La araucana primera parte: 081

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

CANTO V
Pág. 081 de 239
La araucana primera parte



Toman al retirar la vuelta larga,
y desta suerte muchas vueltas prueban;
pero todas las veces una carga
de flecha, dardo y piedra espesa llevan;
a algunos vale allí la buena darga,
las celadas y grebas bien aprueban,
que no pueden venir al corto hierro,
por ser peinado en torno el alto cerro.

Firme estaba Lautaro sin mudarse
y cercada de gente la montaña;
algunos que pretenden señalarse
salen con su licencia a la campaña.
Quieren uno por uno ejercitarse
de la pica y bastón con los de España,
o dos a dos o tres a tres soldados,
a la franca eleción de los llamados.

Usando de mudanzas y ademanes
vienen con muestra airosa y contoneo,
más bizarros que bravos alemanes,
haciendo aquí y allí gentil paseo;
como los diestros y ágiles galanes
en público ejercicio del torneo
así llegan gallardos a juntarse
y con las duras puntas a tentarse.

Quien piensa de la pica ser maestro
sale a probar la fuerza y el destino,
tentando el lado diestro y el siniestro,
buscando lo mejor con sabio tino;
cuál acomete, vanle y hurta presto,
hallando para entrar franco el camino;
cuál hace el golpe vano y cuál tan cierto
que da con su enemigo en tierra muerto.

Otros destas posturas no se curan
ni paran en el aire y gentileza,
que el golpe sea mortal sólo procuran
y en el cuerpo y los pies llevar firmeza;
con ánimo arrojado se aventuran
llevados de la cólera y braveza;
ésta a veces los golpes hace vanos
y ellos venir más juntos a las manos.



<<<
>>>