Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Franc- masonería: 59

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Franc- masonería Vicente de la Fuente


Sociedades63.png


No hay, pues, que buscar el origen de los alumbrados en la despoblación, ni en causas políticas, sino en otras morales y fisiológicas bien obvias y sencillas, principalmente en la decadencia del espíritu monástico, que siendo fervoroso en su origen, austero y mortificado, llega con el tiempo á decaer y reducirse á meras exteriorldades, utiliza en beneficio propio las riquezas lentamente acumuladas, y atrae al recinto de los claustros á muchos holgazanes que huyen del trabajo. Es muy difícil ser pobre en medio de una comunidad rica, y si llegan á entrar en ella holgazanes, que no buscan á Dios, sino satisfacer los estímulos de su estomago, aquellos desertores del trabajo contagian en breve al monasterio que los recibe.

Por eso para mí es indudable que los templarios de Francia y Alemania eran perversos, pues tenian las dos cualidades para serlo: eran ricos y eran holgazanes. Que los conventos de España estaban en su mayor parte relajados, lo acredita la comision dada á Cisneros para reformarlos; pero las gestiones de éste fueron poco eficaces, pues sólo suprimió á los claustrales, cuando era preciso suprimir la mitad de los demás, que no estaban mejor que los claustrales (1).

Ni el clero secular estaba mejor, pues en su mayor parte se hallaba trabajado por la simonía y el concubinato, por el nepotismo y la políticomanía. La historia de los arzobispos Fonsecas es muy poco edificante, y como ellos habia otros. La del obispo Acuña y demás Prelados comuneros no era mejor.

En Sevilla, sobre todo, la corrupcion de los conventos y del clero secular era grande, y Cipriano de Valera, en su Tratado de los Papas, describe sarcásticamente los terrores de los clérigos y frailes solicitantes en la confesion. «Por otra parte, era de reir ver á los padres de confesión, clérigos y frailes, andar tristes, mustios y cabecicaidos por la mala conciencia que tenian, esperando cada hora y cada momento cuando el familiar de la Inquisicion les había de echar la mano... Pero todo su temor no fué más que viento, humo que pasó. Porque los inquisidores, viendo con le ex- periencia el gran daño que a toda la Iglesia romana resultaria, pues que los eclesiásticos serian menospreciados y mostrados con el dedo... no quisieron ir más adelante en el negocio.»

________________


N. S. con provecho mayor suyo y del reino. Salamanca, 1624,» El canónigo Navarrete lamenta esta despoblacion. Con respecto a Soria y su tierra , la describe muy bien Loperraez.

(1) La reforma de loa claustrales era imposible, pues estaban completamente relajados. Las noticias que de ellos nos dan los escritores coetáneos son desastrosas. D. Pedro Torres, en su Cronicón de Salamanca, dice de ellos que fueron echados del convento y "andan por los pueblos revueltos con p... Otro foco de protestantismo, si Cisneros no los hubiera extinguido.