La bella malmaridada: 005

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 005 de 139
La bella malmaridada Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LEONARDO:

¡Ya me querrás achacar
que soy casado!

TEODORO:

Es así.
  Y pues con una doncella
te casaste, a quien la fama
en todo Madrid la llama,
por excelencia, la bella,
  y con ser en tanto estremo,
buscas algún pan prestado;
¿yo, que no he sido casado,
por qué tus sermones temo?
  ¿qué puede un mozo temer,
querido en Madrid de todos,
que digas tú por mil modos
que ando tras una mujer?
  Vuelve la tuya cansada
de lo [que] sufriendo está,
que hay mil que la llaman ya
la bella malmaridada.
  ¿Por qué has de andar desvelado,
inquietando tus amigos,
que dicen falsos testigos
que vives ya mal casado?
  Teniendo mujer hermosa,
andarte tú libre así
deja entenderse de ti
que ha de andar ella celosa.
  Da gracias, Leonardo, al cielo
que fue Lisbella la que es,
que puede estar a sus pies
toda la envidia del suelo;
  que si no, tu andar al torno
harta ocasión le había dado
para haberte levantado
hasta el mismo Capricornio.


<<<
>>>