Habladme en entrando (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Habladme en entrando.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 124
Habladme en entrando


Habladme en entrando Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• Don PEDRO de Bustos
• Don ALONSO
• Don DIEGO Hurtado de Mendoza


• JUANCHO, vizcaíno
• Doña ANA Hurtado de Mendoza
• RODRIGO, criado


• Don LUIS Hurtado de Mendoza
• TORIBIA, labradora
• LUCÍA, criada


• MENDO, viejo labrador
• SANCHO, su hijo
• MÚSICOS




>>>

Escena I
Pág. 002 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Salen don PEDRO de Bustos y don ALONSO, su amigo,
de noche, con MÚSICOS, por una parte, con un CRIADO
con una escala, y por otra don DIEGO Hurtado de
Mendoza, de camino, con botas y espuelas, y JUANCHO,
vizcaíno, cargado con el cojín y la maleta
en la cabeza, ridículamente vestido.
Arrímanse a una parte, y mientras cantan vayan
paseando el tablado don PEDRO y don ALONSO


MÚSICOS:

               "Si no velaran mis ojos
               no celebraran las dichas
               de los que durmiendo matan,
               de los que matando hechizan.
               Si no durmieran los tuyos,
               glorificaran su vista
               los palpitantes despojos
               de las más seguras vidas.
               ¡Ay, ay, qué desdicha!
               A quien mira su alma, deja sin vida."

ALONSO:

               ¡Extraño recogimiento!

PEDRO:

               ¡Doña Ana, doña Ana!

DIEGO:

               Avisa,
               Juancho, al mozo que las mulas
               aleje donde, escondidas,
               aguarden, y vente luego.


<<<
>>>

Pág. 003 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



JUANCHO:

               ¿No las asas y las pringas;
               aún no llegas, ya las tienes
               currucamientos?

DIEGO:

               Ve aprisa.

JUANCHO:

               ¿Tienes gana de comer?
               ¿Cómo no las necesitas?
               Juancho, matas holandeses
               y ya que piensas venías
               juras a Dios a matar
               holandeses del barriga.
               ¿Cantadoreas detienen?
               ¡Al diablo les das venida!
Vase JUANCHO

DIEGO:

               Ya que nos trujo la suerte,
               cuanto piadosa, propicia
               en tan dichosa ocasión,
               encubramos esta esquina
               hasta ver de estos galanes
               el intento.

ALONSO:

               ¿Qué? ¿Porfía
               la doncelleja?


<<<
>>>

Pág. 004 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



PEDRO:

               Es de suerte,
               que regalos y caricias,
               dádivas que son de amor
               la mayor artillería,
               pasando necesidades,
               no han bastado a persuadirla
               a que le niegue al honor
               lo que su sangre le dicta.
               Vengo resuelto...

DIEGO:

               (Esto es malo.) (-Aparte-)

PEDRO:

               ...a escalar...

DIEGO:

               (Función indigna (-Aparte-)
               de un pecho hidalgo.)

PEDRO:

               ...su casa,
               si piadosa no acredita
               con terneza los favores
               que me debe, pues me anima
               mi amor, mi agravio, la noche,
               no tener quién me lo impida
               por estar su hermano ausente
               en esta ocasión.

ALONSO:

               Pues mida
               tu gusto su voluntad,
               que a tu lado estoy.


<<<
>>>

Pág. 005 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Sale JUANCHO
JUANCHO:

               Retiras
               mulas al mozo, la guardas
               en un callejón metidas,
               gruñes mozo, mulas dije
               no comen paja vizcaína,
               no sabe de burlas Juancho
               darle en coz en la barriga;
               confesión pides, bien puedes
               ser su confesor.

DIEGO:

               No impidas
               con tus voces la ocasión
               que, piadoso, en mis desdichas
               me ofrece el cielo.

ALONSO:

               ¿Mejor
               no fuera, si pretendía
               tal rompimiento tu amor,
               que, sin despertar vecinas,
               curiosos linces de noche,
               parleros duendes de día,
               te valieses del silencio?
               Porque la música avisa
               a los descuidados ojos
               y a la vecindad incita
               a curiosidad.


<<<
>>>

Pág. 006 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



PEDRO:

               No, primo;
               porque primero querría
               ver si puedo con ternezas,
               con músicas, con caricias,
               ablandar este imposible
               dulce hechizo de mi vida.
               Si me ofreciese esperanzas,
               más piadosa, más rendida,
               que entreteniendo deseos
               paguen finezas debidas,
               iré engañando temores,
               y si en prudente porfía
               se resiste, atropellando
               respetos del oprimirla
               a que por fuerza mitigue
               mis pasiones.

ALONSO:

               Pues prosiga
               tu gusto su intento.

PEDRO:

               Canten,
               y a aqueste balcón te arrima
               para obligarla a que salga
               si se resistiera.

DIEGO:

               Mira,
               Juancho, que no te divisen.

JUANCHO:

               Juras a Dios que barriga
               tienes junto a puerta falsa
               y resuello que le quitas.


<<<
>>>

Pág. 007 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



MÚSICOS:

               "Abre, pues, divina aurora,
               esa oriental celosía,
               saldrá para el cielo el sol
               y para mi noche el día."

PEDRO:

               ¡Ah doña Ana! ¡Ah dulce dueño!
               Abre, pues mi amor te anima.

MÚSICOS:

               "Rayos fulminan tus ojos
               que, a un tiempo matan y miran.
               ¡Ay, ay, qué desdicha!
               Que quien mira sin alma deja sin vida."


<<<
>>>

Pág. 008 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Sale doña ANA Hurtado
de Mendoza a la ventana
ANA:

               Caballeros, si lo sois,
               pudiera la cortesía
               moveros a no infamar
               los blasones que autorizan
               estas antiguas paredes
               que, aunque ausentes, vivifican
               los Hurtados de Mendoza,
               solar de esta casa antigua.
               ¿Qué pretendéis desluciendo
               el honor que me acredita,
               a quien el sol presta rayos
               y a quien el cielo da envidias?
               ¿Qué fineza en mí habéis visto,
               qué señales, qué premisas
               de mal nacidos deseos,
               de esperanzas mal perdidas?
               Caballeros, que pretenden
               con apariencias fingidas,
               si pensáis que antiguos bandos
               y enemistades antiguas
               han de amedrentar mi honor
               para que su fuerza os rinda,
               no debéis de haber mirado
               que alientan la sangre mía
               de los Hurtados Mendozas
               las no manchadas reliquias;
               idos luego de la calle,
               o por las luces divinas,
               que en escuadras mal formadas
               mis pretensiones animan,
               que en defensa de mi honor,
               que en mi pecho se acredita,
               rayos fulmine mi diestra,
               aborten mis ojos iras.


<<<
>>>

Pág. 009 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



JUANCHO:

               Dicho lo dicho, señora,
               firme como vizcaína;
               Juancho tienes, tente en buenas
               Curtusca perra judía.
Va a salir y don DIEGO le detiene

DIEGO:

               Juancho, detente. ¡Bien haya
               quien a los suyos imita!

JUANCHO:

               ¡Juras a Dios...!

PEDRO:

               Ana hermosa;
               cánsate de ser esquiva
               con quien hoy se obliga a honrarte
               dándote para que vivas
               hacienda; no te resuelvas,
               y advierte que si porfías,
               no estimando ofrecimientos
               ni acreditando caricias,
               que, forzado del amor
               que mis deseos animan,
               alborotando memorias
               que muertos hoy resucitan,
               me arrojaré...


<<<
>>>

Pág. 010 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



ANA:

               ¿Cómo es eso?

PEDRO:

               ...a que por fuerza...

ANA:

               No digas
               razones que, imaginadas,
               ofenden antes que dichas.
               ¿Tú has de atreverte a violar
               el solio donde autoriza
               mi castidad su pureza,
               mi virtud su esencia misma?
               ¿No te cansan altiveces?
               ¿No te ofenden demasías
               que, ocasionando a mi padre,
               le forzaron a que viva
               ausente, si ya no es muerto,
               dejando al tuyo sin vida
               por desmentirle?

PEDRO:

               Doña Ana,
               esas memorias me animan;
               abre, o llegaré una escala,
               pues hacerlo facilita
               no tener reja el balcón.

ANA:

               ¡Que esto los cielos permitan!
               ¡Villano! ¿Con tal vileza
               piensas lavar el antigua
               mancha de tu casa?


<<<
>>>

Pág. 011 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               ¡Ah pesia!

JUANCHO:

               ¿Qué pesia, que te imaginas?
               ¿Qué le aguardas, que no sales,
               y ¡zis, zas?

PEDRO:

               Apercebida
               la traigo, llegadla aquí.
Llegan la escalera al balcón

ALONSO:

               Abre, acaba.

ANA:

               ¡Fementida
               canalla! Si no del suelo,
               del cielo aguardo justicia.

PEDRO:

               ¡Oh, pesia tanta paciencia!
Sube don PEDRO

ANA:

               ¡Justicia, cielos!

JUANCHO:

               ¡Maldita,
               ánima seas! ¿qué esperas?

Sale JUANCHO
y apártale don DIEGO


<<<
>>>

Pág. 012 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               Quita, aparta. Bien podía.--

(a PEDRO)

               Baje acá, hidalgo, aunque miento;
               que quien con mujeres libra
               las venganzas de su espada
               tiene mucho de gallina.
Baja don PEDRO de la escalera
               Considere que esta casa
               es, según tengo noticia,
               de un Hurtado de Mendoza,
               a quien la fama acredita
               con valerosas hazañas;
               de quien, si acaso se olvida,
               dará entera relación
               el luto de la capilla
               adonde su padre yace;
               mudo ejemplo que le avisa
               que no se atreva soberbio
               a derramar valentías
               con quien por mujer no tiene
               fuerzas para resistirlas.
               ¡Por cierto, brava facción;
               empresa honrosa y altiva;
               venganza bien satisfecha,
               y a poca costa adquirida!
               ¿Con una dama rigores?
               Mas no es mucho--¡por mi vida!--
               que valientes de alfeñique
               tomen venganzas de almíbar.
               Esta sí--¡cuerpo de Dios!--
               era acción bien parecida,
               con propia sangre ganada
               y a estocadas adquirida,
               no con mujeres. Acaben,
               dejen la calle.


<<<
>>>

Pág. 013 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



ANA:

               ¿Hay tal dicha?
               ...........................

PEDRO:

               Hombre o diablo, ¿quién te obliga
               a que incites mi rigor?

ANA:

               Hombre o ángel, ¿quién te envía
               a que mi casa defiendas?

DIEGO:

               Sólo la razón me incita.

JUANCHO:

               Señor, ¡zis, zas!

PEDRO:

               Si eres loco,
               presto tendrá tu osadía
               el castigo con la muerte.

ALONSO:

               ¡Matadle! ¡Muera!
Embisten todos con él

DIEGO:

               Oprimida
               la cólera por los ojos,
               ardientes rayos conspira.
               Diego Hurtado de Mendoza
               soy, canalla.


<<<
>>>

Pág. 014 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



ANA:

               ¡Hermano!

DIEGO:

               Grita,
               que a castigar mis ofensas
               el mismo cielo me envía.

PEDRO:

               ¡Muera, matadle!

JUANCHO:

               ¡Zis, zas!
               ¡Muera esta perra judía!
Métenlos a cuchilladas
don DIEGO y JUANCHO

ANA:

               ¡Dios te libre!
Dentro

PEDRO:

               ¡Muerto soy!

ALONSO:

               Huyamos.

CRIADO 1:

               A la justicia
               llamen.
Salen don DIEGO y JUANCHO

JUANCHO:

               ¡Juras a Dios, liebres,
               si aguardas hago cecinas!

DIEGO:

               Muerto queda.


<<<
>>>

Pág. 015 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



JUANCHO:

               Ya le mueres,
               patadas des en el Chinas;
               confites pides.

DIEGO:

               ¡Hermana!

ANA:

               Diego, ¿estás herido?

DIEGO:

               Aprisa,
               échate por esa escala.

ANA:

               Ya me arrojo.

JUANCHO:

               Escucha, mira;
               si tienes algo que comas,
               arroja.

ANA:

               No.

DIEGO:

               ¿Que eso pidas?

JUANCHO:

               ¿Ni vino?

ANA:

               Tampoco.

JUANCHO:

               ¡El diablo
               juras Dios, que caminas!

DIEGO:

               Juancho, las mulas volando
               saca de León aprisa
               al camino de Rioseco.

JUANCHO:

               ¿En ayunas?

DIEGO:

               Qué, ¿aún porfías?

JUANCHO:

               Lleva el diablo las muelas
               que tienes si no ejercitas.

Vase JUANCHO.


<<<
>>>

Pág. 016 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Hablan dentro
UNO:

               Saquen luces a esas rejas.

OTRO:

               A don Pedro--¡gran desdicha!--
               han muerto.

OTRO:

               Por aquí van.

DIEGO:

               La confusa vocería
               nos cerca; ponte en mis brazos,
               que en la diligencia estriba
               nuestro remedio.

ANA:

               ¡Ay de mí!
               Hermano, salva tu vida,
               que yo no importo.

DIEGO:

               Acabemos.
Cógela en brazos
               ¡Adiós, pues, ciudad antigua;
               adiós, casa solariega,
               que mis pasados tenían
               por defensa, por sagrada,
               que mi fortuna me obliga
               que deje vuestras paredes!


<<<
>>>

Pág. 017 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Dentro
UNO:

               Por acá.

DIEGO:

               Mas si porfía
               Diego Hurtado de Mendoza,
               que sus blasones no olvida,
               clavará un clavo en su rueda
               por que pare en sus desdichas.
Vanse.
Salen don LUIS Hurtado de Mendoza
y RODRIGO, criado, y otros de camino;
don LUIS con hábito de Calatrava

LUIS:

               Rodrigo, dile al cochero
               que por allí era mejor,
               que éste es mal paso.

RODRIGO:

               Señor,
               sabe...

LUIS:

               Rodrigo, no quiero.
               Déjame ver este campo
               que ha veinte años que dejé.

RODRIGO:

               La noche lo impide.


