Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Franc- masonería: 348

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 348 de 389
Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas
en España y especialmente de la Franc-masonería
Vicente de la Fuente


Sociedades352.png

declaró al juez el paradero del registro de toda la francmasonería en las Baleares. «Hallado éste, dice la relacion de donde copiarnos semejante noticia , se descubrió enterrado en la subida del Hospital general, un cajon lleno de instrumentos, insignias, listas, diplomas, fórmulas de juramentos y planes de la venerable hermandad masónica.»

Se acusa á Fernando VII de no haber fomentado bastante la Marina desde el año 1825 al 32; pero, sobre no ser enteramente cierto este cargo, pues tenía en la Habana una regular armada, no pudo hacer otra cosa por el temor justo que le inspiraba aquélla. Sabía muy bien que la mayor parte de los oficiales de la real armada eran acérrimos francmasones, que lo era casi toda la marina mercante, y que en todos los puertos de mar habia poderosas lógias. La de Cádiz databa desde el tiempo de Carlos III, y las de Barcelona, Cartagena y la Coruña no eran quizá menos antiguas, según queda dicho, y no abatieron C. C. (columnas) á pesar de la invasíon francesa. La lógia de Mahon hace datar su existencia de 1827 . La sublevacion de la brigada de marina en San Fernando, el año 1831, y el asesinato del gobernador Hierro por los sicarios que pagó al efecto la lógia de Cádiz, son hechos que revelan el estado de la Marina.

La calumnia levantada á Zumalacárregui en el Ferrol, de querer sublevarse con su regimiento, partió tambien do la lógia y fué apoyada por la Marina; y se sabía que en todos los puertos de mar contaban los revolucionarios con poderosos auxiliares.

En una Memoria presentada á Calomarde para entregarla al Rey, con observaciones sobre el estado de Valencia y Murcia , se hallan las noticias siguientes acerca de Cartagena.

«El espíritu general del pueblo de Cartagena es malo. Las sectas revolucionarias echaron allí profundas raíces, tales, que con dificultad las habria iguales en otros pueblos de España. Se necesita que las autoridades que allí manden tengan circunstancias singulares, porque con dificultad dejarán de verse comprometidas... La salida del gobernador Santos Ladran la celebraron mucho los revolucionarios, y áun aparecieron copias de la orden de una manera notable: por consiguiente, su regreso ha sido acertado. Es un hombre do bien, decidido por el Rey nuestro Señor, aunque sin


<<<
>>>