Historia General del Perú (1800): 50

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Historia General del Perú, o Comentarios Reales de los Incas (1800) de Inca Garcilaso de la Vega
En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.



CAPÍTULO XLVII.[editar]

Ciencias que alcanzaron los Incas: Astrología.


La astrología y la filosofía natural que los Incas alcanzaron fue muy poca; porque como no tuvieron letras, aunque entre ellos hubo hombres de buenos ingenios que llamaron amautas, los que fundaron cosas sutiles, como muchas que en su república practicaron, no pudiendo dexarlas escritas para que los sucesores las llevaran adelante, perecieron con los mismos inventores, y así quedaron cortos en todas ciencias, ó no tuvieron sino algunos principios rastreados con la lumbre natural, y como dexaron señalados con señales toscas y groseras para que las gentes las viesen y notasen. Dirémos de cada cosa lo que tuvieron. La filosofía moral alcanzaron bien; y en práctica la dexaron escrita en sus leyes, vida y costumbres, como es el discurso se verá por ellas mismas: ayudabales para esto la ley natural que deseaban guardar, y la experiencia que hallaban en las buenas costumbres, y conforme á ellas iban cultivando de dia en dia en su república.

De la filosofía natural alcanzaron poco ó nada, porque no trataron de ella, que como para su vida simple y natural no tuviesen necesidad que les forzase á investigar y rastrear los secretos de naturaleza, pasabanse sin saberlos ni procurarlos; y así no tuvieron ninguna práctica de ella, ni aun de las calidades de los elementos para decir que la tierra es fria y seca, y el fuego caliente y seco, sino era por la experiencia de que les calentaba y quemaba; mas no por via de ciencia de filosofía. Solamente alcanzaron la virtud de algunas yerbas y plantas medicinales con que se curaban en sus enfermedades, como dirémos de algunas quando tratemos de su medicina. Pero esto lo alcanzaron mas por experiencia, enseñados de su necesidad, que no por su filosofía natural, porque fueron poco especulativos de lo que no tocaban con las manos.

De la astrología tuvieron alguna mas práctica que de la filosofía natural, porque tuvieron mas incitativos que les despertaron a la especulacion de ella, como fue el sol, la luna y el movimiento vario del planeta venus, que unas veces la veían ir delante del sol y otras en pos de él. Por el semejante veían la luna crecer y menguar, ya llena, ya perdida de vista en la conjuncion, á la qual llaman muerte de la luna: porque no la veían en aquellos tres dias. Tambien el sol los incitaba á que mirasen en él, que unos tiempos se les apartaba, y otros se les allegaba; que unos dias eran mayores que las noches, otros menores, y otros iguales; las quales cosas los movieron á mirar en ellos, y las miraron tan materialmente que no pasaron de la vista.

Admirabanse de los efectos pero no procuraban buscar las causas, y así no trataron si habia muchos cielos, ó no mas de uno, si imaginaron que habia mas de uno. No supieron de qué se causaba el crecer y menguar de la luna, ni los movimientos de los demas planetas ya apresurados, ya espaciosos; ni tuvieron cuenta mas de con los tres planetas nombrados por el grandor, resplandor y hermosura de ellos. No miraron en los otros quatro planetas. De los signos no hubo imaginacion, y menos de sus influencias. Al sol llamaron inti, á la luna quilla y al lucero venus chasca, que es crinita ó crespa por sus muchos rayos. Miraron en las siete cabrillas por verlas tan juntas, y por la diferencia que hay de ellas á las otras estrellas que les causaba admiracion, mas no por otro respeto, y no miraron en mas estrellas, porque no teniendo necesidad forzosa, no sabian á qué proposito mirar en ellas, ni tuvieron mas nombres de estrellas en particular que las dos que hemos dicho: en comun las llamaron coyllur, que quiere decir estrella.



◄   Capítulo XLVI