<<<
>>>

Pág. 018 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               A fe
               que adonde la planta estampo
               he venido más de dos
               veces a cazar, y allí
               diviso, sí, ya la vi,
               la casa...¡Válgame Dios,
               cuánto me alegro de vella!
               ...de placer de don Rodrigo.
               Fue mi verdadero amigo;
               todo el tiempo lo atropella,
               pues murió en la juventud
               de su edad, buen caballero,
               de cuya desdicha infiero
               que también en la quietud
               llega presto el ramalazo
               de la muerte. Este arroyuelo
               me ha servido de consuelo.
               Ya a León corto pedazo
               nos queda. No hay una legua
               si ya no me acuerdo mal.

RODRIGO:

               Sabe, pues, que es arenal
               este que pisamos.


<<<
>>>

Pág. 019 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               Tregua
               pone al cansancio el gozar
               de estos árboles y fuentes,
               cuyas honradas corrientes
               aun no saben murmurar.
               Cuando pasé por aquí,
               mis hijos aun por crïar,
               sin madre a quien apelar
               de mi ausencia, iba sin mí.
               La yegua que me llevaba
               dos mil veces maldecía,
               y al paso que ella corría
               mi corazón arrancaba.
               ¡Cuántas veces por los dos
               hijuelos quise volver!
               Y lo hiciera a no tener
               temor y respeto a Dios.
               Envidia a tener llegara
               del muerto, y al mismo punto
               su rostro helado y difunto
               recelé que me llamaba.
               Veinte años ha que partí
               de esta ciudad, y otros tantos
               ha que entre tristeza y llantos
               a mis desdichas nací.
               No he sabido de mi casa
               en este tiempo, y de mí
               no han sabido.


<<<
>>>

Pág. 020 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Dentro
UNO:

               Por aquí.

OTRO:

               Seguidlos.

DIEGO:

               ¡Ah, suerte escasa
               que me persigues!

LUIS:

               ¿Qué es esto?

RODRIGO:

               Como ya va amaneciendo,
               un hombre admiro corriendo,
               señor, hacia aqueste puesto.

LUIS:

               Voces distintas escucho.
Dentro

OTRO:

               Ataja; por aquí van.
Salen don DIEGO con doña ANA

DIEGO: ¿Dónde, desdichas, irán

               mis pasos? Pero no es mucho,
                  si de vosotras nací,
               que me persigáis. ¿Qué es esto?
               En más peligro estoy puesto;
               ya la esperanza perdí.


<<<
>>>

Pág. 021 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



ANA:

               Diego, procura librarte.

DIEGO:

               Sin ti, ¿cómo he de poder,
               dejándote a perecer?

ANA:

               El corazón se me parte.

LUIS:

               ¿Quién va allá?

DIEGO:

               Un cuerpo sin alma
               a quien persigue la muerte,
               y como el alma le falta,
               aunque le mate, no muere.
               Mas ¿quién lo pregunta?

LUIS:

               Un alma
               que a buscar su cuerpo vuelve,
               que ha días que le perdió
               y no vive hasta tenerle.


<<<
>>>

Pág. 022 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               La risa de la mañana,
               que sólo en esto parece
               que me es el cielo propicio,
               ilustre señor, me advierte
               vuestro venerable aspecto;
               que aquesas sondas de nieve
               son el iris que bonanza
               a mis naufragios promete.
               Esa cruz que os cruza el pecho
               me anima, porque no puede
               pecho con tan nobles armas
               no ser piadoso y prudente.
               Soy noble, aquésta es mi hermana;
               mujer sabia, ilustre y fuerte,
               afrenta de las pasadas,
               envidia de las presentes;
               de vos me atrevo a fïarla,
               seguro que un noble siempre
               de honor favorece y honra
               a quien dél quiere valerse.
               Si vais a León, os pido
               que procuréis que no lleguen
               a vengarse mis contrarios
               con su infamia o con su muerte,
               metedla en un monasterio;
               si vais a otra parte, denme
               vuestros labios la noticia,
               para que, si el cielo quiere
               librarme, vaya a serviros.


<<<
>>>

Pág. 023 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               Caballero, tiempo es éste
               en que no importan palabras;
               el rey me ha hecho mercedes,
               en premio de mis servicios,
               de que en Oviedo gobierne
               su distrito, y voy ahora
               a tomar posesión; quede
               por mi cuenta la opinión
               de esta señora, que en este
               punto la he constituido
               por mi hija, y aunque pese
               al mundo, la he de amparar
               aunque mil vidas perdiese.
               Con esto partid seguro;
               mirad que llega la gente.

DIEGO:

               Guárdeos el cielo.

LUIS:

               Acabad,
               avisadme a Oviedo.

DIEGO:

               Queden
               mis esperanzas con vos,
               que si el tiempo les concede
               a mis desdichas alivio,
               que me prodiguen y ofenden,
               Diego Hurtado de Mendoza
               pagará tantas mercedes.

Vase don DIEGO


<<<
>>>

Pág. 024 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               ¿Cómo, cómo? Aguarda...

RODRIGO:

               Al viento
               en la ligereza excede.

LUIS:

               ¡Válgate Dios por rapaz
               lo que has crecido!

ANA:

               Que llegue
               a vuestros pies no os asombre
               quien ya por su padre os tiene.

LUIS:

               Tomad, señora, mis brazos,
               que, como padre, os ofrecen
               defenderos y serviros.
               ¿Cómo os llamáis?

ANA:

               Si mi suerte
               me hubiera dado ventura,
               de noble sangre deciende
               Ana Hurtado de Mendoza.

LUIS:

               Ea, las lágrimas no pueden
               dejar de salir. Rodrigo,
               ve al punto que el coche espere
               y mete aquesta señora
               en él, y por que no lleguen
               a conocerla, un volante
               cubra su rostro, y advierte
               al cochero, si llegasen
               a reconocer, que siempre
               digo que es doña Ana mi hija
               y que al camino atraviese
               de Oviedo, que no he de entrar
               ya en León.


<<<
>>>

Pág. 025 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



ANA:

               El cielo aumente
               tu vida.

RODRIGO:

               Vamos, señora.
               ¡Confuso voy!
Vanse doña ANA y RODRIGO

LUIS:

               ¿Qué me quieres,
               Fortuna? ¿Cómo dispones
               mis desdichas de esta suerte?
               Cuando pensé que venía
               entre los brazos alegres
               de mis hijos, ¿los apartas
               de mis ojos y previenes
               otras mayores desdichas?
               Cánsate ya de ofenderme.
               Bien me pareció el rapaz,
               alentado es y valiente;
               es hijo de buena madre.
               ¿Qué le obligará que deje
               su casa? ¡Qué confusión!
               Dios te libre y Dios te lleve
               a mis ojos. La rapaza
               es como un oro y parece
               varonil. ¡Dios me la guarde!
[.........................-e-e-?]


<<<
>>>

Pág. 026 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Dentro
UNO:

                Ataja, que ya está cerca.

OTROS:

                Por aquí, por aquí.
Sale JUANCHO con dos frenos
y la espada desnuda

JUANCHO:

               Lleves
               el diablo quien tanto corres.

LUIS:

               ¿Quién va allá?

JUANCHO:

               Un hombre que tienes
               mucha gana de comer
               y menos de que le cuelgues.

LUIS:

               ¿De quién huyes?

JUANCHO:

               De gallinas;
               plumas escribanos tienes,
               garras tienes alguaciles,
               alones tienes corchetes,
               y cuerpo tienes soplones.
               Mulas quitas lo que sientes
               el freno arranco y les dejo
               sin timón que les gobierne.
               ¿Tiénele pan su merced?


<<<
>>>

Pág. 027 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               Sin duda crïado es éste
               de Diego. Decid, soldado,
               si acaso decir se puede:
               ¿servís a don Diego Hurtado
               de Mendoza?

JUANCHO:

               Mi amo es ése,
               aunque pese al mundo.

LUIS:

               ¡Ah noble
               nación! Pues no es tiempo aquéste
               de dejarle; aquesta bolsa
               tomad, amigo, y diréisle
               que su padre se la envía.

JUANCHO:

               Su padre ha mucho que mueres.
               ¿Qué diablos dices?

LUIS:

               Andad,
               que yo sé bien que él me entiende;
               atravesad ese monte,
               que esos riscos, que pretenden
               ser columnas en que estriban
               del hemisferio los ejes,
               le esconden.

JUANCHO:

               Pues ¿hacia dónde
               camina?

LUIS:

               A mí me parece
               que a Oviedo.


<<<
>>>

Pág. 028 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



JUANCHO:

               ¡Juras a Dios
               que si no vienes la muerte
               que le tienes de seguir,
               aunque el diablo se le lleve!
               Mas sin bebes y sin comes;
               buen consejo me parece
               poner el freno del mula;
               así entretendrás los dientes,
Pónese un freno delante
y otro detrás
               Juancho, y el hambre también.
               Ya el uno puesto lo tienes
               y esotro póngole aquí,
               que, pues no comes ni bebes,
               ya pues de nada le sirves
               hasta que el tiempo le llegues,
               bien es, Juancho sin ventura,
               que ambos agujeros cierres.

Vase con los dos frenos


<<<
>>>

Pág. 029 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               Ya el coche va atravesando.
               Diego, Dios te libre y lleve
               a mis brazos y a mis ojos;
               Ana, venturosa suerte
               te dé el cielo por que entrambos
               seáis en dolor tan fuerte
               el báculo de mi vida
               y el descanso de mi muerte.
Vase.
Sale TORIBIA con capa aguadera, a lo asturiano,
y con aguijada, y LUCÍA, su criada, de la misma
suerte; haya ruido de carretas y cantará LUCÍA
al son del ruido de la carreta

LUCÍA:

               "Que ya as doncelas de León
               libertadiñas son.
               O rey Mauregato,
               menguado y traidor,
               al cordobés moro
               en feudo las dio.
               Dios nos guarde el rey
               que las libertó
               que ya as doncelas de León
               libertadiñas son."


<<<
>>>

Pág. 030 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



TORIBIA:

               Locía.

LUCÍA:

               ¿Qué mandas?

TORIBIA:

               Ten
               esos güeyes aguidados
               y pazcan en esos prados
               sin las coyundas también.
               Échales heno.

LUCÍA:

               El mohino
               en la laguna bebió;
               pero luego que acabó
               la echó por otro camino,
               aunque poco más sobida
               de color.


<<<
>>>

Pág. 031 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



TORIBIA:

               Mis güeyes son,
               Locía, en toda ocasión,
               de condición muy comprida;
               si un arroyo se desata
               y beben por su decoro,
               al punto pagan en oro
               lo que bibieron en prata.
               Cuando los hace cosquillas
               el prado alegre y sotil,
               si le comen peregil
               le vuelven albondiguillas.
               Cuando de esta sierra el rizo
               de la nieve el hielo afila
               y a estas faldas se destila
               con perpetuo romadizo,
               si de cualquiera manera
               abrigo los damos luego,
               tortas nos dan para el huego
               de bizcocho de galera.
               Corteses por maravilla
               son siempre, si en mi conciencia,
               que hacen una reverencia,
               que quiebran una costilla.
               Todas las virtudes se hallan
               en ellos, pues, divertidos,
               son güenos para maridos
               que sufren, comen y callan.


<<<
>>>

Pág. 032 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



LUCÍA:

               Esto de ser saterica,
               ¿cuál diablo te lo ha enseñado?

TORIBIA:

               Cualquier villano es lletrado
               si a las malicias se aprica.
               Desunce los güeyes.

LUCÍA:

               Voy.
               Verá lo que hace el bragado
               zagüey.
Vase LUCÍA

TORIBIA:

               En aqueste prado
               me asiento, cansada estoy.
               ¡Válgame Dios que es de ver
               amanecer la mañana
               con su capote de grana
               cuando juega al esconder
               el sol, que aún no conocido
               con halagos lisongeros,
               mos viene haciendo pucheros
               tembrando y recién nacido!
               ¡Válganme en esta ocasión
               todos los siete durmientes!


<<<
>>>

Pág. 033 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Échase al pie del monte a dormir,
y dice LUCÍA dentro
LUCÍA:

               ¿Qué toyes? ¡Ruego en los dientes
               zagüey con la maldición!
Canta LUCÍA
               "Las tres periñas do ramo--¡oy!--
               son para vos, meo amo."


<<<
>>>

Pág. 034 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Mientras va cantando asoma por lo alto de un monte
don DIEGO, lleno de polvo y mirando abajo
DIEGO:

               Ya apenas puedo mover,
               valor, los cansados pasos;
               no sé por dónde descienda,
               que sois tan fragosos y altos,
               que incontrastables os miro
               y os admiro temerarios.
               Con las nubes competís
               y ansí podéis alabaros
               de que en tan alto habéis puesto
               un hombre tan desdichado.
               Si esta senda permitiera,
               por dicha, bajar al llano,
               fuera alivio de mis penas.
Va bajando
               Parece que ha abierto paso
               el cielo a mis desventuras;
               algún arroyo ha dejado
               esta mal formada senda;
               gente parece que abajo
               asiste; unos bueyes miro
               paciendo, y allí cantando
               está un pastor. Llamar quiero,
               quizá llevará un bocado
               de pan. ¡Ah, pastor amigo!
               ¡Hola! ¡Ah, pastor!

Recuerda


<<<
>>>

Pág. 035 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



TORIBIA:

               ¿Quién diabros
               mos corrompe el sueño?

DIEGO:

               ¡Cielo!
               ¡Parece que estoy soñando!

TORIBIA:

               ¿A quién gritas o qué quieres?

DIEGO:

               Zagala, que esos peñascos
               parece que por deidad
               para mi bien te guardaron,
               sabe, pues, que vengo huyendo
               de mí mismo; porque traigo,
               por sombra de mis acciones,
               la desdicha de mis hados.
               Nací en León, donde anoche,
               apenas recién llegado
               de Cádiz, donde a mi rey,
               resuelto y determinado
               quise ofrecerle mi vida
               por víctima de mis años,
               arriesgada en su defensa,
               en el furioso rebato
               que el inglés le presentó,
               bien a costa de su daño.
               Al fin llegando, fue fuerza
               que, intentando hacerme agravio,
               a un caballero le diera
               muerte; siguiéronme cuantos
               parientes tiene y también
               la justicia, háme guardado
               el cielo para que ahora
               viniese a dar en tus manos.


