La Hora de todos y la Fortuna con seso: 021

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 021 de 108
La Hora de todos y la Fortuna con seso Francisco de Quevedo y Villegas


 
“Arbitrio para tener inmensa cantidad de oro y plata sin pedirla ni tomarla
a nadie.”
-Durillo se me hace -dijo el señor-. Segundo:
“Para tener inmensas riquezas en un día, quitando a todos cuanto tienen y
enriqueciéndolos con quitárselo.”
-La primera parte de quitar a todos, me agrada; la segunda, de
enriquecerlos quitándoselo, tengo por dudosa; más allá se avengan. Tercero:
“Arbitrio fácil y gustoso y justificado para tener gran suma de millones,
en que los que los han de pagar no lo han de sentir; antes han de creer que se
los dan.”
-Me place, dejando esta persuasión por cuenta del arbitrista
-dijo el señor-. Cuarto arbitrio:
“Ofrece hacer que 10 que falta sobre, sin añadir nada ni alterar cosa
alguna, y sin queja de nadie.”
-Arbitrio tan bienquisto no puede ser verdadero. Quinto:
“En que se ofrece cuanto se desea. Hase de tomar y quitar y pedir a todos y
todos se darán a los diablos.”
-Este arbitrio, con lo endemoniado, asegura lo platicable.
Animado con la aprobación, el autor dijo:
-Y añado que los que le cobraren serán consuelo para los que le han de
padecer.
-¿Quién fuiste tú, que tal dijiste?
Alza Dios su ira y emborrúllanse en remolinos fuiriosos los arbitristas,
chasqueando barbulla, llamándole de borracho y perro,
Decíanle: