La bella malmaridada: 067

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 067 de 139
La bella malmaridada Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LEONARDO:

No entiendas
que son tan pocas las prendas
que tema ese desconcierto.
  Siempre de día la trato,
solo a comer y dormir
dejo, amigo, de acudir.

TEODORO:

¿Y entretanto, mentecato?

LEONARDO:

  Yo tengo puestas espías.

TEODORO:

¿Sobornallas no sabrán?
¡Por Dios, que hay algún rufián
que come lo que tú envías!

LEONARDO:

  No soy tan necio, o tan feo,
que no la obligue mi amor.

TEODORO:

¡Ah!, ¡que eres un pecador,
que te engaña tu deseo;
  que a ninguno quiere bien,
aunque pienses que te quiera.
Guárdate, que es hechicera.

LEONARDO:

¿Que es hechicera?


<<<
>>>