<<<
>>>

Pág. 036 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



TORIBIA:

               Afligido caballero,
               a buen puerto habéis llegado;
               bajad, no tengáis temor,
               que por los cielos sagrados,
               que a quien intente ofenderos,
               que a quien presuma enojaros,
               como si fueran gorriones
               los mate con ese palo.
               Estas montañas habita
               mi padre, un nobre serrano;
               es dueño de cuanto miran
               vuesos ojos, que esos pagos
               todos le rienden tributos
               y le sustentan ganados.
               Tiene dos hijos, que somos
               yo y Sancho Díaz mi hermano.
               Vengo ahora de León
               de vender en esos carros
               la manteca y el carbón,
               uno prieto y otro blanco,
               ca cá non damos concetos
               como allá los cortesanos.
               Sentaos, que seguro estáis
               y comeréis, entre tanto
               que allá en casa se os aliña
               algún locido regalo,
               pan y queso, que aquesto es
               el más sabroso en el campo.
               Sentaos y descansaréis.

Siéntase y saca de las alforjas
pan y queso


<<<
>>>

Pág. 037 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



DIEGO:

               Sólo con veros descanso.

TORIBIA:

               Pues si descansáis con verme,
               id comiendo y descansando,
               que yo me pondré aquí enfrente.

DIEGO:

               En vos, sin duda, juntaron
               la piedad y la hermosura
               mucha gracia en pocos años.

Come.
Sale JUANCHO por lo alto de otro
monte con los frenos puestos

JUANCHO:

               ¡Juras a Dios que esta tierra
               es buena para milanos!
               Campo lleno de verrugas,
               ¿cuándo llegarás al llano?
               Tú, Juancho, ya que no comes,
               cantando siéntate un rato.
Siéntase y canta mirando abajo
               "¿Quién quieres pan que lo arrojo,
               tres días ha que no como?"

DIEGO:

               ¡Vive Dios que aquella voz
               la conozco! ¡Juancho, ah, Juancho!


<<<
>>>

Pág. 038 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



JUANCHO:

               ¿Quién llamas Juancho? ¿Qué es esto?
               ................... [ -a-o]

DIEGO:

               Juancho, baja, que aquí tengo
               que comas.

JUANCHO:

               Estáis soñando,
               pues no tienes por adónde
               mejor bajarás rodando.
Échase a rodar
               ¡El diablo llevas el frenos!
               Las narices me he quebrado.}}

DIEGO:

               ¿Cómo los traes ansí?

JUANCHO:

               No es tiempo para contarlo;
               hartaré pan y después
               dirélo. ¿Quién te le ha dado?

DIEGO:

               Esta serrana piadosa
               que hoy ha de ser nuestro amparo.

JUANCHO:

               ¡Oh, serrana panadera!
               Deja besaré el zancajo.

TORIBIA:

               Levantaos, Juancho, comed;
               que después podréis besarlo.


<<<
>>>

Pág. 039 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



Sale LUCÍA
LUCÍA:

               Ya es hora, si te parece,
               que nos vamos. ¡San Hilario!
               ¿Con hombres estás, Toribia?

TORIBIA:

               Calla, que es un hombre honrado,
               caballero de León,
               que, huyendo por ciertos casos,
               llegó triste y afligido
               por entre esos riscos altos
               a pedirme pan; y a fe
               que lo hubiera perdonado,
               porque no sé qué cosquillas
               siento en el alma.

LUCÍA:

               Es gallardo.
               ¿Y estotro quién es?

TORIBIA:

               Estotro
               diz que es Juancho, su criado.

LUCÍA:

               Pues, Toribia, a Juancho alojo,
               porque, si hubiera arrebato,
               adonde muriese Ero,
               es bien que muera Leandro.
               ........................
               En el alma encaramado
               le tengo ya.

JUANCHO:

               ¿Qué me dices?
               Hasme un puchero.


<<<
>>>

Pág. 040 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



LUCÍA:

               Y aun cuatro.

JUANCHO:

               Si le tienes algo dentro
               comeremos un bocado.

LUCÍA:

               ¡Alto, a subir!

JUANCHO:

               Vamos, pues.
               (¡Matada me llevas, Juancho! (-Aparte-)
               ¿Al diablo le das amor?)
Vanse LUCÍA y JUANCHO

DIEGO:

               No eres para panciflcos.

TORIBIA:

               Ya unce Locía, ven
               y no me engañes.

DIEGO:

               Si engaño
               te hago, muera, Toribia,
               a tus bellísimas manos.

TORIBIA:

               ¡Qué de embustes, qué de enredos!
               ¡Hechiceros cortesanos,
               algún diabro os trujo aquí!

DIEGO:

               ¿Queréis darme una mano,
               que estoy cansado?


<<<
>>>

Pág. 041 de 124
Habladme en entrando Acto I Tirso de Molina



TORIBIA:

               Y aun dos.
Ásense de las manos, y
va TORIBIA tirando de él
               (¡Ay Dios, qué blancos pedazos (-Aparte-)
               de ñeve; no sé qué siento,
               parece que estoy temblando,
               y a un tiempo mismo parece
               me acucian con gozo y llanto,
               aquí, en los ojos, cosquillas;
               aquí, en el pecho, milanos.)

Vanse asidos
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


<<<
>>>

Escena II
Pág. 042 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Salen TORIBIA y LUCÍA
TORIBIA:

               Como digo de mi cuento,
               en la carreta sobió
               cansado, y lo que pasó
               ¡prega a Dios que sea en descuento
               de mis pecados, amén!,
               porque cuando me miraba
               blandos ojuelos me echaba,
               más que fruta de sartén.
               Yo, que estaba corrompida,
               queriendo desimular,
               aun no le osaba mirar
               vergonzosa y encogida,
               y con palabras fulleras
               comenzándome a agarrar,
               pardiez, que quería pasar
               de las burlas a las veras.
               Yo, que turbiada miré
               al mozo, con bravo ahínco
               rempujéle, y con un brinco
               de la carreta salté.
               Llegamos a casa, al fin,
               él triste, yo mesurada,
               que este honor, esta nonada
               es de los gustos mal fin.
               Mal haya su opiñón vana,
               pues, en casos diferentes,
               les hace hacer a las gentes
               lo que no tienen en gana.


<<<
>>>

Pág. 043 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUCÍA:

               Crudelia fuiste con él,
               Toribia, sí en mi verdad,
               que un pecilgo no es maldad
               que corrompió el arancel.
               Mi Juancho hué más cortés,
               en la carreta sobió,
               y a la larga se tendió
               encaramando los pies
               sobre una estaca, y mohino
               porque el vino le faltó,
               al columpio se durmió
               roncando como un cochino.
               Nuesa carreta chillaba
               y él, al paso que groñía,
[......................-ía]
               el contrabajo llevaba.
               Yo pasé muy malos ratos
               porque, como era a porfía,
               todo junto parecía
               una capilla de gatos:
               la carreta el ponedor
               donde los libros están,
               el pértigo el sacristán
               que los vuelve alrededor,
               y porque esto viene a punto,
               una capilla tan brava
               el un güey les enseñaba
               con la cola el contrapunto.


<<<
>>>

Pág. 044 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


TORIBIA:

               Padre viene.
Salen MENDO, viejo,
y SANCHO su hijo, de villanos,
y RODRIGO, don LUIS y doña ANA

LUIS:

               El coche queda
               a la falda de esos riscos,
               a quien coronan lentiscos
               y apacible murta enreda.
               Es tan fragoso el camino,
               que por él precipitado,
               siendo mirador del prado,
               fui de las nubes vecino.
               Viendo imposible el remedio
               en fortuna tan crüel,
               sacar a mi hija de él
               tuve por más sano medio,
               y al fin con ella en la yegua
               vengo a que le encaminéis.

MENDO:

               Bien presto verle podéis,
               que aun no hay un cuarto de legua.
               Sancho, salta en la tordilla
               y por el collado abajo,
               le guía por el atajo
               que pára en la fuentecilla
               del Olmo, que por allí
               vendrá a placer.


<<<
>>>

Pág. 045 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               A eso voy.
               Descansad, mientras que doy
               a vuestro cuidado ansí
               sosiego, hermosa señora.
               Si el coche cuidado os da
               no lloréis, porque vendrá
               presto. (¡Por el coche llora! (-Aparte-)
               ¡Quién fuera coche! ¡Ay de mí!)

MENDO:

               Sancho vuela, acaba pues.

SANCHO:

               (De promo tengo los pies (-Aparte-)
               después que estos ojos vi.
               ¡Voto al sol! Ojos serenos,
               si es que el coche os causa enojos,
               que os traiga el coche en mis ojos
               y esto será lo de menos.)
Vase SANCHO

LUIS:

               Hija, divierte el cuidado
               que tus tristezas te dan,
               que yo espero que tendrán
               consuelo presto.

ANA:

               Si enfado
               os causa, señor, el ver
               afectos del corazón,
               son hijos de una pasión
               a quien no puedo vencer.
               Si un bien solo que tenía,
               cuando apenas le gocé,
               ya su muerte contemplé
               y entre su muerte la mía,
               que celebre no os espante
               con lágrimas mi dolor.


<<<
>>>

Pág. 046 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


TORIBIA:

               (A ésa le hirió el Amor, (-Aparte-)
               pues trae dolor semejante.)
               ¡Para Dios, que no tengamos
               algo en que entendel, Locía.

MENDO:

               Descansad, por vida mía,
               aquí esta noche.

LUIS:

               No vamos
               para sosegar, que ponen
               de aquí a Oviedo cinco leguas.

MENDO:

               Poned al cansancio treguas,
               pues mis venturas disponen
               que tenga esta humilde choza
               todo el bien que ha deseado.

LUIS:

               Un afligido cuidado
               mal con temores reposa:
               hoy a Oviedo he de llegar,
               que, como os he dicho, allí
               voy a gobierno.

ANA:

               ¡Ay, de mí!

MENDO:

               Alto, pues; haz aliñar,
               Toribia, algo que comer.

LUIS:

               ¿Es hija?

MENDO:

               En casa nació
               y mi mujer la parió,
               y entonces había de haber
               dos años que nos casamos.

LUIS:

               Buenas señas.


<<<
>>>

Pág. 047 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


MENDO:

               Llega acá,
               mochacha.

LUIS:

               Razón será,
               cuando en vuestra casa estamos,
               señora, que nos mandéis
               en que os podamos servir.

ANA:

               No procuréis encubrir
               dos mil gracias que tenéis.

TORIBIA:

               ¿Dos mil gracias? ¿Soy la cuenta
               de perdón?

LUIS:

               ¡Donosa ha andado!

ANA:

               Sois tan bella que he dudado
               si alabaros es afrenta,
               porque alabanza no cabe
               en la perfección mayor.

TORIBIA:

               ¡Alabáme vos, señor,
               que no hay acá quien me alabe!
               De esta suerte, padre, vos
               alabá aquesta señora;
               decidle que es sol y aurora
               y estaremos dos a dos.

LUIS:

               ¿Quién es esotra serrana?

LUCÍA:

               ¿Quieren alabarme?

TORIBIA:

               Sí;
               también habrá para ti.

LUCÍA:

               Alaben hasta mañana,
               no doy más que esto.


<<<
>>>

Pág. 048 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               El despejo
               aumenta más su hermosura.

TORIBIA:

               Acá nos requiebra el cura,
               pero es amante a lo viejo;
               para toda la semana
               tiene requiebros bastantes,
               que, como los estudiantes,
               los enjugó una mañana.
               Los días de carne diz
               que es nuestro rostro hechicero,
               más sabroso que el carnero,
               más tierno que la perdiz.
               Los sábados no hay morcilla
               que esté al humero segura,
               es nuesa boca asadura,
               nuesos ojos pajarilla.
               Mas yo, a mi mal entender,
               he llegado a pergeñar
               que él pide con requebrar
               lo que quijera comer.
                  ................ [ -eta]
               ................... [ -osa].

ANA:

               Vos sois discreta y hermosa
               y en las dos cosas perfeta.

MENDO:

               Rapaza, ¿quién te ha mostrado
               aquesas bachillerías?


<<<
>>>

Pág. 049 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUCÍA:

               Ellas vienen con los días,
               que, aunque mos hemos crïado
               con las cabras y los güeyes,
               en buena conversación
               entre estos riscos que son
               su corte, si ellos sus reyes,
               también sabemos habrar.

LUIS:

               Donosa es la labradora.

MENDO:

               Entrad, hermosa señora,
               donde podáis descansar,
               que a fe que vendréis cansada.
               Mochachas, a componer
               lo que habemos de comer.

LUCÍA:

               La olla está aderezada.

MENDO:

               Asa un poco de jamón;
               Toribia, ve a la cocina,
               haz matar una gallina,
               y si no, mata un capón.

LUCÍA:

               ¿Qué capón han de matar?
               ¿Hamos de matar aquí
               lo que hamos criado?

Llora


<<<
>>>

Pág. 050 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


MENDO:

               Sí.
               ¿Por aqueso has de llorar?

LUCÍA:

               Herodes de esos capones
               han sido esos caballeros.

TORIBIA:

               Calla, no hagas pucheros.

LUCÍA:

               No he de sufrir sinrazones...

TORIBIA:

               Dalos a la maldición.
               Locía, parte a matallos,
               que hay capones que son gallos
               en llegando la ocasión.

LUCÍA:

               Eso siento si lo dudas,
               que es quedar, aunque lo abones,
               quitándoles los capones
               muchas gallinas viudas.

TORIBIA:

               ¿Ónde el mi querido hué?

LUCÍA:

               Como acabó de almorzar,
               cansado, se entró a acostar,
               y durmiendo le dejé.
               El mi Juancho en el pajar
               ronca como un descosido.

TORIBIA:

               Esta ninfa ca venido
               ma dado que sospechar.
               No quijera que lo vea.
               ¡Prega a Dios!

LUCÍA:

               ¿Qué pregas?

TORIBIA:

               ¿Qué?
               Vamos y te lo diré;
               prego que orégano sea.

Vanse TORIBIA y LUCÍA


<<<
>>>

Pág. 051 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Y ha mucho que estáis aquí?

MENDO:

               Más de treinta años habrá
               que aquesos presumo que ha
               que para vivir nací.
               Mas esto no es para ahora,
               entremos en casa.

