Historia de la Ciudad de Guatemala/Tratado I-Cap 5

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


 Nuestra Señora de Guadalupe, villa de ladinos, que se está fundando, una legua al S. E. de la capital, á solicitud del Noble Ayuntamiento de esta Ciudad, con el designio de que sus moradores siembren frutales y hortalizas, para proveer la plaza de la Metrópoli. El 17 de Abril de 1799 se bendijo y colocó la primera piedra de la Iglesia de este lugar, con asistencia del Señor Arzobispo y otros sujetos de primer órden; y el 12 de Diciembre de 1803 se celebró el estreno.

 Los otros pueblos de la provincia de Sacatepequez no ofrecen cosa que merezca especificarse; pero lo que mas ilustra esta comarca, es tener entre los límites de su territorio á la Ciudad de Guatemala, cuya descripcion se dará en el capitulo siguiente.




CAPITULO 5.º
Descripcion topográfica de la Ciudad de Guatemala.

 La Ciudad de Guatemala, Metrópoli de este Reino, silla de su Arzobispado y una de las mejores del Nuevo Mundo, fué fundada por el Capitan Don Pedro de Alvarado, el año de 1524, dia del Apóstol Santiago; por cuya razon y haberse erigido bajo la advocacion de dicho Santo, es generalmente llamada, la Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala; y ha reconocido á este glorioso Apóstol como á su principal Patrono; é igualmente lo venera como á tal, su Iglesia Metropolitana, á la que en esta atencion concedió el Sumo Pontífice Julio III, año de 1551, todas las gracias é indulgencias de que goza la Santa Iglesia de Santiago de Galicia. Tambien tiene la Ciudad de Guatemala por Patrona á la Virgen y Mr. Santa Cecilia, en reconocimiento de que en su dia fueron vencidos y subyugados los Reyes Kachiqueles, que habiendo recibido de paz á los españoles el año de 1524, el de 26 se sublevaron contra ellos; por cuyo motivo, la víspera y dia de esta Bienaventurada Virgen, saca el real pendon, todos los años, el Alférez Real, con lucido acompañamiento del Señor Presidente, Real Audiencia, Ayuntamiento y nobleza; y como los indios mejicanos y tlaxcaltecas de Almolonga auxiliaron á los españoles, en la enunciada espedicion, tambien salen en este paseo, vestidos de militares, con mosquetes, lanzas y banderas; y algunos de los principales llevan atados á las espaldas hermosos arcos, vistosamente adornados de plumas,y otros diges, que dan mucho lustre a la funcion.

 Es la Ciudad de Guatemala, capital de todo el Reino y residencia de su Gobernador y Capitan General, que es juntamente Presidente de la Real Audiencia y Chancilleria de dicho Reino: ésta se erigió el año de 1542 y se compone del Presidente, Regente, cuatro Oidores, dos Fiscales, Alguacil mayor y Chaciller: tiene dos Secretarios de Cámara y el correspondiente número de subalternos. Fuera de la Real Audiencia, adornan esta Metrópoli el Juzgado General de intestados: el de tierras: el Real Tribunal Mayor de Cuentas: la Real Caja matriz ó Tesoreria General: el Juzgado y Direccion de Alcabalas: Administracion de Correos: Direccion General de Tabacos: la Administracion de pólvora y naipes: Tribunal de Cruzada y el del Real Consulado: Real Casa de Moneda: el ilustre Cabildo, Justicia y Regimiento dela Muy Noble y Leal Ciudad, á la que concedió el Señor Emperador Cárlos V, el año de 1552, por armas, un escudo con tres montes, el del medio arrojando fuego y en su cima el Apóstol Santiago, á caballo, armado y blandiendo la espada; todo sobre campo de gules: por orla, ocho conchas de oro, sobre campo azur; y por timbre una corona. Y el de 1566, el Señor Don Felipe II la honró con los titulos de Muy Noble y Muy Leal Ciudad. Componese este ilustre cuerpo de dos Alcaldes, Alférez real, Alguacil mayor, Alcalde Provincial, Ocho Regidores y un Síndico. No son las menores condecoraciones de esta Metrópoli, los respetables cuerpos de la Real y Pontificia Universidad de San carlos y el del Protomedicato: el primero fué erigido por el Señor Don Cárlos II, año de 1676 y confirmado por N. M. S. P. Inocencio XI, el de 1687, quien le concedió todos los privilegios que gozan las Universidades de Méjico y Lima. Dicha Universidad tiene 12 Cátedras de todas facultades y una Biblioteca pública: su Claustro consta en el dia de mas de 30 Doctores. El segundo fue instituido con real permiso, el año de 1793, y se compone de un Presidente, dos Examinadores y un Fiscal. Habia tambien en esta capital una Sociedad Económica de Amigos del Reino, fundada el año de 1795 y confirmada por cédula de 21 de Octubre del mismo año; y aunque ha sido suspendida en sus ejercicios por real órden de 1799. ha dejado eterna memoria en la Academia de dibujo y Sala de modelo que estableció y se conservan con reputacion; y en el Real Gabinete de la Historia Natural que fomentó. Tiene Guatemala tres Escuelas de primeras letras, en que se instruye gratuitamente á la juventud; y dos clases de Gramática latina.

