXII - LXXXIII - LXXXIV - LXXXV - LXXXVI - LXXXVII - LXXXVIII -
LXXXIX - XC - XCI - XCII - XCIII - XCIV - XCV - XCVI -
XCVII - XCVIII - XCIX - C - CI - CII - CIII - CIV -
CV - CVI - CVII - CVIII - CIX - CX - CXI - CXII -
CXIII - CXIV - CXV - CXVI - CXVII - CXVIII - CXIX - CXX -
CXXI - CXXII - CXXIII - CXXIV - CXXV - CXXVI - CXXVII - CXXVIII -
CXXIX - CXXX - CXXXI - CXXXII - CXXXIII - CXXXIV - CXXXV -