LUIS:

               Vamos.

MENDO:

               Puesto que no merezcamos
               veros alegre, señora,
               entrad y descansaréis.
               Comeremos un bocado.

ANA:

               En aqueste verde prado
               os suplico me dejéis
               un rato por divertir
               con sus flores mi tristeza.

MENDO:

               Pensión es de la belleza
               tener siempre que sentir.

LUIS:

               Ana, procura alegrarte;
               conmigo estás y yo soy
               quien fe y palabra te doy
               que no tengo de faltarte
               aunque mil vidas perdiera.

ANA:

               Mi sentimiento, señor,
               no pone duda en tu amor.


<<<
>>>

Pág. 052 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               Sabe el cielo que quisiera
               tu contento y tu quietud
               más que el mío; sí, ¡por Dios!
               Vamos, señora, los dos.
               (¡Quién pudiera esta inquietud (-Aparte-)
               consolar! Mas no conviene.
               Hija, callemos; quizá
               el callar importará
               al remedio que previene
               mi amor en tan triste suerte,
               pues, no siendo conocido,
               valdré a mi hijo querido
               librándolo de la muerte.)
Vanse MENDO y don LUIS

ANA:

               ¡Buen lance habemos echado!
               Tras de tantas desventuras
               que en mi daño mal seguras
               ni cesan ni se han cansado,
               yo he llegado
               a la desdicha mayor,
               pues cuando esperé favor
               para mis daños,
               hallo de súpito en años
               recién nacido el amor.
               Cuando, huyendo de mi suerte,
               infelices pasos daba
               y tímida tropezaba
               en los brazos de la muerte
               --¡trance fuerte!
               ¡triste estrella! ¡adverso hado!--
               advierto en mi triste estado
               --¡qué rigor!--
               que es la desdicha menor
               morir para un desdichado.


<<<
>>>

Pág. 053 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Sale SANCHO
SANCHO:

               Ya por quebrarle los ojos
               a quien os le pudo dar,
               el coche truje a pesar
               suyo. Cesen los enojos,
               que en despojos
               de tan celestial pintura,
               le pediré a mi ventura
               por favor
               que ya que me dió el amor,
               no me niegue esa hermosura.
               ¡Pardiez! Si he de hablar verdad,
               bien se me puede creer
               que sois la primer mujer
               que rindió mi voluntad,
               y pensad
               que me siento tan glorioso
               en este lance amoroso,
               que he creído
               que siendo vuestro vencido
               he quedado victorioso.
               ¡Mala Pascua me dé Dios
               si en el punto que os miré
               de la suerte no dudé
               cuál fue mayor en los dos!
               Admiro en vos
               una perfección discreta,
               por miraros,
               que la vista más perfeta
               entre prodigios tan raros
               se exhala como cometa,
               y quisiera preguntar,
               porque deseo saber,
               ¿cómo enseñáis a querer
               a quien nunca supo amar?
               Que es de admirar
               que a tantos en las cadenas
               enlacen a manos llenas
               vuestros labios
               a cuchilladas de agravios
               y a puñaladas de penas.


<<<
>>>

Pág. 054 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Quien tan bien sabe decir
               lo que desea explicar,
               si es que no ha sabido amar,
               ¿cómo ha sabido sentir?
               Séos decir
               que si os falta sentimiento,
               que en tan amargo tormento
               puedo enseñaros
               a sentir con obligaros,
               sintiendo lo que yo siento;
               y si es que acaso es verdad
               que os debo alguna afición,
               débaos en esta ocasión
               gozar de esta soledad.


<<<
>>>

Pág. 055 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               Ordenad
               lo que fuéredes servida;
               la obediencia me convida,
               porque espero
               que conozcáis lo que os quiero,
               pues me aparto de mi vida.

Vase SANCHO.
Salen por otra puerta
don DIEGO y JUANCHO

DIEGO:

               No he podido sosegar,
               Juancho, porque considero
               la poca seguridad
               que en aquesta casa tengo.
               Mis contrarios me persiguen
               tan furiosos y soberbios,
               que de esos riscos umbrosos
               habrán contado los senos.
               No sé qué remedio intente.

JUANCHO:

               Al diablo le das remedio
               y pulgas le das al diablo,
               que en aquel pajar tenemos
               hoy pulga--¡juras a Dios--
               que piensas que eres barbero
               y pes pega un picotazo
               que dejas a Juancho muerto.
               Pulga hay que bien puede ser
               con cordel mozo de ciego;
               una pulga reverenda
               toda vestida de negro,
               piensa que es fraile benito
               que te sales del convento.
               ¡Muerto vienes, pobre Juancho!


<<<
>>>

Pág. 056 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Asómase TORIBIA al paño
con un asador en la mano
TORIBIA:

               ¡Mal sosiega el pensamiento!
               De la cocina me salgo
               y a mi padre en ella dejo,
               que un quillotro no me deja
               poner los pies en el suelo.
               Huí en busca de mi querido
               y no está en el aposento;
               mas helos adonde están.

DIEGO:

               Éste es el mejor consejo,
               a Madrid parto esta noche
               si me dejan. ¡Ana!

ANA:

               ¡Diego!
 Abrázanse
               ¿Es posible que mis ojos
               tan gran ventura tuvieron?

TORIBIA:

               (¡Concertáme estas medidas!) (-Aparte-)

DIEGO:

               No creerás a qué buen tiempo
               te ven los míos, doña Ana.
               Sin duda ha querido el cielo
               dar consuelo a mis desdichas
               con tu vista.

JUANCHO:

               ¿No merezco
               que Juancho besas tus manos?

ANA:

               ¡Juancho! Los brazos es premio
               muy corto de tus servicios.

TORIBIA:

               (Para todos hay refresco. (-Aparte-)
               ¡Qué socorrida mujer!
               ¿Qué haré, que rabio de celos?)


<<<
>>>

Pág. 057 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


ANA:

               No habrá una hora que llegamos,
               porque, ignorando el cochero
               el camino, nos perdimos
               después de varios sucesos,
               que en esos montes pasamos
               esta noche, hasta que el cielo,
               con la luz de la mañana,
               nos dio en esta casa puerto.
               En ella os halló ventura,
               que sólo pudiera serlo
               entre tan grandes desdichas
               como nos siguen; bien veo
               que os ha de añadir disgustos
               lo que contaros pretendo,
               pero acudo al menor daño.
               Diego, aqueste caballero
               en cuyo poder quedé
               no me agrada, porque es cierto
               que goza de la ocasión,
               como otros muchos lo han hecho.
               Desde que me vio la cara,
               con ternezas, con requiebros,
               apretándome las manos,
               dando suspiros al cielo,
               me ha declarado su amor,
               aunque con término honesto.
               Es poderoso, y va a ser
               gobernador en Oviedo,
               cosa que puede animarle
               a conseguir sus intentos.
               Pues la suerte os trajo aquí,
               no conviene ni quiero
               que en su poder me dejéis.


<<<
>>>

Pág. 058 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               ¡Ea, desdichas! ¡A un tiempo
               todas juntas, que ya es hora
               de cumplir vuestros deseos!
               ¡Matadme, que poco falta!

JUANCHO:

               ¡Llévese diablo por viejo!
               ¡Juras a Dios que le tienes
               las propiedades del puerco!

TORIBIA:

               (¡Hemos negociado bien!) (-Aparte-)

DIEGO:

               ¡Alto! Vamos al remedio,
               que las determinaciones
               son hijas de los discretos.
               No quiero que con él vayas
               ni que te quedes, que es cierto
               que aquí no has de estar segura.
               Esta noche, en el silencio
               de su oscuridad, sin dar
               a ninguno cuenta de esto,
               te prevén, que he de llevarte,
               tomando por instrumento
               de las muchas de ese prado,
               dos yeguas, hijas del viento,
               para hacerlo.


<<<
>>>

Pág. 059 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


JUANCHO:

               Ya le tienes,
               ¡juras a Dios!, lindos frenos
               y yo sabes donde hay sillas,
               y por el corral podemos
               echarlas.

DIEGO:

               Bien lo has pensado.

TORIBIA:

               (Muy buen despacho tenemos. (-Aparte-)
               ¿No hay son echar y freír,
               como si hueran buñuelos?)

DIEGO:

               A las diez en esta puerta
               has de estar, porque al momento
               que Juancho ensilla las yeguas
               nos vamos.

ANA:

               Bien lo has dispuesto;
               pero, porque la Fortuna
               no atropelle mis deseos,
               cuando las tengas a punto,
               háblame en entrando recio,
               porque a la voz te conozca.

DIEGO:

               Bien dices, y por más cierto,
               será el hablarme en entrando,
               la seña.

ANA:

               De aquese acuerdo
               quedamos.


<<<
>>>

Pág. 060 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Sale RODRIGO
RODRIGO:

               Ya está esperando
               la comida. ¡Santos cielos!
               Señor, ¿en aquesta casa?

DIEGO:

               Ansí el cielo lo ha dispuesto;
               ¿dónde está vuestro señor?

RODRIGO:

               Aquí esperando le dejo
               a mi señora doña Ana
               para comer.

DIEGO:

               Vamos luego,
               que quiero besar sus manos.

RODRIGO:

               Será excesivo el contento
               que tendrá con vuestra vista.

DIEGO:

               (Mayor le tuviera entiendo (-Aparte-)
               de no verme.) Ven, doña Ana.

JUANCHO:

               (Juancho, vamos allá dentro; (-Aparte-)
               buena noche se te espera
               trotando por esos cerros
               como ahora, y harta el tripa,
               que quizá le vendrá tiempo
               en que cuando quieras carne
               matarán al carnicero.)

DIEGO:

               Lo dicho, dicho, doña Ana.

ANA:

               Y lo dicho, dicho, Diego.

JUANCHO:

               Dicho lo dicho, barriga.


<<<
>>>

Pág. 061 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Vanse, dejando a TORIBIA sola
TORIBIA:

               "Hábrame en entrando," pienso
               caquesta noche ha de ser,
               sin duda, mi finamiento.
               ¡Qué bien lo amasó el traidor
               que con fingidos requiebros
               embaducar pretendía
               los mis sencillos deseos!
               ¡Qué he de hacer, triste de mí,
               que me espachurran los celos,
               ca cá dentro juegan cañas,
               siendo la praza del cuerpo!
               ¡Llorad, tristes ojuelos,
               que Amor os tira y son sus frechas celos
               y por sentir las que os están tirando
               decí, Toribia, así, "hábrame en entrando."
Sale LUCÍA

LUCÍA:

               Toribia, padre te llama.
               ¡Verá el diabro lo que ha hecho!
               ¿El asador te trajiste?
               No me ha quedado abujero,
               tizón, artesa, vasar,
               horno, cocina, humero,
               espetera, despensilla,
               que he perdido el sufrimiento
               buscándole. ¿No respondes?
               ¿Qué tienes que haces pucheros?


<<<
>>>

Pág. 062 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


TORIBIA:

               Tengo un bien que no me entiende,
               tengo un mal que no le entiendo.
               ¿Has vido al ninfo y la ninfa
               juntos?

LUCÍA:

               Sí.

TORIBIA:

               Pues eso tengo.

LUCÍA:

               Ya de comer acabaron;
               y ella, desmayos fingiendo,
               diz que se quiere acostar,
               y yo la cama le he hecho
               en la cámara de arriba.

TORIBIA:

               Ya esos desmayos entiendo.
               ¡Mal desmayo le dé Dios!
               Pues se acuesta, ocasión tengo
               para corromper sus gritos
               y para lograr mi intento.
               Procura tú desnudarla
               y con sotil fingimiento
               los vestidos que le quitas
               los trascuela a mi aposento
               con secreto, que me importa.

LUCÍA:

               ¿Qué es lo que has de hacer con ello?

TORIBIA:

               Calla, y haz esto que digo.

LUCÍA:

               Callo, y hacerlo emprometo.

TORIBIA:

               Al cura le oí decir
               que vestido de pellejos
               le hurtó la bendición
               un Jacome al heredero
               de ella; y ansí pienso hacer,
               que esa ropa será el vello
               que la bendición que busco
               magarre por los cabellos.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 063 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Salen don DIEGO y don LUIS
LUIS:

               Si estáis determinado
               no será porfïaros acertado.

DIEGO:

               Yo estoy agradecido
               al gran amor que en vos he conocido;
               llámanme obligaciones
               que no puedo excusar.

LUIS:

               Las ocasiones
               que pueden suceder mirad primero,
               que es la hermosura un enemigo fiero
               y a quien la adversa suerte
               tanto le dio, camina hacia la muerte
               con mayor brevedad.

DIEGO:

               (Ese deseo... (-Aparte -)
               en sus palabras ya su intención veo.
               ¡Que no le haya obligado
               siendo noble el haberle confiado
               mi honor! ¡Pierdo el sentido!)

LUIS:

               Que, en efecto, señor, solo y perdido,
               huyendo de la muerte,
               ¿os queréis encargar de aquesa suerte
               de una mujer hermosa?
               No lo acertáis, y, adviértoos una cosa,
               por el hábito santo
               de San Benito, a quien venero tanto;
               por la sangre heredada
               tan limpia y noble como desdichada,
               que estaba en mi poder esa señora
               más bien guardada que no queda ahora,
               y quererla llevar no os lo aseguro;
               no me habéis conocido, que yo os juro
               que a conocerme...


<<<
>>>

Pág. 064 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               (¡Ay, cielos, (-Aparte -)
               sin duda al viejo le atormentan celos!
               Me he desengañado
               del falso trato que conmigo ha usado.)
               En mi poder está...

LUIS:

               No está.

DIEGO:

               ¿Qué es esto?

LUIS:

               ¡Dañosas rapazadas! ¡Alto, presto!
               Pongan el coche y vamos.

RODRIGO:

               Ya está puesto, señor.

LUIS:

               ¿A qué aguardamos?
               Quedaos con ella que, por vida mía,
               que os acordéis de mí quizá algún día...
               Llévola yo a mi casa...
               (¡Ay, hija amada, el alma se me abrasa!) (-Aparte -)
               ...venís a quitarla
               de quien le daba honor! ¿Queréis llevarla
               a que guarde ganado?
               ¡Pobre muchacha, lástima me ha dado!

DIEGO:

               ¡Si no mirara...