 Es tambien esta Ciudad capital del Arzobispado de Guatemala, erigido en Obispado por N. S. P. Paulo III, año de 1554. elevado zi Metropolitano por la Santidad de Benedicto XIV, el de 4742: tiene por sufragúncos a los Obispos de Nicaragua, Chiapa y Comayagua. Su Catedral es servida con grande esmero y magnificencia por su Venerable Cabildo, compuesto de Dean, cuatro Dignidades y cuatro Canónigos: por dos Curas Rectores, dos Sacristanes, diez Capellanes, seis Acólitos y otros ministros: dos Colegios, el Tridentino y el de Infantes,y una numerosa capilla. A mas de la parroquia del Sagrario, hay las de San Sebastian, Nuestra Señora de los Remedios y Nuestra Señora de la Candelaria: siete conventos de religiosos, Sto. Domingo, San Francisco y la Merced, que son cabeceras de provincia y cosas de estudios: San Agustin, San Juan de Dios, Betlem, y el Colegio de Misioneros de Propaganda fide: casa de la Congregacion de San Felipe Neri; y tambien habia Colegio de Jesuitas: cinco Monasterios de religiosas, dos del órden de la Concepcion de Nuestra Señera, y los otros tres de Carmelitas descalzos, Clarisas y Capucbinas: tres Beaterios, dos de Dominicas, uno para españolas y otro para indias y el tercero de Betlemitas; y dos Colegios de educandas. cuatro hospitales, el de San Pedro para eclesiásticos, el de Santiago de españoles, S. Alejo para indios, y el de Ntra. Señora de Betlem, de convalecientes: los tres primeros estan á cuidado de los religiosos de S. Juan de Dios, y el cuarto al de los Betlemitas. Tiene asi mismo esta Ciudad dos numerosas comunidades de Terceros, una del Orden de S. Francisco y otra del de Nuestra Señora del Cármen; y 40 Cofradías.

