La bella malmaridada: 123

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 123 de 139
La bella malmaridada Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TEODORO:

  Tú puedes llegar, Leonardo,
que en efeto te conoce,
y si ahora te desconoce,
yo llegaré, que aquí aguardo.

LEONARDO:

  Dame, señor, esas manos.

CONDE:

Los brazos, dirás mejor.

LEONARDO:

Ya remedian tu dolor
hoy los cielos soberanos;
  ya, la que se ha resistido
a tu valor tantos días,
hoy, con cien mil alegrías,
a tu valor se ha rendido.

CONDE:

  Amigo, ¿tal es posible
que la rindió mi porfía?

LEONARDO:

Y a mí, por ella, te envía
a llamarte.

CONDE:

Es increíble.
  Toma, amigo, mi tesoro,
dello manda, veda y gasta,
que a mí Lisbella me basta.

LEONARDO:

Bueno va aquesto, Teodoro.

CONDE:

  Aquesta joya recibe,
que será señal de paga,
hasta que otra mejor haga.


<<<
>>>