Historia General del Perú (1800): 38

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.



CAPÍTULO XXXV[editar]

Los sacerdotes, ritos, ceremonias y leyes se atribuyen al primer Inca.


Tuviéron sacerdotes para ofrecer los sacrificios. Los sacerdotes de la casa del sol en el Cozco todos eran Incas de la sangre real, para el demas servicio del templo eran Incas de los de privilegio. Tenian sumo sacerdote, el qual habia de ser tio ó hermano del rey, y por lo menos de los legítimos en sangre. No tuviéron los sacerdotes vestimento particular sino el comun. En las demas provincias donde habia templos del sol, que fueron muchos, eran sacerdotes los naturales de ellas, parientes de los señores de las tales provincias; empero el sacerdote principal, como obispo, habia de ser Inca, para que los sacrificios y ceremonias se conformasen con las del metropolitano; ca en todos los oficios preminentes de paz ó de guerra ponian Incas por superiores, sin quitar los naturales por no los desdeñar y tiranizar. Tuviéron asimismo muchas casas de vírgenes, que unas guardaban su perpetua virginidad sin salir de casa, y otras eran concubinas del rey, de las quales dirémos adelante mas largamente de su calidad, clausúra, oficios y exercicios.

Es de saber que los reyes Incas, habiendo de establecer qualesquiera leyes ó sacrificios, asi en lo sagrado de su vana religion como en lo profano de su gobierno temporal, siempre lo atribuyéron al primer Inca Manco Capac, diciendo que él las habia ordenado todas, unas que habia dexado hechas y puestas en uso, y otras en dibuxo para que adelante sus descendientes las perfeccionasen á sus tiempos, porque como certificaban que era hijo del sol, venido del cielo para gobernar y dar leyes a aquellos Indios, decian que su padre le habia dicho y enseñado las leyes que habia de hacer para el beneficio comun de los hombres, y los sacrificios que le habian de ofrecer en sus templos. Afirmaban esta fábula por dar con ella autoridad a todo lo que mandaban y ordenaban, y por esta causa no se puede decir con certidumbre qual de los Incas hizo tal ó tal ley, porque como careciéron de escritura, careciéron tambien de muchas cosas que ella guarda para los venideros. Lo cierto es que ellos hicieron las leyes y ordenanzas que tuviéron, sacando unas de nuevo y reformando otras viejas y antiguas; segun que los tiempos y las necesidades las pedian. A uno de sua reyes, como en su vida verémos, hacen gran legislador, que dicen que dió muchas leyes de nuevo, que enmendó y amplió todas las que halló hechas, y que fue gran sacerdote porque ordenó muchos ritos y ceremonial en sus sacrificios, é ilustró muchos templos con grandes riquezas , que fue gran capitan y que ganó muchos reynos y provincias: empero no dicen precisamente que leyes dió, ni quales sacrificios ordenó; y por no hallar mejor salida se lo atribuyeron todo al primer Inca, así las leyes como el principió de su imperio. Siguiendo esta orden confusa, dirémos aquí la primera ley, sobre la qual fundaban todo el gobierno de su república. Dicha esta y otras algunas seguirémos la conquista que cada rey hizo, y entre sus hazañas y vidas irémos entremetiendo otras leyes y muchas de sus costumbres, maneras de sacrificios, los templos del sol, las casas de las vírgenes, sus fiestas mayores, y armar caballeros, el servicio de su casa, la grandeza de su corte, para que con la variedad de los cuentos no canse tanto la leccion: mas primero me conviene comprobar lo que he dicho con lo que los historiadores Españoles dicen en el mismo propósito.



◄   Capítulo XXXIV