 El vecindario de Guatemala, (segun el padron hecho al año de 1795) consta de 24,496 individuos de todas castas y clases:[1] entre éstos hay un titulo de Marques y muchas familias descendientes de las casas mas ilustres de España. Son, por lo general, los Guatemaltecos, dóciles, humanos, corteses, liberales, afables con los estranjeros é inclinados á la piedad; pero por otro lado, son flojos, pusilánimes y desidiosos; tienen bastante ingenio y buena disposicion para las artes, como lo prueba la multitud de menestrales de todos oficios, entre los que se han visto artifices muy sobresalientes; pero los que tienen mas nombre son los músicos, plateros y escultores: las obras de estos últimos son muy solicilados, no solo en este Reino, sino aun en el Mejicano; y algunas que se han llevado á Europa, han sido celebradas y aplaudidos. Hay gran número de tejedores, en cuyos obradores se tejen bellas muselinas, finas gasas, caniculas y telas ordinarias de algodon, de que viste toda la gente podre del Reino. Es tambien considerable el gremio de loceros, que provéen á todas estas provincias de las piezas de loza, que necesitan: algunas de éstas salen tam finas y bien pulidas, que se asemejan á las porcelanas de Alemania. Entre las mugeres se encuentran escelentes bordadoras y diestras costureras: hay quienes hacen flores tan naturales, que se equivocan con las del campo: gran parte de las personas de este sexo se ocupa en la fabrica du cigarros. que llaman de tusa, y son peculiares de este Reino, otras en hacer hilados deo algodon, de todos gruesos. Cuenta Guatemala entre sus hijos muchos varones insignes en santidad, e ilustres por su lileratura, cuyo catálogo seria muy dilatado, si se hubiese de hacer completo; mas por evitar la demasiada prolijidad nos ceñiremos á los mas sobresalientes.

 El V. P. Fr. Cristóbal Flores, religioso Francisco, de las primeras familias de Guatemala: padeció acerba muerte por la predicacion del Evangelio, en Argel año de 1627.

 El V. P. Fr. Diego de la Cerda, religioso de la Merced: acabó su vida, despedezado por cuatro potros, en odio de la fé calólica. en la ciudad de Constantinopla.

 El V. P. Fr. Blas de Morales, Francisco, de noble estirpe y murió con fama de santidad, año de 1646 que promovió varios establecimientos piadosos y murió con fama de santidad, año de 1646.

 El V. P. D. Alonso Sanchez, Presbitero secular, varon admirable por su penitencia, desprecio del mundo, retiro, oracion continua y demas virtudes: murió con grande aclamacion de santidad, año de 1652; y en atencion á sus heroicas virtudes, se le hizo un solemnisimo entierro en la Iglesia Catedral, al que asistieron la Real Audiencia, ambos Cabildos, el Clero y Religiones.

 El V. P. Fr. Juan Bautista Alvarez de Toledo, del Orden Seráfico, y de las mas ilustres familias de esta Ciudad.[2] que por su gran literatura y escelentes prendas. fué elevado á los primeros empleos de su Religion, al de primer Catedratico de Escoto en la Real Universidad y á la dignidad de Obispo de Chiapa, Guatemala y Guadalajara: murió en su patria, dejando un gran número de fundaciones piadosas, año de 1726.

 Don Juan de Padilla, Clérigo secular: célebre, por su grande instruccion, no solo en la Teologia, Sagrada Escitura y SS. PP., sino tambien en las Matematicas, en las que hizo raros progresos y se asegura dejó manuscritos muy curiosos y apreciables, sobre dichas facultades: pero en el dia no tenemos de este sabio escritor, mas que un tratado sobre las reglas principales de la Aritmética práctica, impreso en Guatemala, año 1732: murió el de 1749.

 Don Miguel de Zilieza y Velasco, de la primera nobleza de Guatemala, Doctor y Catedrático de Leyes en su Universidad, Provisor y Vicario general de los Obispados de Leon y Guatemala, Canónigo Maestrescuela y Obispo Auxiliar de su patria, y últimamente Obispo de Ciudad Real, donde murió, año de 1768.

 Don Antonio de Pineda y Ramirez, primer Teniente de reales guardias españolas, encargado de la Historia natural, en la espedicion que dió vuelta al mundo, comandada por Don Alejandro Malaspina.

 Don Ignacio Ceballos, varon de noble estirpe y vasta erudicion: su mérito lo elevó á la dignidad de Dean de las Santas Iglesias de Mejico y Sevilla: fué tambien Académico numerario de la Real Academia Española: se halla inscrito su nombre entre los individuos que han trabajado en el gran Diccionario de la lengua castellana.

