Historia General del Perú (1800): 31

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Historia General del Perú, o Comentarios Reales de los Incas (1800) de Inca Garcilaso de la Vega
En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.



CAPÍTULO XXVIII.[editar]

Rastrearon los Incas al verdadero Dios.


Demas de adorar al sol por dios visible, á quien ofreciéron sacrificios é hicieron grandes fiestas, como en otro lugar dirémos, los reyes Incas y sus Amautas, que eran los filósofos, rastrearon con lumbre natural al verdadero sumo Dios y señor nuestro, que crió el cielo y la tierra, como adelante veremos en los argumentos y sentencias que algunos de ellos dixeron de la Divina Magestad, al qual llamaron Pachacamac: es nombre compuesto de pacha que es mundo universo, y de cámac participio de presente, del verbo cáma que es animar: el qual verbo se deduce del nombre cáma que es anima: Pachacámac quiere decir el que dá anima al mundo universo, y en toda su propia y entera significacion quiere decir, el que hace con el universo lo que el anima con el cuerpo. Pedro de Cieza, capítulo setenta y dos dice así: el nombre de este demonio quería decir hacedor del mundo, porque cáma quiere decir hacedor, y pacha mundo, &c. Por ser Español no sabia la lengua tan bien como yo que soy Indio Inca. Tenian este nombre en tan gran veneracion que no le osaban tomar en la boca, y quando les era forzoso el tomarlo, era haciendo afectos y muestras de mucho acatamiento, encogiendo los hombros, inclinando la cabeza y todo el cuerpo, alzando los ojos al cielo y baxándolos al suelo, levantando las manos abiertas en derecho de los hombros dando besos al aire: que entre los Incas y sus vasallos eran ostentaciones de suma adoracion y reverencia, con las quales demostraciones nombraban al Pachacamac, adoraban al sol, reverenciaban al rey, y no mas; pero esto tambien era por sus grados mas y menos, á los de la sangre real acataban con parte de estas ceremonias, y a los otros superiores, como eran los caciques, con otras muy diferentes é inferiores. Tuviéron al Pachacamac en mayor veneracion interior que al sol, que como he dicho, no osaban tomar su nombre en la boca, y al sol le nombran á cada paso. Preguntado quien era el Pachacamac, decian que era el que daba vida al universo y le sustentaba; pero que no le conocian porque no le habian visto, y que por esto no le hacian templos ni le ofrecian sacrificios: mas que lo adoraban en su corazon, esto es mentalmente, y le tenian por Dios no conocido. Agustin de Zarate, libro segundo, capítulo quinto, escribiendo lo que el P. Fr. Vicente de Valverde dixo al rey Atahualpa, que Christo nuestro señor habia criado el mundo, dice que respondió el Inca: que él no sabia nada de aquello, ni que nadie criase nada sino el sol á quien ellos tenian por dios, á la tierra por madre, y á sus guacas, y que Pachacamac lo habia criado todo lo que allí habia, &c. de donde consta claro que aquellos Indios le tenian por hacedor de codas las cosas.

Esta verdad que voy diciendo, que los Indios rastrearon con este nombre y se lo dieron al verdadero Dios nuestro, la testificó el demonio mal que le pesó, aunque en su favor como padre de mentiras diciendo verdad disfrazada con mentira, ó mentira disfrazada con verdad: que luego que vió predicar nuestro santo evangelio, y que se bautizaban los Indios, dixo á algunos familiares suyos en el valle que hoy llaman Pachacamac, por el famoso templo que allí edificaron a este Dios no conocido, que el Dios que los Españoles predicaban y él era todo uno; como lo escribe Pedro de Cieza de Leon, en la demarcacion del Perú, capítulo setenta y dos; y el R. P. Fr. Gerónimo Roman en la república de las Indias occidentales, libro primero, capítulo quinto dice lo mismo, hablando ambos de este mismo Pachacamac, aunque por no saber la propia significacion del vocablo se le atribuyéron al demonio. El qual en decir que el Dios de los christianos y el Pachacamac era todo uno dixo verdad; porque la intencion de aquellos Indios fue dar este nombre al sumo Dios que dá vida y sér al universo, como lo significa el mismo nombre: y en decir que él era el Pachacamac mintió, porque la intencion de los Indios nunca fue dar este nombre al demonio, que no le llamaron sino cupay, que quiere decir diablo; y para nombrarle escupian primero en señal de maldicion y abominacion: y al Pachacamac nombraban con la adoracion y demonstraciones que hemos dicho. Empero como este enemigo tenia tanto poder entre aquellos infieles, haciase dios entrándose en todo aquello que los Indios veneraban y acataban por cosa sagrada. Hablaba en sus oráculos y templos, en los rincones de sus casas y en otras partes, diciéndoles que era el Pachacamac, y todas las demás cosas a que los Indios atribuían deidad; y por este engaño adoraban aquellas cosas en que el demonio les hablaba, pensando que era la deidad que ellos imaginaban; que si entendieran que era el demonio, las quemáran entónces como ahora lo hacen por la misericordia del Señor que quiso comunicarseles.

