La boba para los otros: 025

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 025 de 132
La boba para los otros Acto I Félix Lope de Vega y Carpio

 


Diana:

Que, si no fuera por ti,
el entendimiento claro
que me dio el cielo aumentara
la envidia de mis contrarios.
Hablara con él de suerte
que la vida y el Estado
fueran fímera de un día
en el rigor de sus manos.
Y advierte que esta ignorancia
tengo de usar, entre tanto
que aseguro Estado y vida;
que después hablaré claro,
y, tan claro, que se admiren
que pueda un inculto campo
producir tan raro ingenio.
Pero no hay ingenio humano,
que esto pueda por sí solo.
Tú, pues, con ligeros pasos,
embajador de mi vida,
impulso del cielo santo,
en el peligro en que estoy,
has de ser mi secretario;
que, fuera de no tener
otro favor, me declaro
contigo, porque te he visto
a mi remedio inclinado.
No te pregunto quién eres,
que ya me dijiste, Fabio,
la condición de tu vida;
pero, porque estoy pensando
que dónde tanta piedad
halló lugar tan hidalgo,
has de ser norte que guíe
la nave de mis cuidados.


<<<
>>>