LUIS:

               ¿Cómo es eso, cómo?
               Canas de acero calzan pies de plomo.
               Yo soy quien he tenido
               lo que no puede ser bien parecido.
               Si hacerlo no os agrada,
               no miréis en respetos, que mi espada,
               cansada de matar los enemigos,
               bien sabrá responder a los amigos.


<<<
>>>

Pág. 065 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               Ya apretáis demasiado.
               Aquí en vuestra presencia he reparado...
               No sé qué soberanos
               impulsos me enmudecen; que las manos
               aun no acierto a movellas.
               Debe ser unión de las estrellas
               lo que aquí me detiene.
               Idos con Dios, pues tanta fuerza tiene
               que, no habiendo temido,
               temo venceros por quedar vencido,
               y no pudiendo hablaros
               temo el oíros. Temo el replicaros.
Vase don DIEGO

LUIS:

               Muerto va y solo quedo.

RODRIGO:

               Declárate, señor.

LUIS:

               Eso no puedo
               que ahora no conviene,
               que quiero ver si algún remedio tiene,
               con el cargo que hoy llevo,
               su libertad.

RODRIGO:

               Ya se ha escondido Febo,
               quédate aquesta noche
               en esta casa.


<<<
>>>

Pág. 066 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               No, camine el coche.
               Pica a Oviedo, que importa.

RODRIGO:

               A Oviedo pica.

LUIS:

               La jornada es corta.
               (¡Qué triste fue el mozuelo! (-Aparte -)
               Más triste quedo yo, sábelo el cielo.
               ¡Ay, mi hija querida,
               aún no gozada cuando ya perdida!
               ¿Cuándo querrá mi suerte
               que alegre os goce hasta esperar la muerte?)
Vanse.
Sale LUCÍA con un candilón
y los vestidos y TORIBIA

TORIBIA:

               ¿Cerraste la puerta?

LUCÍA:

               Sí, ya la he cerrado.

TORIBIA:

               Cuelga el candilón
               en aquese cravo.
               ¿Sintióte la ninfa?

LUCÍA:

               No, ca al ir entrando,
               por no her roído,
               quité los zapatos.

TORIBIA:

               Pues desnuda presto.

LUCÍA:

               Ya tienes quitado
               la saya y sayuelo.

Siéntase en el suelo


<<<
>>>

Pág. 067 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


TORIBIA:

               Desprende el tocado
               apriesa, Locía,
               mientras me descalzo.
Queda en mantegüelo

LUCÍA:

               Ya todo está hecho.
               ¿Por qué tas quitado
               los zapatos?

TORIBIA:

               ¡Bestia!
               ¿Cabrán en los zancos?
               Dácalos acá.
Dale los chapines

LUCÍA:

               Aquí están.

TORIBIA:

               ¡San Pablo!
               Llega acá, Locía;
               llega, que me caigo.

LUCÍA:

               Quítatelos, pues.

TORIBIA:

               Yo me iré enseñando,
               ca Amor es maestro
               en aquestos casos.
               Daca los corpiños.


<<<
>>>

Pág. 068 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUCÍA:

               Como están cerrados
               por delante...

TORIBIA:

               Enseña,
               oigan el diabro,
               por detrás se atacan.
Pónese el jubón

LUCÍA:

               Las damas de hogaño,
               siguiendo lo culto,
               huyen de lo craso.

TORIBIA:

               Pon presto.

LUCÍA:

               Ya pongo.
               ¡Cristo soberano,
               cuántos agujeros!

TORIBIA:

               No estiraces tanto,
               que me harás caer.

LUCÍA:

               Todo está atacado;
               ¿qué quieres ahora?

TORIBIA:

               Dame ese refajo.

LUCÍA:

               Allá va; ¿qué es esto?

Saca las enaguas


<<<
>>>

Pág. 069 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


TORIBIA:

               ¿Qué trojiste, diabro?
               ¿Es frontal de igreja?
               Ten de aqueste lado.
Extiéndelas todas,
que han de estar
cosidas por delante
               ¿Quieres apostar
               que trojiste acaso
               la funda del coche?

LUCÍA:

               No, que es muy galano.

TORIBIA:

               Ya caigo en lo que es:
               manta de caballo.

LUCÍA:

               ¿Tan larga?

TORIBIA:

               Alto, pues;
               voyme rodeando
               esta faja al cuerpo.
Va dando vueltas TORIBIA,
dándose las enaguas, y LUCÍA
teniendo el otro canto

LUCÍA:

               Muy bien lo has pensado,
               casi la traía.


<<<
>>>

Pág. 070 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


TORIBIA:

               Ata esos dos cabos;
               venga ahora esotro
               presto.

LUCÍA:

               No ha quedado
               ya más que la ropa.
Pónese la ropa

TORIBIA:

               ¡Qué cuello tan alto!
               Lucía, parece
               pescuezo de ganso.

LUCÍA:

               ¿Por qué ansí lo hacen?

TORIBIA:

               Porque yo he pensado
               que los traen ansí
               éstas, por si acaso
               algún caballero,
               tierno enamorado,
               quiere visitar
               sus compuestos labios,
               con el pie de amigo
               no pueden lograrlo.

LUCÍA:

               Esta caja vino
               acá entre los hatos.

TORIBIA:

               ¿Qué hay dentro?

LUCÍA:

               Cabellos.

TORIBIA:

               ¿Si sa trasquilado
               con el berrenchín?


<<<
>>>

Pág. 071 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUCÍA:

               Que son del tocado
               tienen trazaderas,
               si no es que me engaño,
               estos son pericos.

TORIBIA:

               Pon, que no me espanto
               que caiga quien tiene
               perico en los cascos.
               Daca la valona.

LUCÍA:

               Está como un mayo;
               toma no te ahoje.

TORIBIA:

               ¿Y padre?

LUCÍA:

               Sentado
               quedaba en el huego
               con Sancho tu hermano,
               que de estas visitas
               quedaba cansado.

TORIBIA:

               Si por mí pregunta
               di que me he acostado.

LUCÍA:

               ¿Qué hará la señora
               cuando ande buscando
               sus vestidos?

TORIBIA:

               Muera,
               pues me está matando.
               Arrímate á mí.


<<<
>>>

Pág. 072 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Toma el candil LUCÍA,
arrímase a TORIBIA y
vanse entrando
LUCÍA:

               Válgate el calvario
               de Nueso Señor.
               ¡Linda estás!

TORIBIA:

               ¿Te agrado?
               Vete poco a poco.

LUCÍA:

               Si yo huera macho
               todo estaba hecho.

TORIBIA:

               ¡Ay! Amante falso,
               aquesto mobriga;
               "hábrame en entrando."
Vanse. Salen ALONSO de Bustos y otros tres
CABALLEROS, con pistolas, botas y espuelas

ALONSO:

               Los caballos apartad
               detrás de aquese ribazo,
               que, según traigo noticia,
               presto atajaré los pasos
               del que ya segunda vez
               más afrentas ha intentado.
               Los caballos aun no pueden,
               consumidos del cansancio,
               pacer la hierba.


<<<
>>>

Pág. 073 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


CABALLERO 2:

               El postrero
               ha sido bellaco rato
               que han llevado.

CABALLERO 3:

               La noticia
               que nos dio aquel aldeano
               de los bueyes importó.

ALONSO:

               Ahí os quedad retirados,
               veré si en aquesta casa
               quizá quieran hospedarnos
               sólo por aquesta noche.
Vanse los tres CABALLEROS
               Yo apostaré que acostados
               estarán ya. ¡Ah, buena gente!
Da golpes
               Abrid. Habladme en entrando.


<<<
>>>

Pág. 074 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Sale TORIBIA
TORIBIA:

               La seña es ésta, aquí estoy
               aguardando, Diego Hurtado,
               doña Ana soy.

ALONSO:

               (¡Santos cielos! (-Aparte-)
               ¿Qué es esto?)

TORIBIA:

               ¿Estan aliñados
               los caballos?

ALONSO:

               (Fingir quiero.) (-Aparte-)
               Ya están a punto.

TORIBIA:

               Pues vamos.
               (¡Voto al sol, que habéis de ser (-Aparte-)
               mi marido!)

ALONSO:

               (El cielo santo, (-Aparte-)
               sin prevenir, la venganza
               la trujo el cielo a mis manos.)

Llévasela.


<<<
>>>

Pág. 075 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


Sale doña ANA
mal vestida de villana
ANA:

               ¿Si habrá mi hermano venido,
               que no sé quién me ha quitado
               los vestidos que tenía
               prevenidos para el caso;
               y en buscar éstos que tengo
               presumo que me he tardado?
               Si bien más segura voy
               en este traje.
Salen LUIS y RODRIGO

LUIS:

               Cansado
               llego; mas ¿cómo, Rodrigo,
               tendré sin vida descanso?

RODRIGO:

               Señor, del camino vuelves;
               ¿qué piensas?

LUIS:

               He imaginado
               el peligro en que a mi hija
               dejé entre aquestos villanos,
               y ansí he resuelto decirle
               quién soy, y llevarla.


<<<
>>>

Pág. 076 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


ANA:

               Pasos
               siento. ¿Si es Diego?

LUIS:

               ¿Qué es esto?
               Un bulto, si no me engaño,
               miro a la puerta. ¿Quién va?
Llega y agárrala

ANA:

               ¡No es Diego, ay Dios!

LUIS:

               Sosegaos.

ANA:

               Ya os conozco, ya os conozco;
               mirad que vendrá mi hermano,
               y que si intentáis mi ofensa
               tengo valor, tengo manos
               para mataros.

LUIS:

               ¡Ay, hija!
               ¡Dame mil veces tus brazos!
               [...........................?]
               Soy tu padre, Luis Hurtado
               de Mendoza. Trae, Rodrigo,
               la yegua.

Va RODRIGO por ella


<<<
>>>

Pág. 077 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


ANA:

               ¡Oh, padre amado!
               ¿Es posible que te veo?
               Dame otra vez esos brazos.
Asómase LUCÍA a la puerta
y velos abrazar

LUCÍA:

               ¡Eso sí, cuerpo de tal!

LUIS:

               Vente conmigo.

ANA:

               ¿Y mi hermano?

LUIS:

               Por ahora no conviene
               que sepa quién soy.

ANA:

               Pues vamos.
               ¿Ni ha de saber dónde voy?

LUIS:

               Después.

ANA:

               Besaré tus manos
               dos mil veces:
Sale RODRIGO

RODRIGO:

               Ya está aquí
               la yegua.

ANA:

               ¡Cielos sagrados,
               tal suerte en tanta desdicha!

LUIS:

               ¡Vamos!

Vanse y llévansela


<<<
>>>

Pág. 078 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


LUCÍA:

               ¡Hábrame en entrando!
               Hoy despacha el viejo verde;
               pardiez, lindo lance ha sido.
               ¡Hola, hao! Que se la lleva.
               ¡Oh Mendo, oh señor, oh Sancho!
Salen por una puerta
don DIEGO y JUANCHO,
y por otra SANCHO

SANCHO:

               ¿De qué das voces? ¿Qué ha habido?

DIEGO:

               Alguna desdicha aguardo.

LUCÍA:

               ¡Que se llevan a doña Ana!

DIEGO:

               ¿A quién?

SANCHO:

               ¿A quién?

LUCÍA:

               ¡San Hilario!
A DIEGO
               ¿Vos estáis aquí?}}

DIEGO:

               Aquí estoy.

LUCÍA:

               Pues otro "hábrame en entrando"
               [ya se ha llevado] a Toribia.


<<<
>>>

Pág. 079 de 124
Habladme en entrando Acto II Tirso de Molina


SANCHO:

               ¿A mi hermana?

DIEGO:

               ¡Cielo santo:
               ¿Qué desdichas son aquéstas?

JUANCHO:

               ¡Bien habemos negociado!

DIEGO:

               Pues ¿quién se lleva a doña Ana?

LUCÍA:

               Ese viejo a cuyo cargo
               vino aquí.

DIEGO:

               ¡Ah falso, ah traidor!

SANCHO:

               Y a mi hermana, ¿por qué o cuándo
               la llevan?

LUCÍA:

               Eso no sé.

SANCHO:

               ¿Y quién hué?

LUCÍA:

               "Hábrame en entrando."

DIEGO:

               Juancho, vengan esas yeguas;
               ponte en una al punto, Sancho,
               que yo en estotra tras ellos
               al viento ligero igualo;
               busca a tu hermana, que yo
               busco la mía.

SANCHO:

               Yo parto
               sin alma, pues que el honor
               y el amor me han robado.

LUCÍA:

               Adiós, Juancho.

JUANCHO:

               Adiós, Locía,
               que allá me llevas mi amo.

LUCÍA:

               Si encontrares a Toribia dile...

JUANCHO:

               ¿Qué?

LUCÍA:

               "Hábrame en entrando."
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


<<<
>>>

Escena III
Pág. 080 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Salen TORIBIA, don ALONSO
y tres CABALLEROS
ALONSO:

               Pues ¿qué te obligó a decir,
               pastora, que eras doña Ana?

TORIBIA:

               A ser vos mi confesor
               podiera decir la causa;
               mas ¿qué mayor la queréis
               que mirarme ataviada?
               Con don y unos atavíos
               a cualquier mujer honrada
               la sacan de sus casillas.

ALONSO:

               ¡Oh, nunca saliendo el alba
               desengañara las dudas
               de mi dichosa venganza!

TORIBIA:

               Dadle a los diabros, que a todos
               mos mata y mos desengaña,
               de que he podido escurrirme.
               Pero ¿quién, por mi desgracia,
               la seña os dijo?


<<<
>>>

Escena III
Pág. 081 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               Es refrán
               que acostumbro; y como a tantas
               voces nadie respondió,
               pareciendo que callaban
               o por temor o por sueño,
               acaso lo dije. ¡Extraña
               manera de vestir! ¿Cómo
               os pusiste las enaguas,
               labradora, de esa suerte?

TORIBIA:

               Decidme, ¿cómo se llaman?

ALONSO:

               Enaguas.

TORIBIA:

               ¡Líbreme Dios!
               ....................... [ -a-a]

CABALLERO 1:

               ¡Graciosa es la labradora!

ALONSO:

               Y tiene extremada cara.
               Ya que hemos errado el tiro,
               entretanto que descansan
               los caballos, recostaos;
               que aquestas umbrosas hayas
               servirán de pabellón,
               cuando os ofrece la cama
               huésped, si bizarro abril
               ella florida y bizarra.

TORIBIA:

               Todos podremos hacerlo,
               que, pardiez, de buena gana
               durmiera yo a sueño suelto
               como un lirón.


<<<
>>>

Pág. 082 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


CABALLERO 1:

               ¡Linda gracia!
               ¿Piensas dejarnos durmiendo
               y en un caballo, serrana,
               tomar las de Villadiego?

TORIBIA:

               Nunca malicias os faltan.
               ¿Pues eso había de hacer?
               Yo os empeño mi palabra
               que heis de echarme menos cuasi
               me vaya.

CABALLERO 2:

               Bien lo declara;
               mas será después de ida.

TORIBIA:

               Pues ¿cuándo?

CABALLERO 3:

               Denle una estampa
               por el aviso.

TORIBIA:

               Y sepamos,
               si yo no soy de importancia
               ni en nada les he ofendido,
               ¿qué me quieren?

ALONSO:

               Que te vayas;
               mas será después...

TORIBIA:

               ¿De qué?

ALONSO:

               De que sepas que me abrasas.

TORIBIA:

               Pues apártese de mí.

ALONSO:

               Será apartarme del alma.

TORIBIA:

               Pues ¿quién se la tiene?


<<<
>>>

Pág. 083 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               Tú.

TORIBIA:

               ¿Dónde?

ALONSO:

               En esa hermosa cara.

TORIBIA:

               El alma de todo un cuerpo
               ¿cabe en mi cara?

ALONSO:

               Serrana,
               en esos ojos la tienes.

TORIBIA:

               Aunque fuera de avellana,
               es imposible caber.

ALONSO:

               Ese donaire me mata
               sin piedad y sin justicia,
               que eres dueño de mi alma;
               que esos labios de coral
               y esas mejillas de grana
               me tienen muerto de amores
               y que me abraso, serrana,
               por servirte.

TORIBIA:

               Gloria a Dios,
               que entramos en la posada;
               ya no hay que pasar de ahí.

ALONSO:

               Pues ahora sólo falta
               que, pues el sitio convida,
               conmigo no seáis ingrata;
               vamos, gozaré tus brazos.

TORIBIA:

               ¿Gozarme? Aqueso no es nada;
               mire si quiere otra cosa;
               el hombre es práctico.


<<<
>>>

Pág. 084 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               Acaba.
               ¿No te determinas? Pues
               considera que a tu casa
               no has de volver si primero
               no haces mi gusto.

TORIBIA:

               (¡Mal haya (-Aparte-)
               mi desdicha y no tener
               en aquesta ocasión armas!)

ALONSO:

               Quedaos vosotros ahí.
               Vamos, mi bien.

TORIBIA:

               (¿Esto pasa?) (-Aparte-)
               ¿Ello no puede ser menos?

ALONSO:

               ¡Por ningún caso!

TORIBIA:

               Pues vaya
               con el diabro.

ALONSO:

               Vamos, pues.
               Loco voy.
Van andando, y al pasar por junto a los criados,
TORIBIA le quita la espada a uno

TORIBIA:

               ¡Fiera canalia!
               Amansad vuesos deseos
               con la punta de esa espada.

ALONSO:

               ¿Qué intentas, bárbara?


<<<
>>>

Pág. 085 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Sale SANCHO
SANCHO:

               (Creo, (-Aparte-)
               si la vista no me engaña,
               que llegamos a buen tiempo.)

TORIBIA:

               ¿Pensabas que aunque aldeana
               rústica, en aquesas sierras,
               entre sus peñas criada,
               no tengo valor ni manos
               para defender osada
               el honor, preciosa joya,
               vivo caratiel del alma?
               Engañáisos, que en defensa
               suya os mataré.

ALONSO:

               Ya pasa
               de locura lo que emprendes,
               y por esa misma causa
               te he de gozar, o la vida
               has de perder.

TORIBIA:

               ¡Brava hazaña,
               para un nobre caballero
               es ensangrentar su espada
               en una humilde mujer!
               Mas no importa; ensangrentadla
               si podéis, que--¡vive Dios!--
               caballero de mohatra,
               que teniendo de mi parte
               la razón que me acompaña,
               la nobre sangre que heredado,
               pienso haceros mil tajadas;
               que los galanes de hogaño
               gastan en calzón y mangas.
               Embestí.


<<<
>>>

Pág. 086 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               ¡Viven los cielos!
               Que en esta ocasión me holgara
               que en tu defensa tuvieras
               quien estorbar intentara
               mi gusto. Acabad, ¿qué es esto?
               Si se defiende, matadla.

SANCHO:

               No matarán, que aquí está
               quien, saliendo a la demanda,
               os cumplirá ese deseo.

TORIBIA:

               ¡Hermano, toquen alarma!
               ¡Muera esta gente roín!

ALONSO:

               Agora saco la espada
               para castigarte.

CABALLERO 2:

               Huid.

SANCHO:

               ¡Huid vosotros, canalla!
               Rayo seré de esas vidas.
Métenlos a cuchilladas
SANCHO y TORIBIA

CABALLERO 3:

               Esos caballos desata.
               ¡Huyamos!

ALONSO:

               ¿Qué es esto? ¿Ahora
               una espada os acobarda?


<<<
>>>

Pág. 087 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


CABALLERO 1:

               ¡Pica!

CABALLERO 2:

               ¡Corre!

CABALLERO 3:

               ¡Vuela!

ALONSO:

               ¡Cielos!
               Si no vengo injurias tantas,
               ¿para qué quiero la vida?
Vanse

SANCHO:

               Al viento ligero igualan;
               mas ¿por qué culpo la suya
               si tu ligereza es tanta
               que, atropellando respetos
               de tu sangre y de tu casa,
               como una infame ramera
               te sales de ella y te apartas
               de tu padre y de tu hermano,
               desluciendo con infamia
               nuestro honor? Dime, ¿qué ha sido
               de este traje la mudanza,
               de esta deshonra el origen,
               y de esta humildad la causa?
               ¿Quién de ella ha sido ocasión?


<<<
>>>

Pág. 088 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


TORIBIA:

               El Amor.
Hace una reverencia

SANCHO:

               Aquesta daga
               te le sacará del pecho,
               y pues mis ofensas callas,
               ella me abrirá otra via
               que me la diga.

TORIBIA:

               Si basta
               decirlo, yo lo diré.

SANCHO:

               Di, pues, acaba.

TORIBIA:

               La causa
               es muy larga para ahora.
               El vestido, de doña Ana,
               que, por gozar la ocasión
               que ella venturosa alcanza,
               me le puse, que el amor
               del forastero que en casa
               estaba, dempués que vino
               ha metido tal cizaña,
               que él ha de ser mi marido
               cumpriéndome la palabra
               que me ha dado. Aquesto es hecho,
               aunque le pese a la ingrata
               que por él melancoliosa
               tantos enredos trazara,
               o no seré yo Toribia.


<<<
>>>

Pág. 089 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               Calla, bestia, que es su hermana.

TORIBIA:

               ¿Mas por Dios?

SANCHO:

               Y aquesta noche,
               el viejo a quien encargada
               la dejó, se la ha robado.

TORIBIA:

               ¿Qué me cuentas?

SANCHO:

               Lo que pasa;
               a Oviedo partió tras ellos.

TORIBIA:

               ¿Y qué? ¿Es de veras su hermana?

SANCHO:

               Sin duda.

TORIBIA:

               ¡Válgame el cielo!
               Parece que ahora el alma
               por el cuerpo se pasea.

SANCHO:

               Aquesa yegua desata.
               Vamos, porque he de ir tras él
               que también a mí me alcanza
               gran parte de sus desdichas,
               que a su hermana adoro.

TORIBIA:

               Basta;
               que baselisco el Amor
               corrompió toda la casa.
               Vamos, hermano, que yo
               te sigo a Oviedo, y las sayas
               renuncio y en otro traje
               si el mi querido se halla,
               pardiez, tengo de valerle
               y en su defensa esta espada
               pasará a Oviedo a cuchillo.


<<<
>>>

Pág. 090 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               Vamos a casa, que en casa
               se dispondrá, y a mi padre
               daremos cuenta. ¡Ay, doña Ana,
               que mereciese tu amor
               un hombre que con más causa
               tu padre pudiera ser,
               no tu amante!

TORIBIA:

               Ya es falta
               propia en la hermosura siempre
               el mal gusto; pero calla,
               que por dicha podrá ser
               que sin pensarlo mos salga
               un padre que a ti te quiete
               como me quietó una hermana.
Vanse.
Salen don LUIS con vara, doña ANA,
RODRIGO, y acompañamiento

LUIS:

               Ha mostrado la ciudad
               su lealtad y su valor;
               débolas un gran amor.

ANA:

               Es de mucha calidad
               lo noble de ella.


<<<
>>>

Pág. 091 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Pues no?
               Las reliquias de los godos,
               de quien descendemos todos,
               de aquí su origen tomó.
               Para no estar prevenido,
               ha sido el recebimiento
               muy cumplido.

RODRIGO:

               Estuve atento
               al aseo del vestido
               y del tocado de aquellas
               que delante iban bailando
               de tu persona, admirando
               algunas más que el sol bellas.
               ¡Extraño traje!

LUIS:

               ¡Extremado!
               Es la nobleza de Oviedo
               ésa que bailaba.

ANA:

               Puedo
               decir que no me he alegrado
               tanto como hoy ningún día.

RODRIGO:

               La iglesia mayor es cosa
               excelente.

LUIS:

               Milagrosa.

ANA:

               Mientras que se proseguía
               el recibimiento, a mí
               las reliquias me enseñó
               el señor Obispo.


<<<
>>>

Pág. 092 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


RODRIGO:

               Y yo
               también, señora, las vi
               contigo, y quedé admirado.

LUIS:

               Es este antiguo sagrario
               un divino relicario
               de Europa, a quien han llamado
               Roma de España.

ANA:

               Si aquí
               nuestro ausente se hallara,
               con más soseigo gozara
               de las grandezas que vi.

LUIS:

               Dios lo dispondrá. No digas
               a nadie que hermano tienes,
               pues con eso previenes
               aumento a nuestras fatigas.
Sale JUANCHO

JUANCHO:

               .................... [ -el]
               ...................... [ -ado]
               Juancho, si vienes cansado
               sabes lo Dios.

ANA:

                  ¿No es aquél
                  Juancho?

LUIS:

                  Disimula.


<<<
>>>

Pág. 093 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


JUANCHO:

               Aquí
               estáis a quien busco yo
               hayas mal quien me parió
               si no fue clérigo, sí,
               no vinieras Juancho ahora,
               sólo de Bilbao pruebas,
               y al viejo verde te llevas
               antes que pasa un hora,
               a que gobiernes infierno.

LUIS:

               ¿Queréis algo?

JUANCHO:

               Para vos
               traigo este. (¡Juras a Dios (-Aparte-)
               que te despacho el gobierno!)
Dale un papel y empuña la espada

ANA:

               ¡Juancho, mira!

JUANCHO:

               ¡Fuego, fuego,
               en vosotros! ¿Qué me quieres?
               Llevar el diablo mujeres;
               la mejor quemarla luego.

ANA:

               ¿Dónde está mi hermano?

JUANCHO:

               Ha ido
               a cazar grullas.

ANA:

               Di adónde.

JUANCHO:

               Juancho en su vida responde
               a mujer.


<<<
>>>

Pág. 094 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ANA:

               ¿Tienes sentido?

JUANCHO:

               A fe que estoy sospechando
               después que os fuisteis los dos
               no digáis--¡juras a Dios!--
               ahora, "habladme en entrando."

ANA:

               ¡Bárbaro! ¿qué dices?

LUIS:

               ¡Cielos!
               Esto escribe y dice ansí.
               ¡Ay hijo amado! ¡Ay de mí!
               ¡Quién quietara tus desvelos!

Lee
               "Ni sois caballero ni puede ser que seáis
               bien nacido, porque quien no corresponde
               a las obligaciones de serlo, niega lo uno,
               desluciendo lo otro. Fiéme en vos; no
               acudisteis a vuestras obligaciones, cosa
               que no hicierais en tener buena sangre.
               Débeos de animar el verme perseguido;
               pero para que os desengañéis de que en
               cualquier estado tengo el valor que
               heredé de don Luis Hurtado de Mendoza,
               mi ilustre padre, os quedo esperando
               junto a la cruz de Vierzo, donde os
               guiará ese criado. Solo estoy y mis
               armas son una espada y daga; si os
               pareciesen pocas, traed las que
               quisiéredes, y si no os atrevéis solo,
               venga quien os acompañe, que, siendo
               como vos, tanto monta.
                         Don Diego Hurtado de Mendoza"

               ¡Bien haya quien te parió!
               Si mi valor heredaste,
               Diego, ahora lo mostraste.
               ¡Qué resuelto que escribió!
               Es valiente. Dios le guarde.
               ¿Vos me habéis de guiar?


<<<
>>>

Pág. 095 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


JUANCHO:

               Sí.

LUIS:

               Pues alto, vamos de aquí,
               que no quiero que me aguarde.

ANA:

               ¿Adónde vas?

LUIS:

               Aquí voy.

JUANCHO:

               ¡Juras a Dios, vizcaíno!
               Solo vas, viejo, al camino,
               muchos palos que le doy.
Vanse don LUIS y JUANCHO

ANA:

               Rodrigo, temblando quedo.
               Ve tras ellos.

RODRIGO:

               Sí haré,
               y más gente llevaré.

ANA:

               Que no aguarde tengo miedo
               mi hermano, que es arrojado,
               y sin advertir razones,
               en viéndole, ejecuciones
               dará a un caso desdichado;
               que Juancho me dijo agora
               que a mi padre está esperando
               en el campo; estoy temblando.


<<<
>>>

Pág. 096 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


RODRIGO:

               Perdé el recelo, señora,
               que prevenido estaré
               para lo que sucediere,
               y la gente que trujere
               retirada dejaré
               para que, sin embarazos,
               se desengañen los dos.

