Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Franc- masonería: 45

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Franc- masonería Vicente de la Fuente


Sociedades49.png

mente, abatidos y descorazonados, cuando los alcanzaron las tropas reales, y los derrotaron despues de una ligera y mal sostenida escaramuza, que no debe llamarse batalla. Si los realistas no hubiesen alcanzado á Padilla, quizá le hubieran asesinado sus desmoralizadas tropas, o hubiera tenido que abandonarlas.

Mas si entramos á examinar la conducta de los partidarios del Rey, encontraremos no menos bajas y mezquinas miras. ¡Qué debilidad, qué indecision, qué tardanzas, qué tratos dobles! La mayor parte de ellos no se mueven sino cuando ya tienen comprometidos intereses por la rapacidad de los comuneros, ó se ven asediados y perseguidos por éstos. El Almirante de Castilla, revolucionario en tiempo de Cisneros, y que habia azuzado á los menestrales de Valladolid á que no tomasen las armas, pintándoles esto como una servidumbre que quería imponerles el fraile, se hace despues partidario del órden para quitarles aquellas mismas armas. Los de Chinchon y demás pueblos de aquel condado se sublevaron contra el conde D. Fernando de Cabrera y Bobadilla, y se apoderaron de los castillos de Odon y Chinchón. Ofreciéronse por vasallos de la Comunidad de Segovia, y viendo que ésta vacilaba en aceptarlos, dijeron que se harian vasallos de la Comunidad de Toledo (1). El conde estaba sitiado en el alcázar y catedral de Segovia, cuyas fuerzas no quiso entregar. Quemáronle los comuneros parte de la casa que tenía en Segovia; pero avínole bien, pues exigió por ello cuantiosas indemnizaciones, así como á sus vasallos les hizo pagar 15 cuentos de maravedises por lo que le habian destrozado en los castillos, siendo así que los vasallos alegaban que al allanarlos nada habian encontrado, pues los muebles y alhajas los había sacado él anticipadamente, y los tiros (artillería poco gruesa) so los halían llevado los de Madrid,

Los agermanados de Valencia vinieron á reproducir escenas parecidas á las de la Union, y en Odio de los nobles asesinaban á los moriscos, sus vasallos. Pero ni el virey ni los nobles se portaron con la conveniente lealtad, ni desplegaron gran brío sino para defender sus intereses. Dejaron en el mayor desamparo el importante castillo de Játiva, que cayó en poder de los sublevados, juntamente con loa reos de Estardo que allí estaban presos, sin guarnicion y sin municiones (2).

_______________________

(1) Consta asi del curioso expediente contra los comuneros, que se conserva todavia en el archivo municipal de Segovia y pude registrar. Colmenares sacó poco partido de él.

(2) Tengo en mi poder el original del memorial que presento al Rey el al- caide del castillo, Mosen Jorge de Ateca, quejándose del abandono en que le ha- blan dejado el virey y los nobles a pesar de sus reiteradas reclamaciones.

TOMO I. 4