La bella malmaridada: 114

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 114 de 139
La bella malmaridada Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISBELLA:

Quería, hermano querido,
darme Leonardo un vestido,
que tú lo verás después.
  Y faltándole dinero,
lleno de cólera y pena,
tomó, hermano, una cadena
que yo, como un hijo, quiero.
  Yo, como le vide airado,
a tomársela corrí,
caí y un pie me torcí,
y de aquesto iba enojado.

CLAVELIO:

  ¡Por tu vida!, ¿aqueso fue?
Huélgome de haber venido
y que tan poco haya sido.

FABIA:

No es poco torcerse un pie.

LISBELLA:

  Dame tú, Fabia, la mano.
¡Ay, qué dolor he sentido!
El chapín se me ha torcido;
otro me den. ¡Ay, hermano,
  y qué gran dolor me dio!

CLAVELIO:

No, Lisbella, ya lo entiendo,
y que estás de mí encubriendo
lo que entre los dos pasó.
  No me contenta, Lisbella,
la envidia de vós vengada,
creo que malmaridada
quiere añadir a la bella.


<<<
>>>