La bella malmaridada: 058

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 058 de 139
La bella malmaridada Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CONDE:

Pues al llegar a la pila,
¡oh amigos!, ¡oh hermanos!, vila
meter una mano en ella,
¡que diera el alma por ella!

TANCREDO:

Las lágrimas que destila.
  ¡Qué apurado tras el seso,
agudo te ha hecho amor!
Pero pregunto, señor:
¿por qué no fuiste travieso?

CONDE:

Tuve, Tancredo, temor;
que no dudes que pusiera,
hecha lágrimas el alma,
porque en ella conociera
mi dolor, mi pena y calma,
cuando la mano metiera.
  ¿Pero no es esta que ves?
Sin duda que vive aquí.

MAURICIO:

Que oro, plata, interés
no tendrá quien viene así
en las plantas de sus pies.
(Sale LISBELLA con manto, y un escudero.)

CONDE:

Pasar por delante quiero;
oídme, buen escudero:
desta dama, el nombre aguardo.


<<<
>>>