 El padre Miguel Gutierrez. ex-jesuita: despues de haber servido en su Religion varios cargos honorificos, murió en Roma, con grande olor de santidad, año de 1794. Corre impresa su vida, escrita en idioma latino, por el Padre Luis Maneiro.

 Habiendo tratado de los cuerpos politicos, vecindario, y gremios de artesanos que componen esta Metrópoli, en lo formal, nos resta hablar de su suelo, temperamento, edificios y demas cosas, que la constituyen en lo material; y para hacerlo con claridad y evitar confusion, es necesario distinguir tres ciudades, conforme á las tres situaciones que ha tenido esta capital, que llamaremos: la Ciudad Vieja, Guatemala Antigua, y la Nueva Guatemala.

 La Ciudad Vieja: aunque en su fundacion, por los años de 1524, se plantó esta Metrópoli entre los dos volcanes, fué provisionalmente, interin se escojia sitio apropósito para su formal establecimiento; mas no habiendo encontrado otro, que hiciese ventajas á este lugar, determinaron sus moradores quedarse en él, arrimándose un poco hacia el Oriente, en la falda del volcan de agua, parage en estremo fértil y ameno, temperamento frio, aire sano, proveído de aguas frias y saludables; En este puesto se asentó la ciudad el 22 de Noviembre de 1527; y en breve tiempo, ya tenia una muy decente Catedral, conventos de Dominicos, Franciscos y Mercedarios, ermitas de Nuestra Señora de los Remedios y de la Vera-Cruz, casas de cabildo y hospital. Pero no pudo tomar mayores incrementos la nueva ciudad, porque fué inundada y arruinada la noche del dia 11 de Setiembre de 1541, por un gran torrente de agua, que bajó del volcan y trajo consigo muchos arboles corpulentos y peñascos enormes, que causaron estragos en los edificios y vidas de sus moradores: motivo porque se trasladó al parage donde se halla situada la Antigua Guatemala, una legua al Nordeste de la Ciudad Vieja.

