Invención/Cuadro: 3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Diccionario de Educación, Instrucción y Enseñanza


INVENCIÓN - DESCUBRIMIENTO : CUADRO DE LAS INVENCIONES MÁS IMPORTANTES EN GENERAL


MÁQUINA ARITMÉTICA. Desde que el célebre Pascal presentó la máquina que había inventado para ejecutar con prontitud las operaciones aritméticas, muchos matemáticos de nota trataron de perfeccionarla, porque su mecanismo complicado no ofrecía las ventajas que eran de desear en su aplicación práctica. Sin embargo, á pesar de los esfuerzos obstinados de tantos hombres célebres, el mecanismo de Pascal salía triunfante en la lucha de competencia. Ninguno consiguió hacerle dar muchos pasos hacia la perfección. Esta gloria estaba reservada para un español, para nuestro compatriota D. Policarpo Balzola, vecino y natural de la villa de Irun, en la provincia de Guipuzcoa, que con su constante aplicación y buen ingenio ha conseguido dar cima á un trabajo gigantesco que había hecho perder las esperanzas de triunfo á muchos talentos privilegiados.

Las principales ventajas que proporciona este invento son:

l.º Hacer las sumas y restas con la misma velocidad con que se leen los números.
2.º Ejecutar las demás operaciones aritméticas con una prontitud á que no alcanza ningún otro medio de los conocidos hasta ahora.
3.º Evitar las equivocaciones que tan comunes y frecuentes son en el cálculo.
4.º Poner este al alcance de los ciegos y de los niños de corta edad.
5.º Hacer comprensible á todas las capacidades la ciencia de la numeración y la teoría de las fracciones comunes, decimales y números denominados, facilitando además el estudio de la aritmética.
6.º Medir superficies sin el auxilio de ninguna operación aritmética.

Como se conoce á primera vista, es inmensa la utilidad que esta invención ofrece á las relaciones sociales, razón que nos dispensa de hacer un elogio que seria ocioso; contentándonos con copiar á continuación lo que con respecto á este descubrimiento se lee en las columnas del Eco de Comercio perteneciente al 1.º de Abril de 1847.

Después de hablar de los ensayos infructuosos de muchos matemáticos insignes dice: "Hoy nos cabe la satisfacción de que los inconvenientes que se pretendían vencer han sido vencidos por un español de una manera que apenas parece creíble ni aun la posibilidad. Vamos á dar una ligera noticia del nuevo procedimiento que uno de los días pasados hemos tenido el gusto de examinar, llenándonos de admiración y de sorpresa la sencillez, la brevedad y la exactitud de las operaciones que presenciamos. "

Don Policarpo de Balzola, vecino de Irun, ha construido una máquina que alcanza toda la prontitud de que es susceptible el cálculo, pues las operaciones quedan verificadas en menos tiempo que el que se necesita para leer los números.

"La máquina consiste en una especie de piano cuyas tecladas están clasificadas en secciones de á nueve. Cada tecla representa un signo numérico por el sistema ordinal, esto es la primera de la primera sección, que es la de las unidades, representa el uno, la segunda el dos y así sucesivamente hasta nueve: la primera de la segunda sección, que es la de las decenas, representa el once &c. &c.

En el frontis que se halla inmediatamente encima del teclado hay unos ventanillos en los cuales se dejan ver los números correspondientes. Para verificar las operaciones no se necesita hacer mas que tocar las teclas relativas á las cantidades que se quieran sumar, y en el mismo instante se asoman en los ventanillos los números que representan, y la reunión de los signos expresa la cantidad del mismo modo que se verifica en la aritmética. Si se toca, por ejemplo, á las teclas cuatro y dos, la primera perteneciente á la sección de las decenas y la segunda a la de las unidades, sale escrito cuarenta y dos; si después se toca otra tecla, por ejemplo, la del doce, aparece escrito cincuenta y cuatro que es la suma de las dos cantidades cuarenta y dos mas doce.

"Lo que respecto á la suma acabamos de decir, es exactamente igual en su aplicación á la resta; pues la misma máquina, sin mas que tocar un resorte, está dispuesta para ejecutar por el misino sistema las operaciones de restar. Así es que después de movido el resorte las reglas establecidas antes para la suma sirven ahora para la resta. Por ejemplo, si teniendo escrito cuarenta y dos se toca á la tecla doce resultará treinta.

"De lo dicho resulta que además de la brevedad y de la exactitud, la máquina del Sr. Balzola reúne la ventaja de que con ella pueden ejecutar operaciones aritméticas aun las personas que no sepan sumar ni restar, ni tengan conocimiento alguno de las matemáticas, y lo que es mas todavía, pueden verificarlas hasta los ciegos, sin otra circunstancia que la de hacer que los números sean algún tanto de relieve. Tiene todavía otra ventaja esta máquina, y no pequeña por cierto, cual es la de que como las operaciones son puramente mecánicas por medio del toque de las correspondientes teclas, ni se ocupa ni se fatiga la imaginación del que las ejecuta.

