La araucana primera parte: 038

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

CANTO II
Pág. 038 de 239
La araucana primera parte



No porque tantos vengan temor tiene
el gallardo español ni esto le espanta,
antes al escuadrón que espeso viene
por mejor recebirle se adelanta.
El curso enfrena, el ímpetu detiene
de los fieros contrarios, que con tanta
furia se arroja entre ellos sin recelo,
que rodaron algunos por el suelo.

De dos golpes a dos tendió por tierra,
la espada revolviendo a todos lados;
aquí esparce una junta y allí cierra
adonde vee los más amontonados;
igual andaba la desigual guerra
cuando los españoles bien armados
abriendo con presteza un gran postigo
salen a la defensa del amigo.

Acuden los contrarios de otra parte
y en medio de aquel campo y ancho llano
al ejercicio del sangriento Marte
viene el bando español y araucano;
la primera batalla se desparte,
que era de ciento a un solo castellano;
vuelven el crudo hierro no teñido
contra los que del fuerte habían salido.

Arrójanse con furia, no dudando,
en las agudas armas por juntarse
y con las duras puntas van tentando
las partes por do más pueden dañarse.
Cual los Cíclopes suelen, martillando
en las vulcanas yunques, fatigarse,
así martillan, baten y cercenan,
y las cavernas cóncavas atruenan.

Andaba la vitoria así igualmente,
mas gran ventaja y diferencia había
en el número y copia de la gente
aunque el valor de España lo suplía;
pero el soberbio bárbaro impaciente
viendo que un nuestro a ciento resistía,
con diabólica furia y movimiento
arranca a los cristianos del asiento.



<<<
>>>