Himno por San Francisco

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
El Tesoro de la Juventud (1911)
El libro de la Poesía, Tomo 17
Himno por San Francisco

Nota: se ha conservado la ortografía original.


HIMNO

El apóstol de la pobreza evangélica, San Francisco de Asís, que brilló en el siglo XIII, unía a sus heroicas virtudes un corazón de poeta, enamorado de Dios. En el himno que sigue canta el santo las alabanzas del Sumo Hacedor y de las criaturas, a las que llama sus hermanas.

SEÑOR Omnipotente,
Señor excelso y bueno,
Las glorias de la tierra
Y el cielo tuyas son,
A Ti solo se deben,
Y el hombre miserable
No es digno ni merece
Alzar a Ti su voz.

Por siempre loado seas
Con todas tus criaturas
Y entre ellas con mi hermano
El sol bello y sin par,
Hermano cariñoso,
Que hace nacer el día
Y muestra con sus rayos
Tu augusta majestad.

Por siempre seas loado
Con esas mis hermanas
La luna y las estrellas,
Que son flores de luz,
Y que, como joyeles,
En deslumbrante estuche,
Pusiste bondadoso
Sobre el celaje azul.

Por siempre loado seas
Con esos mis hermanos,
Que son nubes y viento,
Y brisas y huracán;
Por siempre seas loado,
Que en ellos las criaturas
Encuentran de la vida
Fecundo manantial.

Por siempre seas loado,
Con mi hermanita el agua,
Que es casta y es humilde
Con humildad y amor,
Y es dócil y es muy útil
Y pasa por el mundo
Brindando noble ejemplo
De fiel resignación.

Y, en fin, Señor, por siempre,
Por siempre seas loado
Con nuestra hermana y madre
La tierra, dulce hogar,
Que nos sostiene y nutre,
Nos da frutos y flores,
Nos dió cuna, y mañana
Sepulcro nos dará.