La araucana primera parte: 040

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

CANTO II
Pág. 040 de 239
La araucana primera parte



Valdivia, perezoso y negligente,
incrédulo, remiso y descuidado,
hizo en la Concepción copia de gente,
más que en ella, en su dicha confiado;
el cual, si fuera un poco diligente,
hallaba en pie el castillo arruinado,
con soldados, con armas, municiones,
seis piezas de campaña y dos cañones.

Tenía con la Imperial concierto hecho
que alguna gente armada le enviase,
la cual a Tucapel fuese derecho
donde con él a tiempo se juntase;
resoluto en hacer allí de hecho
un ejemplar castigo que sonase
en todos los confines de la tierra,
porque jamás moviesen otra guerra.

Pero dejó el camino provechoso
y, descuidado dél, torció la vía,
metiéndose por otro, codicioso,
que era donde una mina de oro había;
y de ver el tributo y don hermoso
que de sus ricas venas ofrecía,
paró de la codicia embarazado,
cortando el hilo próspero del hado.

A partir, como dije antes, llegaba
al concierto en el tiempo prometido,
mas el metal goloso que sacaba
le tuvo a tal sazón embebecido;
después salió de allí y se apresuraba
cuando fuera mejor no haber salido.
Quiero dar fin al canto porque pueda
decir de la codicia lo que queda.



<<<
>>>