La bella malmaridada: 107

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 107 de 139
La bella malmaridada Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale LEONARDO y LISBELLA, con una cadena asidos.
LEONARDO:

  Soltad, Lisbella. No deis
lugar a algún disparate.

LISBELLA:

No he de hacello, aunque me mate
vuestra mano.

LEONARDO:

¿Qué queréis,
  dar lugar a que me enoje,
con resistir la cadena?
Daisme a entender que es ajena
con eso.

LISBELLA:

Que así se arroje
  vuestra lengua para hablar
cosas contra vuestro honor.
Soltadla, por Dios, señor,
que sí la quiero guardar.
  No fue por daros pasión,
ni porque a mí se me diera
nada de que se perdiera;
mas téngole yo afición,
  que quien nos daba sin pena
sortijas, manillas, broches,
estas tres o cuatro noches,
diera también la cadena;
  que si yo la he resistido
fue por ser la primera cosa
que hizo fe de vuestra esposa
cuando fuistes mi marido.
  Y así quise guardar esta,
por tener el fundamento
que hizo fe de un casamiento
que ya tan caro me cuesta.


<<<
>>>