"Otra propiedad de esta máquina casi prodigiosa se nos olvidaba advertir, antes de pasar á hablar del sistema fraccional, y es, que el mecanismo está de tal manera dispuesto que al reunir diez unidades pasa una á la sección de decenas, al reunirse diez decenas pasa una á la sección de las centenas y así sucesivamente sin que el que ejecuta las operaciones necesite tener absolutamente ningún otro cuidado que el de tocar las teclas respectivas á las cantidades en operación.

"Las operaciones sobre quebrados están todavía mas simplificadas si cabe que las de números enteros, á pesar de su mayor complicación y de los repetidos cálculos que por el método común exigen. El Sr. Balzola ha inventado un sistema con el cual, por medio de un círculo en que hay líneas y números hábil y exactamente combinados entre si da resultados sorprendentes. Este círculo está dispuesto de tal manera que un quebrado común, expresado en él manifiesta, al mismo tiempo su equivalencia en decimales, en pulgadas, en líneas, &c. en onzas, en adarmes, &c. en reales, maravedises, &c. ó cualesquiera otras cantidades análogas de medidas, pesos, monedas; con la circunstancia de que al sumar los diferentes quebrados, lo cual puede verificarse sin necesidad de reducirlos á un común denominador, cuando resulta un entero ó una unidad de especie superior, aparece esta en un lugar destinado al efecto. La multiplicación y división de quebrados es sumamente fácil en este sistema con la particularidad de que puede apreciarse al golpe de vista, concluida la operación, á cuantas unidades de especie inferior equivale el producto fraccionario, sin necesidad de detenerse á valuarlo.

"Por este mismo sistema pueden verificarse mediciones de todo género sin necesidad de ninguna operación aritmética, y puede ser aplicable á otros muchos casos en cuyo detalle nos abstenemos de entrar por no hacer demasiado extenso este artículo.

"De propósito hemos querido presentar descarnada y sin comentario alguno la relación del Sr. Balzola, porque hemos deseado que el público forme por si el juicio ventajoso que el invento merece, sin que le hayan prevenido favorablemente nuestros elogios. Tampoco ahora emplearemos el tiempo en tributarle los que justamente le corresponden. El elogio mayor que del sistema podemos haber hecho es el de describir su sencillez indicando sus incalculables ventajas cuyo conocimiento y cuya apreciación están al alcance de todos. Así es que nos limitaremos en este punto á felicitar al señor Balzola por haber superado de un modo tan sorprendente las dificultades que á otros hombres eminentes fué imposible vencer, preparando una revolución en el estudio de la aritmética que ha de producir grandísimas ventajas á los adelantos generales de las matemáticas.

"En la gaceta de Madrid de 14 de Marzo del mismo año se, lee; " El día 27 del mes pasado tuvo el honor de ser presentado á SS. MM. y A. el Srmo. Sr. Infante D. Francisco de Paula, D. Policarpo de Balzola, vecino de la villa de Irun, en la provincia de Guipuzcoa, y puso de manifiesto ante las reales personas la máquina aritmética inventada por él, de que ya tiene conocimiento el público por haberse anunciado en algunos periódicos de esta corte.

Mas adelante dice: "SS. MM. y A. quedaron sumamente complacidos del ensayo practicado á su presencia, tributando á su autor los mas encarecidos elogios.

"No contenta S. M. con esta demostración de su Real aprecio, ordenó al intendente general de su Real casa que pasase la exposición y memoria del Sr. Balzola, con especial recomendación al Sr. Ministro de Instrucción y obras públicas, á fin de que hiciese examinar el invento por una corporación científica.

"Ambos documentos obran ya en poder del ilustrado Sr. Roca de Togores."

Esta relación, inserta en el periódico oficial, nos complació sobre manera; haciéndonos esperar que el laborioso Balzola recogería el fruto que merecían sus desvelos. Empero, á pesar de la favorable recomendación de S. M., el día de hoy se encuentra este asunto en el mismo estado, sin que el autor de la máquina que nos ocupa haya recibido mas satisfacción que los elogios que le fueron tributados por SS. MM.


TELÉGRAFO. Máquina que sirve para trasmitir rápidamente noticias de un país distante á otro, con ayuda de ciertas señales convenidas. Los antiguos conocían el arte de las señales: empleaban fuegos, banderas, &c.; pero la falta de anteojos les obligaba á acercar mucho unas señales á otras.

En punto á comunicaciones telegráficas, podemos vanagloriarnos hoy de que la única línea que hay establecida en España es la que con mas rapidez y por medio de un sistema más sencillo trasmite las noticias. Esta perfección del arte telegráfico se debe al brigadier D. José Maria Mathe.


BARCOS DE VAPOR. Aunque un autor francés dice que Bernouilly fué el primero que tuvo la idea de aplicar el vapor á la navegación, es bien notorio que se debe esta invención al español Blasco de Garay que en 1533 hizo su primer ensayo en la bahía de Barcelona, pero las muchas dificultades que este como el francés entrevieron, les hizo abandonar sus planes, debiéndose al inglés Fulton el honor de haber vencido todas estas dificultades y hecho botar al agua en Nueva-York, en 1807, el primer barco de esta clase.






Buscar otra palabra en el índice