La bella malmaridada: 108

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 108 de 139
La bella malmaridada Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LEONARDO:

  Soltadla, que ya sé yo
por qué tanto la guardáis.

LISBELLA:

¡Cómo!, ¿pues no os acordáis
que vós me la distes?

LEONARDO:

No.

LISBELLA:

  ¿No, decís?, ¿pues no sabéis
que vós propio la trujistes
y al cuello me la pusistes?,
¿ya olvidado lo tenéis?
  Y cáusalo la pasión
desas indomables iras.
¡Ay, Dios!, que en el cielo miras
la propria imaginación.
  Mira mi honor afrentado.

LEONARDO:

No digo que no sois buena.
Dadme agora la cadena,
Lisbella, que estoy picado.

LISBELLA:

  Ya os digo por qué la guardo,
que no es por el valor della.

LEONARDO:

Acabad, quedaos con ella,
que yo os prometo...


<<<
>>>