La araucana primera parte: 067

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

CANTO IV
Pág. 067 de 239
La araucana primera parte



La gente una con otra se embravece,
crece el hervor, coraje y la revuelta
y el río de la corriente sangre crece,
bárbara y española toda envuelta;
del grueso aliento el aire se escurece,
alguna infernal furia andaba suelta
que por llevar a tantos en un día,
diabólico furor les infundía.

Tanto el tesón entre ellos ha durado,
que espanta cómo alzar pueden los brazos;
estaban por el uno y otro lado
de amontonados cuerpos los ribazos.
El sol había en su curso declinado,
cuando ya sin vigor, hechos pedazos,
de manera igualmente enflaquecían,
que moverse adelante no podían.

Como el aliento y fuerza van faltando
a dos valientes toros animosos
cuando en la fiera lucha porfiando
se muestran igualmente poderosos,
que se van poco a poco retirando
rostro a rostro con pasos perezosos,
cubiertos de un humor y espeso aliento,
y esparcen con los pies la arena al viento,

los dos puestos así se retiraron,
sin sangre y sin vigor desalentados,
que jamás las espadas se mostraron,
mas siempre frente a frente careados,
ambos a un mismo tiempo repararon;
a un punto hicieron alto, y desviados
los unos de los otros tanto estaban,
que aun un tiro de flecha no distaban.

Mirábanse del uno y otro bando
en el sitio y contrario alojamiento
cubiertos de agua y sangre ijadeando,
que no pueden hartarse del aliento;
los fatigados miembros regalando,
el pecho y boca abierta al fresco viento
que con templados soplos respiraba,
mitigando del sol la fuerza brava.



<<<
>>>