Historia del año 1883: 12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Capítulo XII
Pág. 12 de 17
Historia del año 1883 Emilio Castelar


La insurrección de Badajoz

Cuando menos lo pensábamos, de improviso, las Cortes recién cerradas, en la Granja de veraneo el Rey, en los baños el Presidente, dispersos los Ministros, inclinados al reposo de unas vacaciones todos los partidos, en calma los ánimos y en sosiego la Europa entera, estalla una sublevación militar aquí, de las usuales en otros tiempos, demostrando un vasto plan, de larga fecha preparado; porque coinciden sus estallidos en dos fronteras extremas de nuestra patria, como Badajoz y Urgel, igualmente que hacia el centro, en región tan importante como la Rioja y en línea tan estratégica como la línea del Ebro.

Al trazar estas líneas diríase que todo está concluido y que la revolución ha pasado como esas tempestades veraniegas, las cuales relampaguean en los cielos y no lanzan a la tierra ni una gota de agua, ni un grano de granizo, ni una chispa de fragorosa electricidad. Los sublevados de Badajoz se han acogido a Portugal en las fronteras occidentales, y los sublevados de Urgel se han acogido a Francia en las fronteras orientales, sometiéndose los del centro después de haber dado muerte al jefe revolucionario que los mandaba y oídos a sus jefes regulares y legítimos, que los movían a pronta sumisión.

Pero ¿ha vuelto la tranquilidad a los ánimos? Desde luego échase de ver un fenómeno que debe observar la monarquía restaurada, si quiere conocer el estado político y social del país en que reina. Para su restauración última nada hicieron los elementos civiles. Ninguna ciudad se movió en su pro, ningún partido, absolutamente ninguno, dio una voz reclamando tal retroceso en nuestras instituciones y tal retrogradación de nuestra historia. Los mismos hombres civiles del bando alfonsino, aquellos que tenían los poderes del Rey ausente y se llamaban los motores de la restauración inminente, atribuían el motín militar a imprevisoras impaciencias y lo rechazaban y condenaban todos a una con verdadero furor. Sólo el ejército trajo a don Alfonso y sólo a la iniciativa del ejército se debió su restauración. Pues bien; el ejército, en tres puntos apartados, acaba de levantarse, teniendo en este levantamiento participación todas sus armas y contra el mismo rey a quien trajera en Sagunto.

Excuso decir que mi partido no tuvo arte ni parte ninguna en tal sublevación, a las claras contradictoria con todas nuestras reglas de propaganda pacífica, y en pugna con todas nuestras esperanzas de llegar a la República por medios legales y ordenados. Nosotros hemos creído, y seguimos creyendo, que no se puede apelar a las revoluciones sino cuando todas las vías legales se han cerrado, y que no están cerradas las vías legales en pueblo donde la libertad de imprenta y la libertad de reunión resultan, por lo menos, tan latas como en los primeros pueblos libres del mundo y bastan para traer todas las instituciones perdidas, así como para impulsar todos los necesarios progresos. Si otro motivo no tuviéramos para condenar la insurrección última, bastaríanos su inoportunidad, su improvisación, su aislamiento de todos los partidos civiles, sus caracteres puramente militares, que sólo podrían dar, al fin y al cabo, tremenda dictadura, como todo aquello que no se inspira en la conciencia pública y no toma su fuerza de la voluntad general.

Y por esto mismo, por estos caracteres de la revolución última, no encuentro excusable la política del Gobierno, política de sorpresas tan extrañas y de improvisaciones tan súbitas como las sorpresas y las improvisaciones mismas de la revolución. Desde luego no tiene autoridad moral suficiente para reprimir una insurrección militar en España quien ha encabezado movimientos análogos, como el más grave y más trascendental de todos ellos, como el movimiento de Sagunto. Pero dejando esto aparte por sabido, tampoco tiene justificación que se haya, en tal trance, apelado a la suspensión total de las garantías y de los derechos individuales en toda la Península. Y mucho menos puede justificarse que se haya procedido con crueldad tan grande al rápido fusilamiento de cuatro militares subalternos, tremendo castigo que, sin escarmentar a nadie, aumenta el catálogo de nuestras víctimas y empapa inútilmente con española sangre nuestra martirizada tierra. La suspensión de garantías ha dado, en el concepto público, al movimiento una extensión mayor que su importancia y ha demostrado la debilidad de instituciones que no pueden vivir sin vulnerar las leyes y arremeter a los más primordiales derechos.

El no haber tomado parte alguna, ni directa ni aún indirectamente, nuestros amigos en la última sublevación, como declaro con toda sinceridad; el no haber pedido los motores de tal hecho nuestro consejo y nuestro voto, quizás porque sabían de antemano cómo hubiéramos maldecido y repudiado su revolución militar, jamás nos privará de conocimiento para llegar hasta el extremo de desconocer su trascendental importancia. Todos los movimientos españoles, todos, sin excepción de uno solo, principiaron siempre por un grande fracaso. Fracasó el movimiento iniciado por el Conde de las Navas a favor de la Constitución del doce, poco antes de triunfar en la Granja esa misma Constitución el año treinta y seis; fracasó el movimiento de León, O'Donnell y Concha el año cuarenta y uno, antes de triunfar las mismas soluciones el año cuarenta y tres; fracasó el movimiento de Ore, sublevado en Zaragoza el año cuarenta y tres, poco antes de que triunfara en definitiva la revolución el año cincuenta y cuatro; fracasó el año sesenta y seis tanto el primer movimiento de Prim en Enero como el segundo movimiento de Madrid en Junio, poco antes de que triunfara la revolución del sesenta y ocho. Todas nuestras grandes erupciones volcánicas se han visto precedidas por una fulguración fracasada.

Así es que urge ocurrir al remedio de la revolución, que centellea, y descargar su electricidad. El medio único de conseguir tal resultado está en apelar francamente al pueblo y erigir sobre la voluntad del pueblo, legalmente manifestada, toda nuestra constitución y toda nuestra política. El error de los partidos conservadores consistió en dar una carta otorgada, y prescindir por completo del dogma de los dogmas modernos, del dogma de la soberanía nacional. Es necesario restablecer prácticamente tal dogma y devolver el sufragio universal a la nación, despojada por los arrebatos reaccionarios de tan precioso derecho. Sólo así podrán resolverse todos los conflictos y salvarse la soberanía nacional, cuyo inapelable y supremo fallo descargará el aire de tempestades y asegurará el continuo y tranquilo y verdadero ejercicio de la voluntad del país.


<<<

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII

>>>