 La Antigua Guatemala, está plantada en un ameno valle, circunvalado de cerros y colinas, tan fértiles, que se mantienen siempre verdes: tiene en sus contornos campos abundantes en yerba, que los hermosea y provée de pasto á innumerables animales. Rodéanla gran número de pueblos, que se emplean en su servicio y pasan de 50 los que no distan de ella dos leguas: los moradores de dichos lugares, unos son albañiles, otros canteros, panaderos, carniceros: hay quienes se ocupan en tejer esteras y hacer diversas manufacturas, para ln comodidad del vecindario de Guatemala: otros se ejercitan en sembrar maíz, frijoles, garbanzos, hortalizas, frutas, llores y otras mil cosas, con que abastecen la plaza de la enuncidad capital, de modo que no dejan cosa que desear en ella, para el regalo y comodidad de la vida. por sus orillas corren dos rios, cuyas aguas sirven para el riego de las huertas, granjas y casas de placer. Su temperamento es agradable y de una continua primavera, de suerte que ni aflije el frio, ni molesta el calor. Es de bastante estension, pues no le faltan doce manzanas, donde mas se estrecha: sus calles son anchas, bien empedradas, rectas y tiradas á cordel E. O. y N. S., escepto las de los arrabales, que hay muchas augostas y torcidas. Tiene multitud de fuentes, cuyas aguas vienen de tres dístinlos manantiales, encañadas desde su origen, y se reparten por toda la ciudad, de suerte que es muy infeliz la casa que no tiene tres ó cuatro pilas; y fuera de éstas hay muchas en las calles y otros lugares públicos; la de la plaza mayor es digna de notarse, asi por su hechura, que es toda de piedra y muy bien labrada, como por tener la particularidad, de que le entran de dos diversas aguas, una por un lado y otra por el opuesto. Tambien merecen atencion las casas consistoriales, por la solidez de su fábrica, por su bella disposicion y por una vistosa galería que tienen hacia la plaza, compuesta de arcos y columnas de piedra muy bien canteadas. Hermoseaban esta capital 58 templos, que son la Catedral, tres parroquias, diez y seis Iglesias filiales, ocho de religiosos, ocho de religiosas, de la Congregacion de San Felipe Neri y la del Santo Calvario, con once capillas el Via-Crucis. Entre éstas, son dignas de especial mencion la Catedral, templo suntuoso, de mas de 400 varas de largo, 40 de ancho, 22 de alto: ilumínanlo 50 ventanas: éntrase á él por siete puertas grandes: está dividido en tres naves y hay en sus costados ocho capillas por cada uno: de éstas, la del Sagrario y la de Ntra. Señora del Socorro son tan capaces, que pudieran pasar por Iglesias. Tiene multitud de alhajas de oro y plata: muchas estatuas asombrosas, pinturas de buen gusto; y varias reliquias muy estimables: el altar mayor era una cúpula sostenida de 16 columnas vestidas de carei, con tarjetas y otros sobrepuestos de bronce, de esquisita labor; y sobre su comiza descansaban las Imágenes de Nuestra Señora y los doce Apóstoles, todas de marfil. Yacen en este magnífico templo las cenizas del Adelantado Don Pedro de Alvarado, conquistador del Reino y fundador de la Ciudad de Guatemala: las de su primer Obispo Don Francisco Marroquin, las de ocho sucesores suyos, y las de otros muchos varones ilustres. La Iglesia de Santo Domingo llamaba la atencion, por su garbosa planta, grande elevacion, atrio espacioso y curioso adorno: entre otras preseas tenia cierta Imagen de Nuestra Señora del Rosario, de dos varas de alto, toda de plata. La de San Francisco, una de las mas capaces de la Ciudad: se admiraban en ella tres vistosos camarines, ricamente adornados, que daban grande hermosura al altar mayor: la curiosa capilla de Nuestra Señora de Loreto donde se venera la portentosa Imágen de Maria Santísima de Alcántara[3]: las estatuas de muchos Santos, que están colocadas en la portada, hechas de estuco, tan bien esculpidas y estofadas, que en su linea son las mejores que hay en el Reino; pero lo que mas ilustra este famoso templo son las reliquias del V. S. de Dios Pedro de San José Betancurt[4], que se conservan en una alacena con tres llaves, al lado izquierdo del presbiterio. La del Colegio de la Compañía de Jesus, que es de tres naves, con un cimborrio, el mas soberbio y bien iluminado de la Ciudad. Tambien es magnifica y de tres naves la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced. Adornaban esta Metrópoli ocho conventos de religiosos, entre los cuales sobresalían los de Dominicos, Franciscos y Mercedarios, por su gran capacidad, aseo y buena disposicion de sus oficinas y fortaleza de su fábrica: el Colegio de los regulares de la Compañía de Jesus, que tenia contigua casa de ejercicios, é inmediato el Colegio Seminario de San Francisco de Borja, cuya dileccion estaba á cargo de dichos regulares: cinco Monasterios de religiosas, el de la Concepcion, de tanta amplitud, que se asegura vivían en él antiguamente mas de mil personas, entre monjas, pupilas y criadas: tres Beaterios, dos Colegios, el Tridentino con un oratorio magnífico, y otro para niñas. Pero, á pesar de la hermosura de su planta, suntuosidad de sus edificios y de otras mil bellas cualidades, ha tenido la muy fatal de ser en estremo perseguida de temblores, que la han destruido repetidas ocasiones: los mas memorables son los de los años de 1565, 1577, 1586, 1607, 1651, 1663, 1689, 1717, 1751, 1773. Cansados los vecinos de Guatemala, de sufrir ruinas y hacer reedificaciones de su amada patria, habiendo ésta quedado con los terremotos del referido año de 1773, en parte destruida y en parte maltratada, determinaron trasladarla á otro sitio mas distante de los volcanes y menos espuesto á semejantes infortunios; para cuyo efecto, despues de muchas investigaciones, se eligió el llano que llaman de la Virgen, en el valle de las Vacas, donde se estableció esta Metrópoli el año de 1776, en virtud de real cédula de 21 de Julio de 1775, en que asi lo ordenó nuestro Católico Monarca, mandando tambien se intitulase la Nueva Guatemala de la Asuncion, por motivo de estar dicho parage en tierras del curato de la Ermita, que tiene por titular el misterio de la Asuncion de Nuestra Señora.

