Ideología/Signos de las ideas

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Diccionario de Educación, Instrucción y Enseñanza


IDEOLOGÍA : SIGNOS DE LAS IDEAS

Los hay que se dirigen á la vista y al tacto. Los más usados, más cómodos y susceptibles de perfección son los que, partiendo del órgano vocal, se dirigen al del oído.

Todo sistema de signos con que se pinta directamente las ideas, es un verdadero lenguaje.

Las escrituras jeroglíficas, simbólicas, aritméticas, algebraicas son verdaderas lenguas; representan inmediatamente las ideas.

Las escrituras alfabéticas y silábicas no son lenguas; no representan inmediatamente las ideas y sí solo los sonidos de una lengua hablada; hacen visuales los signos orales y nada mas. Leer estas, no es mas que pronunciarlas; leer las primeras, es traducirlas.

El lenguaje de acción es el originario. Se compone de ademanes, gestos, gritos, tactos; se dirige á la vista, al oído y al tacto.

Nuestras ideas no tienen otro apoyo en nuestra imaginación que los signos que las representan. La causa de este efecto de los signos consiste en que nuestras percepciones puramente intelectuales son muy ligeras y por consiguiente fugitivas, porque los movimientos internos, por los que se efectúan, causan poca alteración al sistema nervioso; pues el signo, uniéndose á él, le hace participar de la energía de la sensación de que es la causa. Justifica y fija el resultado de las operaciones intelectuales, cuyo sentimiento desaparece.

Condillac ha adquirido una gloria inmortal descubriendo el primero y probando de una manera incontestable que los signos son tan necesarios para la formación como para la expresión de las ideas; que una lengua no es menos útil para pensar que para hablar; que si no ligásemos con signos convenidos ciertas nociones adquiridas, no tendríamos nunca mas que nociones aisladas, incompletas, pues nos veríamos absolutamente privados de la facultad de asociarlas, de compararlas y de juzgar sobre sus relaciones. La imperfección ó la falta absoluta de signos propios para fijar las ideas es la que hace que la infancia sea eterna en los irracionales. A la falta de estos signos es debida la imposibilidad que tiene un irracional de trasmitir á sus descendientes ó á sus semejantes los frutos de la experiencia que ha adquirido, experiencia que la misma razón hace muy limitada y sujeta á algunas nociones sencillas, algunas ideas ligadas directamente á sus necesidades y á sus facultades. Si cada idea no estuviese fija por un signo, si este medio no sirviese para ligarla, la memoria seria nula, todas las impresiones se borrarían poco tiempo después de haberlas sentido ; todas las colecciones de ideas serian disueltas antes que formadas (aun admitiendo la posibilidad de esta formación); nuestra ignorancia se perpetuaría indefinidamente y envejeceríamos sin que nuestra razón hubiese avanzado un paso hacia su perfección. (Richerand, Nuevos elem. de Fisiología).

En la obra que acabamos de citar y en la página, 200 [1], se lee una observación útil con la que vamos á terminar este artículo.

Lo mismo sucede con las facultades del alma que con las del cuerpo; si ejercitamos mucho el órgano intelectual, adquiere fuerza, se debilita en un largo descanso, si no empleamos más que ciertas facultades; en este caso, estas adquieren un gran desarrollo con notable perjuicio de las demás. Así es como por el estudio de las matemáticas se forma un juicio sólido y raciocinios exactos, al peso que se apaga la imaginación, que no adquiere nunca un grande imperio sin que el juicio y el raciocinio se resientan. Las ciencias descriptivas ocupan principalmente la memoria y permite rara vez una grande extensión á la imaginación de los que se entregan á ellas exclusivamente, y aunque se nazca con un juicio recto é imaginación vaga, se pueden corregir hasta cierto punto con ayuda de la educación los extravíos tan frecuentes de la naturaleza.

Sobre ideología se pueden consultar con ventaja las obras filosóficas de Platón y Ariosto, entre los antiguos; de Baccon, Hobbes, Descartes, Locke, Condillar, Bonnet y otros, entre los modernos. (V. también el artículo FISIOLOGÍA de este Diccionario.)


  1. Ver los ítems relaciones y comparación.




Buscar otra palabra en el índice