ANA:

               Padre, hermano, traigaos Dios
               a mis ojos y a mis brazos:
Vanse.
Sale don DIEGO

DIEGO:

               .................... [ -arme]
               ....................... [ -arme]
               ....................... [ -oria]
               Basta, cansada memoria,
               que dais en atormentarme;
               cuando afligido juzgaba
               que si la vida faltaba
               honor tenía.
               Memoria, si la perdía
               más vitorioso quedaba,
               pues ahora que el honor,
               que fue la prenda mejor
               que he tenido,
               me la arrebató atrevido
               de la Fortuna el rigor,
               memoria, si bien se advierte,
               acordando el trance fuerte,
               --¡qué pesar!--
               sois la piedra de amolar
               del cuchillo de la muerte.
               ¡Que una mujer que entendía
               que en poco el mundo tenía,
               --¡qué crueldad!--
               intentase sin piedad
               tan notable alevosía!
               ¡Que un noble me persiguiese,
               que la palabra me diese
               y la quebrase!
               ¡Que afligido me dejase
               y que con mi honor se fuese!


<<<
>>>

Pág. 097 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Salen don LUIS y JUANCHO
DIEGO:

               .....................
               Espera junto al caballo
               por si fuese menester.

JUANCHO:

               Señor, el que está agraviado
               no tiene que hacer más que
               en llegando metes mano,
               y de primer antubión
               el diablo llevas contrario,
               que satisfación si esperas,
               no vales higo.
Vase SANCHO

LUIS:

               (Aguardando (-Aparte-)
               me está ya.) Guárdeos el cielo.

DIEGO:

               Hasta que pueda mataros
               solamente lo deseo,
               vil caballero, que cuando
               de vos me fío, mi afrenta
               ejecutáis.


<<<
>>>

Pág. 098 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Reportaos
               y escuchadme.

DIEGO:

               ¿Qué diréis?
               ¿Que por remedar el daño
               mayor, piadoso trujisteis
               esa mujer, que me ha dado
               para mi deshonra el cielo,
               para mi aflicción los hados?
               ¿Acaso, pregúntoos yo,
               sois mi tutor?

LUIS:

               (El muchacho (-Aparte-)
               está resuelto. Ya es tiempo
               preciso de declararnos.)
               Diego, veinte años ahora...

DIEGO:

               ¿Qué tienen que ver veinte años
               con mi agravio? ¡Vive el cielo,
               que debéis de haber pensado
               que soy loco! ¡Alto, sacad
               la espada!

LUIS:

               Terrible caso
               será que no me escuchéis.

DIEGO:

               Más terrible fue llevaros
               a mi herniana. Acabad luego,
               ¿qué os detenéis? Meted mano.

LUIS:

               Digo que veinte años ha
               que por aquel desastrado
               caso...


<<<
>>>

Pág. 099 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               ¿Qué gastáis arengas?
               Yo no tengo de escucharos.

LUIS:

               ¡Vive Dios, que habéis de hacerlo!

DIEGO:

               ¡Vive Dios, que he de mataros
               si la espada no sacáis!
Sácala don DIEGO

LUIS:

               (¿Vióse caso más extraño? (-Aparte-)
               El muchacho está perdido.)
               ¡Alto! Vamos abreviando.
               ¡Hijo de mis ojos! Yo...

DIEGO:

               ¿Ya os acogéis al sagrado
               de la humildad? Pues conmigo
               no ha de valeros. (Si aguardo (-Aparte-)
               más razones, este viejo
               me ha de aplacar, y mi agravio
               pierde la satisfacción.)
               Pues no queréis meter mano,
               a ver si ahora lo hacéis.
Tírale y mete don LUIS mano

LUIS:

               ¿Qué es esto, cielos sagrados?
               ¡Amado hijo, yo soy...

DIEGO:

               Un caballero villano
               que cuando de él me fié
               mi deshonra ha intentado.


<<<
>>>

Pág. 100 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Dice RODRIGO dentro y luego sale
con todos los que pudiesen
y embisten a don DIEGO
RODRIGO:

               Caminad presto, que ya
               los aceros han sacado.
Dentro
               ¡Favor aquí a la justicia!

DIEGO:

               Con celada y con engaño
               saliste. ¡No importa!

VOZ 1:

               ¡Muera!

LUIS:

               (Ya no he de poder librarlo, (-Aparte-)
               que si declaro quien soy,
               no será posible caso
               valerle; quiero callar.)
               ¡Hola, prendedlo o matadlo!

VOZ 2:

               ¡Muera!

VOZ 3:

               ¡Muera o dése preso!

DIEGO:

               Ha de ser hecho pedazos.
Métenlo a cuchilladas

LUIS:

               Rodrigo, Rodrigo, mira
               no me lo hieran, cercadlo;
               bien se resiste--¡ay de mí!--.
               Mucho le van acosando,
               parece que le han herido.
               ¡Teneos!


<<<
>>>

Pág. 101 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Salen sobre DIEGO y él herido, y cae a los
pies del padre y quita las armas
DIEGO:

               Cielos airados,
               que me perseguís, ¿qué es esto?
               A los pies de mi contrario
               vine a caer.

LUIS:

               ¡Deteneos,
               insolente temerario!
               ¡Vive Dios, que habéis de ver
               en un alto cadahalso
               vuestra cabeza! (¡Ay de mí!) (-Aparte-)
               ¡Rodrigo, mira si es algo!

RODRIGO:

               En la cabeza es la herida.

LUIS:

               ¡Mal hayan –amén-- las manos
               que se la dieron! ¿Qué es esto?
               ¿Estáis herido? Llegadlo
               acá.

DIEGO:

               ¡Airada Fortuna!
               Es éste el último estado
               en que pudiste ponerme.


<<<
>>>

Pág. 102 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               No es nada; bien empleado
               fuera el haberos abierto
               la cabeza y aun mataros.
               (No lo quiera Dios.) (-Aparte-)
A RODRIGO
               Tomad
               ese lienzo y apretadlo
               en aquella herida.

DIEGO:

               ¡Ah, pesia!

LUIS:

               A ver si está bien atado:
               llegad acá, no está bueno.
Salen TORIBIA y LUCÍA de hombres,
vestidas a lo sayagüés, SANCHO y MENDO,
y JUANCHO por otra puerta

JUANCHO:

               Juras a Dios que anda el diablo
               suelto; cazolada tienes
               de gente el viejo bellajo
               escondida.

TORIBIA:

               Anda, Lucía.

LUCÍA:

               Pardiez, que son güenos ajos
               éstos.

SANCHO:

               ¿Qué gente es aquésta?

MENDO:

               Justicia pienso.


<<<
>>>

Pág. 103 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


SANCHO:

               O me engaño,
               o es Diego Hurtado el que llevan
               entre aquellos agarrado.
               Padre, ¿qué habremos de hacer?

MENDO:

               Eso pudieras mirarlo
               antes de salir de casa;
               pero después de hecho el daño,
               llegar, librarle o morir,
               ya que estamos empeñados.

SANCHO:

               ¡Alto, pues! ¡Hola! ¿A quién digo?

MENDO:

               ¡Ah, mochachos! Retiraos
               a aquesta parte.

LUCÍA:

               ¡Oh, qué bueno!
               No queremos retirarnos.

TORIBIA:

               ¿Reti... qué? Aguardad un poco.
               ¡Hola, fariseos! Dadmos
               el preso.

LUCÍA:

               Dadmos el preso.

LUIS:

               (¡Vive Dios, que los villanos (-Aparte-)
               del lugar quieren librarle!
               Quizá del cielo guïados
               vengan muy en hora buena.)
               ¿Qué es lo que emprendéis, serranos?
               ¿No miráis que estoy aquí?

SANCHO:

               Por aquese mismo caso
               lo intentamos.

LUIS:

               ¿Qué es aquesto?
               ¿Sois locos?

MENDO:

               Locos o sabios,
               esto ha de ser o sobre ello...


<<<
>>>

Pág. 104 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


TORIBIA:

               Suelten all hombre.

LUIS:

               Tal caso
               no he visto.

TORIBIA:

               Suelten all hombre.

LUIS:

               ¡Ah villanos, reportaos!
               Mirad que el gobernador
               de Oviedo os está hablando.

TORIBIA:

               ¡Mentís, que no es caballero
               quien intenta hacer agravios!

LUIS:

               ¿Yo, agravios?

LUCÍA:

               Lo dicho, dicho.

TORIBIA:

               Claro está, que heis de negarlo
               porque sois un... En defeto
               suelten all hombre.

LUIS:

               En llegando
               a las manos, tú, Rodrigo,
               le suelta, que por milagro,
               a medida del deseo,
               Dios trujo esta gente.

JUANCHO:

               Juancho,
               buen paliza se te aliña.

DIEGO:

               Si me libro de las manos
               del enemigo por ti,
               --¡oh, pastora!—que, aunque extraño
               el traje de hombre, conozco
               tu valor, por los sagrados
               cielos, que te he de pagar
               mi libertad, obligando
               mi palabra al beneficio.


<<<
>>>

Pág. 105 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               ¡Vil canalla! ¡Ya me canso
               de sufrir! ¡Hola, prendedles!
               Si se resisten, matadlos.

Embisten con ellos,
y en la refriega
suelta RODRIGO a
don DIEGO y TORIBIA
le da su espada y
descíñese la honda

SANCHO:

               ¡Padre, a ellos!

MENDO:

               ¡Hijo, a ellos!

JUANCHO:

               ¡A ellos tú también, Juancho!

TORIBIA:

               Por ese lado, Locia,
               valiente, ve espechonando.

LUCÍA:

               Ya te sigo.

VOZ 1:

               ¡Mueran!

VOZ 2:

               ¡Mueran!
Métenlos los villanos a cuchilladas.
Salen por otra puerta RODRIGO,
asido de don DIEGO. Hablan dentro

VOZ 1:

               ........................ [ -a-o]
               ¡Cielos santos, gran furor!
               ¿Son rayos o hombres?


<<<
>>>

Pág. 106 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Sale don LUIS
LUIS:

               Rodrigo
               haz lo que diré.

RODRIGO:

               Libraos,
               Diego Hurtado de Mendoza;
               idos, ya estáis desatado.

DIEGO:

               Yo pagaré este servicio.

LUIS:

               Tenedle, que se ha soltado.

DIEGO:

               ¿Qué me persigues? ¿qué quieres?

LUIS:

               Dios te libre.
Vanse RODRIGO y don LUIS.
Sale TORIBIA

TORIBIA:

               Diego Hurtado.

DIEGO:

               Toribia.

TORIBIA:

               Pues ya estás suelto,
               toma esta espada en la mano,
               líbrate, no tengas pena,
               que yo seguiré tus pasos
               en sabiendo dónde vas.

DIEGO:

               ¿Cómo he de poder pagaros,
               Toribia, con una vida,
               tantas como me habéis dado?


<<<
>>>

Pág. 107 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


TORIBIA:

               No es tiempo de maravillas:
               huid.

DIEGO:

               Obedezco y parto.
Vase don DIEGO. Salen SANCHO y MENDO,
acuchillándose, por una
parte, y por otra, LUCÍA, y JUANCHO

TORIBIA:

               Mueran, o dense a prisión.

SANCHO:

               Antes muerto que entregado.
Salen don LUIS y RODRIGO

LUIS:

               ¡Teneos, teneos! ¿Qué es aquesto?
               Después que habéis alcanzado
               el intento a que venisteis,
               ¿por qué queréis, temerarios,
               abalanzar vuestras vidas
               cuando miráis alterado
               a Oviedo y que es imposible
               con las vidas escaparos?
               Daos y creedme, que os juro
               si por la fe de soldado
               y por la de caballero,
               por el hábito que traigo
               y por la vida del rey
               --que guarde Dios muchos años--,
               que si os entregáis ahora
               debajo de la que he dado,
               que no recibáis ofensa,
               antes protesto ayudaros,
               pues sabéis que debo hacerlo
               por tenerlo granjeado
               con las pasadas caricias,
               con vuestro noble agasajo.


<<<
>>>

Pág. 108 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


JUANCHO:

               No le creas, no le creas
               con esto quieres pescamos,
               y luego estirar el nuez
               y allá vas con el diablo.

MENDO:

               ¿Qué haremos, hijo?

SANCHO:

               Señor,
               si es imposible el librarnos,
               damos con este seguro.

MENDO:

               Sea ansí.

LUCÍA:

               Ante todos casos,
               señor, ¿soltaron all hombre?

TORIBIA:

               Sí, bestia, ya le soltaron.

LUCÍA:

               Pues ahora, aunque me ahorquen,
               no importa, caquí está Juancho.

JUANCHO:

               Más valiera no estuvieras.

RODRIGO:

               La gente se va acercando.

LUIS:

               ¿Qué resolución tomáis?

MENDO:

               De que debajo tu amparo
               nos entregamos, y advierte
               que el que es noble está obligado
               a libertar a su amigo
               de semejantes trabajos.


<<<
>>>

Pág. 109 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Eso es cierto; vamos, pues,
               entregad las armas.
Entréganlas todos

SANCHO:

               Vamos.
               (¡Ay doña Ana, si pudiese, (-Aparte-)
               ya que en tus soles me abraso,
               merecer un rayo de ellos!)

JUANCHO:

               Allá le llevas a Juancho,
               plegad a Dios que verdugo
               no le des carta de pago.

TORIBIA:

               Loca voy con que mi Diego,
               Locía, se haya librado.

LUCÍA:

               Yo con ver que en la prisión
               tendré, Toribia, a mi Juancho.

Vanse.


