Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Franc- masonería: 46

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Franc- masonería Vicente de la Fuente


Sociedades50.png

El Encubierto de Játiva, con su disfraz y su misterioso porte, vino á dar cierto interés dramático á las escenas lúgubres y desoladoras que allí tuvieron lugar.

A la noticia de la sublevacion de Valencia principió á agitarse Mallorca. Algunos que de allí venian decíanles á los mallorquines: «En Valencia han degollado á muchos caballeros en el castillo de Murviedro, y se han repartido el botin: veremos lo que vosotros sabeis hacer (1).»

Púsose al frente del movimiento un tal Juan Crespi, pelaire, á quien el virey había encarcelado al principio de aquellos tumultos; pero le duró poco el mando. El dia 29 de Julio atacaron de improviso los agermanados al castillo de Bellver, donde asesinaron al gobernador y á otros varios sujetos allí refugiados, robando en seguida cuanto encontraron. Aquel dia se vió ya lo que sabían hacer, pues se pusieron al igual de los asesinos de Murviedro.

El dictador de Mallorca, Crespi, ó sea instador, como ellos decían. cayó en desgracia así que trató de poner un poco de órden entre su gente. Pusiéronle preso, y para ahorrar procedimientos apelaron al sencillo expediente bizantino, reproducido con buen éxito en las repúblicas hispano-americanas, en las cuales el sucesor suele tomarse la molestia de matar al antecesor con el cargo de reemplazarle. Un tal Francisco Colom, agermanado, entró en la cárcel, mató á estocadas al pobre pelaire Crespi, y desde aquel dia el asesino y su hermano Juan Colom, bonetero, quedaron por instadores de Mallorca.

Estos dos hermanos asesinos, bribones de baja ralea, dieron muerte y robaron á cuantos se les antojó, hasta que, despues de algunos meses de tardanza, reunidas algunas tropas á duras penas, el virey se apoderó de la capital, y al cabo de ochenta y siete dias de prision pues el virey era hombre de mucha flema, Juan Colom fue ajusticiado. Los revolucionarios modernos le han declarado héroe, y, en efecto, Juan Colom es todo un héroe revolucionario. A tal iglesia, tal santo.

________________________

(4) Juan Colon: Discurso historico hecho a la Asociacion de católicos y vertido del mallorquín al castellano por mi querido amigo y compañero D. José María Cuadrado: Palma, I870.