La araucana primera parte: 180

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

CANTO XII
Pág. 180 de 239
La araucana primera parte



Recogido Lautaro en su fuerte, no quiere seguir la vitoria por
entretener a los españoles. Pasa ciertas razones con él Marco
Veaz, por las cuales Pedro de Villagrán viene a entender el
peligroso punto en que estaba, y levantando su campo se retira.
Viene el marqués de Cañete a la ciudad de los reyes en el Pirú


Virtud difícil y difícil prueba
es guadar el secreto peligroso,
que la dificultad bien claro prueba
cuánto es sano, seguro y provechoso
y el poco fruto y mucho mal que lleva
el vicio inútil del hablar dañoso;
ejemplo los de Líbico homicidas,
y otros que les costó el hablar las vidas.

Veránse por los ojos y escrituras
en los presentes tiempos y pasados
crueldades, ruinas, desventuras,
infamias, puniciones de pecados,
grandes yerros en grandes coyunturas,
pérdidas de personas y de estados;
todo por no sufrir el indiscreto
la peligrosa carga del secreto.

De los vicios el menos de provecho
y por donde más daño a veces viene,
es el no retener el fácil pecho
el secreto hasta el tiempo que conviene;
rompe y deshace al fin todo lo hecho,
quita la fuerza que la industria tiene,
guerra, furor, discordia, fuego enciende,
al propio dueño y al amigo vende.

Por eso el sabio hijo de Pillano
la causa a sus soldados encubría
de no dejar salir gente a lo llano,
siguiendo la vitoria de aquel día;
y el retirado campo castellano
seguro a paso largo por la vía,
como dije, la furia quebrantada,
toma de la ciudad la vuelta usada.



<<<
>>>