 La Nueva Guatemala, se halla situada en una espaciosa llanura de cinco leguas de diámetro, que riegan y fertilizan varios arroyos y algunos lagos, bajo un cielo hermoso, en clima benigno, de suerte que indiferentemente se viste todo el año ropa de seda ó de lana. La ciudad escuadrada: contiene quince manzanas de largo y otras tantas de ancho: está dividida en cuatro cuarteles y cada cuartel en dos barrios: éstos tienen cada uno su Alcalde anual, que se elige del vecindario y ejerce su jurisdiccion con subordinacion al Juez del Cuartel, que es uno de los Ministros de la Real Audiencia. Por lo espiritual se divide en tres parroquias, que se estienden de E. á O. todo el largo de la Ciudad, y de N. á S. ocupan la tercera parte de ella: obteniendo el medio, la del Sagrario de la Catedral: la de San Sebastian el lado del Norte y la de Nuestra Señora de los Remedios, el del Sur. Sus calles son rectas, tiradas a cordel N. S. y E. O., anchas de doce varas, las mas de ellas empedradas: sus casas, aunque bajas por motivo de los temblores, son de buena apariencia, muy cómodas y bien adornadas: casi todas tienen huertos y jardines y dos, tres ó mas pilas. La plaza mayor es cuadrilonga: tiene 165 varas N. S. y 193 E. O: está toda empedrada y circunvalada de pórticos: en su fachada oriental, tiene la portada de la Iglesia Catedral, á cuya diestra está el palacio Arzobispal y á la siniestra el colegio de Infantes: en la del Poniente, el real palacio, sala de Audiencia y demas oficinas de dicho Tribunal. Contadura general, Cajas reales y la Casa de Moneda: á la del Norte, las Casas del Ayuntamiento, cárceles, albondiga, etc.: á la del Sur, la real Aduana y el Marquesado de Aycinena; y en el medio una gran fuente, toda de piedra, primorosamente trabajada, cuyas aguas, asi como las de otras doce pilas que hay en las plazuelas y calles de la Ciuada y las de otras muchas, que se ven en los conventos y casas particulares, vienen encañadas de una sierra distante mas de dos leguas al S. E. de este lugar, caminando, en partes, sobre dilatadas arquerias, y en partes atravesando colinas, que se taladraron con inmenso trabajo: le entra tambien á esta capital otra agua, por el lado S. O., cuya cañería, sin embargo de que es mas larga que la otra, no tuvo tantas dificultades que vencer. la Catedral, aunque estrecha y le falta mucho para concluirse, es de muy buena arquitectura: se admiran en ella los capiteles y basas de las columnas, los arcos de las capillas y algunas otras piezas de piedra, labradas á la perfeccion. Igualmente estan á medio edificarse los conventos y demas Iglesias, que son las mismas que se dijo habia en la Antigua Guatemala, escepto el Colegio de Jesuitas, con sus anexos, y once de las Iglesias filiales; pero hay, á mas de lo dicho, el Colegio de Seises, el de Educandas de la Visitacion y las ermitas del Carmen Alto, situada en la cima de un montecillo, á las orillas de la Ciudad, y la de Nuestra Sra. de Guadalupe. Tiene esta Metrópoli un grande arrabal hácia el Nordeste, dividido en cuatro barrios. que componen dos cuarteles, de los que son jueces los dos Alcaldes ordinarios: en él está la parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria y el Colegio de la Visitacion: sus calles son desiguales y torcidas.—Aunque no tiene tantos pueblos en sus inmediaciones la Nueva Guatemala, como la Antigua, está ignalmenle abastecida de toda especie de frutos, de que la provéen los mismos pueblos, que á la Antigua: de modo que su plaza parece un vergel de flores, hortalizas, frutas, granos, huevos, aves y cuanto puede desearse para el regalo y comodidad de la vida.

