La buena guarda: 100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 100 de 134
La buena guarda Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(CLARA, de labradora.)
DOÑA CLARA:

¿Cuándo, Señor, llegará
de mi pecado el perdón?
  ¿Cuándo, Jesús de mi vida,
me dirá vuestra piedad,
pues le costó mi maldad
toda la sangre y la vida:
  «Mujer, perdonada estás»?
Pero ¿cómo podrá ser
que esto pueda merecer
la que no os sirvió jamás,
  la que siempre os ofendió,
la adúltera del Esposo
más honrado y más hermoso
que el cielo a la tierra dio?
  Pero tengo confianza
en esa sangre, Señor,
que aunque es roja en el color,
es verde por la esperanza.
  ¡Jesús mío, yo pequé!
¡Terrible fue mi pecado!
Vos sabéis lo que he llorado
en esta esperanza y fe.
  Díceme aquel enemigo
que no me ha de aprovechar,
y que vos me habéis de dar,
como a adúltera, castigo;
  mas yo le digo, Señor,
que nunca vos despreciáis
corazón en quien halláis
este contrito dolor.
  ¡Ay, piadosa Virgen bella!
¿Qué fuera de mí sin vos?
¿Por dónde llegara a Dios,
por tal mar, sin tal estrella?
  ¡Ay, cielos! ¿Quién está aquí?


<<<
>>>