Los Indios no saben de suyo, ó no osan dar la relacion de estas cosas con la propia significacion y declaracion de los vocablos, viendo que los christianos Españoles las abominan todas por cosas del demonio; y los Españoles tampoco advierten en pedir la noticia de ellas con llaneza; antes las confirman por cosas diabólicas como las imaginan: y tambien lo causa el no saber de fundamento la lengua general de los Incas, para ver y entender la deducion, composicion y propia significacion de las semejantes dicciones: y por esto en sus historias dan otro nombre a Dios que es Ticiviracocha, que yo no sé qué signifique, ni ellos tampoco. Este es el nombre Paehacamac que los historiadores Españoles tanto abominan por no entender la significacion del vocablo; y por otra parte tienen razon, porque el demonio hablaba en aquel riquísimo templo, haciéndose Dios debaxo de este nombre, tomándolo para sí. Pero si á mi que soy Indio christiano católico por la infinita misericordia, me preguntasen ahora cómo se llama Dios en tu lengua, diria Pachacamac; porque en aquel general lenguage del Perú no hay otro nombre para nombrar á Dios sino este; y todos los demas que los historiadores dicen, son generalmente impropios; porque ó no son del general lenguage ó son corruptos con el lenguage de algunas provincias particulares ó nuevamente compuestos por los Españoles; y aunque algunos de los nuevamente compuestos pueden pasar conforme á la significacion Española, como el Pachayachacher que quieren que diga hacedor del cielo, significando enseñador del mundo, que para decir hacedor habia de decir Pacharurac, porque rura quiere decir hacer; aquel general lenguage los admite mal porque no son suyos naturales sino advenedizos, y tambien porque en realidad de verdad en parte baxan á Dios de la alteza y magestad donde le sube y encumbra este nombre Pachacamac, que es el suyo propio. Y para que se entienda lo que vamos diciendo es de saber, que el verbo yácha significa aprender, pero añadiéndole esta sílaba chi significa enseñar; y el verbo rura significa hacer, pero con la chi, quiere decir hacer que hagan ó mandar que hagan; y lo mismo es de todos los demas verbos que quieran imaginar. Y así como aquellos indios no tuvieren atencion á cosas especulativas sino á cosas materiales, así estos sus verbos no significan enseñar cosas espirituales, ni hacer obras grandiosas y divinas, como hacer el mundo, &c; sino hacer y enseñar artes y oficios baxos y mecánicos, obras que pertenecen á los hombres y no á la divinidad. De toda la qual materialidad está muy agena la significacion del nombre Pachacamac, que como se ha dicho quiere decir el que hace con el mundo universo lo que el alma con el cuerpo, que es darle ser, vida, aumento y sustento, &c. Por lo qual consta claro la impropiedad de los nombres nuevamente compuestos para darselos á Dios, lo han de hablar en la propia significacion de aquel language por la baxeza de sus significaciones; pero puedese esperar que con el uso se vayan cultivando y recibiéndose mejor; y adviertan los componedores á no trocar la significacion del nombre ó verbo en la composicion, que importa mucho para que los Indios los admitan bien y no hagan burla de ellos, principalmente en la enseñanza de la doctrina christiana para lo qual se deben componer, pero con mucha atencion.



◄   Capítulo XXVII