Historia General del Perú (1800): 13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Historia General del Perú, o Comentarios Reales de los Incas (1800) de Inca Garcilaso de la Vega
En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


CAPÍTULO X.[editar]

Gran variedad de dioses que tuvieron.


Otros muchos Indios hubo de diversas naciones en aquella primera edad que escogieron sus dioses con alguna mas consideracion que los pasados; porque adoraban algunas cosas de las quales recibian algun provecho, como los que adoraban las fuentes caudalosas y rios grandes, por decir que les daban agua para regar sus sementeras.

Otros adoraban la tierra, y la llamaban madre, porque les daba sus frutos, otros al ayre, por el respirar, porque decian que mediante él vivian los hombres; otros al fuego, porque los calentaba y porque guisaban de comer con él; otros adoraban á un carnero, por el mucho ganado que en sus tierras se criaba; otros á la cordillera grande de la Sierra nevada, por su altura y admirable gradeza, y por los muchos rios que salen de ella para los riegos. Otros al maiz ó zara, como ellos le llaman, porque era el pan conun de ellos. Otros á otras mieses y legumbres, segun que mas abundantemente se daban en sus provincias.

Los de la costa de la mar, demas de otra infinidad de dioses que tuvieron, ó quizá los mismos que hemos dicho, adoraban en comun á la mar, y le llamaban mamacocha, que quiere decir madre mar, dando á entender que con ellos hacia oficio de madre en sustentarles con su pescado. Adoraban tambien generalmente a la ballena por su grandeza y monstruosidad. Sin esta comun adoracion que hacian en toda la costa, adoraban en diversas provindas y regiones al pescado que en mas abundancia mataban en aquella tal region, porque decian que el primer pescado que estaba en el mundo alto, que asi llaman al cielo, del qual procedia todo el demas pescado de aquella especie de que se sustentaban, tenia cuidado de enviarles a sus tiempos abundancia de sus hijos para sustento de aquella tal nacion; y por esta razon en unas provincias adoraban la sardina, porque mataban mas cantidad de ella que de otro pescado, en otras la liza, en otras al tollo, en otras por su hermosura al dorado, en otras al cangrejo y al demas marisco, por la falta de otro mejor pescado, por

(...) [1]


  1. Faltan las páginas 70 y 71 que contienen la parte final de este capítulo.
◄   Capítulo IX
Capítulo XI   ►