Historia General del Perú (1800): 34

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Historia General del Perú, o Comentarios Reales de los Incas (1800) de Inca Garcilaso de la Vega
En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.



CAPÍTULO XXXI[editar]

Otras muchas cosas que significa el nombre Huaca.


Esta misma diccion huaca, pronunciada la ultima sílaba en lo mas interior de la garganta se hace verbo, quiere decir llorar, por lo qual dos historiadores Españoles que no supieron esta diferencia, dixeron: los Indios entran llorando y guayando en sus templos á sus sacrificios, que huaca eso quiere decir: habiendo mucha diferencia de este significado llorar á los otros, y siendo el uno verbo y el otro nombre: verdad es que la diferente significacion consiste solamente en la diferente pronunciacion, sin mudar letra ni acento, que la ultima sílaba de la una diccion se pronuncia en lo alto del paladar, y la de la otra en lo interior de la garganta. De la qual pronunciacion, y de todas las demas que aquel lenguage tiene, no hacen caso alguno los Españoles por curiosos que sean, con importarles tanto el saberlas, porque no las tiene el lenguage Español. Verase el descuido de ellos por lo que me paso con un religioso dominico que en el Perú habia sido quatro años catedrático de la lengua general de aquel imperio, el qual por saber que yo era natural de aquella tierra, me comunicó, y yo lo visité muchas veces en San Pablo de Córdoba. Acaeció que un día hablando de aquel lenguage, y de las muchas y diferentes significaciones que unos mismos vocablos tienen, dí por exemplo este nombre pacha que, pronunciado llanamente como suenan las letras españolas, quiere decir mundo universo, y tamien significa el cielo, la tierra, el infierno y qualquiera suelo: dixo entonces el frayle, pues tambien aignifica ropa de vestir, el ajuar y muebles de casa: yo dije, es verdad; pero digame V. P. ¿qué diferencia hay en la pronunciacion que signifique eso? dixome, no la sé: respondile, habiendo sido maestro en la lengua ¿ignora esto? Pues sepa que para que signifique ajuar ó ropa de vestir, han de pronunciar la primera sílaba apretando los labios, y rompiéndolos con el ayre de la voz, de manera que suene el romperlos; y le mostré la pronunciacion de este nombre y otros viva voce, que de otra manera no se puede enseñar. De lo qual el catedrático y los demas religiosos que se hallaron á la plática se admiraron mucho. En lo que se ha dicho se ve largamente quanto ignoran los Españoles los secretos de aquella lengua, pues este religioso con haber sido maestro de ella no los sabia, por do vienen á escribir muchos yerros interpretándola mal, como decir que los Incas y sus vasallos adoraban por dioses todas aquellas cosas que Haman huaca, no sabiendo las diversas significaciones que tiene. Y esto baste de la idolatría y dioses de los Incas, en la qual idolatría y en la que antes de ellos hubo, son mucho de estimar aquellos Indios, asi los de la segunda edad como los de la primera, que en tanta diversidad y tanta burlería de dioses como tuvieron, no adoraron los deleytes ni los vicios, como los de la antigua gentilidad del mundo viejo que adoraban a los que ellos confesaban por adulteros, homicidas, borrachos, y sobre todo al Priapo, con ser gente que presumia tanto de sus letras y saber, y esta otra tan agena de toda buena enseñanza.

El ídolo Tangatanga que un autor dice que adoraban en Chuquisaca, y que los Indios decian que en uno eran tres y en tres uno, yo no tuve noticia de tal ídolo, ni en el general lenguage del Perú hay tal diccion: quizá es del particular lenguage de aquella provincia, la qual está ciento y ochenta leguas del Cozco. Sospecho que el nombre está corrupto, porque los Españoles corrompen todos los mas que toman en boca; y que ha de decir acatanca, que quiere decir escaravajo: nombre con mucha propiedad compuesto de aca, que es estiercol, y de este verbo tanca, pronunciada la ultima sílaba en lo interior de la garganta, que es empujar. Acatanca quiere decir el que empuja el estiercol.

Que en Chuquisaca en aquella primera edad y antigua gentilidad antes del imperio de los reyes Incas lo adorasen por dios, no me espantaria; porque, como queda dicho, entonces adoraban otras cosas tan viles, mas no despues de los Incas que las prohibieron todas. Que digan los Indios que en uno eran tres y en tres uno, es invencion nueva de ellos, que la han hecho despues que han oído la trinidad y unidad del verdadero Dios, nuestro Señor, para adular á los Españoles con decirles que tambien ellos tenian algunas cosas semejantes á las de nuestra santa religion como ésta y la trinidad, que el mismo autor dice que daban al sol y al rayo, que tenian confesores, y que confesaban sus pecados como los Christianos. Todo lo qual es inventado por los Indios, con pretension de que siquiera por semejanza se les haga alguna cortesia. Esto afirmo como Indio que conozco la natural condicion de los Indios: y digo que no tuvieron ídolos con nombre de trinidad; y aunque el general lenguage del Perú, por ser tan corto de vocablos, comprehende en junto con solo uno tres y quatro cosas diferentes como el nombre illapa, que comprehende el relampago, trueno y rayo, y este nombre maqui, que es mano, comprehende la mano, la tabla del brazo y el molledo: lo mismo es del nombre chaqui, que pronunciada llanamente como letras castellanas, quiere decir pie, comprehende el pie, la pierna y el muslo; y por el semejante otros muchos nombres que pudieramos traer á cuenta; mas no por eso adoraron ídolos con nombre de trinidad, ni tuvieron tal nombre en su lenguage como adelante verémos. Si el demonio pretendia hacerse adorar debaxo de tal nombre, no me espantaré, que todo lo podia con aquellos infieles idolatras tan alejados de la Christiana verdad. Yo cuento llanamente lo que entonces tuvieron aquellos gentiles en su vana religion. Decimos tambien que el mismo nombre chaqui, pronunciada la primera sílaba en lo alto del paladar se hace verbo, y significa haber sed, estar seco ó enjugarse qualquiera cosa mojada, que tambien son tres significaciones en una palabra.



◄   Capítulo XXX