<<<
>>>

Pág. 110 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Sale don DIEGO solo por lo alto del monte
DIEGO:

               Ásperos e intrincados laberintos,
               claro y undoso río
               a quien paga el rocío
               en tributos distintos
               obediente al que debe,
               cobrando el que la nieve
               de esos montes destila
               cuando el invierno afila
               sus frígidos bostezos,
               porque con esperezos
               el sol mal abrigado
               sale a invadir de luz el verde prado,
               y la escarcha en sus faldas
               perlas le ofrece en ramos de esmeraldas;
               si lastimáis mi suerte
               piedades lograréis dándome muerte.
               Algo cansado y afligido llego,
               fuente, a vuestra corriente,
               en vos, [la?] sed ardiente
               mitigaré que llevo;
               bulliciosa os contemplo,
               de mi inquietud ejemplo,
               sed piadosa conmigo.
               ¿Qué es esto? A mi enemigo
               en aquel risco veo.
               ¡Ah infeliz deseo!
               El agua me persigue
               porque mi sed en ella aun no mitigue.
               Caballero, que esos montes
               quizá pisáis por mi causa
               para añadirme desdichas,
               como si a mí me faltaran,
               bajad, decended al llano,
               que en él un hombre os aguarda
               que, como nunca ha vivido,
               no sabe cómo se llama;
               sólo sabe que la muerte
               bien alegre en sus desgracias,
               ya como cosa perdida
               ni le deja ni le mata.
               Si acaso me conocéis,
               ¿cómo no movéis las plantas?
               Bajad, matadme. Con eso
               tendré vida y vos venganza.


<<<
>>>

Pág. 111 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Sale don ALONSO
ALONSO:

               Caballero, a quien conozco
               para mi daño, dudaba
               hasta ahora que mi suerte
               en mi bien se conformara.
               Cierto de ella, aunque avarientas
               me niegan paso estas ramas,
               menospreciando su altura
               esculpiré mis estampas
Arrójase abajo
               en la arena de ese valle,
               y ya que iguales nos halla
               la suerte, pues en la mía
               también es Fortuna avara,
               conformes en el cansancio,
               iguales con las desgracias,
               por lo menos no diréis
               que os he muerto con ventaja.


<<<
>>>

Pág. 112 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               La soledad de este sitio
               es tan grande, que no se halla
               que hayan violado sus hierbas
               hasta ahora humanas plantas.
               Siendo nobles, es forzoso
               que quede en esta batalla
               el uno de los dos muerto,
               si no es que la suerte iguala
               los sucesos, y es razón
               que aquí nos demos palabra
               de que el que quedara vivo,
               que es una facción hidalga,
               lleve al otro a que le den
               la sepultura sagrada,
               y hasta tanto no le deje,
               que será desdicha extraña
               que al difunto se la den
               una fiera en sus entrañas.
               Pena de mal caballero,
               si no lo cumpliere..


<<<
>>>

Pág. 113 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               Es tanta
               razón, que juro cumplirlo,
               y porque también se haga
               lo que la nobleza dicta,
               si llegara vuestra espada
               antes a mi pecho, abriendo
               puerta por do salga el alma,
               yo os perdono desde aquí,
               y a la Aurora soberana,
               madre del Sol verdadero,
               que estrellas lucientes calza,
               pongo por testigo.

DIEGO:

               Y yo,
               y en fe de ello ya os aguardan
               mis brazos.
Abrázanse

ALONSO:

               Aquestos míos
               confirmarán mis palabras.

DIEGO:

               ¡Alto, pues, aquesto hecho!
               Empiece nuestra batalla.

ALONSO:

               Ya os aguardo con la mía;
               meted mano a vuestra espada.

DIEGO:

              ¡Fuerte pulso!


<<<
>>>

Pág. 114 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

              ¡Gran presteza!

DIEGO:

              ¡Rayo airado!

ALONSO:

               ¡Furia extraña!
               Mi desgracia estoy temiendo.

DIEGO:

               Gran desdicha me amenaza.

ALONSO:

               ¡Ah débil mano! ¿Qué es esto?
               ¿Agora pierdes las armas?
Cáesele la espada de la mano,
va a cogerla y detiénele
don DIEGO y cógele la espada

DIEGO:

               Teneos, que ya esta ventura
               para mí estaba guardada.

ALONSO:

               Dadme la espada.

DIEGO:

               No quiero,
               porque es necedad extraña
               dar armas al enemigo
               con que logre su venganza.

ALONSO:

               Pues matadme, acabad presto.

DIEGO:

               ¿Confesáis, viéndoos sin arma,
               que tengo agora en mi mano
               ...................... [ -a-a]
               vuestra vida, y que no hay cosa
               ..................... [ -a-a]
               que me lo impida, pues es
               haber perdido la espada
               despojo del vencedor,
               si en vos ha sido desgracia?


<<<
>>>

Pág. 115 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

               Cuando yo quiera negarlo,
               vuestra dicha lo declara.

DIEGO:

               ¿Ya no estáis muerto?

ALONSO:

               Si estoy,
               más que de temor, de rabia.

DIEGO:

               Si estáis muerto, perdonadme,
               como disteis la palabra,
               que el testigo que pusisteis,
               cuya pureza sin mancha
               ad[o?]ro, atento nos mira,
               a quien no podéis negarla;
               y para que echéis de ver
               que no me incitan venganzas
               a que este perdón os pida,
               tomad, tomad vuestra espada,
               tomad la mía también,
Dale las dos espadas
               que aquí rendido os aguarda
               quien ya humilde no os resiste
               cuando soberbio os mataba.


<<<
>>>

Pág. 116 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


Híncase de rodillas y levántale
con los brazos don ALONSO
ALONSO:

               ¡Oh, afrenta de los varones
               ilustres, a quien la fama
               eterniza! Aquesos brazos
               me da mil veces, que basta
               tu generosa hidalguía
               para que te perdonara,
               no la muerte de mi primo,
               de quien soy parte, mas cuantas
               injurias hacer pudieras
               a mi sangre y a mi casa,
               y si quieres que quedemos
               en facciones tan bizarras
               iguales, dame la muerte,
               que pienso, con perdonarla,
               siendo imposible hacer más,
               que no me lleves ventaja.

DIEGO:

               Correspondes a quien eres.

ALONSO:

               Vamos a Oviedo, que el alma
               acreditará con obras
               lo que ofrece con palabras;
               que en León no te está bien
               entrar hasta que acabadas
               estén estas diferencias,
               mientras el perdón se alcanza
               de su majestad.


<<<
>>>

Pág. 117 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               Amigo,
               tu favor me es de importancia
               en Oviedo, que esta noche,
               si sus tinieblas me amparan,
               pienso, cortando dos cuellos,
               lavar de mi honor la mancha.

ALONSO:

               Dispón de mí, pues soy tuyo.

DIEGO:

               Vamos, pues. ¡Ay falsa hermana!
               ¡Ay aleve amigo! El cielo
               me deje tomar venganza.
Vanse.
Salen don LUIS, TORIBIA,
LUCÍA, MENDO, SANCHO,
doña ANA, RODRIGO, JUANCHO y gente

LUIS:

               Haced que se les aliñen
               camas en aquese cuarto,
               y con la guarda bastante,
               Rodrigo, y con el cuidado
               necesario, en su prisión
               los tened, que debo honrarlos
               por el buen alojamiento
               de su casa, aunque han andado
               esta tarde inadvertidos.

RODRIGO:

               De hacerlo tendré cuidado.

ANA:

               ¡Ay, señor! ¿Vienes herido?

LUIS:

               No, pero vengo cansado.

ANA:

               ¡Qué tal refriega tuviste!
               ¿Y adónde queda mi hermano?


<<<
>>>

Pág. 118 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Pregúntalo a quien fue causa
               que él escapase a mis manos.

ANA:

               ¿Qué es esto? ¿Qué traje es éste,
               Toribia, que habéis tomado?

TORIBIA:

               Acá es un ciento de nueces.
               Dejadme; íos con el diabro,
               que vuesas habilidades
               nos tienen en este estado.
               ¿Por qué os huiste, golosmera,
               y dejasteis vuestro hermano?

JUANCHO:

               Porque hombre y vino le quiere
               esta mujer de un tamaño.

ANA:

               ¡Vaya con Dios, qué os parece
               cuál me ponen los villanos!

MENDO:

               No son villanos, señora,
               los que estáis vituperando.
               Tan buenos son como vos,
               que los Díaz asturianos
               no deben nada en Oviedo
               a los más nobles hidalgos.

LUIS:

               Teniendo aquese apellido
               noble, yo no he de faltaros.
               Escuchadme aparte.

Hablan MENDO y don LUIS aparte


<<<
>>>

Pág. 119 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ANA:

               ¡Ay cielos!
               ¿De qué estás tan triste, Sancho?
               Muy agradecida estoy
               que por librar a mi hermano
               te pongas en tal peligro.

SANCHO:

               A no haber visto tan claro
               que merece vuestro amor
               quien hoy os está gozando
               y quien de mi casa os trujo,
               fuera poco, por libraros,
               volver a Oviedo en ceniza,
               débil Troya de mis brazos,
               y le hiciera por mi amigo,
               --¡viven los cielos sagrados!--
               matando a quien le ha ofendido
               si no fuera...

ANA:

               Sancho, Sancho,
               reportaos; quizá algún día,
               cuando estéis desengañado,
               yo podré corresponderos
               y vos podréis sosegaros.

LUCÍA:

               Juancho, cansada me siento
               y aquesto va muy de espacio.
               ¿Quieres que aquí mos echemos?

JUANCHO:

               ¿Dónde?

LUCÍA:

               En el suelo.

JUANCHO:

               Estar blando
               mucho para mis costillas.


<<<
>>>

Pág. 120 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


TORIBIA:

               (¡Quién tuviera entre los brazos (-Aparte-)
               a Diego! ¡Ay ausente mío!)

LUCÍA:

               Gusto me ha dado escucharos
               y conoceros.
Salen don DIEGO y don ALONSO
y cogen la llave

DIEGO:

               A tiempo
               me parece que llegamos.
               Cerrad presto.

ALONSO:

               Ya está hecho.
               La llave se quedó acaso
               en aquesta cerradura.
Dale una llave

DIEGO:

               Echad la loba; arrimaos,
               don Alonso, en esa puerta;
               no se alboroten, hidalgos,
               que acá estamos todos.

LUIS:

               ¡Cielos!
               ¿No es éste Diego?

RODRIGO:

               Soñando
               estoy. ¿Y también no adviertes
               que le viene acompañando
               don Alonso, su enemigo?


<<<
>>>

Pág. 121 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ANA:

               Alguna desdicha aguardo.

TORIBIA:

               ¡Ay, Diego del alma mía!

JUANCHO:

               Juras a Dios que es mi amo.

DIEGO:

               No quiero gastar el tiempo
               en quejas de vuestro trato,
               que ésas las publica el mundo
               y por aqueso las callo.
               Tampoco quiero quejarme
               de aquesa mujer que al lado
               tenéis, que al fin es mujer,
               y la más fuerte, de barro.
               La pendencia de esta tarde
               tampoco quiero acordaros,
               que aquesa yo os la perdono,
               pues por ella he granjeado
               a don Alonso de Bustos
               por mi amigo y por mi hermano.
               Al fin, yo no vengo a quejas;
               sólo vengo a que la mano
               deis luego a aquesa señora.
               ¿Qué miráis? ¿Qué estáis dudando?
               ¿Podéis vos ser mejor que ella?
               No--¡voto a Dios!--esto es llano;
               vuestra mujer ha de ser;
               aquí estamos encerrados.
               Ésta es la llave, acabemos,
               o os haré tantos pedazos
               que en el aire...


<<<
>>>

Pág. 122 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Caballero,
               escuchadme y reportaos.
               En cuanto a ser su marido,
               eso no puedo negarlo;
               que, conque un impedimento
               allanéis fácil, es llano
               que me casaré con ella.
               En cuanto haberos quejado
               de que a vuestra hermana truje,
               respondo, señor, que es tanto
               lo que la quiero, que un punto
               fuera imposible apartarnos
               sin que muriera, y ansí
               el Amor en este lazo
               me disculpa, y pues que estoy
               a cuanto me pedis llano,
               contadme vuestro suceso
               con don Alonso.

ALONSO:

               No es caso
               que admite corto progreso;
               sólo sabéis que obligado
               del valor, de la hidalguía,
               digna de esculpirse en mármol,
               de don Diego, a quien le debo
               la vida, le he perdonado
               la muerte, pues que soy parte,
               por ser deudo el más cercano
               de mi primo, y autorizo
               esta amistad con mis brazos.


<<<
>>>

Pág. 123 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               Ya que habéis sabido aquesto,
               qué se ha de allanar sepamos;
               porque en habiendo imposibles
               los allane con mataros.

SANCHO:

               ¡Santos cielos, esto es hecho!
               En brasas estoy temblando.

LUIS:

               En fin, ¿no puede ser menos
               sino que hemos de casarnos?

DIEGO:

               O morir en la demanda.

LUIS:

               Pues alto, traigan despachos
               de Roma.

DIEGO:

               Pues ¿para qué?

LUIS:

               Para que se case, es claro,
               una hija con su padre.
               Dadme esos brazos, amado
               hijo, que tu padre soy.

DIEGO:

               ¿Mi padre?

TORIBIA:

               “Hábrame en entrando."

LUIS:

               ¡Ay hijo! ¡Ay prenda querida!
               Dadme vos también los brazos.
A ALONSO

ALONSO:

               Seré desde hoy vuestro hijo.

DIEGO:

               ¿Es posible, padre amado,
               que llegue a ver este día?

LUIS:

               Dale tú la mano a Sancho,
               Ana, que estoy satisfecho
               de que es por linaje hidalgo.


<<<
>>>

Pág. 124 de 124
Habladme en entrando Acto III Tirso de Molina


ANA:

               Con mucho gusto la doy.

SANCHO:

               Yo estoy loco en bienes tantos.

DIEGO:

               Siendo así, Toribia mía,
               según me siento obligado,
               no hago nada aunque entrego
               el alma con esta mano.

TORIBIA:

               Honor de los zaragüelles,
               aceto.

LUCÍA:

               Querido Juancho,
               ¿quieres ser mi matrimonio?

JUANCHO:

               Pues que tocas a rebato,
               Juancho, ¿qué puedes hacer?
               ¡Juras a Dios que me caso!

DIEGO:

               Don Alonso, a mi prima,
               que es un ángel soberano,
               te ofrezco.

ALONSO:

               Su cielo adoro,
               y ansí quedo bien premiado.

LUIS:

               Por el perdón partan luego
               de su majestad, y en tanto
               te doy la ciudad por cárcel.

MENDO:

               Gocéisos muy largos años.

RODRIGO:

               Ya es hora que descanséis.

TORIBIA:

               Y si acaso os ha agradado
               esta comedia, os suplico
               que premiéis nuestro trabajo
               y deseos, con decirnos
               "¡vitor!" Habladme en entrando.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<