Historia General del Perú (1800): 25

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Historia General del Perú, o Comentarios Reales de los Incas (1800) de Inca Garcilaso de la Vega
En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


CAPÍTULO XXII.[editar]

Insignias favorables que el Inca dió a los suyos.


En las cosas dichas y otras semejantes se ocupó muchos años el Inca Manco Capac, en beneficio de sus vasallos; y habiendo experimentado la fidelidad de ellos, el amor y respeto con que le servian, la adoracion que le hacian, quiso por obligarles mas ennoblecerlos con nombres ó insignias de las que el Inca traia en su cabeza; y esto fue despues de haberles persuadido que era hijo del sol, para que las tuviesen en mas. Para lo qual es de saber que el Inca Manco Capac, y despues sus descendientes, á imitacion suya, andaban tresquilados, y no traian mas de un dedo de cabello: tresquilabanse con navajas de pedernal rozando el cabello hacia abaxo, y lo dexaban del altor que se ha dicho. Usaban de las navajas de pedernal porque no hallaron la invencion de las tixeras, trasquilabanse con mucho trabajo, como cada uno puede imaginar; por lo qual, viendo despues la facilidad y suavidad del cortar de las tixeras, dixo un Inca a un condiscípulo nuestro de leer y escribir: si los Españoles, vuestros padres, no hubieran hecho mas de traernos tixeras, esjejos y peines les hubiéramos dado quanto oro y plata teniamos en nuestra tierra. Demas de andar trasquilados traian las orejas horadadas por dende comunmente las horadan las mugeres para los zarcillos; empero hacian crecer el horado con artificio (como mas largo en su lugar dirémos) en estraña grandeza, increible á quien no la hubiere visto, porque parece imposible que tan poca carne como la que hay debaxo de la oreja, venga a crecer tanto que sea capaz de recibir una orejera del tamaño y forma de una rodaja de cantaro, que semejantes á rodajas eran las orejeras que ponian en aquellos lazos que de sus orejas hacian, los quales lazos si acertaban romperlos, quedaban de una gran quarta de vara de medir en largo, y de grueso como la mitad de un dedo. Y porque los Indios las traian de la manera que hemos dicho, les llamaron orejones los Españoles.

Traían los Incas en la cabeza por tocado una trenza que llaman llautu: hacíanla de muchas colores, y del ancho de un dedo y poco menos gruesa. Esta trenza rodeaban á la cabeza, daban quatro ó cinco bueltas y quedaba como una guirnalda. Estas tres divisas que son el llautu, el trasquilado, y traer las orejas horadadas eran las principales que el Inca Manco Capac traía, sin otras que adelante dirémos, que eran insignias de la persona real, y no las podia traer otro. El primer privilegio que el Inca dió a sus vasallos, fue mandarles que á imitacion suya traxesen todos en comun la trenza en la cabeza, empero que no fuese de todos colores como la que el Inca traía, sino de un color solo y que fuese negro.

Habiendo pasado algun tiempo en medio, les hizo gracia de la otra divisa que ellos tuvieron por mas favorable, y fue mandarles que anduviesen trasquilados, empero con diferencia de unos vasallos a otros, y de todos ellos al Inca; porque no hubiese confusion en la division que mandaba hacer de cada provincia, y de cada nacion ni se semejasen tanto al Inca que no hubiese mucha disparidad de él á ellos; y así mandó que unos traxesen una coleta de la manera de un bonete de orejas, esto es, abierta por la frente hasta las sienes, y que por los lados llegase el cabello hasta lo último de las orejas. A otros mandó que traxesen la coleta á media oreja y otros mas corta: empero que nadie llegase á traer el cabello tan corto como el Inca. Y es de advertir que todos estos Indios, principalmeote los Incas, tenian cuidado de no dexar crecer el cabello, sino que lo traían siempre en un largo por no parecer unos dias de una divisa y otros de otra. Tan nivelados como esto andaban todos ellos en lo que tocaba a las divisas y diferencias de las cabezas, porque cada nacion se preciaba de la suya, y mas de estas que fueron dadas por la mano del Inca.


◄   Capítulo XXI