 Hállase esta capital á los 14 gr. 40 min. de lat. sept. y á los 286 de long.: 9 leguas distante de la Antigua Guatemala, 150 de Ciudad Real de Chiapa, 144 de la ciudad de Comayagua, 185 de Leon de Nicaragua y 400 de Méjico: 90 del mar del Norte y 26 del mar Pacífico: 195 de la raya de N. España, 480 de la de Tierra Firme.




TABLA DE LAS PROVINCIAS Y PARTIDOS DE ESTE REINO.
En que se espresa el número de ciudades, villas y pueblos de cada una, y el de sus habitantes, conforme el padron hecho el año de 1778, en cumplimiento de real órden de 10 de Noviembre de 1776.




PROVINCIAS. Ciudad Villas Puebl. Habitantes.
Ciudad de Guatemala 23.434.
Provincia de Sacatepequez 1 2 48 50.786.
Provincia de Chimaltenango " 1 21 40.082.
Provincia de Sololá " " 31 27.953.
Provincia de Ouezaltenango " " 25 27.953.
Provincia de Totonicapan " " 48 51.272.
Provincia de Chiquimula " " 30 52.423.
Provincia de Vera-Paz 1 " 14 49.583.
Provincia de Escuintla " 1 33 21.978.
Provincia de Sonsonate " 1 21 29.248.
Provincia de Suchiltepequez " " 19 17.535.
Provincia de San Salvador 2 4 121 117.436.
Provincia de Nicaragua 3 5 49 106.926.
Provincia de Chiapas 1 1 109 69.253.
Provincia de Honduras 3 3 117 87.730.
Provincia de Costa-Rica 1 3 10 24.530.
Partido del Peten " " 9 2.555.
Castillos de S. Juan, S. Felipe y Omoa " " 0 1.016.
____ ____ ____ ________
 Totales 12 21 705 805.339.

Nota:—El número de moradores de la Ciudad de Guatemala se ha puesto, según el padrón del año de 1795. Y á la provincia de Sacatepequez, se han añadido 8,000 habitantes, que son los que en el día tiene la Villa de Guatemala.

  1.  En el dia se halla notablemente aumentado el número de habitantes de esta Ciudad y se puede asegurar, sin peligro de exageracion, que pasa de 30,000.
  2.  Un error vulgar, que ha envuelto entre sus sectarios al P. Leal, Alcedo y otros, ha usurpado á la Ciudad de Guatemala la gloria de haber sido cuna de este hombre ilustre, y el único de sus hijos, que ha visto colocado sobre su Silla Episcopal: asegurando, no sé con que fundamento, que era natural de la ciudad de San Salvador; pero los que quisieran desengañarse, podrán ver la partida de su fé de bautismo, en los libros de la parroquia del Sagrario de esta Santa Iglesia Catedral de Guatemala.
  3.  Esta Sagrada Imágen, (como consta de informaciones jurídicas, que se guardan en el archivo del espresado Convento, recibidas el año de 1601) es la misma que se veneraba en la villa de Alcántara, en Estremadara, donde es constante tradicion, que se encontró en el rio Tajo, encerrada en una arquita, con el Infante Don Pelayo, atribuyéndose al Patrocinio de esta Señora, la conservacion de la vida de dicho Príncipe.
  4.  Este santo hombre, natural de la isla de Tenerife, habiéndose avecindado en la Ciudad de Guatemala, la edificó con sus virtudes, la llenó de admiracion con sus milagros y la enriqueció con sus reliquias: trátase con calor la causa de su Beatificacion en la Curia Romana y están declaradas sus virtudes en grado heróico, por N. S. P. Clemente XIV, año del 1771, en 25 de Julio.